UN MOMENTO EN EL TIEMPO: UN ANEXO ESCLARECEDOR PARA “UN DÍA MÁS”

Tres años después de la polémica aventura con la que Marvel en general y Joe Quesada en particular pusieron fin retroactivamente al matrimonio entre Peter Parker y Mary Jane Watson, Spiderman había recuperado el favor del público, gracias a los buenos oficios del equipo creativo coordinado por Stephen Wacker. Los lectores, pese a que un sector todavía recordaba con amargura la historia que tanto le había molestado, empezaban a darse cuenta de que no había marcha atrás. A certificarlo vino “Un momento en el tiempo”, una especie de secuela de “Un día más”, que Joe Quesada, el máximo responsable de ésta, acometió literariamente en solitario y artísticamente junto al extraordinario dibujante Paolo Rivera, con el objetivo de matizar, corregir y minimizar la saga que él mismo se había empeñado en realizar.

 

“Un nuevo día” ejemplifica la manera en la que, en algunas ocasiones, el género de superhéroes toma decisiones destinadas a perdurar en el tiempo que se acometen bajo circunstancias límite y, por lo tanto, en ausencia de una reflexión calmada sobre las consecuencias que tendrán. Hay que recordar que la trama de esta saga fue modificada sobre la marcha, debido a las discrepancias entre el estamento editorial de Marvel y Joe M. Straczynski, el guionista encargado de acometer la historia. Mientras que JMS estaba dispuesto a alterar de manera extrema la continuidad del trepamuros, en La Casa de las Ideas procuraron minimizar daños y que el matrimonio del trepamuros fuera extirpado sin dejar huellas. Hubo, en las prisas por cerrar el relato cuanto antes, una falta de cálculo con respecto a cómo se tomarían los lectores todo aquello, y en los meses posteriores se hicieron necesarias puntuales matizaciones por parte de los autores de “Un nuevo día”, que nada habían tenido que ver con “Un día más”, pero que se veían condenados a explicar aspectos concretos.

 

Todos esos remiendos iban encaminados a reducir a su mínima expresión la parcela de la historia en la que Mefisto había intervenido: Si Harry Osborn estaba vivo no tenía que ver con el demonio, sino con circunstancias externas. Si Peter había recuperado los lanzarredes mecánicos el motivo tampoco estaba relacionado con lo que hubiera hecho o dejado de hacer Mefisto. Y, si su identidad volvía a ser secreta, el favor se lo debía a otro, no a la representación marveliana del diablo. Todo eso había quedado claro a lo largo de diferentes historias narradas durante “Un nuevo día”. Con todo, quedaban muchas preguntas sin respuesta. ¿Qué había susurrado Mary Jane al oído de Mefisto, y que fue trascendental para que ella aceptara el pacto? ¿Quiénes recordaban exactamente qué de lo que había ocurrido? ¿en qué medida se había modificado la vida de Peter y Mary Jane? ¿Había cambiado algo más en sus vidas, aparte del hecho de que estuvieran o no casados? ¿Y, si lo había hecho, en qué medida afectaba al resto de los sucesos narrados en veinte años de cómics?

 

Para Quesada, “Un momento en el tiempo” era la manera de responder todas esas cuestiones, saldar cuentas con los lectores y, al fin, dejar atrás el asunto. Muy pronto iba a abandonar el puesto de Director Editorial, para acceder a encomendados superiores dentro de la compañía, pero no quería marcharse con un regusto amargo acerca del cómic de Spiderman por el que se le iba a recordar para siempre. Orquestó la historia sobre una larga conversación entre Peter y Mary Jane, que él mismo dibujaría, y que daría paso a diferentes flashbacks, destinados a reconstruir, desde la boda ahora nunca celebrada, para la que recuperó páginas del cómic en que había tenido lugar, The Amazing Spider-Man Annual #21 USA (1987), hasta las circunstancias en que se habían desarrollado los acontecimientos después de que Tía May quedase al borde de la muerte. Para todas esas nuevas escenas del pasado recurrió a Paolo Rivera, un artista que habitualmente realizaba cómics pictóricos de aire nostálgico a lo Norman Rockwell. Salvo por un puñado de especiales agrupados bajo el título de Mythos, que reconstruían los orígenes de populares personajes de la compañía, solía concentrarse en las cubiertas, pero Stephen Wacker había logrado que saltara a los interiores para un par de relatos puntuales del trepamuros. Cuando se limitaba al lápiz y la tinta, Rivera mostraba un delicado estilo similar al de John Romita, lo que suponía un valor legitimador para una historia que sin duda lo necesitaba.

 

¿Cumplió “Un momento en el tiempo” sus objetivos? Es difícil precisar. Sí que aportó unas cuantas certezas que permitieron dejar atrás muchas de las cuestiones que había generado “Un día más”, y también facilitó las cosas para quien, en el futuro, quisiera volver sobre los años en los que Peter Parker había estado casado. Pero lo cierto es que los aficionados que todavía adjuraban de la ruptura de la pareja como lo peor que se podía haber hecho seguirían indignados, probablemente irrecuperables, mientras que los que permanecían a bordo ya habían pasado página, por no hablar de los que se habían unido desde entonces. A efectos prácticos, cada vez importaba menos que, en un momento de su trayectoria, Spidey hubiera estado casado. Pronto quedaría como una fase más de la historia del personaje, y pronto también habría toda una generación de seguidores arácnidos que nunca habrían vivido aquella época y no tendrían el menor motivo para echarla de menos.

 

Texto originalmente aparecido en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 29

JOHN BYRNE Y PAUL RYAN EN IRON MAN: PELIGROS RENOVADOS

La plana mayor de los superhéroes Marvel, casi todos aquellos que han alcanzado fama mundial y se han convertido en iconos reconocibles por cualquier persona, fueron concebidos en los años sesenta. Uno de los grandes aciertos de Stan Lee y sus colaboradores fue crear personajes universales, que trascendían al momento y lugar de su nacimiento. Pero sería inapropiado olvidar que, en aquellas primeras andanzas, había muchos rasgos comunes a la época.

Con el paso de los años, esos detalles han sido actualizados, cuando no borrados. Ahora no tiene sentido alguno decir que Reed Richards y Ben Grimm lucharon en la Segunda Guerra Mundial o citar los enfrentamientos de superhéroes con agentes secretos de la Unión Soviética. Por tanto, los acontecimientos históricos con nombre propio deben ser dejados de lado si se quiere preservar la juventud y actualidad de los personajes. Entre los más mediatizados por el contexto de su creación está sin duda Iron Man. Tony Stark vivió la epifanía que le llevó a convertirse en Hombre de Hierro en las selvas de Vietnam, dato sustituido, en la versión fílmica, por los desiertos de Afganistán, se enfrentó a gran cantidad de villanos contextualizados en la Guerra Fría y encontró en la China comunista a su némesis definitiva: El Mandarín.

 

¿Quién era este peligroso individuo? Argumentalmente, podemos explicar que su primera aparición data de Tales of Suspense #50 USA (1964), una pequeña historia escrita por Stan Lee y dibujada por Don Heck, el equipo habitual de Iron Man, en la que la figura del Mandarín se rodeaba de un halo de misterio. «Algunos afirman que lleva vivo muchos siglos. Otros, que es más que humano. Pero nadie sabe su verdadero origen», se aseveraba en la primera página, en la que aparecía este siniestro personaje, dotado de diez anillos que le conferían terribles poderes: magia contra tecnología, esa era la dicotomía que quería establecer Stan Lee en su narración. Con el paso del tiempo, ha sido el elemento característico del Mandarín que ha permanecido intacto y que le convierte en un rival formidable para Iron Man, mientras que la naturaleza de sus poderes así como los orígenes han sido reformulados y actualizados conforme a las necesidades de cada momento.

 

Un experto en tales lides es el guionista y dibujante John Byrne, quien llevase a cabo, durante los años ochenta, interesantes etapas de series como Los 4 Fantásticos y Superman, fundadas en una modernización de estos héroes que, sin embargo, permanecía fiel a las esencias de los mismos. Similar operación también fue aplicada por Byrne durante su corta, pero sustanciosa etapa, en la colección del Hombre de Hierro, uno de los pocos cómics que escribió pero se abstuvo de dibujar, dejando tal tarea en manos de excelentes autores: John Romita Jr. durante la primera parte de su periplo (recogido en el tomo de este coleccionable Iron Man: La Segunda Guerra de las Armaduras), mientras que el eficaz Paul Ryan se hizo cargo del resto.

 

Byrne tuvo la feliz idea de unir el destino del Madarín con el de una criatura en cuyo camino nunca se había cruzado hasta el momento: Fin Fang Foom, un gigantesco ser que pertenecía a una época oscura y olvidada de la historia de Marvel, en concreto al periodo que media entre el final de la Edad de Oro y el comienzo de la Edad de Plata. En aquel entonces, la editorial había sobrevivido mediante unas pocas publicaciones en las que abundaban pequeños relatos de terror, fantasía y ciencia ficción, con alienígenas, monstruos, fantasmas y seres fabulosos de la más diversa clase y condición. Fin Fang Foom, cuyo debut se produjo en Strange Tales #69 USA (1961), ofrecía un fascinante aspecto. Su demiurgo gráfico, el genial Jack Kirby, concibió una bestia gigante y parlanchina, a medio camino entre dinosaurio y dragón y que a su aspecto añadía algo tan fuera de lugar como unos calzones. Fin Fang Foom procedía de la isla China de Formosa y había permanecido oculto en un templo y dormido durante siglos hasta que fue despertado por Chan Liuchow, un joven que le conducía hasta los invasores comunistas que trataban de conquistar la zona. Una vez derrotado el enemigo, Chan engañaba a Fin Fang Foom para que volviera a caer en su letargo. Hubiera sido el final… De no ser porque, treinta años después, John Byrne se empeñó en recuperar al personaje.

 

La historia, en realidad, comienza en el volumen anterior a éste, el ya mencionado Iron Man: La Segunda Guerra de las armaduras. A modo de subargumento, mientras Tony Stark pasaba por una de las peores crisis de su vida, El Mandarín acometía la laboriosa búsqueda de Fin Fang Foom, al que finalmente localizaba en el interior de un remoto templo, quien sabe si el mismo en el que le había dejado Chan Liuchow. Como éste, El Mandarín le despertaba y conseguía encontrar la manera de controlarle, con el fin de que le sirviera de instrumento en la conquista de China. Fue ahí donde se quedó la historia, para dar paso a la saga que se recopila en este volumen. En sus páginas, Byrne no sólo retoma el argumento, sino también la calamitosa situación en la que dejó a Tony Stark, preso de su propia armadura y con el sistema nervioso colapsado. La trama resultante permitió al autor revisitar el pasado de Iron Man, pero también el del Mandarín y el de Fing Fan Foom, dando lugar a una de sus más relevantes aventuras.

 

Artículo originalmente aparecido en Marvel Héroes. Iron Man: La semilla del dragón