CAPITÁN AMÉRICA 95: LOS RESTOS DE LA CELEBRACIÓN

Como ya contamos en su momento, el proyecto de que el comienzo de la nueva etapa de Ta-Nehisi Coates y Leinil Francis Yu coincidiera con el Capitán América nº 100 de Panini obligaba a hacer algún pequeño ajuste… en concreto, a dividir en dos partes los contenidos del Captain America #700 USA. El mes pasado te ofrecíamos la historia principal, mientras que en este número has podido encontrar el complemento realizado mediante viñetas clásicas de Jack Kirby. Pero todavía teníamos espacio suficiente para recuperar un par de historias cortas que pedían a gritos no caer en el olvido. Dado que la conversación de Mark Waid con nuestro compañero de Marvel.com Tucker Chet Markus que has podido ver en las páginas precedentes ya entraba a comentar en detalle los aspectos internos de ese complemento tan peculiar, nos quedamos con el resto para comentar en las siguientes líneas.

UN TRIBUTO A LAS LEYENDAS Imagina: Estados Unidos, 1996. La colección del Capitán América atraviesa su mejor época en mucho tiempo, la realizada por Mark Waid y Ron Garney, quienes han devuelto a sus raíces al personaje, con una fuerza y una potencia impresionante. Entonces ocurrió algo terrible: los ejecutivos que entonces controlaban Marvel llegaron a un acuerdo con Jim Lee y Rob Liefeld para que éstos tomaran el control de las cabeceras de Los 4 Fantásticos, Iron Man, Los Vengadores… y Capitán América. El acuerdo obligó a poner fin a la serie clásica del personaje y a que Waid y Garney fueran apartados de las tareas que tantos aplausos estaban suscitando. La experiencia apenas duró un año, tras el cual las cosas cambiaron en Marvel y los héroes volvieron a casa por la puerta grande, pero, en el momento de producirse el acuerdo, parecía que el fin de una era se cernía sobre La Casa de las Ideas. En consecuencia, se lanzaron cuatro especiales con el subtítulo de “The Legend”, dedicados a cada uno de los títulos que pasarían a manos externas, y en los que se rendía tributo a la historia de sus protagonistas, mediante un puñado de artículos, entrevistas e ilustraciones. El del Capi incluía también la historia de tres páginas que has podido leer en este cómic: una pequeña joya en la que la creación se encontraba con los creadores, con ese Jack Kirby que saluda al Centinela de la Libertad y con un Joe Simon que se queda fuera de plano. Escribía Waid, quien entonces todavía no sospechaba que en poco tiempo iba a reencontrarse con Steve Rogers, y dibujaba Dan Jurgens, el hombre que acabaría por sustituir a éste, algunos años después, además de Jerry Ordway, un mítico entintador también habitual del guión y del dibujo. Veinte años después, hemos conseguido recuperar el relato.

LA MIRADA PARÓDICA Dentro de las iniciativas englobadas en Marvel Legacy, la editorial decidió continuar algunas series canceladas años atrás… ¡por un único número! Fue así como Power Pack, Master Of Kung Fu, Silver Sable, Power Pack o Darkhawk tuvieron esa breve oportunidad de brillar de nuevo. Entre las elegidas, se encontraba también Not Brand Echh, un mítico título satírico, publicado por Marvel entre 1967 y 1969, y en el que los principales espadas de la editorial, incluidos Stan Lee, Jack Kirby, Gene Colan, Roy Thomas o Marie Severin parodiaban a sus propios personajes… ¡y a veces a los de la competencia! El título de Not Brand Ecch aludía a que aquella no era la Marca X por la que se referían en aquel entonces a la Distinguida Competencia. La vida de la colección fue corta, pero dejó una tradición que volvió a repetirse luego con la también mítica What The–??. En el relato sobre “Imperio Secreto” aquí publicado, Spencer recupera las constantes de NBE, con mucha locura y unas cuantas gotas de autocrítica, que ponen de relieve muchas de las críticas que recibió la saga.

 

Spot On originalmente aparecido en Capitán América nº 95

DOCTOR EXTRAÑO 32: UN TOQUE DE AZUFRE

Final para la última guerra mágica que ha tenido lugar en el Universo Marvel, después de mucho tiempo en que este rincón de nuestro cosmos conectado no contaba con tanta preponderancia. Sobre las ruinas del ayer, en este caso sobre una derivada de “Imperio Secreto”, Donny Cates y Nick Spencer apuestan por construir el mañana. Veamos cómo.

REORGANIZANDO EL SUBMUNDO

Además de para reconstruir Las Vegas, ¿para qué ha servido “Condenación”? En pocas palabras, para establecer una nueva estructura del entramado sobrenatural de La Casa de las Ideas. La primera sorpresa es que Johnny Blaze, el Motorista Fantasma original, que se encontraba sin oficio ni beneficio en la actualidad, pasa a ser el nuevo Señor del Infierno. Está por ver en qué consiste esto, pero si en Vertigo supieron sacar partido a Lucifer, en Marvel no van a ser menos. Por lo pronto, la consecuencia inmediata de que Johnny se siente en el lugar en el que antes estaba Mefisto supone que éste ya no va a estar ahí: nos quedamos con el villano prisionero en la Tierra, pero cuesta imaginar que vaya a permanecer mucho tiempo de esa manera, ¿verdad? La cárcel de Mefisto es el Hotel Infierno, y éste se alza como escenario sobre el que construir más historias.

 

RECUPERANDO LA FE

El primer arco argumental de Donny Cates en la serie del Doctor Extraño nos dejó al Hechicero Supremo con las pilas puestas de cara a las muchas crisis que se atisbaban en el horizonte, pero hundido y deprimido acerca de las circunstancias que habían posibilitado tal cosa. “Condenación”, con todo su fuego de artificio, ha servido para que, además del poder, Stephen recupere la confianza, y lo haga a través de sus amigos, empezando por el más fiel de todos ellos: Wong. La viñeta con ambos carcajeándose, y el posterior abrazo que se dan, quedan como los símbolos más entrañables del fortalecimiento de los lazos que comparten. Y en cuanto a Zelma… Ay, de eso tratará el siguiente número.

 

CAMINO DEL INFIERNO

Hacia allá se dirigirán estos nuevos Hijos de la Medianoche que nos avanza el epílogo de la saga. Hay un final, pero también un nuevo comienzo, aunque todavía no tengamos los detalles concretos. ¿Será mediante una nueva miniserie? ¿En Marvel se atreverán a conceder una cabecera abierta a este grupo sobrenatural? Atentos, porque la alineación no podría ser más variopinta y ambiciosa. Si no acabas de reconocer a alguno de ellos, estos son los personajes que figuran en las fotos que pone el Doctor Extraño encima de la mesa: Agatha Harkness (la bruja que fuera niñera de Franklin Richards), La Bruja Escarlata, Loki, Clea, Magik, el Doctor Muerte, Hellstorm, Señor Mágico y Nico Minoru, de Runaways. Sugestivos magos, procedentes de los más insospechados rincones de Marvel, que pueden dar lugar a infinitas posibilidades. ¡Ojalá que sea con Donny Cates en el procesador de textos!

 

Spot On aparecido originalmente en Doctor Extraño nº 32

ULTIMATE X-MEN: LA GUERRA FINAL CONTRA LOS CENTINELAS

Ha estallado la Segunda Guerra Civil americana. Ese es el escenario común que muestra tres volúmenes pertenecientes a cada una de las colecciones del Universo Ultimate. Mientras que la trama principal se desarrolla en The Ultimates, los mutantes libran entretanto su propia lucha por la supervivencia. El crudo panorama que dibujó Nick Spencer como guionista de la cabecera, por el cual las fuerzas racistas pasaban a la acción contra los mutantes, alcanza aquí su mayor apogeo. Las hordas de Centinelas han tomado el sudoeste de Estados Unidos, están construyendo campos de concentración y exterminando a todo aquel que tenga el gen X. Ya no es un lúgubre presagio de lo que pueda venir algún día: está pasando.

 

Después de colocar todas las piezas en su sitio, no ha sido Nick Spencer el destinado a narrar esta historia, ya que desde el preciso momento en que comienza este volumen es sustituido por Brian Wood, un autor que ya se hubiera aproximado en el comienzo de su carrera a la Franquicia Mutante, en concreto con un puñado de episodios de Generation X coordinados por Warren Ellis a finales de los años noventa y primeros 2000. Wood alcanzó luego enorme prestigio gracias a DMZ, una serie del sello Vertigo para lectores adultos, que transcurre en una distopía en la que Estados Unidos sufre una nueva guerra civil. Los editores de Marvel se fijaron en el trabajo que había hecho en esta colección concreta y concluyeron que Wood era el guionista perfecto para ocuparse de Ultimate Comics. X-Menen una siguiente fase de la historia que pasa a estar ambientada en un país partido por la mitad. “Puede que sea algo que esté en la línea de lo que he contado en DMZ”, concedía el autor, “pero al mismo tiempo requiere una aproximación diferente, porque estamos en un mundo de superhéroes y se aplican otras reglas”.

 

Mientras que Spencer optó por la historia coral, con múltiples puntos de atención, durante el año que estuvo escribiendo la serie, Wood se centra mucho más en una de las líneas argumentales que trazara su antecesor, la del grupo liderado por Kitty, quien se alza como cabeza visible capaz de aglutinar a toda su raza y la única que parece tener claro qué hay que hacer para garantizar que los mutantes tengan un mañana. Pero, por muchas agallas que tenga, la chica que atraviesa paredes no es Charles Xavier. Carece de la experiencia y los recursos de éste, y hay que recordar que ni siquiera a él le sirvieron para cumplir con el sueño de coexistencia pacífica entre humanos y mutantes. ¿Cómo puede entonces Kitty ocupar el hueco que dejara su mentor? Emerge entonces la figura del Nick Furia definitivo, quien no en vano tuviera su debut en uno de los primeros episodios de Ultimate X-Men y que ahora servirá a Kitty de valioso guía. Durante la primera época de la línea, el Director de SHIELD tenía tiempo para repartirse entre sus diversos títulos, de manera que no sólo lideraba a los Ultimates, sino que también solía dejarse caer por la mansión bastante a menudo. Con los mutantes mantendría una relación ambivalente, de manera que tan pronto apoyaba su causa como se veía obligado a ponerse en contra de los alumnos de Charles Xavier, e incluso llegó a encarcelarlos después de que se descubriera que el mentor de La Patrulla-X había borrado el cerebro a Magneto para así mantenerle en libertad. En esta tercera fase del Universo Ultimate, salvo por una aparición en el primer número, Furia estaba al margen de los asuntos mutantes, que quedaban en manos de Valerie Cooper. Eso cambia ahora, una vez se posiciona al lado de Kitty y los suyos, de manera que su participación en la lucha contra Los Centinelas, aunque sea en la retaguarda, se convierte en decisiva. Cuenta la leyenda que, en los años setenta, Chris Claremont no creía en el potencial de Los Centinelas y John Byrne le retó a ofrecerle un relato en que los robots cazamutantes se alzaran como una amenaza de primer orden. Fue así como nació “Días del Futuro Pasado”, saga cuyas máximas siguiera Spencer y ahora culmina Wood. En el original, Los Centinelas instauraron su dictadura fascista a lo largo de Estados Unidos y, cuando los pocos mutantes que quedaban con vida se rebelaron contra ellos, los exterminaron con rapidez. Es en este último punto en el que surgen las diferencias. ¿Podrán los chicos liderados por Kitty conseguir lo que otros no lograron? En cualquier caso, la batalla final, orquestada por el dibujante Carlo Barberi, es una de las más espectaculares en las que hayan participado jamás Los Centinelas.

 

A lo largo del volumen, Wood se hace también eco de las resonancias históricas que Sam Humphries y Brian Michael Bendis han imprimido a sus respectivas series durante los episodios ligados a este evento. En su caso, plantea una alegoría del movimiento abolicionista que se organizó en 1830 y tenía como objetivo la prohibición de la trata de esclavos. El discurso que pronuncia Kitty en estas páginas guarda importantes similitudes con la Proclamación de Emancipación de 1863, que firmara el Presidente Abraham Lincoln, por la que se ordenó que todos los esclavos de los entonces Estados Confederados de América fueran liberados. Posteriormente, con la Decimotercera Enmienda de la Constitución, se prohibió oficialmente la esclavitud en todo el territorio de la nación. Más allá de los discursos y los cambios legislativos, la lucha por los derechos de los negros se cobró en sangre, con incontables muertos en el camino hacia la libertad y la igualdad, una batalla que los mutantes apenas han iniciado y a la que no hacen sino unirse nuevos reclutas.

 

Y es que esta fase de Ultimate X-Menofrece la incorporación de nuevas versiones de un buen número de personajes clásicos. En los comienzos de la línea, era habitual recurrir a los grandes iconos que todo el mundo conoce, pero con el paso de los años y una vez que la plana mayor de héroes y villanos de Marvel ya habían sufrido el proceso de modernización, los guionistas se volvieron cada vez más osados a la hora de optar por los menos conocidos. En este aspecto Wood se lleva todos los premios, puesto que escarba a fondo en el catálogo de La Casa de las Ideas para ofrecernos su visión de Armadura, Quentin Quire y Vaina. Llegó a confesar que, en el caso de Paige Guthrie, recordaba con mucho cariño los tiempos en que tuvo ocasión de escribir sus historias, durante su paso porGeneration X. El autor destaca sobremanera en el tratamiento de los personajes femeninos de La Patrulla-X, lo que llevó a Marvel a colocarle como autor de una nueva etapa de la serie titulada simplemente X-Men, en que el grupo se reformaría de arriba abajo para dar cabida a una alineación formada exclusivamente por chicas. Hasta entonces, ningún escritor había tenido a su cargo tanto a La Patrulla-X clásica como a su versión Ultimate, pero Wood logró acometer el reto de manera sobresaliente, estableciendo un tono único y diferenciado para cada uno de sus proyectos.

 

Artículo aparecido en Ultimate X-Men nº 18

ULTIMATE X-MEN: MUTANTES EN LA SOMBRA

Hubo un tiempo en que Estados Unidos era un lugar seguro para el Homo superior. Esos días han pasado. Como refleja Jonathan Hickman en The Ultimates, el país se encuentra en descomposición, la autoridad del gobierno está en entredicho y eso, en lo que a los mutantes se refiere, se traduce en malas noticias. Tras “Ultimatum”, eran ilegales; ahora, son perseguidos y asesinados. Y ninguno sospecha que el culpable es un mutante llamado William Stryker.

Este tomo de Ultimate X-Mencontiene el segundo y último arco argumental orquestado por Nick Spencer. El guionista de Morning Gloriesjuega con los elementos que utilizó Chris Claremont en los años ochenta alrededor de “Días del futuro pasado”, no ya con el concepto en sí mismo de aventura que desvela un mañana terrible, sino con todas las tramas a las que dio pie y que tenían como común denominador el odio racista hacia los mutantes. Aquellos dos episodios de contundencia inabarcable encerraban muchas razones para que fueran considerados una obra maestra, pero la más importante de todas quizás fue la sutileza con la que planteaban su final: Kitty Pryde había vuelto atrás en el tiempo para impedir que tuviera lugar el Apocalipsis, como consecuencia del asesinato del senador Robert Kelly. Con su ayuda, La Patrulla-X consiguió abortar los planes de La Hermandad de Mutantes Diabólicos de Mística. Sin embargo, tras sobrevivir al atentado, era el propio senador quien reactivaba el Programa Centinela, lo que en último término podría conducir a la aniquilación total. ¿Había cambiado realmente el curso de los acontecimientos? ¿El futuro negro de La Patrulla-X tendría lugar, hicieran lo que hicieran por impedirlo?

 

En el Universo Marvel clásico, durante los años posteriores a la publicación de aquella historia tan definitoria, Chris Claremont fue dosificando hábilmente indicios que apuntaban a que los mutantes jamás conseguirían escapar a su destino. En la novela gráfica “God Loves Man Kills” (1984. Marvel Gold. La Imposible Patrulla-X: Dios ama, el hombre mata) la historia giraba alrededor del odio de humanos contra mutantes, que adquiría tintes de fanatismo religioso en la figura del reverendo William Stryker. El cómic se convirtió en uno de los más populares entre los lectores, en tanto que muchos lo consideraron como la historia definitiva de La Patrulla-X. Su impacto llegaría a ser tal que inspiraría la segunda producción cinematográfica de nuestros héroes.

 

La impresión de que, llegado el momento, los mutantes se verían arrastrados a una guerra contra los humanos de la que ningún bando saldría victorioso había calado con fuerza, hasta el punto de que fue sobre lo que giró el primer gran crossover de la franquicia, “La masacre mutante”, publicada a lo largo de diversas series durante el verano de 1986. Unos misteriosos individuos con motivos pocos claros atacaban los túneles donde vivían Los Morlocks y asesinaban sistemáticamente a los integrantes de esta sociedad mutante que había decidido aislarse de los humanos.

 

En paralelo, Claremont también introdujo el concepto de los Nimrods. Se trataba de la siguiente generación de Centinelas, la que había sido pieza fundamental del desastre narrado en DOFP. Consciente de que James Cameron leyó su historia con mucha atención antes de escribir el guión de The Terminator (1984), el Patriarca Mutante le devolvió la moneda, mediante la presentación de un cíborg asesino que retrocedía en el tiempo para continuar con su trabajo genocida en el presente.

 

Curiosamente, en 2006, ya hubo dos autores, Craig Kyle y Chris Yost que, desde las páginas de New X-Men, jugaron a unir los destinos de Stryker y uno de los Nimrod, en una saga con grandes dosis de nostalgia. Quizás si no hubiera sido por ellos Spencer jamás hubiera planteado el ejercicio que nos ofrece en estas páginas y por el cual, una vez alcanzada la situación que se describía en “Días del futuro pasado”, juega también a que sea Stryker el culpable de que los Nimrods comiencen la carnicería.

 

Tanto en la Tierra-616 como en los primeros tiempos del Universo Ultimate, la llegada de un peligro tan terrible como el de los Nimrods probablemente hubiera sido amortiguada por la intervención de La Patrulla-X, pero el gran hecho diferenciador del escenario con que nos hemos encontrado tras los acontecimientos de “Ultimatum” es que ya no hay un equipo organizado de mutantes, sino grupúsculos ocultos en la clandestinidad e individuos asustados, sin que haya ninguna figura que les represente y junto a la que se puedan sentir seguros, como fueran Magneto y Xavier en el pasado. En el anterior tomo, vimos que Kitty Pryde podría llegar a asumir ese papel, y aquí llega a apuntarse que la elegida podría ser Tormenta. Para ello, hay que volver sobre un escenario que ya se nos enseñó muy por encima anteriormente: uno de los campamentos donde se encuentran algunos de los mutantes que conocíamos. Aquellos que colaboran, reciben un trato correcto, mientras que los que no lo hacen, como es el caso de Coloso, son sometidos a torturas de forma clandestina. La alegoría con respecto a la prisión de Guantánamo no podría ser más evidente. Hay todavía un tercer lugar que cobra importancia en el nuevo orden del poder mutante: las ciudades flotantes de Tian, en el sudeste asiático, donde la historia corrió en sentido diferente: allí los mutantes triunfaron sobre sus opresores, para fundar una utopía que otras naciones miran con suspicacia.

 

A todo esto, Spencer añade un misterio: la repentina reaparición de personajes que hasta ahora creíamos muertos. En el final del anterior tomo, Charles Xavier se presentaba ante Pícara, sin dar ningún indicio de cómo podía haber sobrevivido a que Magneto rompiera su cuello. Lejos de ofrecer soluciones fáciles al regreso, el guionista apuesta incluso por añadir nuevos interrogantes a modo de subtrama. La clave final no llega hasta la última página, con una monumental sorpresa que quizás hubiera llegado mucho más lejos de haber seguido el escritor al frente de la cabecera. Su sustituto Brian Wood, optará por centrarse en las otras muchas semillas que Spencer ha dejado plantadas.

 

Artículo aparecido originalmente en Ultimate X-Men nº 17

ULTIMATE X-MEN: EL FUTURO ES HOY

La Patrulla-X estuvo casi ausente en la segunda fase del Universo Ultimate. No es de extrañar, puesto que se trataba del grupo que más sufrió los efectos de “Ultimatum”, con la práctica eliminación de todos sus puntales. A lo largo de la saga de Jeph Loeb y David Finch murieron buena parte de los mutantes que hasta entonces conocíamos, pero también y sobre todo los personajes sobre los que se asentaba la serie: Charles Xavier, el propio Magneto, Lobezno, Cíclope, La Bestia, Rondador Nocturno… Loeb eliminó mutantes como quien pretendía que no hubiera un mañana. ¿Qué es lo que sucedería después del apocalipsis del homo superior? La respuesta hay que buscarla en esta siguiente etapa de la colección.

 

Pese a que Loeb fulminó sin piedad las bases sobre la que se asentaba el Homo superior en su interpretación definitiva, no sin que antes además hubiera roto con los esquemas previos al establecer que los mutantes del Universo Ultimate no eran fruto de la evolución, sino un sofisticado producto de laboratorio, en honor de este guionista capaz de lo mejor y de lo peor hay que decir que, acto seguido, propuso una brillante relectura del concepto, a través de la historia contenida en Coleccionable Ultimatenº 55. Ultimate X. En sus páginas, como si se tratara del mítico Giant-Size X-Men#1 USA (1975. Marvel Gold. La Imposible Patrulla-Xnº 1), una Jean Grey que había conseguido sobrevivir al abismo y que ahora utilizaba un nuevo nombre iba reclutando a nuevos mutantes con los que reimaginar el sueño de Charles Xavier. Entre ellos, se encontraba, como apuntaría el título, el hijo de Lobezno, además de una amalgama de nuevos y viejos personajes. Todo ello tenía lugar en un clima de irrespirable odio hacia los mutantes, no sólo entre la opinión pública, sino también para las autoridades, que habían desatado la caza de todo el que tuviera el gen x como si se tratara de un criminal. A su vez, y tras la desaparición de Peter Parker, en Coleccionable Ultimatenº 66. Ultimate Spidermannº 31: La Muerte de Spiderman. El día después, Mercurio, el hijo de Magneto, se ponía al servicio del gobierno de Estados Unidos, para reunir a todos los mutantes y ponerlos a su disposición como esclavos.

 

Y ahí tenemos ya el punto de partida para la historia que aquí comienza. Nick Spencer, un guionista fichado por Marvel después del éxito que tuviera en Image con su obra independiente Morning Glories, acerca de los alumnos de un particular instituto y los misterios que ocurren entre sus paredes, se incorpora a la línea Ultimate con el propósito de dejar atrás la misión de salvar el mundo que tuviera antes La Patrulla-X. Esta nueva encarnación de Ultimate X-Men trata sobre un puñado de chicos que han decidido unirse y salvarse a sí mismos de la amenaza que pende sobre ellos.. “Nuestro primer arco está dedicado a ratificar que las viejas leyendas han muerto. Ni Xavier ni Magneto están ya aquí y las ideologías que representaban ya no funcionan. Aquí exploraremos por qué”.

 

El escenario trazado por Spencer, con la inconmensurable ayuda de Paco Medina, un dibujante que llevaba largo tiempo trabajando para Marvel y que aquí alcanza su cúspide artística, nos devuelve el recuerdo de “Días del futuro pasado”, la extraordinaria saga que fuera narrada por Chris Claremont y John Byrne en 1980 y que todavía hoy en día persiste como un referente fundamental de la iconografía mutante, capaz incluso de inspirar por sí sola todo un filme de su franquicia cinematográfica. “Días del futuro pasado” mostraba un futuro cercano, en el que el asesinato del senador Robert Kelly por parte de la Hermandad de Mutantes Diabólicos habría provocado la reactivación del Programa Centinela, llevando a la práctica eliminación de todos los mutantes y superhéroes de la Tierra y dejando un mundo post-apocalíptico y en ruinas, en que los únicos supervivientes languidecían en campos de concentración. En su momento, tanto en la película como en el relato original de Claremont y Byrne, el planteamiento consistía en señalar ese escenario como posible, a partir de los sucesos que estaban teniendo lugar en el presente. La revolución del Universo Ultimate consiste en llevar la ucronía al aquí y al ahora. La Patrulla-X no puede impedir que ocurra el genocidio de su especie porque… ¡Ya ha empezado! No puede impedir que se despliegue la nueva generación de Centinelas, porque ya lo ha hecho. No puede impedir que el gobierno ilegalice a los mutantes, porque esa ley ya está firmada. Escapar al abismo es su única posibilidad.

 

Tanto Spencer como Medina juegan a cartografiar un terreno nuevo, pero también a que algunos de los elementos que encontramos en él ofrezcan ecos que conecten con el tema fundamental de la caza y captura del Homo superior. De posteriores viajes a la línea temporal de “Días del pasado futuro” toman a los Nimrod, la futura generación de Centinelas, mejorados y más terribles que cualquiera que haya existido antes. De la mítica “Patrulla-X: Dios ama, el hombre mata” (1982), recuperan la figura de William Stryker, aunque su debut en el Universo Ultimate ya había tenido lugar en el curso del último ataque de Magneto, en concreto en Ultimate X-Men#98 USA (2009. Coleccionable Ultimate. Ultimate X-Men nº 15: Ultimatum), Spencer ha querido hacer un repaso por el origen y las motivaciones del personaje, de tal manera que los nuevos lectores puedan seguir su drama desde el principio. El William Stryker de la continuidad tradicional era un sargento del ejército estadounidense cuya esposa daba a luz a un mutante, lo que motivaba que el padre asesinara a ambos, al considerar lo ocurrido un castigo divino. En el cine, en X-Men 2, encontramos en su momento otra variante del villano. Allí Stryker era el responsable del proyecto militar en el que se recubrieron de adamántium los huesos de Lobezno. Y por supuesto también hay “ultimatizaciones” de otros viejos personajes de la Tierra-616, como es el caso de Oruga, un mutante que viera la luz en la continuidad clásica a finales de los años noventa y que todavía ofrece uno de los poderes más extraños que se hayan visto jamás.

 

La construcción de este argumento en que lo imposible es ya una realidad palpable enlaza, en perfecta sincronización, con el resto de cabeceras del Universo Ultimate, en especial con The Ultimatestras la llegada de Jonathan Hickman y Esad Ribic, quienes han aplicado esa idea de que Estados Unidos ha dejado de ser la primera potencia mundial. Ahora hay otros países que están ocupando el lugar que antes tuviera América y quizás sea allí donde los mutantes puedan escapar de la masacre. ¿Encontrarán algún sitio al que llamar hogar? ¿Encontrarán descanso algún día, o todo lo que les queda es esperar y morir? Ha llegado el momento de buscar la respuesta.

 

 

Artículo aparecido en Ultimate X-Men nº 16

DOCTOR EXTRAÑO 31: LA GRAN BATALLA

La segunda mitad de “Condenación” se abre con una nueva refriega de altura en las calles de Las Vegas. A un lado, los superhéroes controlados por Mefisto. Al otro, Los Hijos de la Medianoche, convocados por Wong. Cada uno de los miembros de este improvisado equipo tienen motivos de sobra para llamarnos la atención, pero en Marvel han querido dar cancha al Motorista Fantasma original, quizás por la implicación que Mefisto tuvo en su origen. De ahí que sea el único personaje en contar con un especial creado para la ocasión. Al incluirlo en su lugar cronológico oportuno, nuestra entrega de este mes se ha ido hasta un tamaño poco habitual, pero nos reconocerás que se trataba de una historia que no se podría haber quedado fuera de la trama, toda vez que continúa allá donde lo deja precisamente la serie troncal.

 

LA CARRERA INFERNAL

¿Johnny Blaze y el Espíritu de la Venganza, como entes separados, pero formando equipo? La idea mola, aunque no acaba de ser del todo novedosa. Cuando Blaze reapareció, en los años noventa, para formar equipo junto a su sucesor Danny Ketch, se encontraba libre de la maldición del Motorista Fantasma, y de ahí que, en aquel entonces, nos encontráramos con escenas similares a la que acabamos de ver en estas páginas.

 

Y SU PERRO LO SALVÓ

Durante la breve, pero excelente, etapa de Donny Cates llegó un secundario que ha logrado conquistarnos. Se trata de Bats, el perro del Doctor Extraño, con el que nos encariñamos en apenas unas pocas viñetas nada más conocerlo y cuya muerte nos dolió como si se tratara de un personaje que llevara años formando parte del elenco. El espíritu de Bats regresó, cortesía de Loki, para continuar en activo, y aquí hemos podido ver que su papel no es en absoluto accesorio: gracias a él, Stephen Extraño toma conciencia del engaño del Mefisto. La parte de la historia que no conocemos es que tanto Bats como la elección del Doc de ejercer como veterinario durante el tiempo en que fue sustituido por Loki vienen de la experiencia personal de Cates: “Poco antes de que me comprometiera a escribir la serie, murió mi gata, Otoño”, comentaba en una entrevista con Dave Richards, de Newsarama.com. “Ella era mi mejor amiga y siempre estaba allí. Cada día, se dormía en mi regazo, mientras yo escribía. Mi esposa trabaja tanto como yo, y suele acabar muy tarde. Gracias a Otoño, pude tener compañía durante todas esas horas que pasaba solo. Entonces, una semana antes de que me encargaran la serie, Otoño murió. Estaba muy deprimido en ese momento y los veterinarios se convirtieron en mis héroes. Fueron geniales, nos ayudaron a superarlo y se encargaron de todo. Por ese motivo, decidí que el Doctor Extraño se hiciera veterinario. Estaba enamorado de la idea de que, aunque Stephen lo haya perdido todo, todavía puede ser el héroe de alguien, incluso en una escala pequeña. Habrá personas que menosprecien eso, pero si eres una pareja que llega allí con su gato enfermo, él es tu héroe. Es lo que necesitas en ese momento y para mí es algo hermoso. Fue una dosis masiva de realidad en un cómic que por lo demás es una absoluta fantasía”.

MARVEL EN MARZO DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

30 de marzo

Christina Harrington deja Marvel

 

29 de marzo

¡Al fin!!!!! Fantastic Four #1, de Dan Slott y Sara Pichelli

 

28 de marzo

Death Of the Inhumans, por Donny Cates y Ariel Olivetti

 

27 de marzo

Anuncian Infinity Wars para Julio

Sven Larsen nuevo director de licencias

 

19 de marzo

Jordan D. White y Mark Paniccia intercambian puestos de edición en Star Wars y X-Men

 

14 de marzo

Chip Zdarsky firma exclusiva

X-23 #1 por Mariko Tamaki y Juann Cabal

 

9 de marzo

Heather Antos deja Marvel por una compañía de videojuegos

Kevin Feige confirma Black Panther 2

 

6 de marzo

The Sentry #1 de Lemire y Jacinto

Deadpool #1 de Skottie Young y Nic Klein

 

5 de marzo

Tony Stark: Iron Man #1 de Dan Slott y Valerio Schiti

Deadpool #300 será el último de Gerry Duggan y Jordan D. White

 

2 de marzo:

Dr. Strange #1 de Mark Waid y Jesús Saiz

Life Of Captain Marvel #1 de Margaret Stohl y Carlos Pacheco

 

1 de marzo

The Amazing Spider-Man #1 con Nick Spencer y Ryan Ottley

Disney data seis estrenos Marvel para 2021 y 2022