EL ASOMBROSO SPIDERMAN 145: EL REAJUSTE

¿Cómo? ¿Ya estamos en 2019? Pues no: todavía no, pero nosotros también tenemos una especie de máquina del tiempo. En El Asombroso Spiderman nº 140, te contábamos que la larga saga que venía contando Chip Zdarsky en Spectacular la retomaríamos ya en el próximo año, pero el retraso que han venido acumulando las series arácnidas en los últimos meses, con crossovers y gran cantidad de salidas en Estados Unidos que nos han abocado a esta situación, imponía un plan de emergencia para solucionar la papeleta y paliar la distancia. Por lo pronto, ya habrás visto que, en los últimos meses, hemos metido el acelerón para completar cuanto antes la etapa de Dan Slott en Amazing, una misión cumplida en nuestro número anterior. Ahora toca hacer lo mismo con las otras dos colecciones de Spiderman. Además de eso, este mes la serie española ha contado excepcionalmente con dos salidas, y a comienzos de 2019 repetiremos la acción, lo que nos permitirá solucionar el comentado retraso. Y una vez solucionado, y dada lo extraordinariamente complejo que ha sido planificar el tomo en esta temporada que ahora se acerca a su fin, estamos pensando en poner en práctica cambios de cara al lanzamiento del Amazing de Nick Spencer y Ryan Ottley, que permitan contar todos los meses con la principal serie arácnida y mantenerla a los cuatro meses de distancia con respecto a la edición original que ya tienen el resto de series mensuales de Panini. Ya entraremos en materia cuando llegue el momento y nos lo permita el timing de publicación de Estados Unidos, ya que, por lo pronto, en el horizonte aguarda un evento arácnido: “Spidergedón”.

 

EL CÓDIGO DITKO

Después de que Miles Morales visitara al joven Peter Parker en el respectivo especial de “Generaciones”, es al adulto Peter a quien le toca reconectar con su yo más joven. Nuestros autores sitúan la historia a comienzos del siglo XXI, como cabe deducir de detalles circunstanciales, como el detalle de que Peter tenga en su habituación uno de los míticos iMac G3 o una GameCube de Nintendo. ¡Fue uno de los pocos que la compró! “En las series Marvel estamos teniendo que trabajar con una línea temporal cambiante”, explicaba el guionista a Tim Stevens, de Marvel.com. “Así que quería asegurarme de que Peter se viera como si estuviéramos por así decirlo, en 2004 o 2005, aunque no ponemos demasiado el acento en ese periodo, ¿sabes? Lo más importante fue que el Peter de entonces resultara lo suficientemente extraño y distinto con respecto al de ahora. Debía tener unos dieciséis años en aquel entonces. Estamos acostumbrados a ver a chicos mayores interpretando a un Spidey adolescente en las pelis, pero yo quería que este Peter resultara de verdad joven”. A pesar de todos esos gadgets que nos conectan con una época tan concreta, y tan relativamente reciente para los que empezamos a tener una edad, lo cierto es que la estética del cómic enlaza con el estilo de Steve Ditko, el primer dibujante que tuviera el trepamuros, y con los años sesenta, de manera que el traje del joven héroe calca significativos detalles del de entonces, como el trazado de telarañas, el negro en lugar del azul, la forma de los ojos y hasta las míticas redes sobaqueras. Todo esto nos lo trae Joe Quinones, el dibujante que ya acompañara a Zdarsky en su etapa de Howard El Pato, quien en la misma entrevista describía de esta manera la experiencia: “Estamos al mismo tiempo retrocediendo hasta los primeros 2000, pero espiritualmente vamos a los sesenta. Es divertido buscar un equilibrio entre las dos épocas. En esencia, lo que estamos haciendo es trasplantar el dibujo clásico de Steve Ditko al siglo XXI”. En capítulo de anécdotas, Quinones ha ido dejando caer una gran cantidad de homenajes por toda la historieta, como el mítico traje en la basura del Amazing #50 USA. En nuestras ilustraciones de esta sección te dejamos un par más. Apunta, además, que el uniforme del joven Spidey acaba pareciéndose al del recién aparecido videojuego de PS4… ¡aunque pronto veremos una versión mucho más literal del mismo!

 

Spot On aparecido originalmente en El Asombroso Spiderman 145

TODOS LOS DETALLES CHULOS DEL TRAILER DE SPIDER-MAN: INTO THE SPIDER-VERSE

¡Pedazo de trailer, por todas las arañas! Lo primero, éste es el cartel de la peli. Que también es supermolón:

 

Y ahora, cosas que nos han flipado mucho, o llamado la atención, o parecido curiosas:

Peter Parker es, más o menos, el Spider-Man original de las pelis de Sony, el que encarnó Tobey Maguire:

Vive en un universo más o menos equivalente al nuestro:

Es un poquito capullo:

Quizás Mary Jane ya no está en su vida:

Pero tiene una Spider-Cueva… o algo así:

Miles Morales vive en un universo diferente del nuestro, donde hay Koca-Soda…

…Y el NYPD es PDNY:

Su padre es poli y su madre está también por ahí:

El uniforme es un poquito diferente al de los cómics, pero igual de molón:

Por estar, está hasta el Tío Aron. ¿Será un villano? ¿Un secundario irrelevante?

Los cómics existen en estos universos, con homenajes al Amazing 186…

O a los What If…

¿Quién es ese tipo?

Y por cierto, la publicidad de la contra del cómic es real: de los muñequitos de Remco de finales de los setenta. ¿Por qué no lo serán los títulos de los cómics?

Kingpin es el malo, y el culpable de que se crucen los universos:

También están Lápida y un Escorpión muy creepy:

Oh, y El Duende Verde estilo Ultimate:

¿Es esa Tía May? ¿Sabe entonces el secreto de Peter?

¿Es este Spider-Man Noir?

Éste claramente lo es:

Gwen Stacy como Spider-Gwen es lo más:

No, espera… ¡Peny Parker, el personaje creado por Gerald Way y Jake Wyatt para “Universo Spider-Man”, es lo más!

Y se ha traído su SP/dr:

¡No, espera! no hay discusión posible: ¡Nada puede molar más que Spider-Ham!

¡Esta peli nos ha puesto el molómetro por las nubes!

 

SPIDER-MAN: INTO THE SPIDER-VERSE – SEGUNDO TRAILER

MARVEL EN SEPTIEMBRE DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

28 de septiembre

La Patrulla-X: Fénix Oscura retrasada a junio; Gambito a marzo de 2020 y una peli de Masacre el 21 de diciembre, que podría ser un reestreno

 

27 de septiembre

Secrets of Uncanny X-Men acompañará al relanzamiento de Uncanny X-Men

eXtermination #5 retrasado tres semanas

 

26 de septiembre

La Patrulla-X: Fénix Oscura trailer

 

24 de septiembre

Las circunstancias de la cancelación de The Visión de Chelsea Cain

 

23 de septiembre

Liefeld afirma estar preparando algo gordo con La Patrulla-X

 

21 de septiembre

Detalles de “Death Of Daredevil”

 

19 de septiembre

Los autores de Marvel Action: Avengers de IDW

 

18 de septiembre

Pedidos de Marvel para diciembre

La plataforma de streaming de Disney producirá series de Loki y La Bruja Escarlata

 

15 de septiembre

Fantastic Four #650 USA, La boda de Ben Grimm y Alicia Masters

Daredevil The End? Teaser

 

14 de septiembre

Miles Morales: Spider-Man #1, por Saladin Ahmed y Javier Garrón

X-Force #1, por Ed Brisson y Dylan Burnett

Danny Khazem, de Valiant, ficha como editor para X-Men y Cosmic bajo el mando de Jordan D. White

 

13 de septiembre

Winter Soldier #1, por Kyle Higgins y Rod Reis

Los cómics que inspiraron Marvel’s Spider-Man

The Vision de Chelsea Cain, cancelada

 

12 de septiembre

X-Men: The Exterminated, el epílogo de eXtermination, por Zac Thompson y Lonnie Nadler

 

7 de septiembre

Lanzamiento de Marvel’s Spider-Man

Infinity Wars: Fallen Guardian One-shot, por Gerry Duggan y Andy McDonald

 

6 de septiembre

Superior Spider-Man #1, por Chris Gage y Mike Hawthorne

 

3 de septiembre

Guardians of the Galaxy #1, por Donny Cates y Geoff Shaw

SPIDER-MAN 28: FECHAS PARA UN ADIÓS

Aunque en España se ponen a la venta el mismo día los últimos cómics Marvel escritos por Brian Michael Bendis, en Estados Unidos el que tienes en tus manos llegó a las tiendas el 2 de mayo, mientras que Invincible Iron Man #600 USA lo hizo el 23 de ese mismo mes. Por lo tanto, este Spider-Man #240 USA es el penúltimo guión de Bendis para Marvel antes de su marcha, y además debe leerse antes de Invencible Iron Man nº 94, donde también nos encontraremos con Miles Morales, en unos sucesos que cronológicamente ocurren después de lo aquí narrado. Otra fecha a tener en cuenta: el 1 de mayo, es decir, el día antes de que los aficionados estadounidenses pudieran leer estas páginas, Bendis visitaba por última vez las oficinas de La Casa de las Ideas, donde se reencontró con sus colegas de estos casi veinte años. A las 18:12 horas de la tarde, hora de Nueva York, Tom Brevoort escribía en su cuenta de Twitter: “Damas y caballeros… Brian Michael Bendis ha dejado el edificio de Marvel”, para a continuación incluir la ilustración que acompañan estas líneas. Se trata de la portada que firmó Joe Quesada para el Ultimate Spider-Man #160 USA (2011), el de la muerte de Peter Parker, que ahora era más oportuna que nunca. En Marvel, tomaron prestado el “Bendis Is Coming!”, que estaba apareciendo en los cómics de DC, con una tipografía similar a la del logotipo de Superman, para señalar que Bendis se marchaba: “Bendis Is Going!”, decían ellos en su lugar. El propio autor respondía a Brevoort con las siguientes palabras: “Estoy abrumado por la respuesta a este gesto encantador de Tom Brevoort y de todos los demás. Sólo quería que supierais cuánto os quiero a todos por expresar todos esos buenos pensamientos y recuerdos”. Desde aquí, podemos añadir que no recordamos ninguna despedida tan cariñosa para un autor que se fuera a la Distinguida competencia.

EL FUTURO

Íbamos a contarte la manera en que la infección por MRSA que colocó a Bendis al borde de la muerte cambió la historia que acabas de leer, pero el propio autor ya lo ha hecho, en las páginas precedentes, mucho mejor de lo que pudiéramos hacerlo nosotros nunca. En su lugar, preferimos mirar más allá del episodio de hoy. Spider-Man #240 USA es, tal y como ya sabíamos, el último número de la colección, pero eso no quiere decir que el personaje de Miles Morales no tenga un brillante futuro por delante, y tampoco que este sea el último número de la edición española. La sorpresa nos la encontrábamos en los pedidos de Marvel para los cómics que se han puesto a la venta este mes de agosto en Estados Unidos. Y es que se anunciaba el lanzamiento de Spider-Man Annual #1 USA, escrito por Bryan Hill y dibujado por Nelson Blake II. Se da la circunstancia de que ambos son autores de color, algo que nunca hasta ahora había ocurrido con el joven trepamuros y que podría sentar un precedente importante. Quizás sean ellos lo que encaren el futuro de Miles a partir de aquí, o quizás se trate de otro equipo creativo. Lo que ha quedado más o menos despejado, más allá de nuestros temores iniciales, es que Miles seguirá adelante, como también lo harán los otros grandes iconos creados por Bendis: Jessica Jones y Riri Williams. Quizás podamos darte más detalles en el próximo número, que podría ser el último de la serie… o quizás no, y para entonces Marvel ya haya puesto todas las cartas encima de la mesa y tengamos cabecera de reemplazo. La respuesta te la podremos dar en noviembre, porque, por cuestión de plazos, hasta entonces no podremos ofrecer ese Annual. Para más detalles, puedes consultar el avance que encontrarás en la página contigua, y, a continuación, recuerda hacerte con el Invencible Iron Man nº 94, para saber más sobre los planes futuros para Miles. Será allí donde, de verdad, nos despidamos todos de Bendis.

SPIDER-MAN 26. DESTINO: LATVERIA

Penúltimo capítulo. Exacto: el mes que viene, termina esta colección, nos abandona Brian Michael Bendis, Miles Morales se queda sin serie propia, al menos de momento… ¡todo eso ocurrirá a la vez, y más cosas que mejor que no te adelantemos! Tan cerca del final, el guionista continúa con la buena costumbre de conectar todas sus historias, recuperando a una de sus villanas favoritas. Lucia Von Bardas nos la presentó en Secret War #1 USA (2004), como la dirigente que había llegado a gobernar Latveria con ayuda de Estados Unidos. Posteriormente, se descubrió como una amenaza tan terrible como el propio Doctor Muerte, lo que llevó a Nick Furia a planificar su caída. El personaje continuaría apareciendo de manera intermitente en el Universo Marvel, siendo recuperada recientemente por su creador literario, en concreto en Invincible Iron Man vol. 6, #6-11 USA (2017. Invencible Iron Man nºs 81-86), donde fue derrotada por Riri Williams. Ella fue la superheroína que consiguió algo tan inconcebible como llevar la democracia a Latveria, y de ahí que la villana le guarde tanto rencor. Von Bardas fue detenida, pero ya sabemos lo fácil que lo suelen tener los villanos de La Casa de las Ideas para escapar.

 

ENTRAN LOS CAMPEONES

¿Qué vínculo une a Riri Williams y a Miles Morales, aparte del guionista? Que ambos pertenecen a Los Campeones, y de ahí que sea este grupo el recurso utilizado por Bendis para que nuestro joven trepamuros consiga llegar tan rápido hasta donde se encuentran los Seis Siniestros. Hay, no obstante, un detalle de continuidad que chirría un pelín: en Campeones nº 18, Cíclope dejó el grupo, para ser sustituido por La Imparable Avispa y Ironheart. Por lo tanto, no hemos tenido ningún momento en que Riri y Scott coincidieran en la formación. ¿Quizás Ciclo quedó una última vez con sus viejos amigos y entonces surgió la crisis de Latveria? ¡Lo aceptamos como No-Premio!

 

HOMENAJE POR LOS CAÍDOS

Nada más ver la portada de este número, a nosotros nos invadió una comezón que probablemente sea similar a la que hayas podido sentir tú: “¿Dónde hemos visto antes algo parecido?”. Estaba claro que el dibujo recordaba a otro, relativo a esta colección, pero no lográbamos situarlo. Uno de nuestros más sagaces localizadores de tributos artísticos, Xavi Sanz Serrano, nos ha resuelto la papeleta. La ilustración recuerda poderosamente a la mítica escena en que Mary Jane sostenía el cuerpo sin vida de Peter Parker, en Ultimate Spider-Man #160 USA (2009. Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 30: La muerte de Spiderman). Ay, por mucho que nos guste lo que hace habitualmente el bueno de Patrick Brown, en este caso nos quedamos con el original de Mark Bagley. Xavi aprovecha para señalar que, en este entorno arácnido, no faltan precisamente muertes en los brazos del héroe. Antes de que el Hombre Molécula le diera al botón de reinicio, así fue como nos despedimos de Rio Morales. Si descendemos a los terrenos más clásicos, no hay más que recordar la dramática despedida del Capitán Stacy, cuya versión a cargo de Todd McFarlane nos recuerda el buen aficionado arácnido latro. Si nos extendemos al resto del Universo Marvel, viene el recuerdo de “Born Again” o de “La muerte del Capitán Marvel”. Y elevando la discusión al terreno cultureta, Íñigo de Prada nos recuerda que todo empezó con La Piedad de Miguel Ángel. ¡Menudo Spot On coral que nos ha salido!

 

SPIDER-MAN 26: EL GRAN ROBO DEL SIGLO

Ocurre en todas las películas que tratan sobre golpes criminales brillantes: buena parte del metraje está dedicado a reunir a la banda, a estudiar la situación, a afinar hasta el último detalle… y, por fin, en el último tercio de la cinta, tiene lugar el golpe. Algo parecido está pasando con este cómic, acerca de la manera en que los nuevos Seis Siniestros de La Araña de Hierro se hacen con todo un Helitransporte de SHIELD. Han sido muchos meses de espera, pero al quinto capítulo hemos podido contemplar la operación paso a paso. Y también cómo llega nuestro héroe para estropearla.

 

NO ES EL HELITRANSPORTE DE TUS PADRES

Esto es algo que ya se apunta en la primera página, cuando vemos el holograma del vehículo, y lo vamos intuyendo a lo largo del episodio, como por ejemplo cuando Aaron Davis llega al puente de mando, pero queda plenamente confirmado una vez el Helitransporte emerge de las aguas. ¡Es el del Universo Cinemático Marvel! Y llega a serlo hasta en detalles tan insignificantes como la distribución de las pistas, la estructura de las hélices o la forma de la torre de control. Compara si no nos crees, y alucinarás. La página doble en que el vehículo aparece en toda su majestuosidad parece directamente extraída del momento equivalente que tenía lugar en la primera película de Vengadores. ¡El blu-ray de Óscar Bazaldúa habrá echado fuego, de tanto dar hacia atrás, hacia delante, y al botón de pausa! Es cierto que los Helitransportes que aparecen en los tebeos vienen pareciéndose cada vez más al del cine, sobre todo a raíz de la mencionada película, y que el último modelo del que tuvimos noticia, el Douglass, desde el que operaran Los Vengadores USA, ya se acercaba mucho a esto, pero hasta el momento no habíamos encontrado uno que se mimetizara de tal forma con su equivalente en el UCM. Muy atrás queda la espléndida bañera flotante que diseñara Jack Kirby y que han dibujado los más grandes artistas de la historia de Marvel, desde Jim Steranko a John Byrne, desde Bryan Hitch a Chris Bachalo.

 

UN HELITRANSPORTE DE CINE

Tal y como se vio en Los Vengadores

 

OTRO HULK VS. OTRO SPIDERMAN

Cómo nos mola que hasta los autores más modernitos se acuerden de las viejas tradiciones: nada como una confusión que sirva de excusa a que dos superhéroes acaben dándose una buena paliza, antes de que se den cuenta de que están cometiendo un error. El Spidey y el Hulk de toda la vida ya tuvieron unas cuantas oportunidades de cruzarse y de zurrarse de lo lindo, desde aquel primer encuentro, en The Amazing Spider-Man #14 USA (1964. Marvel Gold. El Asombroso Spiderman nº 1) hasta aquella pelea vibrante en Canadá que tenía lugar en los dos números anteriores de la muerte de Gwen Stacy (AS #119 y 120 USA, 1973. MG. SM nº 6), pasando por aquel tebeo de la etapa de Howard Mackie en solitario que tenía a un John Romita Jr. en estado de absoluta gracia, pero hasta el momento no habíamos leído un choque entre Miles Morales y el actual Hulk Rojo, el General Robert L. Maverick, procedente precisamente de Los Vengadores USA. A cuenta de todo esto, a la izquierda puedes ver la espectacular portada en la que John Byrne recreaba la batalla de Canadá de la que te hablábamos antes, y que acometió con motivo de su reedición, en The Amazing Spider-Man Annual #12 USA (1978). ¡Cualquier excusa nos sirve para sacar a pasear al bueno de Byrne!

 

APLASTAR A UNA ARAÑA

Nuestro choque favorito con Hulk

 

Spot On originalmente aparecido en Spider-Man nº 26

MILES MORALES Y EL FIN NECESARIO PARA UN NUEVO PRINCIPIO

El Universo Ultimate sobrevivió por encima de las perspectivas más optimistas que pudiera hacer nadie en el momento de su nacimiento. Cuando Marvel puso encima de la mesa esta revisión de sus mitos fundamentales, pocos confiaban en que alcanzara el año de existencia. Y sin embargo, se extendió durante tres lustros completos. Para cuando La Casa de las Ideas decidió ponerle cierre, el vigor que tuviera antaño hacía tiempo que había desaparecido, pero su gran triunfo residía en otra circunstancia. El común de los cómics de superhéroes habían adoptado todas sus fórmulas como propias. Si el Universo Ultimate llegaba a su fin era porque ya no era en absoluto necesario. Y todavía quedarían para siempre sus innegables hallazgos.

Hacía tantas veces que Marvel había proclamado la cercanía del fin del Universo Ultimate que los lectores se habían acostumbrado a no esperar tal cosa, sino sucesivos relanzamientos. Llegaron con “Ultimatum”, con “La muerte de Spiderman”, con “Cataclismo”… Habían sido ya demasiadas ocasiones como para tomárselo en serio, pero a la cuarta fue la vencida. En La Casa de las Ideas habían decidido simplificar las cosas, porque a esas alturas la Línea Definitiva carecía del vigor y la imprevisibilidad de los buenos tiempos… salvo con una salvedad. El Ultimate Spider-Mande Brian Michael Bendis seguía en lo más alto, y si bien sus ventas no eran en absoluto espectaculares, sí que continuaba llevando la batuta en cuanto a capacidad para sorprender a toda su audiencia y propiciar los cambios necesarios en la industria del cómic.

 

El último aldabonazo de Bendis seguía siendo la muerte de Peter Parker y su sustitución por Miles Morales en el papel de Spiderman. El trepamuros de orígenes latinos y afroamericanos había conquistado a las audiencias en todo el mundo, había hecho que cientos de miles de chavales lo vieran como propio y se identificaran con él y había abierto las puertas a otros muchos personajes que apostaban decididamente por la diversidad. De no haber existido Miles Morales, a buen seguro que nunca habríamos tenido a Kamala Khan, a la nueva Thor o a Sam Wilson como Capitán América, ni tampoco existiría todo un vergel de cómics de superhéroes que se salían de los cánones convencionales, desde el Ojo de Halcón de Matt Fraction y David Aja a La Imbatible Chica Ardilla.

 

Con todo, Miles Morales no podía sostener sobre sus hombros todo un mundo que había perdido buena parte de su atractivo. En La Casa de las Ideas jugaron demasiadas veces a arrojar el invento contra la pared para ver qué ocurría a continuación, quizás sin calcular con demasiado tino las consecuencias de ciertas decisiones, como la de ir quitándose de en medio a casi todos los personajes que hacían interesante a este Universo Marvel modernizado y simplificado, o la de recurrir en ocasiones a autores que, por muy voluntariosos que fueran, tal vez no estaban preparados para cargar sobre sus hombros con la casa que construyeron Bendis, Bagley, Millar, Hitch, Kubert, Ellis o Immonen. Lo que quizás no se le pudiera reprochar en absoluto a La Casa de las Ideas era que no supiera enterrar a sus muertos. A sepultureros, nadie gana a los de Marvel, y el Universo Ultimate gozaría de unas pompas fúnebres como no se habían visto en años.

 

Jonathan Hickman, el que hubiera sido el guionista de The Ultimates y hubiera relanzado la colección con particular acierto, había posteriormente realizado una compleja saga con Los Vengadores clásicos como protagonistas. En ella, y durante tres largos años, fueron siendo destruidas todas las realidades alternativas de La Casa de las Ideas… hasta que sólo quedaron dos: la Tierra-616, el que era el Universo Marvel convencional, y la Tierra-1610, con el Universo Ultimate. El destino de ambas se dilucidaría en “Secret Wars”, un monumental evento para el que Hickman se reunió con su compañero de The Ultimates, Esad Ribic. Sin embargo, y quizás para que entre la audiencia no cundiera el nerviosismo, desde la editorial se avanzó que en el escenario posterior sólo habría una única Tierra Primordial, y en ella Miles Morales no sólo continuaría en su papel de Spiderman, sino que además formaría parte de Los Vengadores. Marvel estaba mandando el mensaje de que, por mucho que destruyera el Universo Ultimate, había decidido quedarse y potenciar a Miles, un premio que sin duda se había ganado el joven trepamuros.

 

Este volumen contiene tanto la última saga de la colección Miles Morales: The Ultimate Spider-Man como la miniserie Ultimate End, que sirvió como despedida para la línea editorial y que volvió a reunir el equipo creativo con el que todo había comenzado, el de Brian Michael Bendis y Mark Bagley, que realizaran Ultimate Spider-Man#1 USA (2000). El final de fiesta daba a los lectores aquello con lo que sólo algunos se atrevieron a soñar a lo largo de todo este tiempo: un choque entre los dos mundos. Más allá de que la tipografía con la que figuraba cada diálogo permitiera distinguir de un mero golpe de vista si un personaje pertenece a una Tierrao a la otra, Bendis y Bagley insistieron tanto en aquello en que se parecían como en lo que les diferenciaba, de cara a construir la historia.

 

Con este tomo concluye también un alucinante viaje, el que nos ha permitido ofrecer la totalidad de la Línea Ultimate en una única colección. Cuando comenzó este proyecto, la previsión más optimista consistía en incluir sólo los primeros años, pero conforme avanzamos por el camino que se abría ante nosotros, el éxito comercial de la iniciativo permitió darle una relevancia y un completismo como jamás se había hecho. Gracias por acompañarnos hasta tan ambiciosa meta. Y recuerda: la historia de Miles Morales continúa… ¡en Spider-Man nº 1!

 

 Artículo aparecido originalmente en Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 39

LA VIDA DE MILES MORALES DESPUÉS DE UN CATACLISMO

Tras la finalización del choque contra Galactus, el Universo Ultimate acometió su último relanzamiento, el que, al cabo de un año, llevaría al cierre de la línea y a su asimilación por parte del Universo Marvel convencional. En Marvel planificaron una nueva etapa fundamentada en la continuidad de Miles Morales como Spiderman, además de sendos equipos radicalmente reformulados de Ultimates y Cuatro Fantásticos. Sólo Miles siguió encontrando el favor del público, en una operación con la que Brian Michael Bendis hizo que su personaje arreglara cuentas con el legado de Peter Parker, al enfrentarse no sólo al villano que había asesinado a éste… ¡sino al propio Peter Parker!

 

 

La nueva andadura se abrió con el número que conmemoraba las doscientas entregas publicadas hasta ese momento del Spiderman Definitivo. Bendis jugó con las cuentas, para un cómic que, más allá de sus cifras redondas, apostaba por celebrar el segundo aniversario, en “tiempo Ultimate”, de la muerte de Peter Parker. En tiempo real habían sido algo menos de tres años, puesto que Ultimate Spider-Man#160 USA (2011. Coleccionable Ultimatenº 64. Ultimate Spidermannº 30:La muerte de Spiderman) vio la luz hacia verano de 2011 y el Ultimate Spider-Man #200 USA lo hizo en primavera de 2014, pero si tenemos presentes las diferentes aventuras vividas por Miles así como el año que estuvo de baja tras el fallecimiento de su madre, podemos aceptar que, en los cómics, sí que habían transcurrido esos veinticuatro meses desde la despedida del Hombre Araña original. El guionista aprovechó para reunir a casi todos los grandes artistas que habían pasado alguna vez por la serie (con la imperdonable excepción de Stuart Immonen), recordar al héroe original y ya puestos sembrar algunas futuras tramas con las que condimentar la nueva serie de Miles, que se iniciaría a continuación de la salida del especial y cuyos siete primeros números están también reunidos en este tomo. El gran golpe de efecto llegaba en la viñeta final del episodio, que determinó por completo las siguientes andanzas del nuevo trepamuros. Te aconsejamos leer el comic antes de continuar con este texto, para no destriparte una de sus mejores sorpresas. Último aviso antes de poner las cartas sobre la mesa…

 

ATENCIÓN, SPOILERS A PARTIR DE AQUÍ

 

¿Ya estás otra vez aquí? Sí, efectivamente, pese a que el Universo Ultimate fuera aquél en que los muertos permanencían muertos, Bendis se atrevió a recuperar a Peter, mediante una historia en la que las dudas que corroen a Miles sobre el regreso de su antecesor son las mismas que atormentan a los lectores. y que no llegan a disiparse ni siquiera cuando cae el telón. ¿Ha vuelto realmente el Spiderman original? ¿Cuál era el motivo de tal regreso, dada la inminente desaparición de la línea Ultimate? ¿Acaso trataba Bendis de dar un final feliz al personaje al que debía tanto, precisamente ante la cercanía de ese fin? Quizás sean cuestiones que sólo se responderán en un futuro próximo, más allá incluso de esta colección.

 

En cualquier caso, así fue como comenzó la segunda etapa de la vida de Miles Morales como Hombre Araña, lo que para el guionista se traducía en mostrarnos la manera en que actúa el protagonista, de dónde viene y hacia dónde se dirige. El veterano autor prometió historias que nunca hubiéramos podido tener con Peter: “Miles va a tomar el testigo de Spiderman y hacer cosas únicas y nuevas con él”, decía, al tiempo que reiteraba que su estancia en la cabecera no tiene fecha de finalización: “Mientras sea física, mental y contractualmente posible, voy a escribir esta serie. Ultimate Spider-Mansigue siendo el mejor trabajo que puedes tener en la industria del cómic. Es todo lo que siempre quisiste hacer con un superhéroe comercial, sin ninguna obligación hacia nada”.

 

Más allá de la resurrección de Peter Parker, había otra importante circunstancia que alimentaba la trama: nada menos que Norman Osborn. Al final de “Cataclismo”, SHIELD echó el cierre, y la consecuencia inmediata era que los supercriminales que hasta ahora estaban en su poder pasaban a depender de autoridades que no eran tan cuidadosas a la hora de mantenerlos prisioneros. ¡Y el primero en escapar no era sino el Duende Verde! ¿Cómo? ¿Pero no murió en la batalla final contra Peter? No exactamente: por cortesía de Nick Furia, eso es lo que pensaban hasta el momento todos nuestros protagonistas, pero si te fijas atentamente en la última viñeta de aquella mítica historia, Norman no estaba muerto, e incluso llegaba a sonreír, al contemplar que había eliminado a su archienemigo.

 

Y luego están los problemas personales de Miles, en especial la relación con su novia Kate. Aquí, Bendis ha buscado combinar dos vertientes: por un lado, la tradicción arácnida de que todos los secundarios del protagonista estén de alguna manera relacionados con su actividad superheroica, que es una herencia de los tiempos clásicos de Stan Lee. Por el contrario, la segunda circunstancia venía dada por el propio Bendis, que fue quien alteró el equilibrio de la fórmula cuando hizo que, nada más cumplirse el primer año de aventuras de su Spiderman Definitivo, éste revelara a Mary Jane la identidad secreta. El escritor siempre ha entendido que fue el detalle que lo cambió todo con respecto a la cronología clásica, y de hecho así lo da a entender a través de la conversación que mantienen la propia MJ con Miles.  Sobre esto, conviene también tener en cuenta la visión que del personaje tiene su dibujante, David Marquez: “Miles es un chaval que no tiene más cimientos que los que les proporcionan sus amigos. Ganke siempre ha estado ahí a su lado, pero ahora Miles forma parte de un nuevo grupo de héroes, que se están convirtiendo en su nueva familia. Debe encontrar una manera de que funcione un mundo en que no están sus padres y su antigua vida ha desaparecido. Está madurando y aprendiendo a manejarse como Spiderman y como superhéroe. Ahora que ha pasado el tiempo tiene más confianza y es más desenvuelto, pero todavía le queda mucho que aprender”.

 

Marquez, que ya estaba en la serie antes de “Cataclismo”, pero que en este punto tuvo por primera vez la oportunidad de participar en la fiesta que supone relanzar una cabecera, confesaba que le ofrecieron grandes oportunidades dentro de todo lo que estaba haciendo Marvel, pero que prefirió quedarse con Miles, porque sentía que era allí donde debía estar. Recordaba la manera en la que su destino se unió al del personaje, porque fue algo verdaderamente inesperado. No llevaba demasiado tiempo en Marvel, hasta el punto de que sólo había dibujado un episodio de Guerreros Secretos y Primera Temporada: Los 4 Fantásticos. “La oferta de trabajar en Ultimate Spider-Man vino de la nada”, dijo. “Llevaba leyendo la serie desde el principio y era un gran fan del trabajo que estaba haciendo Sara Pichelli en ese momento. Casi no pude creerme que me la ofrecieran. Pero una vez supe que era real, me comprometí al máximo con el reto. El hecho de que hayan decidido mantenerme en esta nueva etapa es, para mí, el mayor logro que he conseguido en mi carrera”. Marquez explicaba que lo mejor de trabajar con Bendis era lo fácil que resulta hacerlo. Sus guiones encajan en todo lo que le gusta dibujar, un equilibrio entre personajes intensamente caracterizados y acción a lo grande. Según leia cada trama descubría “increíbles oportunidades para hacer algo molón”. Otra ventaja de ambos autores era que los dos vivían en la misma ciudad, lo que les permitía verse habitualmente y compartir ideas acerca del camino de la serie.

 

Este arco argumental, con toda la fuerza que ha mantenido la colección durante todos estos años, venía a ya a oler a desperdida, e incluso Bendis se permitió un guiño al respecto, con la aparición de uno de esos locos cosplayerosque suelen verse en las comisarías de las aventuras de Spidey, casi siempre comentando a voz en grito detalles del evento o la noticia de moda. La gran diferencia era que aquí el muchachote disfrazado de Ms. Marvel se refería a la inminente “convergencia de los mundos”, a que “sólo una Tierra va a sobrevivir” y a que “todos estamos condenados”. Quizás sólo lo sabían los locos y los niños, pero “Secret Wars” esperaba a la vuelta de la esquina y nada volvería a ser igual.

 

 Artículo aparecido originalmente en Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 38

EL CATACLISMO DEL UNIVERSO ULTIMATE: EL ÚLTIMO MOTOR DEL CAMBIO

Mientras que en sus inicios el Universo Ultimate adolecía de una coordinación milimétrica entre los títulos y cada personaje seguía su propio camino, a partir de un momento dado esto cambió. Marvel trasladó a esta parcela lo que venía siendo habitual en sus cómics clásicos: la celebración de eventos periódicos que alteraran sustancialmente el escenario general en que se movían sus héroes. Cada uno de esos eventos servía para convulsionar la pequeña línea editorial, de tal forma que tras “Ultimatum” o después de “La muerte de Spiderman” el statu quo se vio alterado en su totalidad. “Cataclismo” obedecía a las mismas constantes, con un enemigo tan formidable que los autores de la línea nunca se habían atrevido a recurrir a él tal cual había sido concebido. Galactus caminaba por la Tierra… y tenía hambre.

 

A contrario que en las otras ocasiones, “Cataclismo” había nacido del Universo Marvel tradicional, en concreto de “La Era de Ultrón”, una aventura escrita por el propio Brian Michael Bendis que se cerraba con una gran perturbación entre los mundos paralelos que conformaban el Multiverso. Entre otras consecuencias, “La Era de Ultrón” suponía que Galactus hubiera aparecido en una realidad donde jamás debía haber estado. Tiempo atrás, cuando Warren Ellis adaptó al Devorador de Mundos a los gustos de la línea definitiva, optó por prescindir de aquellos elementos estéticos que consideraba desfasados. Ultimate Galactus no se llamaba con un término tan rabiosamente pop, sino que respondía por Gah Lak Tus; tampoco era un gigante vestido de rosa que llevaba un casco con antenas en la cabeza, sino que se trataba de un enjambre de criaturas tecnoorgánicas. Tan radical alteración cumplió su propósito, de tal manera que sirvió de modelo a la segunda película de Los Cuatro Fantásticos. Pero más allá de esa circunstancia puntual, el diseño de Galactus era tan icónico y estaba tan arraigado entre los lectores que en el imaginario colectivo siguió siendo el de siempre: el de Jack Kirby.

 

Más de una década después del nacimiento del Universo Ultimate, muchos de los dogmas que lo rodeaban se habían abandonado. Si fue posible que Miles Morales y el Peter Parker clásico se encontraran, no era menos posible que el Devorador de Mundos, el genuino y auténtico, llegara a la Tierra Ultimate y tratara de zampársela. Parecía además una idea espectacular con la que animar las erráticas ventas que arrastraba la línea desde un tiempo atrás. En La Casa de las Ideas no escatimaron esfuerzos, de tal forma que Brian Michael Bendis y Mark Bagley, el equipo creativo que había puesto en marcha todo en el año 2000, fue el que recibió el encargo de realizar el cómic. Como venía siendo habitual en los grandes eventos de Marvel, habría una serie central, en la que tenían los hechos de relevancia, mientras que las tres colecciones que conformaban la línea acogían arcos argumentales alusivos a la trama. Sobre el papel, todo estaba claro, pero la realidad fue muy distinta. Ocurrió que los episodios de Ultimates y de La Patrulla-X relacionados con “Cataclismo” abordaban situaciones circundantes a la aventura, sin llegar a entrar en el epicentro de la misma. No ocurría así con Spiderman, cuyos tres episodios se imbricaban de tal manera que llegaban a confundirse con la serie-madre. No en vano las historias de Ultimates y los mutantes estaban escritas por Joshua Hale Fialkov, mientras que la del trepamuros corría también a cargo de Bendis. Con los cómics sobre la mesa, no cabía duda que éste había venido a escribir un único relato repartido entre dos cabeceras, y así es como se ha recogido en esta recopilación.

 

“Sé que la gente está realmente preocupada acerca de lo que ocurra en el final de la aventura y lo que eso significará para el Universo Ultimate”, confesaba Bendis al respecto. “Y deberían estarlo. Va a ser algo verdaderamente grande”. Por su parte, Bagley se atrevía a bromear: “Primero tuve que matar al pobre Peter Parker, y ahora tengo que demoler el Universo Ultimate. ¿Puede haber algo más chulo que eso?”, decía. El guionista insistió en que nos encontramos ante un cruce en toda regla entre el Universo Marvel y el Universo Ultimate, el segundo desde que tuviera lugar Spidermen. Allí, Nick Furia, Tony Stark, Miles Morales y unos pocos más descubrieron la existencia de ese otro mundo, muy parecido al suyo pero también muy diferente en algunos aspectos, como pueda ser el hecho de que Peter Parker hubiera sobrevivido y alcanzado la edad adulta o que Nick Furia fuera blanco. Ambos mundos sólo estaban separados por una fina membrana que se rompió entonces y que con motivo de “Cataclismo” volvía a hacerlo, sólo que a lo grande.

 

Para explicar en el Universo Ultimate la gravedad de la amenaza que supone Galactus, Bendis necesitaba de alguien que hubiera vivido en la Tierra-616. La solución perfecta vino de la figura de Mysterio, que permanecía bajo la custodia de Nick Furia desde los sucesos de Spidermen. De igual manera, sólo una persona de la Tierra-1610 había estado en la dimensión de la que procede Galactus, así que no hacía falta ninguna excusa para que Miles Morales, el nuevo Hombre Araña, jugara un papel preponderante. “Es uno de esos momentos en que el héroe tiene que pasar al siguiente nivel”, afirmaba el guionista. “Ha llegado la hora de que Miles viva subar mitzvah superheroico”.

 

1 2 3 4