EL ASOMBROSO SPIDERMAN 142: VENENO INC

¿Sabes cuántos años lleva Dan Slott escribiendo las historias de Spiderman? Más de una década. En todo este tiempo, siempre ha querido desarrollar una aventura con Veneno… pero hasta ahora nunca había tenido oportunidad de hacerlo como a él le hubiera gustado. Las circunstancias cambiantes del simbionte lo hacían imposible, pese a que el guionista contribuyó decisivamente a la creación de Anti-Veneno o a que la criatura pasara a manos de Flash Thompson. Sí, aquellas historias precisaban de Eddie Brock o de su eterno compañero aceitoso, pero estaban muy lejos de la tradicional aventura con Spiderman y Veneno luchando más allá de lo humanamente posible, que habían caracterizado los primeros, y más inspirados, tiempos del personaje. “Ahora que el simbionte vuelve a estar unido a Eddie, parecía el momento apropiado”, comentaba el editor arácnido, Nick Lowe, en declaraciones a Venomsite.com. “En cuanto empezamos a cocinar la saga, nos dimos cuenta de que era demasiado grande para contarla sólo en The Amazing Spider-Man, así que Dan y Costa vinieron a mi oficina y estuvimos hablando durante un par de días acerca de cómo podría desarrollarse la trama”.

 

REALINEANDO PERSONAJES La pérdida del simbionte dejó a Flash Thompson un tanto en el limbo, situación irregular para uno de los secundarios fundamentales de la franquicia. La etapa de Agente Veneno había sido inesperadamente larga y sorprendentemente rica, de tal manera que había generado su propia mitología. Es el caso de Mania, de la que volvemos a saber en este microevento y que, de hecho, sirve como motor de los acontecimientos. Pero la cuestión más relevante es la que afecta al propio Flash. En todo este tiempo, ha evolucionado desde abusón de instituto de Peter Parker a nada menos que héroe nacional. Una vuelta a los orígenes, por habitual que sea en Marvel, se antojaba injusta para un personaje que había llegado tan lejos. Teniendo en cuenta la relación previa entre Flash y Liz, y que ésta sea ahora la jefa de Alchemax, la compañía con la que Eddie Brock ha hecho un trato de dudosa moralidad, la historia se escribía casi sola. “Si has oído algo acerca de Flash Thompson, sabrás que, incluso cuando era un abusón, lo que más quería en el mundo era convertirse en un héroe”, continúa Lowe. “Quería ser Spiderman, adoraba a Spiderman y tenía todo lo que hacía falta tener cuando se convirtió en Veneno. Consiguió incluso llegar al espacio. Fue oscuro y hubo problemas al principio, pero había alcanzado todas sus metas. Ahora eso ya no está. Se lo robaron y Flash está tratando de comprender cuál es ahora su papel en el mundo. Ahí es donde nuestra historia empieza”.

 

Y EN MEDIO, SPIDERMAN En lo que a Veneno respecta, el trepamuros sigue viendo las cosas, ejem, en blanco y negro. Le resulta imposible que un psicópata como Eddie Brock pueda convertirse en un auténtico justiciero, y tampoco quiere que su mejor amigo se vea influido por una criatura que identifica como inequívocamente perniciosa. Hay que tener en cuenta que Peter desconoce toda la información que nosotros hemos adquirido acerca de la verdadera naturaleza del simbionte, por lo que está convencido de que nada bueno puede salir de ahí. ¡Y tampoco es que vaya a cambiar de idea, después de contemplar a los chicos de la banda de la Gata Negra, reforzados por el simbionte de Mania!

FIRMA INVITADA: MI EXPERIENCIA CON DAN SLOTT, POR XAVI SANZ

No es un secreto para nadie que me conozca que Spider-Man es mi personaje de ficción favorito, y Dan Slott uno de mis guionistas favoritos para el personaje. A lo largo de diez años, con sus altos y sus bajos, he disfrutado de cada parte del viaje, su Spider-Man ha sido una parte de mi vida que parecía que siempre iba a estar ahí. Su forma de escribir al personaje conecta conmigo como pocos guionistas lo han hecho antes. Por eso no es de extrañar que cuando mi amigo Christian me dijo que Slott asistiría a la London Cinema and Comic con este verano, corriera a comprar las entradas, reservar los billetes de avión y el hotel.

 

Y allí estaba, delante de uno de mis ídolos. Y era tan simpático y gracioso como parecía por las redes sociales. No dudó en agradecerme haber estado comprando sus tebeos durante tanto tiempo. Le gustó que llevase una camiseta con la portada de uno de sus cómics más míticos. Le hable de lo mucho que me había gustado Superior Spider-Man y me dijo que siempre había tenido claro que lo tenía que protagonizar Otto Octavius aunque todo el mundo le decía que por qué no Norman. Le mencioné la pérdida que más me ha dolido de toda su etapa y hablamos jocosamente sobre si el personaje volvería, como pasa siempre en los cómics de superhéroes

También pude asistir a una charla que dio el propio Dan sobre su carrera como guionista. Al escuchar sobre sus comienzos como guionista de cómics basados en dibujos animados que quería pasar desesperadamente a escribir superhéroes, me reafirmé en la idea de que Slott es uno de los nuestros, un fan de los de siempre, viviendo el sueño. Me resulta imposible no contagiarme de su entusiasmo.

Xavi Sanz

 

MARVEL POWERS UNITED VR TRAILER DE LANZAMIENTO

SPIDER-MAN: LA HISTORIA GRÁFICA, PARTE 21: LA VERDADERA HISTORIA DE LA SAGA DE LAS DROGAS

Los cómics de la época, con el Code por medio, jamás mostrarían a la pareja en la cama o yendo más allá de los besos pasionales, ni a Stan Lee se le pasó siquiera por la cabeza hacerlo, sabedor de que buena parte de su audiencia seguía estando formada por niños, pero el aficionado inteligente podría sacar sus propias conclusiones (p. 125).

 

la Oficina de Salud, Educación y Bienestar de Washington, una agencia del gobierno estadounidense, quería que, dada la popularidad entre los más jóvenes de las publicaciones de La Casa de las Ideas, Stan Lee escribiera una historia sobre el peligro de las drogas (p. 125).

 

“Estábamos encantados de poder ayudar”, confesó. “Intercalé el tema en un argumento más amplio sin incluir ningún tipo de sermón. Los niños no escuchan si descubren que tratas de sermonearles. Yo sabía que, si intentaba aleccionar, podía causar el efecto contrario al buscado” (p. 125).

 

El rostro desencajado de la víctima, su cuerpo retorcido, sus dudas, sus miedos… Gil Kane reflejó todo eso en la escena. Nadie que la leyera podía pensar que aquello que hubiera tomado el joven era remotamente recomendable (p. 126).

 

El guionista también sometía a la adicción a uno de los secundarios. El elegido obvio fue Harry, el compañero de piso de Peter y pobre niño rico, hijo de Norman Osborn. Retroactivamente, se desvelaba su dependencia de las pastillas (p. 126).

 

El Comics Code se negó a aprobar la trama. Sus estatutos marcaban que en ningún caso los cómics podían aludir directa o indirectamente a la droga. Stan lee insistió, pero cualquier cosa que les dijera, se daba contra un muro: “¡No puedes mencionar las drogas!”, repetían una y otra vez. “No podía entenderles”, recuerda Stan (p. 126).

 

“Me acerqué a Martin Goodman. Sabía que podía meterme en problemas, porque Martin podía haberse enfadado porque yo hubiera escrito algo que no quería aprobar el Code. Pero le dije: ‘Martin, ésta es la historia… éste es el motivo por el que la he hecho… Me gustaría publicarla sin el sello de aprobación del Code’. Y él dijo: ‘¡Absolutamente, Stan! ¡Adelante con ello!’” (p. 127).

Hubo gente que acusó a Stan Lee de hacer atractivas las drogas, por el mero hecho de incluirlas en un contenido de entretenimiento. Niños que jamás habían pensado en ellas, ahora lo hacían por primera vez. Para Stan, nada podía ser más inexacto (p. 128).

Textos procedentes de Spider-Man: La historia jamás contada

LIMITED EDITION MARVEL’S SPIDER-MAN PS4 PRO BUNDLE – SDCC 2018

SPIDER-MAN 26: EL GRAN ROBO DEL SIGLO

Ocurre en todas las películas que tratan sobre golpes criminales brillantes: buena parte del metraje está dedicado a reunir a la banda, a estudiar la situación, a afinar hasta el último detalle… y, por fin, en el último tercio de la cinta, tiene lugar el golpe. Algo parecido está pasando con este cómic, acerca de la manera en que los nuevos Seis Siniestros de La Araña de Hierro se hacen con todo un Helitransporte de SHIELD. Han sido muchos meses de espera, pero al quinto capítulo hemos podido contemplar la operación paso a paso. Y también cómo llega nuestro héroe para estropearla.

 

NO ES EL HELITRANSPORTE DE TUS PADRES

Esto es algo que ya se apunta en la primera página, cuando vemos el holograma del vehículo, y lo vamos intuyendo a lo largo del episodio, como por ejemplo cuando Aaron Davis llega al puente de mando, pero queda plenamente confirmado una vez el Helitransporte emerge de las aguas. ¡Es el del Universo Cinemático Marvel! Y llega a serlo hasta en detalles tan insignificantes como la distribución de las pistas, la estructura de las hélices o la forma de la torre de control. Compara si no nos crees, y alucinarás. La página doble en que el vehículo aparece en toda su majestuosidad parece directamente extraída del momento equivalente que tenía lugar en la primera película de Vengadores. ¡El blu-ray de Óscar Bazaldúa habrá echado fuego, de tanto dar hacia atrás, hacia delante, y al botón de pausa! Es cierto que los Helitransportes que aparecen en los tebeos vienen pareciéndose cada vez más al del cine, sobre todo a raíz de la mencionada película, y que el último modelo del que tuvimos noticia, el Douglass, desde el que operaran Los Vengadores USA, ya se acercaba mucho a esto, pero hasta el momento no habíamos encontrado uno que se mimetizara de tal forma con su equivalente en el UCM. Muy atrás queda la espléndida bañera flotante que diseñara Jack Kirby y que han dibujado los más grandes artistas de la historia de Marvel, desde Jim Steranko a John Byrne, desde Bryan Hitch a Chris Bachalo.

 

UN HELITRANSPORTE DE CINE

Tal y como se vio en Los Vengadores

 

OTRO HULK VS. OTRO SPIDERMAN

Cómo nos mola que hasta los autores más modernitos se acuerden de las viejas tradiciones: nada como una confusión que sirva de excusa a que dos superhéroes acaben dándose una buena paliza, antes de que se den cuenta de que están cometiendo un error. El Spidey y el Hulk de toda la vida ya tuvieron unas cuantas oportunidades de cruzarse y de zurrarse de lo lindo, desde aquel primer encuentro, en The Amazing Spider-Man #14 USA (1964. Marvel Gold. El Asombroso Spiderman nº 1) hasta aquella pelea vibrante en Canadá que tenía lugar en los dos números anteriores de la muerte de Gwen Stacy (AS #119 y 120 USA, 1973. MG. SM nº 6), pasando por aquel tebeo de la etapa de Howard Mackie en solitario que tenía a un John Romita Jr. en estado de absoluta gracia, pero hasta el momento no habíamos leído un choque entre Miles Morales y el actual Hulk Rojo, el General Robert L. Maverick, procedente precisamente de Los Vengadores USA. A cuenta de todo esto, a la izquierda puedes ver la espectacular portada en la que John Byrne recreaba la batalla de Canadá de la que te hablábamos antes, y que acometió con motivo de su reedición, en The Amazing Spider-Man Annual #12 USA (1978). ¡Cualquier excusa nos sirve para sacar a pasear al bueno de Byrne!

 

APLASTAR A UNA ARAÑA

Nuestro choque favorito con Hulk

 

Spot On originalmente aparecido en Spider-Man nº 26

EL ÚLTIMO ENCUENTRO DE STAN LEE Y STEVE DITKO

Con motivo de la muerte de Steve Ditko, recordamos la ocasión en la que volvió a reencontrarse con Stan Lee, un texto procedente de Spider-Man: La historia jamás contada.

 

Y entonces, en 1992, Stan y Steve volvieron a encontrarse.

Marvel estaba planeando una nueva línea editorial, en la que se iban a narrar las aventuras de diversos personajes, con el año 2099 como trasfondo. Una de las nuevas series, Ravage 2099, iba a estar guionizada por The Man, en su retorno a la máquina de escribir después de una larga ausencia. Cuando el entonces Director Editorial Tom DeFalco le preguntó acerca de con qué dibujante le gustaría contar, Lee mencionó a Ditko, quien accedió a encontrarse con su antiguo compañero.

“El fan que hay en mí estaba pensando que iba a ver historia desplegándose ante sus ojos. Stan Lee y Steve Ditko juntos en la misma habitación. Steve vino, muy halagado de que le hiciéramos la oferta”, explicó DeFalco. “Él y Lee se tendieron la mano, hasta que acabaron dándose un gran abrazo. Tuvieron una recepción muy cálida. Era obvio que eran dos tipos que realmente se caían bien y se respetaban mutuamente. Stan expuso algunas ideas sobre la serie. Tuvieron una conversación verdaderamente apasionante sobre lo que podían hacer. Las discusiones de Steve siempre eran feroces, pero esta vez fue muy cálido y amistoso. No se pondrían de acuerdo. Stan se lo agradecería mucho y ambos dejaron abierta la puerta a futuras colaboraciones. Cuando Steve se marchó, puedo decir que estaba realmente emocionado de haber visto a Stan”.

Aquella puerta quedó de nuevo cerrada, después de que los dos autores volvieran a enzarzarse en discusiones públicas acerca de la autoría de Spider-Man. El comienzo del siglo XXI pilló a Ditko trabajando en su estudio de siempre, escribiendo y dibujando cómics en blanco y negro tan sorprendentes como ilegibles, en los que exponía sus convicciones objetivistas y que publicaba con la ayuda de su amigo Robin Snyder, de una manera al borde de lo amateur. Cuando en 2002 se estrenó la primera película de Spider-Man, Stan Lee era, más que nunca, la cara de Marvel, con sus cameos en cada nuevo largometraje y sus apariciones en multitud de entrevistas y programas de televisión. Para el gran público, iba a ser siempre el creador del Hombre Araña, por mucho que él proclamara que compartía esa autoría con Ditko, y por más que éste apareciera como tal en los créditos del filme. En pleno siglo XXI, Spider-Man era mucho más que un personaje de cómic. Era un icono mundial, capaz de recaudar millones en taquilla y situarse entre las más comerciales franquicias del mundo. La gloria cinematográfica constituía el último paso de una carrera hacia el éxito total que había empezado el día en que Steve Ditko abandonó al personaje. Tras esa despedida, Spider-Man alcanzó el reconocimiento universal, pero también perdió cierta magia, imposible de definir o de recrear, pero tantas veces imitada. Cada año que pasa, cada vez que alguien se acerca a los años fundacionales del trepamuros o siempre que un nuevo guionista o dibujante encuentra en aquellos cómics elementos que incorporar a las nuevas aventuras arácnidas, el Spider-Man de Ditko crece en frescura y modernidad, para alzarse como el definitivo y definitorio.

 

 

SPIDERMEN: CUANDO PETER ENCONTRÓ A MILES

El cruce entre distintas variaciones de un mismo personaje constituye una de las más sagradas tradiciones del cómic de superhéroes. Todo empezó con“El Flash de dos mundos”, una mítica aventura publicada por DC Comics en The Flash#123 USA (1961). Gardner Fox, bajo la dirección editorial de Julius Schwartz y con dibujos de Carmine Infantino, narró el encuentro entre Barry Allen, el Flash de la Edad de Plata, y Jay Garrick, el primer Flash, nacido veinte años antes, en la Edad de Oro. Ese cómic estableció que había dos tierras paralelas, una clásica y otra moderna, en que los personajes podían tener vidas divergentes o ser totalmente distintos unos de otros. Con sustanciales diferencias, Marvel trasladó esa estructura a sus cómics a comienzos del siglo XXI, cuando lanzó el Universo Ultimate, al margen del Universo Marvel convencional. Sin embargo, La Casa de las Ideas evitó el encuentro entre ambas orillas… Hasta que un buen día decidieron llevarlo a cabo.

 

En Spidermen, el Universo Marvel y el Universo Ultimate unen sus destinos. A un lado, tenemos el tradicional cosmos en el que se mueven los grandes iconos de La Casa de las Ideas. Al otro, la versión alterada del mismo, que viera la luz en el año 2000, con el nacimiento de Ultimate Spiderman. Durante todo este tiempo, ambas líneas han convivido y se han retroalimentado. La revolución de lenguaje y narrativa que impulsara al Universo Ultimate fue luego abrazada por la Marvel clásica, mientras que, a partir de “Ultimatum”, tuvo lugar un salto arriesgado dentro de la Línea Definitiva: Pasó a ser un mundo en el que los mutantes son perseguidos y asesinados por el gobierno, en que los Ultimates afrontan la decadencia de Estados Unidos… Y en el que Peter Parker ha sido asesinado y sustituido por un chaval afrohispano. Cuando estos dos mundos colisionan, es como si entraran en contacto el presente que es y el futuro que podría llegar a ser.

 

La génesis del proyecto tuvo lugar en la reunión de editores en la que se debía planificar el año 2012. Allí, Joe Quesada, Director Creativo de la compañía, sugirió el encuentro de Peter y Miles. Años antes, había llegado a decir una frase que algunos le echarían luego en cara: que el día en que Marvel publicara algo así se le habrían acabado las ideas, pero lo cierto es que el cambio que se había producido en todo ese tiempo, y fundamentalmente la sustitución del Peter Parker Ultimate por Miles, daba lugar a que, lo que antes parecía un puro ejercicio de marketing, se transmutara en un fascinante relato que merecía contarse. La ocasión coincidiría además con el cincuenta aniversario del nacimiento de Spiderman. Sí, no cabía duda: había llegado el momento propicio.

 

Entró entonces en juego Brian Michael Bendis. El que llevaba siendo guionista del trepamuros definitivo durante toda su existencia también había tenido oportunidad de escribir al Spidey clásico, pero sólo debido a la pertenencia del personaje a Los Vengadores. A este respecto, hay que decir que, para el escritor estrella de Marvel, la realización de este evento ni siquiera estaba en el escenario: era algo que se había descartado tiempo atrás y por eso todo el mundo daba por hecho que no ocurriría. Por contra, en el momento en que la posibilidad estuvo encima de la mesa, fue su más firme defensor. “Durante los primeros años de la línea Ultimate”, recordaría luego, “todo el mundo estaba convencido de que haríamos el crossover, porque es algo que entra en la tradición de los cómics. Pero no hay en realidad una historia en eso, sólo algo en plan ‘Ey, Peter se encuentra a una versión más joven de sí mismo, que está saliendo con una versión más joven de Mary Jane. Entonces, ella se enamora del Peter maduro y da escalofríos y todo se va a la mierda’. No valía la pena romper esa barrera, porque no había historia que contar. Lo dejamos de lado, e incluso Joe dijo que nunca lo haríamos, y en ese momento era cierto. Diez años después, las cosas han cambiado. Ahora, Miles Morales es el Spiderman Ultimate y hay una historia que merece la pena contar. Tenemos un chico que está aprendiendo a ser Spiderman, y entonces Peter viaja a este mundo para ver lo que ocurre después de que él muriera… Tío, esa es sin duda una historia que merece la pena contar”.

 

El último empujón llegó cuando alguien mencionó que 2012 sería el cincuenta aniversario de Spidey y que era el momento de lanzar algunas aventuras que no se hubieran hecho antes: “No dejé que acabaran la frase. ‘Sí, sí, sí, quiero hacerlo’, respondí”. A partir de ahí, Bendis tuvo libertad creativa absoluta, como explicaba el coordinador de la edición americana, Mark Paniccia: “Sabiendo que Brian había escrito algunas de las mejores historias de Spiderman jamás contadas, era evidente que no hacía falta darle ninguna dirección. Brian simplemente hace lo que mejor sabe: que el lector sienta como si estuviera allí. Experimentamos la tensión que se produce en el lugar, la electricidad acumulada en el aire, las intensas emociones de los personajes. Hay algunos momentos increíblemente poderosos para ambos Hombres Araña, pero especialmente con Peter. Hay una escena en concreto que me pareció capaz de romperte el corazón, pero no es algo que me sorprenda, viniendo del hombre que hiciera llorar a los lectores con la muerte del Peter Parker Ultimate”.

 

La última condición que Bendis puso para escribir el cómic fue que Sara Pichelli fuera quien lo dibujara. Era algo en lo que ella no estaba muy conforme en un primer momento, porque le sorprendía que el guionista deseara que, por lo tanto, no siguiera en la colección abierta del Spiderman Definitivo. Se mantuvo escéptica hasta que se dio cuenta que la posibilidad de hacerse cargo del cruce entre los dos Hombres Araña era algo verdaderamente único. “Sara decidió convertir esto en su obra maestra, y desde luego que lo ha conseguido. Estas páginas son absolutamente impresionantes y Justin Ponsor también está haciendo el mejor trabajo de su vida”, aseguraba Bendis, quien planificó un buen número de situaciones para el escalofrío del lector y el disfrute de sus compañeros de viaje. La excusa argumental de toda la aventura estaba en encontrar la manera de que los protagonistas confluyeran en un mismo escenario, y una vez conseguido eso, la trama fluía con toda la aparente sencillez que el guionista confiere a sus mejores obras. Entre dotar al cómic de peso emocional o sucumbir a la tentación de que ambos Hombres Araña luchen contra un buen número de sus principales villanos durante un montón de páginas, un Bendis más fiel que nunca a sus principios se quedó con la primera opción, aunque buscó la manera de que los lectores tuvieran su momento épico, con la aparición de las peores amenazas a las que han hecho frente ambos superhéroes, aunque fuera través de una ensoñación.

 

Saldada esa deuda, el aspecto que al autor le resultaba de verdad interesante consistía en que el Peter de toda la vida se enfrentara a un mundo en el que ha sido asesinado, en el que Gwen Stacy nunca murió y en el que las vidas de tía May y Mary Jane han sido radicalmente alteradas por la existencia de Spiderman. Desde el punto de Miles, se trata de conocer a la persona en que pudiera haberse convertido aquel que le sirvió de inspiración. El nuevo Spiderman no se para a distinguir entre un Peter Parker y otro. Para él, sólo hay uno: el que tiene ante sus ojos, que es una extensión del que nunca conoció, pero ha llegado a idolatrar. Sabiendo que, en un universo remoto, Peter ha logrado sobrevivir y madurar, acaricia la idea de que, algún día, él podría seguir esos pasos: convertirse en el Spiderman que todavía no cree que pueda llegar a ser. De alguna manera y aunque no participe de la historia, el Peter Parker Ultimate está presente en cada página y su trágico final importa más que nunca.

 

Por su parte Pichelli abandonó sus resquemores una vez que leyó el guión de Bendis y supo que había nacido para dibujarlo. A la hora de acometer las páginas en las que se produce el encuentro entre el Peter Parker del Universo Marvel clásico y la tía May y la Gwen Stacy del Universo Ultimate, la artista no pudo evitarlo más, y rompió a llorar por la emoción contenida en aquellas viñetas. “Vale, lo has conseguido, ¿satisfecho?”, dijo a Bendis. Y éste supo que la reacción de los lectores sería exactamente la misma. “Hay un montón de momentos extremadamente emotivos”, comentaba luego. “Algunos casi son surrealistas, pero creo que representan también una catarsis. Puede que tengamos toda esa acción, porque Mysterio monta una bien gorda, y estamos viendo a los dos Spiderman luchando por sus vidas, pero la verdadera historia es la que late por debajo y apela a las emociones”.

 

En el momento de su publicación, Spidermencolmó y superó las aspiraciones que pudiera tener cualquier lector hacia un proyecto de estas características. No sólo supuso una aventura con un componente decididamente especial que apelaba a los sentimientos más que a la razón, sino que abrió la puerta a nuevos horizontes por explorar. Sólo con el tiempo, comprenderíamos que el destino de Miles Morales quedó tasado el día que él y Peter Parker se conocieron.

 

 Artículo aparecido originalmente en Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 34

MARVEL EN JUNIO DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

29 de junio

Detalles sobre Spider-Geddon

 

27 de junio

Competencia aprueba la compra de Fox por Disney

Daniel Espinosa dirigirá a Jared Leto en Morbius

 

25 de junio

La alineación de Weapon X-Force

 

20 de junio

Infinity Warps: Iron Hammer y Soldier Supreme

 

19 de junio

Mr. & Mrs. X #1, por Kelly Thompson y Óscar Bazaldúa

X-Men Gold y X-Men Blue terminan en septiembre

Secret Agent: Deadpool #1, por Chris Hastings y Salva Espín

Journey Into Mystery: The Birth Of Krakoa

 

18 de junio

Campaña de teasers #WhoGetsWarped?

Amazing 800, Top One

 

15 de junio

El Spider-Man de PS4 estará en Spidergeddon

Captain America Annual #1, por Tini Howard y Chris Sprouse

Marvel restaurará Conan The Barbarian en 2019

 

14 de junio

Campaña variant covers de Motorista Fantasma Cósmico este otoño

Thanos Legacy #1, por Donny Cates, Gerry Duggan y Brian Level

Silver Surfer Annual #1, por Ethan Sacks y André Lima Araújo

Las ventas de mayo de 2018 en librería especializada estadounidense

 

13 de junio

Iceman #1, por Sina Grace y Nathan Stockman

 

12 de junio

The Unstoppable Wasp #1, por Jeremy Whitley y Gurihiru

 

11 de junio

Amazing Spider-Man Annual #1, por Saladin Ahmed y Garry Brown

 

8 de junio

Spidergeddon #1, por Christos Gage y Jorge Molina

 

7 de junio

Asgardians Of The Galaxy #1, por Cullen Bunn y Matteo Lolli

Estreno Cloak And Dagger en Freeform

 

6 de junio

Spider-Man: Into The Spider-Verse trailer

Cloak And Dagger Digital Comic, por Dennis Hopeless y David Messina

Teaser de Asgardians Of The Galaxy

 

5 de junio

Return Of Wolverine 1, por Charles Soule y Steve McNiven

 

2 de junio

Carmen Carnero, nueva dibujante de X-Men Red

 

1 de junio

Teaser de Infinity Wars: Loki & Requiem

Legión tendrá tercera temporada

SPIDER-MAN, MARVEL Y LA GUERRA CONTRA EL TABAQUISMO INFANTIL

En diciembre de 1991, Marvel lanzó este cómic benéfico, auspiciado por la American Cancer Society y especialmente orientado a tratar el problema del tabaquismo entre los niños:

Además de la historia, incluía información alrededor del problema:

En 2002, se rehizo el cómic, actualizando el look de los personajes y el estilo de dibujo:

 

 

Este verano, Marvel ha lanzado Moon Girl & Devil Dinosaur #31 USA, también centrado en el tabaquismo infantil:

1 2 3 16