INCREÍBLE PATRULLA-X 11: PODANDO EL JARDÍN

El penúltimo episodio del proyecto de Charles Soule para Increíble Patrulla-X nos ha traído el enfrentamiento definitivo contra Proteo, un tour de force en que la acción es protagonista, como no podía ser de otra forma a estas alturas de partido. Y, viendo el “continuará” monumental que nos deja la última página, volverá a serlo para la conclusión, cuando nuestros chicos se la vuelvan a ver con el Rey Sombra. ¿Esperabas el regreso del villano que retuvo a Xavier durante todo este tiempo? Había una pista en el ambiente que nos hacía sospechar de ello: y es que Amahl Farouk ha vuelto a ser el gran antagonista de David Haller en la segunda temporada de Legión, cuyos once episodios se han emitido a través del canal FX en paralelo con el lanzamiento en Estados Unidos de las más recientes entregas de la serie que nos ocupa.

UN VETERANO DE ALTURA
Nos visita nada menos que Ron Garney, dibujante con profesionalidad a prueba de bomba, que comenzara su carrera en la década de los noventa y que, salvo por un corto periodo en DC Comics, ha permanecido asociado con La Casa de las Ideas. La decisión de convertirse en ilustrador de cómics le llegó cuando ya había superado la adolescencia, después de arrastrarse por la fascinación que le produjo la lectura de Marvel Super Heroes Secret Wars. Nada menos que el dibujante principal de ésta, Mike Zeck, fue su mentor y el hombre que presentó su obra a editores tanto de Marvel como de DC, pero fueron los primeros quienes lo ficharon. Irrumpió con un número de G.I. Joe, fechado en 1991, tras lo que pasaría por títulos como Marc Spector: Moon Knight, Nightstalkers y Ghost Rider… aunque la serie que le catapultó al estrellato fue, sin duda, Captain America, donde desarrolló una mítica etapa, en dos partes, junto a Mark Waid y eclosionó definitivamente su estilo limpio, dinámico y con una narrativa a prueba de bomba. Sinónimo de calidad y elegancia, Garney fue en aquel entonces requerido para encargarse de Silver Surfer, The Incredible Hulk… o Uncanny X-Men, en su primer contacto con los mutantes, donde dio fuste a los guiones de Chuck Austen. Tras su paso por DC, donde se encargó de la Liga de la Justicia de América o de Flecha Verde, reingresó en Marvel, para acometer una brillante época de The Amazing Spider-Man y realizar un puñado de espectaculares historias de Lobezno para las que le acompañó Jason Aaron, junto al que también realizó una miniserie de la versión Ultimate del Capitán América. Su último trabajo hasta la fecha era para Daredevil, donde le ha acompañado al procesador de textos el mismo guionista con el que se ha reencontrado aquí: Charles Soule. El guionista se ha estudiado de manera concienzuda anteriores trabajos de su compañero y ha procurado darle escenas a la altura de lo que cabe esperar de él. De entre todas ellas, nos quedamos con esas escenas compartidas entre El Viejo Logan y Mística, después de que Garney fuera el responsable de ilustrar las batallas más brutales que han tenido lugar entre estos dos mutantes… aunque, en aquel entonces, se tratara del Lobezno de toda la vida, y no de su versión madura. Está por determinar cuál será el siguiente destino de Garney dentro de una Marvel en transformación, pero allá donde esté merecerá la pena que pongamos la mirada. Sobre su manera de hacer las cosas, comentaba lo siguiente con Jorge Khoury, de CBR.com: “Siempre he tratado de tener un toque estilizado y un poco cartoon. Si tengo un estilo, desde luego no está influido por Jim Lee. Me esfuerzo en las perspectivas, en dónde colocar el punto de vista, y es lo que me divierte. Con el paso de los años, me he vuelto todavía más estilizado, pero no es algo en lo que me centre específicamente. Trato de pasarlo bien siendo el director y moviendo la historia a través de las páginas, haciendo que cobre vida y que el lector crea que está viendo una película”.

 

Spot On originalmente aparecido en Increíble Patrulla-X nº 11

EL INCREÍBLE HULK: UN MONSTRUO EN CAMBIO PERMANENTE

La factoría Marvel es una máquina de reciclaje y modernización de mitos eternos. Sus autores toman los elementos básicos de cualquier leyenda para reinventarla de sorprendentes maneras. El caso de Hulk es uno de los más fácilmente reconocibles. Stan Lee partió de un concepto básico: la criatura de aspecto humanoide concebida por un hombre que juega a ser dios. No hay nada nuevo bajo el sol, hasta el punto de que tal idea ya había encontrado acomodo en el mito judío del Gólem, y también en dos iconos fundamentales de la literatura, Frankenstein o el moderno Prometeo, la notable novela de Mary W. Shelley en la que un visionario daba vida a un constructo compuesto con piezas de varios cadáveres; y El extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde, donde Robert Louis Stevenson narraba la historia del científico que lograba disociar su personalidad, hasta transformarse, tras la ingesta de un brebaje, en un ser poderoso, malvado y desinhibido.

El cerebro detrás del Universo Marvel, que tenía ambas obras entre sus favoritas, decidió trasladar esos conceptos a los tiempos modernos, a la América de los años sesenta, sumida en el miedo a la bomba atómica, consecuencia inmediata de la escalada armamentística entre las democracias modernas, encabezadas por Estados Unidos, y el bloque comunista, que representaba la Unión Soviética. La histeria colectiva buscaba la válvula de escape en la fantasía y en la ciencia ficción, de tal manera que los cines se llenaban de inofensivos animales que, tras ser sometidos a la radiación, se transformaban en terribles bestias dispuestas a pulverizar ciudades enteras. Y fue en ese contexto en el que se produjo la llegada de Hulk.

 

Robert Bruce Banner, un brillante científico al servicio del ejército, crea la Bomba Gamma, un artefacto capaz de eliminar a los enemigos sin provocar la destrucción de las ciudades. Durante las pruebas de la bomba, un joven imprudente se introduce en el área sin saber lo que allí se está llevando a cabo. Banner acude a su rescate, pero no puede ponerse a salvo a sí mismo. A partir de entonces, y como consecuencia de la radiación recibida, se transforma de manera intermitente en un gigantesco monstruo de incalculable fuerza y escasa inteligencia.

 

Más allá del componente atómico, Hulk tiene una característica que le hace único: su naturaleza bondadosa. El Goliat Verde no busca la aniquilación de la humanidad; bien al contrario, desea la paz y la quietud, y son los humanos quienes no parecen dispuestos a dejarle tranquilo… Unos humanos que se concretizan en toda clase de enemigos con superpoderes, pero también en el ejército estadounidense, que persigue sin descanso a Hulk, con el General Thaddeus “Trueno” Ross a la cabeza, precisamente el padre de la mujer a la que Bruce Banner ama.

 

Varios lustros después de su nacimiento, Hulk alcanzaría fama universal, gracias a una serie de televisión en la que el culturista Lou Ferrigno encarnaba al Monstruo Gamma, mientras que el actor Bill Bixby ponía rostro al científico. La popularidad del programa fue tal que, para generaciones enteras de espectadores, quedaría grabada en su memoria una visión arquetípica de Hulk: con Bruce Banner deambulando por todo el país, ocultando su naturaleza dual ante sus semejantes, hasta que una injusticia provoca que Hulk emerja a la superficie y arregle las cosas, lo que obliga finalmente a su alter ego a emprender de nuevo la huida.

 

Sin embargo, el auténtico Hulk, el que nace y vive en las páginas de los cómics, no está esculpido en piedra precisamente. Muy al contrario, presenta diferentes cambios a lo largo de su existencia, de tal manera que cuesta encontrar una época que se parezca a otra. Quienes no han leído nunca sus tebeos tal vez desconozcan que la piel de Hulk no era verde en sus orígenes, sino gris, un color que se demostró enseguida como inapropiado para las técnicas de reproducción de la época, por lo que se optó por abandonarlo. En años recientes, a su vez, ha surgido un nuevo Hulk, esta vez de color rojo, más salvaje de lo que nunca fue el original. Igual de cambiante ha sido la inteligencia del monstruo. En sus primeras aventuras, se mostraba como astuto y sagaz, para dejar luego paso al Hulk todo músculo y nada cerebro. Años más tarde, durante una larguísima temporada, Bruce Banner llegaría a tomar control de su lado bestial, situación que posteriormente sería llevada hasta el extremo opuesto, de forma que cualquier rasgo de conocimiento abandonaría a Monstruo Gamma.

 

¿Cuál es el Hulk favorito de los lectores? ¿El Hulk gris y ladino, que regresaría en los años noventa para convertirse en un matón de casino? ¿El Hulk verde e inteligente, que sería aclamado como un héroe por las autoridades y por el resto de superhombres del Universo Marvel? ¿El Hulk desbocado, que eleva su salvajismo más allá de cualquier límite? ¿El Hulk prototípico, carente de inteligencia y perseguido por el ejército? Es difícil quedarse con uno de ellos, pero todos son sinónimos del héroe del cómic, y quizás por eso Paul Jenkins, un inteligente guionista de Marvel, tuvo la ocurrencia de no renunciar a ninguno de ellos y conjugarlos todos.

 

Ése fue el punto de arranque de una estimulante etapa, que se desarrolló durante los años 2000 y 2001, y en la que las diversas versiones de Hulk toman la voz cantante en función de las necesidades que se plantean, al tiempo que sobre Bruce Banner, desesperado tras el fallecimiento de Betty, pende toda una sentencia de muerte: ha descubierto que padece esclerosis lateral amiotrófica, también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig. “Los perros de la guerra” es el arco argumental en el que se pone en práctica el pacto entre las diversas personalidades de Hulk. La prueba de fuego llega de la mano de un nuevo e implacable enemigo, el General John Ryker, un genio estratega que ha extendido sus tentáculos a través del poder y la política, hasta situarle en una posición poco menos que intocable. Además de por su trepidante argumento, esta obra merece destacarse por su capacidad para inspirar la película de Hulk que dirigiera Ang Lee en 2003, y en la que aparecían unos perros contaminados por radiación gamma muy similares a los que dan título a esta saga, y contra los que el Monstruo Esmeralda combate en el curso de la misma.

 

El volumen se completa, además, con el cómic en el que se produjo el debut del personaje, en el lejano 1962. La comparación de aquel primer episodio con “Los perros de la guerra”, una de sus más brillantes interpretaciones, permite al lector asombrarse de la gigantesca riqueza adquirida por El Increíble Hulk a lo largo de sus cinco décadas de historias, en las que, más allá de sus continuas transformaciones, permanece siempre la dialéctica entre el hombre y el monstruo que habita en su interior.

 

Artículo aparecido originalmente en Marvel Héroes. Hulk: Los perros de la guerra

SPIDER-MAN BACK IN BLACK: NEGRO COMO LA NOCHE, NEGRO COMO EL CARBÓN

Durante más de dos décadas, Spiderman vistió de rojo y azul. Su uniforme era tan icónico como el de otros grandes personajes del cómic universal, desde Superman hasta Asterix, desde el Fantasma Enmascarado al Capitán América. Pero nada dura para siempre, y en 1984 Marvel se atrevió a alterar radicalmente la vestimenta del trepamuros. El traje negro supuso una revolución estética que, contra todo pronóstico, agradó a la mayoría de lectores. Y aunque el personaje no tardó en volver a los orígenes, a partir de entonces se hizo cada vez más habitual que renovara su fondo de armario, con toda clase de variantes, que iban de lo absurdo a lo genial. En 2007, coincidiendo con la aparición del traje negro en Spider-Man 3, el trepamuros volvió también a vestirlo en los cómics… y tenía importantes razones para hacerlo.

 

“Civil War” había acabado de la peor manera posible para el Hombre Araña, con Tía May como víctima involuntaria de las decisiones que había tomado su sobrino en el curso de la Guerra Civil Superheroica. Fue él quien, siguiendo el consejo y los ruegos de Tony Stark, reveló su identidad secreta en público y se convirtió en la cara amable del registro. Fue él quien, después de comprender lo errado de su comportamiento, adjuró del mismo ante las cámaras de televisión y se pasó al bando a favor de las libertades, encabezado por el Capitán América. Ese bando había perdido, y sus cabecillas sufrirían las consecuencias.

 

El Universo Marvel se teñía de pesimismo y división tras “Civil War”, a imagen de lo que estaba ocurriendo en Estados Unidos como consecuencia de las políticas llevadas a cabo por el presidente George W. Bush. El Capitán América fue asesinado en las escaleras del tribunal que iba a juzgarlo por delitos de traición, lo que supondría el inicio de uno de los más celebrados arcos argumentales que hubiera conocido jamás la colección del Centinela de la Libertad. En cuanto a Spidey, en La Casa de las Ideas tenían unos planes muy definidos acerca de su futuro, siguiendo los dictados del Director Editorial, Joe Quesada. Éste llevaba un tiempo acariciando la idea de romper el statu quo del trepamuros como no había ocurrido en veinte años, mediante el regreso de su soltería. Era una vieja aspiración de muchos de los autores que habían pasado por la Franquicia Arácnida desde que se consumó el matrimonio con Mary Jane, ya que estimaban que con él se perdían una parte sustancial de las señas de identidad del personaje. Quesada no era el único a favor de borrar todo rastro de aquella unión, pero sí el más significativo y visible de los partidarios. Joe Michael Straczynski había compartido su intención de abandonar la serie principal del héroe, así que el otro Joe estimó que aquél sería el momento adecuado para acometer la operación.

 

Pero esa historia tendría todavía que esperar unos meses, porque en el camino apareció el siguiente blockbuster cinematográfico de Marvel. Spider-Man 3, cuyo estreno estaba programado en Estados Unidos para el 4 de mayo de 2007, venía a plantear el célebre arco argumental del traje negro. Aquella aventura se remontaba a los años ochenta, cuando un lector consiguió vender a la editorial la idea de que Spidey adoptara una nueva vestimenta. Después de un cúmulo de circunstancias que alteraron el plan inicial, el traje negro debutó con motivo de “Secret Wars”, la gran aventura que en 1984 reunió a los mayores héroes de la factoría, y supuso un inesperado éxito. Luego salió a la luz que el traje era, en realidad, un simbionte alienígena que trataba de asimilar a Peter Parker, pero gustaba tanto que los autores recurrieron a la tela convencional para seguir vistiéndolo de negro. El traje sólo fue abandonado después de que el simbionte diera lugar a Veneno, el nuevo y amenazante villano que irrumpió algunos años después. Desde entonces, Peter Parker lo había vuelto a vestir en contadísimas ocasiones, pero la película lo había puesto de nuevo de moda. Los cómics tenían que reflejar eso de alguna manera, y en la Oficina Arácnida decidieron que la mejor forma de hacerlo era montar un “landscape” que durase unos pocos meses y posibilitara aquella mimetización con el filme.

 

En la planificación de Joe Michael Straczynski no había nada en ese sentido. Su objetivo consistía en saltar a su historia de despedida tan pronto como terminarse “Civil War”, pero aceptó aguantar unos pocos meses más y formar parte del proyecto, que recibió el nombre de “De vuelta al negro”. Tal decisión no pudo beneficiar más a los lectores. El resto de colecciones de Spidey aprovecharon a su manera el cambio de uniforme, pero ninguna con tantísimo acierto como Amazing. JMS conjuró un gigantesco relato de un Spiderman desesperado y furioso, como pocas veces se había visto antes, a lo que se añadió una caracterización de Kingpin, el gran villano detrás de todo, equiparable a la que había hecho Frank Miller en “Daredevil: Born Again”. El Jefe del Crimen, que casi se había olvidado del Hombre Araña en los últimos veinte años de cómics, se mostró como nunca lo había hecho ante el lanzarredes: como la encarnación del mal absoluto, aquello capaz de corromperlo todo. La batalla con la que se coronaba el relato quedó como uno de los momentos más escalofriantes de toda la etapa de Straczynski, mientras que el dibujante Ron Garney, quien también se disponía a abandonar la franquicia, dejó el que podría calificarse como el mejor trabajo de su carrera, reflejando en cada viñeta el peso trágico de aquel Spiderman desesperado, al borde del abismo. En aquellas páginas de desesperación absoluta, casi se podía escuchar martilleando el “Paint It Black” de Rolling Stones.

 

“Miro en mi interior

y veo que mi corazón es negro

No es fácil plantar cara

cuando todo se ha vuelto negro”.

 

 

Artículo aparecido originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 12

UN HOMBRE ARAÑA EN TIEMPOS DE GUERRA: SPIDERMAN Y “CIVIL WAR”

La primera vez que se encontraron dos superhéroes de DC Comics, lo que hicieron fue darse la mano y hacerse amigos. La primera vez que dos superhéroes de Marvel cruzaron sus caminos, estalló una pelea entre ellos. Ha seguido siendo así durante toda la historia de la compañía. Mientras en la Distinguida Competencia disfrutan contando tierras alternativas, en La Casa de las Ideas la fuerza motora reside en el conflicto entre sus iconos. La máxima expresión de tal circunstancia llegó con “Civil War”, una macroaventura en la que el Universo Marvel se dividió en dos bandos irreconciliables… y a Spiderman le tocó estar en medio.

 

Decir que “Civil War” es el más ambicioso evento jamás publicado por Marvel no es algo en absoluto exagerado. La aventura se fraguó en unas circunstancias muy particulares, y quizás por eso mismo irrepetibles. Corría 2006, y el sorprendente éxito logrado por The New Avengers de Brian Michael Bendis animaba a Marvel a colocar esa cabecera en el epicentro de todo, un impulso que venía dado por el hecho de que en sus filas militaran, además de miembros clave de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra, Lobezno y Spiderman. A su vez, “Dinastía de M”, evento publicado unos pocos meses atrás, había servido para deshacerse de la política de tolerancia cero frente a ese tipo de historias. Después de un largo periodo de hastío, los lectores volvían a pedir aventuras que implicaran a la totalidad del cosmos conectado de Marvel y se extendieran a través de decenas de colecciones.

 

Ante esa efervescencia, desde la editorial respondieron con “Civil War”, un complejo crossover, coordinado por el editor de las colecciones de Los Vengadores, Tom Brevoort, y cuyo título principal corría a cargo de Mark Millar y Steve McNiven. La propuesta apelaba a algo tan primario en el Universo Marvel como que los superhéroes se pelearan entre ellos, pero añadía una relevancia política a la disputa que arrastró las miradas no sólo del público ya convencido, sino de los medios de comunicación generalistas. En la Marvel de Joe Quesada habían aprendido muy bien a fabricar la clase de noticia que desde un simple medio de entretenimiento como era el de los cómics conseguía saltar la barrera y posicionarse en lo más alto de los informativos. “Civil War” obedecía al objetivo de volver a hacer del Universo Marvel un lugar cohesionado, pero sobre todo impredecible, en que podían ocurrir los más insospechados acontecimientos. Editores y guionistas miraban de soslayo hacia Perdidos, la teleserie de moda, alimentada con misterios, giros argumentales y continuarás constantes, y se dispusieron a trasplantar sus máximas.

 

El equipo de Brevoort diseñó “Civil War” para sembrar en su curso bombas de calculadísima relojería, que estallaran con tanta intensidad que fuera obligado hablar de ellas en los medios. La premisa en sí misma, de héroes peleados a causa de un Acta de Registro de Superhumanos que obligaba a desvelar sus identidades secretas, tambaleaba uno de los grandes tabús del género, aquel que la propia Marvel llevaba un tiempo poniendo en cuestión. La multipremiada andadura de Brian Michael Bendis en Daredevil se basaba en que el Daily Globe descubría al público el verdadero rostro del héroe ciego, un punto de partida con el que alimentó la colección durante cuatro años. A nadie pasó tampoco inadvertido el paralelismo del Acta de Registro de Superhumanos con las leyes restrictivas de la libertad que venía impulsando el Presidente George W. Bush. Fue inevitable señalar al Bando Pro-Registro, el que lideraba Iron Man, como el conservador, mientras que el opuesto, con el Capitán América a la cabeza, era el progresista y el de la defensa de las libertades. Los lectores iban a tener que decidir de qué lado estaban, y aunque ninguno de los autores se posicionó claramente al respecto y Quesada se cuidó mucho de contemporizar, la mayoría de las historias señalaban al Hombre de Hierro como el villano y al Capitán América como el héroe.

 

¿Y Spiderman? El golpe de gracia estuvo en situar al héroe con el que se identificaban los aficionados en una posición basculante y compleja de explicar, máxime si se tiene en cuenta que Millar y McNiven tenían que trabajar con decenas de personajes en la serie central, lo que apenas les dejaba unas pocas viñetas para explicitar la evolución del trepamuros a lo largo de la trama. En cambio, Joe Michael Straczynski disponía de todo el espacio que necesitara en las páginas de The Amazing Spider-Man. El de la Guerra Civil no era un argumento que hubiera diseñado él, y quizás el autor nunca hubiera conducido al personaje por esos caminos, pero una vez tomada la decisión editorial de que así fuera, Straczynski hizo suya la historia. La mayoría de las colecciones de Marvel estaban supeditadas a “Civil War”, seguían su desarrollo en paralelo y añadían valiosa información a la saga, pero pocas resultaron tan necesarias para entender la saga en su magnitud como The Amazing Spider-Man.

 

Así, cuando la Guerra Civil daba comienzo, Tony Stark pedía a su pupilo el mayor de los sacrificios, que iba a tener el mayor de los premios. Peter, un Peter que tomaba la decisión sin ser plenamente consciente de las consecuencias, se equivocaba y decía que sí. Efectivamente, Spiderman se encontraba del lado de los que pretendían que los superhéroes se inventariasen ante las autoridades como si de armas se tratara. Entre quienes conocían a Peter latía la completa certeza de que aquello no podía durar demasiado, de que tarde o temprano habría de llegar el momento en que Spidey cambiara de parecer. Y el precio a pagar sería, por fuerza, altísimo. La cuestión de fondo estaba en las circunstancias y en el momento en que tal cosa sucedería.

 

De no existir la cercanía de Peter Parker con Tony Stark, el lanzarredes con toda probabilidad hubiera elegido el bando a favor de la libertad y de las identidades secretas. Porque si había un héroe que, por encima de cualquier otro, hubiera tratado de mantener separada su vida personal de sus andanzas justicieras, ése era Spiderman. Uno de los grandes tabúes sobre los que siempre habían girado sus aventuras era el hecho de que nadie supiera quién se encontraba bajo la máscara. Eso, a causa de “Civil War”, estaba a punto de cambiar. Y cuando lo hiciera, el mundo del Hombre Araña cambiaría también como nunca lo había hecho.

 

Texto aparecido originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 11