CUENTA ATRÁS A INFINITO: HÉROES 2: JUNTOS DE NUEVO SIN LLEGAR A ENCONTRARSE

 

Segundo especial de Cuenta atrás a Infinito, con protagonismo repartido entre Daredevil y La Viuda Negra, antiguos amantes cuyos caminos se han cruzado en unas cuantas ocasiones, pero no en estás páginas, dado que cada historia va por separado, si bien guardan un nexo más en común: el del guionista principal de la saga, Gerry Duggan, que se acerca de esta manera a ambos personajes. En el apartado gráfico, nos acompañan, respectivamente, Chris Sprouse, recién llegado de Pantera Negra, y Nik Virella, que entre otras cosas ha dibujado Lobezna, alguna miniserie de Masacre o Secret Wars: 1872, también escrita por Duggan. Entremos en detalles acerca de qué nos ofrecen estos dos especiales.

 

DAREDEVIL Tras el pertinente homenaje a la relectura que Frank Miller y John Romita Jr. hicieron del origen del personaje en Daredevil: El Hombre sin Miedo, pasamos a la actualidad, con alguna alusión al statu quo de Matt Murdock en estos momentos, y a esa sorprendente nueva situación de Turk, de la que ya hablamos en su momento en la serie principal. Aquí tenemos otro guiño a una obra fundamental de Miller, en este caso a “Born Again”, durante la que tenía lugar la referida batalla en la que Turk vestía de Papá Noel y de la que nace buena parte del argumento de esta historia, ya que ahí también estaba Grotto. Ojo, que Grotto tampoco es que fuera la estrella más brillante del firmamento, pero no puede decirse que se tratara de un mero One-Hit-Wonder: le encontramos varias veces a lo largo de la etapa de Miller, también en la posterior de Denny O’Neil, e incluso le habíamos visto relativamente hace poco, en la mini de Kingpin ligada a “Civil War II”. Si a todo lo dicho añadimos la visita al Bar de Josie, se nota, y mucho, que a Duggan le gusta el Diablo Guardián y que se conoce muy bien su trayectoria. ¿Quizás esté llamado a sustituir a Charles Soule una vez tenga lugar el cambio de temporada? Duda para dejar apuntada bien visible. De momento, y en contra de lo que cabía prever, el ciclo de Turk con la Gema de la Mente continúa adelante, se está complicando más de lo previsto y Duggan lanza una advertencia: si logra mantenerse, nos podemos olvidar de eso de que se trata de un tipo ridículo.

 

LA VIUDA NEGRA Aquí retomamos a Natasha después de los sucesos de “Imperio Secreto”, donde pareció morir a manos del Capi Hydra, del 100 % Marvel. Tales Of Suspense: Ojo de Halcón y La Viuda Negra, donde despejamos, de manera bastante escalofriante, el misterio de lo que había realmente ocurrido, y de Cuenta Atrás a Infinito nº 1, en cuyas últimas páginas la espía recibía un paquete con la Gema del Espacio, que hasta ese momento había utilizado el a su vez resucitado Lobezno. ¡Casi hace falta dibujar un esquema para entender todo esto! La gran sorpresa que nos depara el especial es la utilización de Jamie Braddock, hermano y viejo rival del Capitán Britania. Era el personaje que menos esperábamos ver por aquí, sobre todo por lo complejo que resulta de utilizar. Si añadimos la intervención de Merlín, destinado a volver a verse a lo largo del evento, tenemos todo un homenaje a aquellas viejas historias que dibujara Alan Davis. Duggan reconoce que la trama sitúa a La Viuda Negra fuera de su zona de confort, y lo cierto es que no es nada usual que se desenvuelva en un entorno mágico.

 

Spot On aparecido en Cuenta atrás a Infinito: Héroes nº 2

EL VIEJO LOGAN 92: LA CUENTA ATRÁS

Termina la aventura que ha ligado el mandato como alcalde de Kingpin con El Viejo Logan, y cunde la impresión de que estamos “haciendo tiempo”. ¿Tiempo para qué? Evidentemente, para el regreso del Lobezno clásico, que se traducirá en el final de las aventuras de El Viejo Logan. ¿El final de las aventuras… y también de su vida? Es algo que está en el aire, y que dilucidaremos en los próximos episodios, pero, a día de hoy, ya tenemos una hoja de ruta bastante clara, de la que pasamos ahora a darte los detalles más significativos.

CORTANDO AMARRAS
En los últimos meses, hemos asistido a un proceso silencioso, pero evidente, por el que El Viejo Logan se ha ido desvinculando progresivamente de los grupos a los que pertenecía y, por lo tanto, de las otras series en las que aparecía de manera habitual. Primero desapareció de las páginas de Patrulla-X Oro, luego pasó a un discreto segundo plano en Arma X, de donde también terminará por marcharse… y, contra todo pronóstico, aunque estuvo presente en los acontecimientos de La resurrección de Fénix, luego no ha mantenido el contacto con Jean Grey, y tampoco ha pasado por las páginas de Patrulla-X Roja. Teniendo todo eso en cuenta, y a lo largo de los meses de Marvel Legacy, las actividades de El Viejo Logan han quedado acotadas única y exclusivamente a esta cabecera. ¡Por el momento!

BUSCANDO A LOBEZNO DESESPERADAMENTE
Es lo que estamos haciendo en el ciclo de especiales y miniseries en la que nos encontramos ahora inmersos. Desde el mes pasado está a la venta Búsqueda de Lobezno: Alfa, el especial de Charles Soule y Steve McNiven que abre los acontecimientos del microevento. Este mes se ponen a la venta los números uno de Búsqueda de Lobezno: Arma perdida y Búsqueda de Lobezno: Proyecto Adamántium, cuyas conclusiones se verán en noviembre, y el mes que viene abren fuego Búsqueda de Lobezno: Las garras del asesino y Búsqueda de Lobezno: Misterio en Madripur, que finalizarán en diciembre. Cada una de estas miniseries abordan diferentes entornos de personajes que reaccionan ante el inminente regreso de Logan: los detectives más destacados de la comunidad superheroica, los antiguos compañeros de Los Nuevos Vengadores, los enemigos del mutante y sus conexiones con Madripur, respectivamente. En los cuatro casos, las miniseries se lanzan en castellano mediante dos entregas dobles con periodicidad bimestral. De esta manera, nada más abrirse 2019, leeremos Búsqueda de Lobezno: Omega… y eso significará que ya tendremos al personaje reintegrado por completo en el Universo Marvel, lo que nos lleva a…

UN NÚMERO CIEN QUE TAMBIÉN SERÁ NÚMERO UNO
Nos referimos al que aguarda a esta colección a comienzos de 2019. La cabecera del mutante de las garras de adamántium alcanza el centenar de entregas publicadas, y ese será el momento preciso en que recupere su título original, el de Lobezno. Todavía no sabemos si nos despediremos de El Viejo Logan un número antes o lo haremos coincidiendo con la vuelta al tajo del personaje clásico, y tampoco sabemos todavía cuál será el equipo creativo que se encargará de Lobezno en esta nueva etapa, que ha querido la suerte de que coincidiera con un número tan redondo de la edición española. Lo que sí te podemos prometer, precisamente por eso, es que procuraremos ofrecerte un Lobezno nº 100 a la altura de semejante acontecimiento, que también sea un punto de subida perfecto para un montón de lectores. Con todo esto en cuenta, ya tenemos el camino señalado para los próximos meses.

 

Spot On originalmente aparecido en El Viejo Logan nº 92

BÚSQUEDA DE LOBEZNO: PROYECTO ADAMÁNTIUM 1 DE 2: EL REGRESO DE LOS NUEVOS VENGADORES

Arranca la miniserie integrada dentro de “La búsqueda de Lobezno” que supone la reunión del supergrupo más popular de la primera década del siglo XXI. Cuando Lobezno y Spiderman se unieron a Los Nuevos Vengadores, muchos fueron los lectores veteranos que se llevaron las manos a la cabeza. Sin embargo, ambos permanecieron en el equipo durante largo tiempo y fueron dos de los ingredientes fundamentales para llamar la atención de una gran parte del público y hacer de aquélla la serie de referencia del momento.

La idea de recuperar tal espíritu, con motivo del regreso de Logan, vino del propio editor Mark Paniccia, quien preguntó a Tom Taylor (Lobezna) si estaría interesado en la oportunidad de escribir a Spiderman y a Luke Cage, además de volver sobre el Hombre de Hierro, personaje al que ya se acercara con motivo de Iron Man Superior. El guionista respondió afirmativamente antes de que el editor tuviera la oportunidad de añadir nada más. Fue Taylor quien reclamó incluir en el mix a Jessica Jones, en lugar de otro personaje que le había sugerido Paniccia (¿Spiderwoman? Quizás nunca lo sabremos). Al dibujo, tenemos a R. B. Silva, brasileño que se ha consolidado enormemente por su trabajo tanto en Patrulla-X Oro como en Patrulla-X Azul, y que siempre había querido dibujar a Lobezno. “Me gusta imaginarlo un poco caricaturesco: gruñón y divertido”, comentaba a George Marston, de Newsarama.com. “Trato que se vea que es bajito y achaparrado, en las imágenes en que aparece con otros personajes, y que su lenguaje corporal sea superlativo. Es, sin lugar a dudas, uno de los personajes más expresivos que he tenido el placer de dibujar. Mola también la manera en que fluyen las relaciones entre todos los protagonistas. Todo es muy dinámico y emotivo”.

SECRETOS DEL PASADO ¡Quién nos iba a contar que, con tanta narración descomprimida, Brian Michael Bendis se dejó algo en el tintero! Y sin embargo esta historia sitúa sus objetivos en acercarnos a una aventura jamás contada de los tiempos de Los Nuevos Vengadores. Tom Taylor incluso ha hecho algún guiño al estilo de Bendis, con esos diálogos espontáneos repartidos por viñetas casi idénticas. En cuanto a la ubicación cronológica de los acontecimientos del pasado, apostamos por algún momento previo a “Civil War”, puesto que Iron Man todavía forma parte del equipo… aunque hay otra posibilidad: que los flashbacks se retrotraigan a la época de “La edad heroica”, cuando Tony Stark vendió a Luke Cage la vieja mansión de Los Vengadores por un dólar y ahí se quedó su grupo. En aquella época, Iron Man no estaba en la alineación del equipo, pero al menos sí que había limado sus problemas con ellos, de forma que bien podía aparecer a efectos de invitado. Quizás la segunda mitad de la miniserie arroje más luz al respecto. Por el momento, Taylor avisa: “Vamos a ofrecer una gran revelación para todos los fans. Espero que no rompa Internet, porque Internet es algo muy útil, pero la sorpresa bien podría dejarla mal parada”.

EL COLOR QUE NUNCA EXISTIÓ No, no le pasa nada raro a tu copia de este cómic. Ese moiré que puede apreciarse en las páginas de flashback no pretende sino hacernos ver que la acción ocurrió en el pasado, cuando el color de los cómics no era tan sofisticado como el de ahora. Efectos similares ya se han utilizado antes en este tipo de propuestas, y así hemos visto resurgir desde el blanco y negro hasta las tramas, pasando por los típicos manchurrones de color, corrimientos y desenfoques que eran habituales en los setenta y en los ochenta. Estas técnicas suelen exagerar el efecto, para que sea obvio a todos los observadores, y el caso que nos ocupa es un buen ejemplo de ello: el color de hace una década ya se cuidaba tanto como ahora, y en absoluto producía esos moirés. De hecho, para conseguir un efecto similar en un cómic viejo, tendrías que acudir a los de bastante tiempo atrás… ¡y escanearlo o hacer fotocopias!

 

Spot On aparecido en Búsqueda de Lobezno: Proyecto Adamántium nº 1

BÚSQUEDA DE LOBEZNO: ARMA PERDIDA 1 DE 2: EL LADO NOIR

Arranca la miniserie integrada dentro de “La búsqueda de Lobezno” en que los investigadores del Universo Marvel llevan la voz cantante. De las cuatro que conforman este proyecto, sólo ésta cuenta con guión de Charles Soule, el artífice principal de la saga, por lo que conviene prestar especial atención al cómic, cuyo autor define como una historia de detectives, en el estilo más clásico posible, lo que obliga a incorporar muchos lugares comunes de esta clase de relatos, con la intención de que pueda disfrutarse como si se tratara de una vieja novela pulp. “No quiero adelantar demasiado sobre quiénes son los villanos detrás de todo, pero ese aspecto supone un giro importante, que llevará a nuestros héroes hasta una gran revelación. Van a conseguir una gran pieza del puzle y tener una idea bastante clara de lo que pasó realmente con Lobezno”. comentaba el guionista con Jamie Lovett, de comicbook.com.

 

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
Soule ha colocado en primera línea de batalla a Daredevil, cuya colección en solitario se encarga también de escribir, pero con él no era suficiente, y de ahí el equipo que le acompaña, que no podía ser más variopinto: Misty Knight, una de las investigadoras más populares de La Casa de las Ideas, en alza desde que ingresara en el Universo Cinemático Marvel a través de la teleserie de Luke Cage; el oficial de policía Frank McGee, que fuera creado también por Soule para la colección de Los Inhumanos y, por último, la incorporación sorpresa: el mutante Cifra, que ha pasado los últimos tiempos un tanto alejado de los focos. “La idea de haber hecho suficiente trabajo en Marvel como para tener grandes tramas, etapas y personajes propios y que puedo usar cuando esté creando algo nuevo no puede ser más chula”, continuaba Soule. “Ya he comentado muchas veces cuánto me gusta escribir a Frank McGee, el canoso exdetective que abandonó su antigua vida cuando fue golpeado por las Nieblas Terrígenas y descubrió su ascendencia inhumana. Es divertido dejarlo caer dentro de las historias, y encaja con Daredevil verdaderamente bien. Añadir a esos tipos, y a Misty y Cifra, al misterio más grande del Universo Marvel, lo que está sucediendo con Lobezno, parecía un ajuste natural”.

DE ENTRE LAS SOMBRAS
El veterano artista italiano Matteo Buffagni se encarga del dibujo de Búsqueda de Lobezno: Arma perdida. Nacido el 18 de febrero de 1984 en Parma, Buffagni desarrolló una sólida carrera en la industria de su país antes de saltar a Estados Unidos, siendo responsable de la modernización de Diabolik, uno de los más icónicos personajes italianos. Su destino cambió en 2010, después de que mostrara su portafolio al entonces cazatalentos de Marvel y hoy Director Editorial C. B. Cebulski. La Casa de las Ideas lo fichó de inmediato, y desde entonces ha acometido arcos argumentales de Lobezno Oscuro, Vengadores, reuníos, Daredevil, El Asombroso Spiderman o una miniserie de la versión Ultimate de Iron Man. Recientemente, se encargó del relato incluido en el volumen Generaciones que protagonizaban El Increíble y El Alucinante Hulk. A lo largo de los dos últimos años, Buffagni ha desarrollado un nuevo estilo, en el que las masas de negro se han vuelto fundamentales, de cara a ocultar o mostrar a los personajes y los fondos, de manera que esta miniserie la considera una importante prueba para él. “En pocas palabras, estoy tratando de tener cosas que emergen de las sombras, con fuertes contrastes y algunos trucos de luz”, decía también en comicbook.com. “La parte difícil de juntar tantas zonas negras es mantener una narrativa clara. Es todo un reto mantener a raya tu ego y que no domine la página”. De cara a potenciar las habilidades de su compañero, Soule confiesa que ha intentado situar en su guión el mayor número posible de pistas falsas, barras de bar en penumbra y noches neblinosas.

 

Spot On aparecido en Búsqueda de Lobezno: Arma perdida nº 1

ULTIMATE X: NACIMIENTO, DESTRUCCIÓN Y RENACIMIENTO

“Ultimatum” puso de revés el Universo Ultimate, pero sobre todo rompió en mil pedazos a los mutantes de La Patrulla-X. No en vano el caos desatado durante la saga era consecuencia directa del descubrimiento de que el homo superior no era más que una creación artificial, en lugar del siguiente paso de la humanidad. A lo largo de una demoledora saga en cinco partes, Jeph Loeb, un guionista sin miedo a romper jarrones chinos, y el viejo conocido de la casa David Finch narraron el combate definitivo entre Magneto y la humanidad, un apocalíptico choque en el curso del cual murió la plana mayor de los héroes y villanos del Universo Ultimate, entre ellos muchos de los hombres-X y sus enemigos.

 

En la lista de bajas estaban incluidos las más importantes piezas de La Patrulla-X, como Lobezno, Cíclope, el Profesor Xavier o Magneto, pero también otros, que se habían ganado un lugar en el corazón de los lectores: El Ángel, La Bestia, Dazzler, Emma Frost, Rondador Nocturno, Polaris, La Mole, Juggernaut… ¿Qué es lo que pretendían realmente Loeb y Marvel con semejante masacre? Muy sencillo: devolver la atención de los lectores al Universo Ultimate, pero también convertirlo en un lugar imprevisible, donde cualquier cosa pudiera ocurrir, incluso lo que pareciera imposible.

 

Es en ese contexto, en el que los mutantes volvieran a ser señalados como el principal peligro a erradicar de la faz de la Tierra (tal y como ocurría en el comienzo de Ultimate X-Men, con aquellos Centinelas que pisoteaban mutantes), es donde se sitúa este proyecto, Ultimate X, que apuesta por desvelar el destino del homo superiordentro de este cosmos particular y una vez que han perdido la consideración de héroes que algún día llegaran a atesorar. Lo paradójico del caso es que es el propio Jeph Loeb, el hombre que firmó la hoja de defunción, el que ahora se hace cargo del nuevo alumbramiento. Aquí se debe recordar que estamos ante un autor de dos caras. Es capaz de hacer obras palomiteras al máximo, que parecen verdaderos blockbustersveraniegos dirigidos por Michael Bay, y por las que recibe más palos que una estera… Y a su vez es capaz de acometer proyectos con un eminente tono clásico y nostálgico, como pudieran ser Superman: Las cuatro estaciones, Batman: El largo Halloween, o su serie de colores para Marvel (Daredevil: Yellow, Spider-Man: Bluey Hulk: Grey), donde el recurso primario es la minuciosa caracterización de los protagonistas, la búsqueda de la conexión emocional con los lectores y la recreación nostálgica de un tiempo pasado. Estas obras, al contrario que las primeras, sí consiguen la aclamación popular y el aplauso de la crítica. Es en ellas donde sale a flote el Loeb más desconocido, el que es un apasionado seguidor de los superhéroes que atesora todos y cada uno de los cómics publicados por Marvel y DC desde comienzos de los años sesenta.

 

Ultimate Xparte de los acontecimientos de “Ultimatum”, pero se sitúa en el segundo apartado de obras, con una trama que sigue la estructura narrativa clásica de las aventuras de fundación de equipo, en especial el Giant-Size X-Men #1 USA (1975. Marvel Gold. La Imposible Patrulla-X nº 1), con el que se diera a conocer la “segunda génesis” de los mutantes. Esto es, con la presentación pausada de un puñado de personajes que son reclutados por una suerte de mentor para formar parte de un nuevo grupo de superhéroes. Entre los miembros, hay algún que otro viejo conocido junto con mutantes nunca antes vistos, y todos mantienen alguna particular conexión con el pasado. La gran atracción dentro de ese elenco está en primer lugar de todas, ya que se trata del hijo de Lobezno. La muerte de Logan fue una de las sorpresas más inesperadas de “Ultimatum”, pero parece que en La Casa de las Ideas querían darse prisa en encontrar un sustituto. Loeb recurre para ello a un relato iniciático que evoca de inmediato al origen de Spiderman o a películas como American Grafitti. No faltan tampoco referencias a las circunstancias del Lobezno de la Tierra-616, de manera que las personas que han criado al vástago de Logan responden a los nombres de Jimmy y Heather Hudson, y serían por lo tanto el equivalente a la pareja que, en la continuidad clásica, le rescató de los bosques canadienses y le devolvió a la humanidad.

 

Pero este nuevo Lobezno, que Loeb nos insiste en diferenciarlo de su padre en casi todos los aspectos, salvo en los poderes curativos y en las características garras, no es sino el comienzo de un camino que tiene como objetivo descubrir qué le espera a los hombres-X a partir de ahora. Para averiguarlo, tendremos que descubrir a mutantes que no conocíamos hasta el momento, pero también saber qué ha sido de los que pertenecieran a La Patrulla-X y consiguieron escapar a la masacre de “Ultimatum”, o de aquéllos que trataban de llevar una vida normal, como es el caso de Liz Allen, la compañera de instituto de Peter Parker que resultó ser hija de La Mole. A este respecto no hay que olvidar el escalofriante papel de este villano en “Ultimatum”: durante la crisis, protagonizaba uno de los momentos más salvajes que se hayan visto jamás en el Universo Definitivo, cuando devoraba las entrañas de La Avispa y luego encontraba la muerte a manos de Hank Pym, quien a su vez le arrancaba la cabeza de un mordisco. Si a Liz le costaba aceptar su condición mutante, ¿cómo puede afrontar las terribles acciones realizadas por su padre?

 

El toque clásico queda apuntalado por la labor gráfica de Arthur Adams, el que fuera uno de los dibujantes más destacados de la Franquicia Mutante durante los años ochenta, especialmente recordado porLa Patrulla-X: Las guerras asgardianas. Adams, precursor en aquel entonces de la influencia manga y el detallismo excesivo que luego serían moneda común en los noventa, no suele prodigarse en exceso, dada su reconocida lentitud, pero tiende a contestar afirmativamente a las llamadas de Loeb, autor con el que ha colaborado en ocasiones puntuales y con el que siempre se ha divertido extraordinariamente. Pese a llevar en el tajo desde hace tres décadas, Adams mantiene toda la fuerza que tuviera entonces, de forma que podría codearse con cualquiera de las nuevas estrellas del siglo XXI y la única lástima es que no se prodigue con mayor frecuencia, porque su trazo abre las puertas a un mundo brillante en el que perderse.

 

El de crear un formidable entretenimiento es, ni más ni menos, el propósito principal de este cómic, que cumple con creces. Pero Ultimate Comics. Xtambién nos enseña que, después de la tragedia ocurrida, después de toda esa muerte y destrucción, aguarda un mañana esperanzador dentro del Universo Ultimate, y los mutantes formarán parte esencial del mismo. Estamos ante el “Capítulo Cero” de una nueva fase. La intención de Marvel estaba en lanzar, acto seguido, una nueva colección de La Patrulla-X Definitiva. Tardaría en llegar más tiempo del inicialmente previsto, pero su detonante no podía haber sido más delicioso.

 

Artículo aparecido en Ultimate X: El hijo de Lobezno

CUENTA ATRÁS A INFINITO 2: ENTRETENIMIENTO INFINITO

Siguiente episodio de nuestra divertidísima cuenta atrás hacia Las Guerras del Infinito. Si la estación de destino es al menos tan sustancial como lo está siendo el camino que lleva hasta ella, vamos a encontrarnos ante un evento verdaderamente memorable. Y es que la envergadura que cabe esperar de esta clase de historias ya la encontramos presente aquí.

Y ENTONCES LLEGÓ… ¿GALACTUS? El mejor ejemplo nos lo ofrece este número, con la irrupción del Devorador de Mundos. ¿Cómo? ¿Acaso va a ser él uno de los portadores de las Gemas del Infinito? Los desmemoriados quizás hayan podido llegar a pensarlo, pero quienes hayan visto la transformación de Galactus en Ultimates ya saben que ahora su traje es dorado y amarillo, y quienes vinieran siguiendo la etapa de Gerry Duggan en Guardianes de la Galaxia, una lectura que ya te dijimos que era imprescindible, sabrán que no se trata sino de un engaño de nuestros chicos para pillar con la guardia baja a sus enemigos. La primera vez que lo utilizaron la puedes encontrar en Guardianes de la Galaxia nº 55. En cuanto a la llegada al presente de Adam Warlock, se trata de una trama que deriva del especial protagonizado por éste. A la búsqueda de su lado oscuro, Adam se ha encontrado en realidad con un nuevo actor en este drama: ¡Estela Plateada, dominado por Ultrón!

 

LA SORPRESA DE ROBBIE Nacimientos y reencuentros de hermanos… ¡este cómic lo tiene todo! Descubrir que Robbie Rider pertenece ahora a La Hermandad de Aves Rapaces es algo que deja boquiabierto a Rich, pero no tanto a nosotros, puesto que fue algo que descubrimos, ¿adivinas dónde?, sí, en la etapa Duggan de Guardianes. Repasa Guardianes de la Galaxia nº 60 para todos los detalles al respecto de cómo ha llegado a ocurrir tal cosa.

 

LOS HILOS INVISIBLES Hemos de confesar que éste es el primer episodio de la saga que comentamos tras el visionado de Los Vengadores: La Guerra del Infinito, la traducción correcta que debería tener en nuestro país la tercera película de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra, cuyo argumento se estructura alrededor de la búsqueda y recolección de las Gemas del Infinito por parte de Thanos. Ya podemos establecer algunos paralelismos entre la película y el actual cómic. Ambos mantienen su independencia, pero se retroalimentan entre sí, con temas, personajes, objetos y situaciones. Por ejemplo, no parece en absoluto casual que, en el filme, Thor acuda a Eitri, uno de los enanos de Nidavellir, para forjar su nuevo martillo, y en la primera página de cada número de esta miniserie nos estemos encontrando con un enano de Nidavellir obligado a forjar un objeto que todavía desconocemos… aunque por nuestro Bullpen todas las apuestas están sobre un nuevo Guantelete del Infinito, o quién sabe si cualquier otro objeto para engarzar las gemas. Otro detalle que llama mucho la atención es que Duggan venga utilizando el Mundo del Alma, el interior de la Gema del Alma, como escenario fundamental de su historia. Allí fue donde encontramos a la Gamora anciana: la parte de Gamora que nunca resucitó y permaneció dentro de la gema. Y allí es donde fue a parar la conciencia de Hank Pym después de que, en Cuenta atrás a Infinito nº 0, después de que Ultrón se hiciera con ella. En la película, todo apunta a que, en los instantes finales, Thanos también se encuentra en ese mismo escenario.

 

LA BÚSQUEDA DE LOBEZNO. ALFA: EL CÓMIC QUE BENDIS NO ESCRIBIÓ

Hace tres años y medio, en enero de 2015, veían la luz en España los cuatro números de la miniserie La muerte de Lobezno, con la que Charles Soule y Steve McNiven eliminaron al mutante más popular de Marvel. ¿Cómo llenar el enorme vacío que dejó Logan? En la editorial se apañaron bastante bien. Primero, nos ofrecieron un largo arco argumental en veinte partes, “Lobeznos”, en que seguimos la pista a diversas variantes del personaje, mientras nos preguntábamos quién se quedaría con su nombre. La elegida fue su clonLaura Kinney, hasta entonces conocida como X-23, que pasó a ser Lobezna. En paralelo, “Secret Wars” nos trajo de vuelta a El Viejo Logan, y más tarde, en Patrulla-X Azul, todavía veríamos la llegada deJimmy Hudson, el hijo de Lobezno en el Universo Ultimate. No cabe duda de que la naturaleza del UniversoMarvel abomina el vacío, y cuando alguien especialmente destacado desaparece, todas las fuerzas tratan de llenar su hueco con unas cuantas copias del mismo, pero… no hay nada como el original, ¿verdad?

 

LOS PLANES QUE FUERON

El regreso de Lobezno tuvo lugar en Marvel Legacy Alfa, donde reaparecía, en circunstancias pendientes de ser aclaradas, pero en posesión de una de las Gemas del Infinito, la Gema del Espacio. Este objeto de poder le ha permitido, en los últimos meses, moverse a lo largo de todo el planeta de manera instantánea, lo que se ha traducido en múltiples apariciones breves en un buen número de títulos. Además de en cada serie respectiva, hemos reproducido esas páginas en El Viejo Logan nos88-91. El personaje también se encuentra entre los protagonistas destacados de Cuenta atrás a Infinito, también a cuenta de la posesión de la Gema del Espacio. Pese a todo, faltaba reconectar a Lobezno con el Universo Marvely, evidentemente, con La Patrulla-X, y a eso está consagrado este proyecto. Inicialmente, en el Bullpenlo concibieron como una suerte de homenaje a la estructura de lo ocurrido tras la muerte de Superman, cuando surgieron cuatro versiones diferentes del Hombre de Acero, reclamando ser el auténtico. Eso se traduciría en cuatro miniseries que iba a escribir Brian Michael Bendis… pero, entonces, en lugar de homenajear una historia de Superman, el de Cleveland se despertó un día con la idea de escribir al propio Superman. En Marvelnos quedamos sin Bendis, y los editores pasaron a su siguiente opción, que era la más obvia de todas: la persona que nos había llevado hasta un mundo sin Lobezno debía ser quien nos lo devolviera.

 

ESTRUCTURA DE UN REGRESO

En 2014, sorprendió que Charles Soule fuera el elegido para narrar la muerte de Lobezno, puesto que este guionista había permanecido hasta entonces alejado del cosmos mutante y, de hecho, había sido PaulCornell quien se ocupó de conducir al personaje hasta la situación en que lo tomó Soule en aquella miniserie. Imposibilitada la Operación Bendis, no es en absoluto extraño que Marvel haya confiado en él para desandar el camino. “Mentiría si dijera que no empecé a pensar en maneras de sacar a Lobezno fuera de esa tumba de adamántium tan pronto como lo coloqué ahí”, explicaba a Tucker Chet Markus, nuestro compañero de Marvel.com. De esta manera, Soule se encarga de escribir este especial de apertura, y también una de las cuatro miniseries de las que se compone el proyecto: Búsqueda de Lobezno: Arma perdida. En España, lanzaremos esas miniseries de manera individualizada, mediante entregas dobles bimensuales. Por lo tanto, cada mes, a partir de septiembre, tendrás disponibles dos lanzamientos bajo el epígrafe de “Búsqueda de Lobezno”. Esto nos permite también ofrecer las cuatro miniseries en otros tantos meses, sin necesidad de mezclar episodios, lo que facilita que cada lector decida cuáles de ellas está interesado en seguir. Por último, en enero, llega el especial Omega en el que desemboca toda la trama, del que a día de hoy todavía desconocemos su título. Para más detalles, no dejes de consultar mes a mes nuestro checklistde novedades.

MARVEL POWERS UNITED VR TRAILER DE LANZAMIENTO

1983. DE CÓMO CLAREMONT MUEVE TODAS SUS FICHAS

Es 1983. La serie ha encontrado una nueva identidad que Claremont define como una síntesis de sus teleseries favoritas. Quiere que Uncanny X-Men tenga el humor inteligente de MASH y Lou Grant, ese humor que puede llegar a ser cortante como un cuchillo, mezclado con el estilo de Canción triste de Hill Street. “En el primer episodio”, explica, “pueden utilizarse cuarenta minutos para introducir dos encantadores policías. En el siguiente capítulo, salen por la puerta y les disparan unos yonquis. No están muertos, pero creesque están muertos. Entonces se introduce otra trama, y no sabes que pasa con los dos policías hasta los cinco minutos finales. Entretanto, estás en el sillón comiéndote las uñas. Nunca sabes si va a morir alguien, si las relaciones emocionales van a seguir igual”. Así es como quiere que funcione la Patrulla-X. Eso es lo que trata de hacer, crear ese sentido de realidad, de suspense, de envolvimiento. Dejar que sean los personajes quienes conduzcan la historia. El guionista lo único que tiene que hacer es colocar las fichas en la casilla del tablero que les corresponde.

Primera ficha, Los Morlocks. Son el grupo de mutantes que habita las catacumbas de Nueva York y que secuestra al Ángel por orden de su líder, Calisto, quien pretende convertirlo en su príncipe consorte. Claremont inventa a estos mutantes que se marginan a sí mismos a partir de dos fuentes bien distintas: por una parte, el argumento planeado junto a Byrne sobre Calibán.

 

-¿Por qué peleamos con ellos? Son mutantes como nosotros.

-Como nosotros no. Son Guapos. Quiero hacerles daño.

Por la otra, los Morlocks toman su nombre, según pone Claremont en boca de Calisto, de los personajes de La Máquina del tiempo, de Herbert George Welles. En esta novela, los Morlocks son una de las dos razas en las que ha degenerado la humanidad en un futuro lejano. Unos, los Eloi, habitan la superficie, son bellos, rubios e indolentes. Representan a los capitalistas. Los otros, los Morlocks, se ocultan en túneles intraterrestres, son pequeños, pálidos y feos. Representan a los proletariados. “La seguridad demasiado perfecta de los habitantes del Mundo Superior”, escribe Welles, “les había llevado, en un pausado movimiento de degeneración, a un aminoramiento general de su estatura, fuerza, e inteligencia (…) ¿No era natural, entonces, suponer que era en aquel Mundo Subterráneo donde se hacía el trabajo necesario para la comodidad de la raza que vivía a la luz del sol?”. Los Morlocks de Welles han sido marginados, obligados por los Eloi a trabajar en cuevas. Como consecuencia de ello, han adquirido su horrible aspecto. Al revés, los de Claremont se han automarginado con motivo de su naturaleza mutante. ”No le importamos a nadie. Nos odian y cazan por culpa de poderes que no queremos o no entendemos. Somos deformes y solitarios. El Callejón es un refugio nuclear construido en la Guerra Fría. Lo abandonaron y yo lo encontré e hice de él un santuario para los que son como yo”, explica Calisto (UXM 170, VI 83). Los Morlocks se sitúan ante los hombres-X como los verdaderos mutantes marginados. Son feos, tienen poderes todavía más feos, viven en las cloacas. Es mucho más fácil ser un marginado cuando tienes aspecto de diosa africana, puedes controlar los elementos y vives en una mansión rodeada por bosques paradisiacos.

Segunda ficha, Tormenta. Claremont quiere llevar a su mujer-X favorita hasta donde Byrne jamás le hubiera dejado. “Los valores en los que Tormenta creía ya no le sirven y no puede volver a ser como antes”, dice el Padre Mutante. “Tras muchos años ha abierto las compuertas, ha perdido sus inhibiciones y ha pasado de ser una persona serena y casi sin emociones a todo lo contrario”. Obligada a luchar en un duelo de honor contra Calisto para poner a salvo a Kitty, Tormenta no duda en atravesar el corazón de la líder Morlock. “La Ororo que conocí habría muerto antes que matar. Está cambiando. Lo más terrorífico es que a ella no parece importarle”, concluye Rondador. Ese cambio se radicaliza en el viaje a Japón, donde conoce a Yukio, la amiga de Lobezno, de la que aprende que “la vida es la máxima aventura. La muerte es el premio que nos espera a todos. Ya que es inevitable, ¿por qué preocuparse?”. Las correrías junto a Yukio le valen perder gran parte de su cabellera en un incendio, motivo suficiente para cambiar su aspecto al de una punk vestida de cuero. Esta transformación radical ejemplifica la evolución del personaje desde que fuera seducida por Drácula y luchara contra el Nido. La idea surge de una conversación de Claremont con Weezie Jones en la que ambos coinciden en que el papel de niña inocente del grupo hace tiempo que ha pasado a manos de Kitty. Es, por tanto, el momento adecuado para llevar a Ororo en una dirección distinta. “Lleva casi diez años con el mismo uniforme, va siendo hora de cambiárselo” dice Claremont, que encarga varios diseños a Smith. Finalmente se queda con uno en el que la mutante aparece con una cresta de indio mohicano. “No podemos hacerle esto”, dice Weezie Simonson. Y tras una pausa, añade: “…aunque tiene una pinta genial. Vamos a hacer una prueba”. La prueba consiste en enseñar el dibujo a una niña, que, inmediatamente, se echa a llorar. “Ésa no es Tormenta”, berrea la niña. “Es perfecto”, decide Jones. “Nos van a matar, pero es perfecto”. Prueba superada.

Tercera ficha, Pícara. Con el UXM 171 (VII 83), Claremont pone a prueba su capacidad literaria para escribir un cómic en el que los protagonistas pasan gran parte de las veintidós páginas sentados en un sofá y discutiendo. Discuten sobre si admitir a una antigua enemiga en sus filas. Creada para la Hermandad de Mutantes Diabólicos, Pícara tiene potencial suficiente como para convertirse en mujer-X. Michael Golden la peina en el The Avengers Annual10 con dos tiras blancas a cada lado del pelo, según un diseño de Ed Hannigan. Picara aparece poco después en los Dazzler 22 a 24 (XII 82-II 83), donde Frank Springer confunde el tinte capilar con canas. Da la impresión de que la mutante tenga cuarenta años. El error se descubre demasiado tarde como para corregirlo, aunque no para rectificar en lo sucesivo. La Pícara que en el UXM 171 se planta ante la puerta de Xavier en busca de ayuda apenas alcanza la veintena. Es una niña asustada que pone a prueba, de nuevo, el grado de tolerancia de los hombres-X. “Mis poderes están fuera de control. El más mínimo contacto dispara la absorción. Ya no sé que pensamientos son míos. Me miro en el espejo y veo una extraña”, dice ella. “Si quieres mi opinión, es el castigo a tus crímenes”, respuesta de Rondador muy parecida a la de Kitty, Coloso o Lobezno, por no hablar de Binaria, que ya tiene la excusa perfecta para irse con los Saqueadores Estelares. Xavier es el único dispuesto a dar una oportunidad a Pícara: “Fuiste tú, Ororo, quien me dijo que Lobezno merecía ser un hombre-X, no por su carácter, sino por su potencial para el bien. El mismo argumento sirve para Pícara. Claro que es arriesgado aceptarla, pero piensa en la alternativa. Al menos con nosotros tiene la oportunidad de una mejor vida. Echarla es condenarla. Y eso nunca se lo haré a un mutante mientras quede vida en mí”

Cuarta ficha, Lobezno. Los UXM 172 y 173 (VIII-IX 83) enlazan con el argumento del L: WO 4 (XII 82). De nuevo el relato pasa a estar contado por Lobezno, en vísperas de su matrimonio con Mariko. Por primera vez, Logan viste con el atuendo de un samurai, imagen extraída por Paul Smith de una enciclopedia juvenil. Tras probarlos contra los Nuevos Mutantes (TNM 5 y 6, VII-VII 83), Claremont recupera a dos villanos procedentes de sus años en Marvel Team-Up: el Samurai de Plata y Víbora. El primero resulta ser el hermanastro de Mariko, que quiere eliminarla para controlar los negocios sucios de su padre muerto. Lobezno recorre Tokio en compañía de Pícara, a la que no le perdona que absorbiera la mente de su amiga Carol Danvers. Picara acaba salvando la vida de su compañero y de Mariko aún a costa de estar a punto de perder la suya. Lobezno decide dejar que absorba sus poderes para que pueda curar sus heridas, a pesar del peligro que entraña. “Soy un hombre que paga sus deudas. Te sacrificaste por Mariko. Es justo que te devuelva el cumplido”

Quinta ficha, Madelyne Pryor. El romance entre Madelyne y Cíclope avanza al mismo tiempo que los lectores y el mismo Cíclope acumulan sospechas. A su parecido con Jean Grey se suma que la chica adivine una comida favorita porque puede “leer el pensamiento”, o que salga indemne de un accidente de avión ocurrido en el mismo momento de la muerte de Fénix. “¿Puede un amor como el de Jean y Scott sobrevivir a la muerte?”, se interroga Xavier. “Más aún, ¿qué es la muerte para alguien como Jean? El parecido físico de Madelyne puede no ser más que una cruel coincidencia unida a nuestras fantasías”. Cuando Cíclope se atreve al fin a hacer la pregunta que está en boca de todos desde hace meses, Madelyne responde convirtiéndose en Fénix Oscura (UXM 174, X 83).

Sexta ficha. Mente Maestra. La concienzuda planificación que llevan a cabo Claremont, Smith y Jones les permite engañar a su público, hacerle creer que está ocurriendo lo que no está ocurriendo mientras las pistas para desentrañar el misterio aparecen a la vista de quien sepa leer entre líneas: Mística tiene un sueño similar a las alucinaciones que tuviera en su momento Jean (UXM 170). Jason Wyngarde está presente en el sueño. Desde el principio queda clara su implicación; nuevamente volverá a actuar para impedir el matrimonio de Lobezno y Mariko (UXM 173, IX 83) o para volver paranoico a Cíclope (UXM 174). Que Mente Maestra sea un aliado de Madelyne o se limite a manipularla para hacer creer a todos que es Fénix renacida de sus cenizas no queda claro hasta la mitad del UXM 175, cuando él mismo confiesa haber organizado la trama con el fin de que la Patrulla-X asesinara a Madelyne, esa inocente que le recuerda a Jean Grey: “Ella me volvió loco. Más tarde me recuperé. Maldito para siempre por el recuerdo de lo que fui y jamás volveré a ser. No puedo vengarme de ella, pero puedo hacer que sus seres queridos sufran por ella”, incluidos los lectores.

Tras la derrota de Wyngarde, Cíclope se confiesa ante la tumba de Jean, ubicada, curiosamente, en el cementerio del Bard College, donde Claremont estudiara teatro en su juventud. “Te amé Jean. Y amo a Madelyne”, dice. “Lo nuestro fue mágico, siempre lo recordaré. Ahora, Madelyne y yo tenemos la oportunidad de crear nuestra magia y de que sea tan especial como fue la otra”. El episodio, como estaba previsto desde cuatro años atrás, termina en boda.

Como dice Cíclope, si los años con John Byrne fueron mágicos, éstos también pueden serlo, aunque de una manera diferente. Punto final a la época clásica de la colección, Desde las cenizas simboliza el gran exorcismo de los fantasmas de las Navidades pasadas -las de 1980, en concreto-. Primero, el fantasma de Byrne queda atrás gracias a los bellísimos dibujos de Paul Smith (Jean Grey nunca fue tan guapa) y a un Claremont que demuestra capacidad para escribir en solitario con el pulso maestro que algunos le concedían sólo en compañía de su anterior compañero de fatigas; segundo, el fantasma de Fénix también acaba anulado. Los fans que no dejaban de insistir en su vuelta tienen ahora a Madelyne Pryor.

Portada no publicada de Uncanny X-Men 179

 

El único problema es, ay, que Paul Smith, ay, Paul Smith, ese dibujante con el que Claremont y Weezie se quedarían de por vida, dice que muy bien, que se lo ha pasado en grande, que tiene la cartera llena, que se ha hecho un nombre y que se coge la moto y se va. Así como suena. Todavía con la boca abierta ante la decisión de un chico con el que no han tenido un sólo problema pero que parece más interesado en otras cosas, guionista y editora acuerdan pedir los servicios de John Romita Jr, que acepta inmediatamente, lo que le supone tener que dibujar las páginas de la boda. Romita viene de hacer The Amazing Spider-Man. No sólo sabe dibujar superhéroes, también callejones, mesas, papeleras, gente normal… eso lo convierte en una elección perfecta para el ambiente a lo Canción triste de Hill Street que quiere conseguir Claremont, con Tormenta, Pícara y alguna otra futura incorporación pasando a un primer plano, mientras que los personajes clásicos, como Lobezno, Coloso o Rondador, sostienen la acción y Cíclope queda fuera ante su reciente matrimonio. Por otra parte, dada la estrecha vinculación de la serie con su hermana pequeña, The New Mutants, Claremont empieza a tejer una complicada tela de araña en la que los subargumentos y referencias a sucesos pasados y paralelos se agolpan uno tras otro, lo que produce una sensación de historia-río que aumenta más si cabe el grado de adicción de los fans, obligados a esforzarse al máximo para poder comprender tal o cual personaje, situación o conflicto, los cuales suceden tanto en una serie como en otra. El lector ocasional puede seguir cualquiera de las dos colecciones, pero el que desea conocer cada uno de los pasos de, por ejemplo, Magneto, ha de comprar religiosamente ambas; el que además quiera seguir al dedillo las andanzas de cuanto mutante comienza a proliferar a lo largo y ancho del Universo Marvel tendrá que hacer acopio de miniseries o de cualquier clase de proyectos especiales, cosas tan inclasificables como Obnoxio the clown vs. X-Men (IV 83), subproducto a cargo de Alan Kupperberg del que Claremont reniega hasta el punto de afirmar que transcurre en un mundo imaginario.

Tras un epílogo a Desde las cenizasen el que Romita dibuja su primer número completo (UXM 176, XII 83), el UXM 177 (I 84) recupera a la Hermandad de Mutantes Diabólicos liderada por Mística. El motivo es la reciente incorporación de Pícara a la Patrulla-X, en la que Claremont ve uno de los más suculentos conflictos de la nueva etapa que ahora se abre. La aventura enlaza con el retorno de los Morlocks y Calibán. En una aproximación urbana al mito de la bella y la bestia, Calibán renuncia a casarse con una Kitty obligada por una promesa de honor. “No sé si te amaré alguna vez, Calibán”, dice ella, “pero me siento orgullosa y honrada de tenerte como amigo”

1984. EL IMPACTO DE SECRET WARS EN LOS MUTANTES

El dragón hembra que se trae Lockheed de las Secret Wars apenas da problemas. En el rocambolesco número de vuelta (UXM 181, V 84) Claremont lo convierte en un Godzilla de enormes proporciones que desaparece al final del episodio. Ya se le ocurrirá más tarde una forma de explicarlo. Lo de Kitty es más complicado. Hace falta un razonamiento lógico que justifique el cambio de planes. Para ello, se vale de Doug Ramsey, un compañero de clase de Kitty que aparece por primera vez en TNM 13 (III 84). Doug y Kitty tienen los mismos gustos, la misma edad y se llevan de maravilla, lo que hace dudar a Coloso de sus verdaderos sentimientos. “Soy un campesino ignorante de una sociedad y una cultura tan extrañas que para ella podrían ser de otro planeta. Kitty fue un sueño. Quizás sea hora de despertar y enfrentarse a la realidad”, reflexiona (UXM 180, IV 84). Eso ocurre unas páginas antes de entrar en la máquina del Todopoderoso, en el mismo cómic en el que la Reina Blanca secuestra a Kitty. A falta de la Patrulla-X, los Nuevos Mutantes tendrán que rescatarla (TNM 15-17, V-VII 84), excusa argumental que justifica su ausencia de las Secret Wars. La relación con Coloso se rompe nada más volver éste del planeta del Todopoderoso (UXM 183, VII 84), con un diálogo en primera página, sencillo y duro como un millón de bofetadas.

 

-La Patrulla y tú fuisteis llevados a la otra punta del universo y no me has contado nada. Me siento herida. ¿Os pasó algo interesante?

-Conocí a alguien y nos enamoramos.

 

El Universo Marvel ha conocido rupturas amorosas, pero nunca una tan pegada a la realidad como la de Kitty y Coloso. La identificación del público adolescente con la serie vuelve a ser completa. “Le odio, Ororo. Con toda mi alma. Le quiero”. Son palabras de Kitty, pero podrían haber sido pronunciadas por casi cualquier seguidor de la Patrulla-X. La explicación lógica a lo que realmente ha ocurrido en las Secret Warsla pone Claremont en boca de Lobezno: “Es fácil añorar un amor perdido, fantasear sobre lo que pudo ser, aunque sabes que nunca llegará a serlo. Una buena excusa para no afrontar los riesgos y exigencias de la realidad”. El romance de Coloso se queda en aventura pasajera, en un pretexto del ruso para no luchar contra el miedo a que fracase su relación con Kitty. El UXM 183 es uno de los episodios que más satisfecho deja al Patriarca Mutante. Incluso la única pelea que contiene, una paliza entre Coloso y Juggernaut más propia de borrachos de bar que de mutantes, tiene que ver con el tema principal del amor adolescente roto. De nuevo, una divergencia editorial produce un excelente resultado. Sus chicos de papel son más humanos que nunca. A cambio, Claremont consigue una serie limitada para la Pryde, aunque todavía no tiene muy claro cuando va a poder escribirla.

 

El inicio de las Secret Wars coincide con el relevo de Weezie Jones al frente de la edición de los títulos mutantes. El UXM 182 (VI 84) es su último número. Ese mismo mes trabaja codo a codo con Ann Nocenti, la que va a ser su sustituta. Nocenti proviene de la crítica literaria y tiene algo de experiencia en la edición, aunque jamás ha trabajado con tebeos y mucho menos con nada relacionado con mutantes. A Claremont le convence su talante liberal y progresista. “No, nunca he trabajado en esto… pero meter palabras y dibujitos en pequeñas cajas e imprimirlas en papel higiénico me parece algo casi subversivo. ¿seguro que no tiene nada que ver con las drogas?”, bromea ella. El Padre Mutante siente que trabajar con Nocenti no va a ser muy diferente de lo que ha sido trabajar con Weezie.

 

-¿Pero qué se supone que tengo que hacer? -pregunta Nocenti

-Básicamente, consiste en llevarte a Chris a comer un par de veces por semana, querida. El resto ya verás que es bastante sencillo.

Algo desocupada (y aburrida) desde que Jim Shooter pusiera a sus órdenes a una corte de eficaces editores asistentes (Elliot Brown, Peter Sanderson), los nuevos horizontes de la Jones se concretan un mes más tarde con la aparición de Power Pack 1 (VIII 84), título protagonizado por un grupo de superniños. Por primera vez, Weezie firma como Louise Simonson. Espera que la Pandilla Poder triunfe entre los lectores más jóvenes. El éxito, sin embargo, le llega entre el público habitual del mercado directo.

En su primer mes como editora, Ann Nocenti prepara, con la ayuda de Weezie, un número en el que Pícara es la protagonista absoluta. Durante los meses anteriores, Claremont la ha sometido a duras pruebas para probar su lealtad a la Patrulla-X, lo que incluye un enfrentamiento contra Mística (UXM 178, II 84) o el absorber los poderes de un Coloso transformado en Piedra (UXM 179, III 84). En esta ocasión, el Padre Mutante recupera a Michael Rossi, agente de SHIELD y ex-amante de Carol Danvers. Pícara, en un momento de esquizofrenia, cree ser Carol Danvers y se comporta como ella. Comprende entonces que no sólo robó sus recuerdos, sino también sus emociones. “Ahora, cuando Carol te mira a ti o a sus amigos, sabe quienes sois y lo que debe sentir por vosotros gracias a la terapia de Xavier”, solloza Pícara. “Pero soy yo quien siente esas emociones”. En una de las escenas de más refinada tortura hacia uno de sus personajes, Claremont deja a ella llorando en el suelo, mientras Rossi se aleja tras despreciarla. “Me gustaría tener poder para matarte”, dice. “Y yo, amor mío. Y yo”, responde Pícara. Encumbrada por los lectores como una de sus mujeres-X favoritas, Pícara es, en definición de Claremont, la Bella Durmiente a la que todos los fans quieren despertar, aunque ello les cueste la vida.

1 2 3 4