CARTAS MARCADAS: LOEB Y SALE ANTES DE LA GRANDEZA

Stan Lee y Jack Kirby, Dennis O’Neill y Neal Adams, Chris Claremont y John Byrne, Marv Wolfman y George Pérez, Garth Ennis y Steve Dillon, Ed Brubaker y Sean Phillips… algunas de las obras más destacadas del cómic estadounidense se asientan sobre los hombros de sólidos equipos creativos compuestos por un escritor y un dibujante de talentos equiparables, y cuya suma es mayor que el valor de las partes. En los años noventa, el formado por Jeph Loeb y Tim Sale destacó sobremanera gracias a la tetralogía de colores que realizó en Marvel o las historias para Batman y Superman construidas en DC Comics. Pero Loeb y Sale no salieron de la nada; antes realizaron trabajos que pasaron inadvertidos, pero que revstían un valor indudable, además de que sobre ellos tomaron impulso para sus obras más ambiciosas. La miniserie Lobezno / Gambito: Víctimas es uno de ellos.

¿Alguien recuerda a Los Retadores de lo Desconocido? Fueron un invento de Jack Kirby anterior a Los Cuatro Fantásticos, cuya presencia en los libros de historia tan sólo obedece al hecho de haber servido como precursores lejanos de La Primera Familia. en la DC Post-Crisis los editores buscaban la combinación perfecta de buenos autores y conceptos olvidados. Después de poner al día a los grandes de la casa les fue tocando el turno a los más variopintos secundones, lo que posibilitó la reinvención de personajes que hoy en día se han convertido en leyenda (Animal Man, Question, Sandman…), en un recuerdo agradable (la Doom Patrol pre-Morrison, el Capitán Atom, Halcón y Paloma…) o en todo un misterio perdido en las cajas de saldo de las librerías especializadas (la miniserie que protagonizaron estos viejos personajes).

Arrancaba la década de los noventa y ni un pelo de tonto tenía Jeph Loeb. Nacido en 1958 en Connecticut y californiano de adopción, en sus estanterías reposaban todos y cada uno de los tebeos publicados por Marvel y DC desde 1964. Todos. Una etiqueta segura de aficionado comiquero incombustible para un tipo que, hasta entonces, se ganaba la vida en la industria cinematográfica escribiendo y produciendo títulos que no entrarían precisamente en ninguna lista de obras maestras: Comando y De pelo en pecho (ambas de 1985), por poner un par de ejemplos más que ilustrativos. Afición y trabajo se encontraron, y Loeb conoció a Jenette Kahn, entonces presidenta de DC, con motivo de un proyecto de película de Flash que nunca llegó a materializarse. Loeb por lo menos salió del encuentro con la invitación a convertirse en guionista de tebeos. Y así empezó todo.

Puestos a pedir, el recién llegado quería trabajar con Batman, Superman o Wonder Woman. Ninguno de los tres estaba disponibles, de ahí que acabara fijándose en… Los Retadores de lo Desconocido. La gran ventaja era que podía hacer prácticamente lo que quisiera con ellos, que nadie iba a protestar por el tratamiento que le diera al cuarteto de aventureros. El gran inconveniente era que probablemente nadie se fijara en el cómic, pero qué diablos. Con el sueldo de Comando, había pagado la hipoteca de su chalet y no tenía grandes ahogos económicos. Podía permitirse semejantes ligerezas. Fue entonces cuando Tim Sale entró en escena. En aquel momento, este neoyorquino nacido en 1956, marvelita declarado, artista daltónico y alumno de John Buscema tan sólo había publicado sus dibujos para las novelas gráficas de la saga literaria Thieves’ World, mientras que sus miniseries de Grendel (con Matt Wagner) y Amazon (Con Steven T. Seagle) estaban a punto de salir a la calle. Barbara Kesel presentó a ambos autores y enseguida decidieron trabajar juntos. Lo que más le atrajo a Loeb fue que Sale, con su trazo limpio y elegante, dibujaba gente real, e incluso fea cuando era necesario.

Challengers se publicó a lo largo de 1991, pasando por completo inadvertida entre los lectores, pese a que reunía todas las condiciones para llegar a título de culto: un guión complejo y sin concesiones, experimentos narrativos en cada página, un montón de guiños a la cultura popular en general, y a la cinematográfica y comiqueril en particular, y un resultado difícil de leer, pero agradecido de degustar, surrealista y divertido. El mítico editor Archie Goodwin sí apreció los méritos de la miniserie y encargó a Sale una saga para Legends Of The Dark Knight, escrita por James Robinson. Goodwin estaba tan satisfecho que invitó a Sale a que preparara una segunda historia. Sale propuso a Loeb como guionista, y el resultado fue “Choices” (luego renombrado “Fears”), el primero de una trilogía de especiales de Halloween del Hombre Murciélago al que seguirían “Ghosts” en 1994 y “Madness” en 1995. Supusieron un inesperado éxito de ventas y que Loeb entrara en el radar de Marvel en general y de la Franquicia Mutante en particular, donde empezó a escribir la serie abierta de Cable, participó en “La Era de Apocalipsis”, creó a X-Man y, en lo que a nuestro objeto de interés se refiere, se trajó a su colega Tim Sale.

Formando equipo creativo, ambos se estrenaron en Marvel con una pequeña, pero muy sugestiva y sofisticada, aventura de Bishop, que apareció como complemento de The Uncanny X-Men Annual #18 USA (1994) y con la que se completa este tomo. La segunda fue la miniserie que lo encabeza, y que contaba como protagonistas con los que entonces eran los dos hombres más populares del momento: Lobezno y Gambito. Vista con la perspectiva de los años, “Víctimas” representa una saludable excepción, dentro de lo que venía siendo la Franquicia Mutante en los noventa. Era una época en la que se tendía a integrar cualquier producto dentro del maremágnum de tramas, casi siempre relativas a las figuras de Apocalipsis o Mister Siniestro y que costaban entender de manera autónoma. El dibujo solía ser abigarrado, con abundancia de poses de póster y en línea con los excesos del momento. Predominaban los escenarios desnaturalizados, desde la base secreta del villano a los futuros distópicos alternativos. Por suerte, nada de eso está aquí. “Víctimas” no es sino un relato de corte noir cargado de intimismo y que se construye con lentitud, dejando que respire la narración. Loeb parece contar la historia en voz baja, poniendo ya en práctica ese viejo truco que tanto ha repetido luego de que los textos de apoyo expliquen algo diferente a lo que muestran las viñetas, y dejando a su vez que el soberbio arte de Sale hable por sí mismo. El artista había empezado a hacer efectivo el alejamiento de los artificios gráficos utilizados con Los retadores de lo desconocido, y ya empieza a sustituirlos por una exaltada grandiosidad de la que luego haría gala en proyectos posteriores.

La miniserie funcionó bien, y podría haber sido el comienzo de un conjunto de nuevos proyectos… sólo que entonces Loeb y Sale se reencontraron con Goodwin en la San Diego Comicon, comieron juntos, se acordaron del Batman: Año Uno de Frank Miller y decidieron construir una maxiserie con los mafiosos que habían aparecido en la mítica historia. Fue así como nació Batman: El largo Halloween, la obra que lanzó al estrellato definitivo a la pareja. Luego llegaron, no necesariamente en este orden, las secuelas de ésta, Superman: Las cuatro estaciones y, claro está, la vuelta triunfal a Marvel coincidiendo con el nuevo siglo y con la Dirección Editorial de Joe Quesada. Empezó entonces la tetralogía de los colores, con su toque nostálgico y evocador, asentado en los años dorados de cada personaje protagonista, pero quedaron atrás las aventuras propias, surgidas de la imaginación de los autores y sin referentes previos sobre los que apoyarse. Las historias contenidas en este volumen se erigen así como una curiosidad, un presagio del potencial que ya atesoraban sus autores en aquel lejano 1995 y, quizás, como un precedente sobre el que construir futuros proyectos. Aquellos a los que nos gustaría ver a Loeb y Sale otra vez en Marvel, con algo nuevo, excitante y distinto a lo anterior, lo agradeceríamos inmensamente.

PATRULLA-X ORO 78 LA BODA QUE NO ESPERABAS

Te dijimos, y no mentíamos, que habría boda. Y la ha habido. Te dijimos, y no mentíamos, que el amor triunfaría. Y ha triunfado. Lo que nunca te dijimos es que quienes se casarían y vivirían felices para siempre iban a ser Kitty y Peter. En su lugar, saltan a primer plano Pícara y Gambito, la otra eterna pareja mutante con aspiraciones a pasar algún día por el altar, y de rebote se ganan serie propia dedicada a ambos. De todo ello hablaremos en la sección de este número tan especial. Quítate los zapatos de gala y ponte cómodo, que ha llegado el momento de hacer balance de todo lo que nos acaban de contar.

REVELADORAS MIRADAS AL PASADO Como en los números anteriores, estos dos últimos capítulos del arco de la boda nos dejan dos flashbacks centrados en momentos cruciales de la relación entre Kitty y Peter. Guggenheim se ha mantenido extremadamente fiel a las escenas originales, pero en algunos casos ha añadido matices muy interesantes. El que más nos ha sorprendido es el de X-Men Gold #29 USA, puesto que aquí recrea una escena que nunca habíamos llegado a contemplar, y en la que Kitty descubre que Coloso ha muerto para salvar a los mutantes del Virus del Legado. Hay que tener en cuenta que ella no estaba presente cuando tuvo lugar el suceso, en The Uncanny X-Men #390 USA (2001), y cuando acudió para encargarse de sus cenizas, en X-Men #110 USA (2001. Ambos publicados en Colección Extra Superhéroes. Patrulla-X: Vísperas de la destrucción), por lo tanto nos faltaba este momento que ahora descubrimos. El segundo flashback de este mes sí que es sobradamente conocido, y aquí precisamente Guggenheim no ha metido la más mínima morcilla. Se trata de la ruptura de la pareja, que nos rompió el corazón a toda una generación de lectores, y que tuvo lugar en The Uncanny X-Men #183 USA (1984. Marvel Gold. La Imposible Patrulla-X nº 5).

UNA SORPRESA QUE NO LO FUE TANTO El giro argumental de este cómic es una de esas jugadas que no te esperas y te dejan con la mandíbula desencajada. Lo cierto es que debemos felicitarte si has llegado virgen a la sorpresa, porque no era nada fácil, dado que el cómic se publicó en Estados Unidos hace varios meses. Pero ni siquiera los lectores de la edición original pudieron escapar al temido spoiler, puesto que los detalles fueron revelados el día antes de ponerse el tebeo a la venta, nada menos que por The New York Times. El objetivo de Marvel con esta exclusiva fue la de atraer el mayor número posible de compradores, pero maldita la gracia que hizo a los que ya estaban esperando la historia. En el mencionado diario, Guggenheim venía a decir entre líneas que ése no era precisamente el plan original que él tenía en mente: “El cómic es un medio colaborativo”, afirmaba. “Estos no son mis personajes, sino que pertenecen a Marvel. Parte de escribir a los personajes de otras personas en un universo conectado es que hay otras ideas que terminan por suplantar a las tuyas. Mi trabajo como escritor es tomar las órdenes que me dan y hacer con ellas el mejor número posible”. Hay que reconocer que, imposiciones aparte, le ha quedado un cómic de lo más redondo, fan service total. Con respecto al inesperado matrimonio feliz, hay que añadir que el siguiente capítulo de la historia llegará en forma de nueva serie: Señor y Señora X, protagonizada por Pícara y Gambito y que contará con Kelly Thompson y Óscar Bazaldúa como autores. Thompson ya escribió la popular miniserie compartida por estos personajes que acaba de aparecer, así que la nueva cabecera no deja de ser sino una continuación de aquélla. Echa un vistazo al relato, también escrito por Thompson, que nos faltaba por ofrecer del especial de la boda y que tienes en este mismo número, porque allí la escritora ya había dejado caer significativas pistas.

MARVEL EN JUNIO DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

29 de junio

Detalles sobre Spider-Geddon

 

27 de junio

Competencia aprueba la compra de Fox por Disney

Daniel Espinosa dirigirá a Jared Leto en Morbius

 

25 de junio

La alineación de Weapon X-Force

 

20 de junio

Infinity Warps: Iron Hammer y Soldier Supreme

 

19 de junio

Mr. & Mrs. X #1, por Kelly Thompson y Óscar Bazaldúa

X-Men Gold y X-Men Blue terminan en septiembre

Secret Agent: Deadpool #1, por Chris Hastings y Salva Espín

Journey Into Mystery: The Birth Of Krakoa

 

18 de junio

Campaña de teasers #WhoGetsWarped?

Amazing 800, Top One

 

15 de junio

El Spider-Man de PS4 estará en Spidergeddon

Captain America Annual #1, por Tini Howard y Chris Sprouse

Marvel restaurará Conan The Barbarian en 2019

 

14 de junio

Campaña variant covers de Motorista Fantasma Cósmico este otoño

Thanos Legacy #1, por Donny Cates, Gerry Duggan y Brian Level

Silver Surfer Annual #1, por Ethan Sacks y André Lima Araújo

Las ventas de mayo de 2018 en librería especializada estadounidense

 

13 de junio

Iceman #1, por Sina Grace y Nathan Stockman

 

12 de junio

The Unstoppable Wasp #1, por Jeremy Whitley y Gurihiru

 

11 de junio

Amazing Spider-Man Annual #1, por Saladin Ahmed y Garry Brown

 

8 de junio

Spidergeddon #1, por Christos Gage y Jorge Molina

 

7 de junio

Asgardians Of The Galaxy #1, por Cullen Bunn y Matteo Lolli

Estreno Cloak And Dagger en Freeform

 

6 de junio

Spider-Man: Into The Spider-Verse trailer

Cloak And Dagger Digital Comic, por Dennis Hopeless y David Messina

Teaser de Asgardians Of The Galaxy

 

5 de junio

Return Of Wolverine 1, por Charles Soule y Steve McNiven

 

2 de junio

Carmen Carnero, nueva dibujante de X-Men Red

 

1 de junio

Teaser de Infinity Wars: Loki & Requiem

Legión tendrá tercera temporada

MONOGRÁFICO JIM LEE 5: DE LA TIERRA SALVAJE AL ESPACIO… Y MÁS ALLÁ

La reunificación de La Patrulla-X, desbandada desde casi dos años atrás, se llevaría a cabo durante una extensa aventura que Chris Claremont y Jim Lee desarrollarían en Uncanny X-Men #269-277 USA. Tres de esos episodios, sin embargo, interrumpirían la narración para dar cobijo a un cruce con otras series mutantes, denominado “Proyecto Exterminio”. 

Aquella epopeya partiría de dos enclaves recurrentes en el pasado de los mutantes, tan fundamentales como antitéticos: la Tierra Salvaje, paraíso perdido en el que la evolución se había detenido y los pocos humanos que allí había convivían con dinosaurios, y la galaxia Shi’ar, imperio galáctico gobernado por viejos amigos de los mutantes, y donde llevaba largo tiempo aparcado el Profesor Xavier, personaje que Claremont prefería mantener alejado de sus alumnos. En la ecuación también entraría Pícara, integrante de La Patrulla-X cuya imagen, en manos de Lee, cambiaría radicalmente: la que antaño fuera la tipa dura del grupo, la antigua villana que se había ganado su puesto con sangre, sudor y lágrimas, se descubría de pronto como una auténtica belleza sureña, con un encanto que seduciría tanto a los lectores como a los protagonistas del cómic… ¡Incluso el mismísimo Magneto!

 

En cuanto a Magneto, había desarrollado una evolución modélica a lo largo de los años, que le había llevado a pasar de peor enemigo de los mutantes a valioso aliado. Los planes de Claremont pasaban por arrastrar a Magnus, uno de sus personajes favoritos, hacia una encrucijada en la que se viera obligado a asumir el papel de líder del equipo. Tales previsiones, sin embargo, se verían posteriormente frustradas por la editorial, desde la que se le exigiría a Claremont que devolviera sus galones de villano al Amo del Magnetismo… Pero en estos episodios se hacen patentes las intenciones del escritor.

La mencionada no sería la única fricción que se viviera detrás de las bambalinas, entre el veterano y respetado autor, Claremont, y la nueva atracción de la ciudad, Lee. A la hora de dibujar la historia, éste introduciría algunos cambios en el guión, como por ejemplo la presencia de los Skrull de Guerra, unos villanos que no estaban contemplados en el argumento entregado por Claremont, lo que motivó nuevas protestas del escritor. Bob Harras desoiría las quejas para apoyar a su dibujante y tenía buenas razones para hacerlo: las ventas estaban subiendo como la espuma, los lectores sentían que la colección había recuperado el pulso de sus mejores años, y muchos comparaban el tándem creativo de Claremont-Lee con el de Claremont-Byrne, mitificado en la memoria de los lectores como uno de los mejores de la historia del cómic.

 

Dinosaurios y extraterrestres. Villanos arrepentidos de aspecto regio y espías de lujo. Naves espaciales y praderas interminables. La Patrulla-X volvía a ser “el tebeo que había que leer”.

 

Artículo aparecido originalmente en Maestros Marvel: Jim Lee

MONOGRÁFICO JIM LEE 3. LA LLEGADA DE GAMBITO

Jim Lee se convirtió, de forma oficial, en el dibujante de Uncanny X-Men a partir del #267 (1990). Curiosamente, aquel primer episodio estaba firmado por los Homage Studios, que agruparía a Lee junto al también dibujante Whilce Portaccio, amigo y compañero con el que trabajaría codo a codo durante unos cuantos años, y Scott Williams, su entintador-fetiche.

 

Pero, para entender este episodio, el último de una aventura en tres partes, debemos retroceder hasta más de un año atrás: En el Uncanny X-Men #248 USA (aquel número de relleno con el que Lee había entrado en contacto con la Oficina Mutante), la Diosa de los Elementos encontraba la muerte durante una batalla contra Nanny y Creahuérfanos, dos estrafalarios villanos que Claremont había importada de X-Factor, la cabecera escrita por su buena amiga Louise Simonson.

Meses después, en UXM #253 USA, Ororo volvía de nuevo a la acción, amnésica y transformada en una niña, sin que quedasen claros los motivos de semejante cambio. Y así llegamos a la aventura que nos ocupa, en la que al tiempo que nuestra Ororo pre-adolescente huye del Rey Sombra (un viejo enemigo del Profesor Xavier), tiene lugar el encuentro con Gambito, un carismático ladrón, también mutante, con el que conectaba de inmediato.

Pese a que fueran dos dibujantes menores quienes desarrollaron los dos primeros episodios de la saga (UXM #265 y #266) sería Jim Lee quien la concluyera, en el cómic que mostramos a continuación. No en vano, había sido él quien desarrollara el diseño de Gambito, bajo supervisión de Claremont: “Es un renegado perteneciente a un clan de ladrones de Nueva Orleans. Tiene acento francés y va por la vida rompiendo corazones. Muy carismático, con un estilo parecido al de John Malkovih”, describía el guionista en sus directrices. Lee haría todo eso, pero también añadiría unos cuantos elementos de su cosecha, como la gabardina (“Para que parezca más real”, decía) y sus poderes: la capacidad para cargar objetos con energía (habitualmente cartas de una baraja), que luego arroja contra el enemigo. Un agradable detalle gráfico, que se iluminen los ojos de Gambito en el momento de producirse la carga energética, sería obviado por la mayoría de dibujantes posteriores, pero gozaría de un tratamiento exquisito en manos del coreano.

En aquel ya lejano 1990, Remy Lebeau embelesaría a cuanto individuo se cruzara en las viñetas, pero también a legiones de lectores, que le destacarían en seguida como uno de sus personajes favoritos de la nueva Patrulla-X que todavía se estaba gestando.

 

Artículo aparecido originalmente en Maestros Marvel: Jim Lee