EL ASOMBROSO SPIDERMAN 144: EL FIN DE UNA ERA. LA MARCHA DE DAN SLOTT

 

Acabamos de asistir a la despedida del que ha sido guionista principal de The Amazing Spider-Man desde 2008, cuando arrancó “Un nuevo día”, y con una preponderancia absoluta sobre el personaje desde 2011, con la llegada de “A lo grande”. Dado que además en este tiempo Amazing ha pasado por periodos en que se publicaba dos y hasta tres veces al mes, en el cómputo total Dan Slott queda como el guionista que más episodios ha escrito del personaje (180 de la serie regular, 36 más si añadimos especiales, miniseries y similares), y el único que ha sido capaz de concentrar nada menos que tres números 00: el #600, #700 y ahora #800 USA. Hace tiempo que Slott sabía que su último número iba a ser The Amazing Spider-Man #801 USA, por más que siguiera diciendo en todas las entrevistas que concedía que tendrían que arrebatarle la serie de sus manos muertas. Un día, estaba hablando con Gerry Conway, el mítico guionista que asesinó a Gwen Stacy, acerca de lo rápido que avanzaba la serie en ese momento. Cuando Conway le dijo al respecto que estaba corriendo una maratón, Slott contestó que mucho más: que estaba haciendo una maratón formada por muchos sprints. Él estaba ahí cuando la serie la escribían entre varios guionistas, se quedó luego en solitario, pasó por diversas etapas del personaje y diversas temporadas dentro de los ciclos vertiginosos que ha ido quemando Marvel en los últimos tiempos, y siempre había una siguiente marca que batir. “Y un día comprendí”, confesaba al magazine cultural Vulture, “que una vez superados los diez años y el #800 USA, la siguiente marca quedaría muy lejos. Así que siempre supe que ése sería el momento. Coincidió con la época en la que estaba haciendo ‘Universo Spiderman’, y fue una empresa muy grande, a causa de la investigación que tuve que hacer, leyendo todos los Spiderman de diferentes iteraciones, trabajando con dos dibujantes diferentes y varios guionistas… en medio de eso, estaba como ‘Aaaaaaah’. Estaba siendo muy consciente de algo en plan ‘Vale, creo que se me ha roto algo por dentro. Pero si Spiderman puede, yo puedo’. Así que alcanzar el #800 USA se convirtió en mi objetivo final. Bueno, el #800 USA en realidad no, sino el #801 USA. Sólo hubo una marca que renuncié a superar, y fue la de hacer más cómics de Spiderman que nadie. El motivo fue Brian Michael Bendis. Él seguía escribiendo y escribiendo, primero Ultimate Spider-Man, luego Spider-Man, y asumí que nunca iba a dejarlo. Si hubiera sabido que se iría a DC, me hubiera quedado más tiempo. Ya había decidido que me marchaba, se lo había dicho a todo el mundo y en Marvel habían puesto en marcha la maquinaria de sustitución. Entonces Brian se fue y yo me puse a gritar ‘Noooooo’. Era como estar subiendo el Everest y que a quince metros para la cima alguien hubiera puesto una bandera en la cima. Pero, ¿sabes qué? Para que este plan funcione, no tiene por qué ser The Amazing Spider-Man. Dentro de dos o tres años puedo volver con Web Of Spider-Man o una nueva versión de Untold Tales Of Spider-Man. Sólo tendré que hacer 18 o 20 números y estaremos bien”. Particular mención merece la guinda final, ese maravilloso episodio para el que regresa a casa Marcos Martín. “Quería una suerte de bis, algo que sonara sincero, que fuera un intento de acercarse a lo que había hecho Roger Stern con ‘El niño que colecciona Spiderman’, el tipo de historia en el que explicar lo que significa Spiderman para él, justo a continuación de la mayor batalla de la vida del trepamuros”, añadía el escritor, esta vez en declaraciones a Dave Richards, de Comic Book Resources. “Marcos es uno de mis dibujantes favoritos de todos con los que he trabajado. Hace tiempo que le pedí que, cuando llegara el momento de marcharme, aunque fuera dentro de mucho, volvería y dibujaría mi último número. Me escuchó y le pareció bien”. Por nuestra parte, nos queda tanto que decir de estos cómics, pero el espacio nos ha condenado a no dejar ni siquiera una línea para comentar algo tan traumático como la muerte de Flash. Los que sí nos gustaría añadir es que Slott, con esta década de tebeos, se ha situado entre los más importantes autores del personaje, quizás sólo por encima de Stan Lee, Gerry Conway y Roger Stern. Y un logro así es algo de lo que debe sentirse extraordinariamente orgulloso.

 

Texto aparecido en El Asombroso Spiderman nº 144

EL ASOMBROSO SPIDERMAN 143: UN AÑO DESPUÉS

Estamos haciendo las maletas, como quien dice, y Dan Slott quería dejar atados y bien atados todos los cabos sueltos que han ido quedando pendientes a lo largo de su larga etapa. Había uno del que nos habíamos olvidado por completo, y era el de Escorpio, atrapado durante todo un año de Tiempo Marvel y que ahora regresa. Ojo, porque el Tiempo Marvel ya sabes que es esa cosa más flexible todavía que la telaraña de Spidey: tan pronto pueden ser siete, ocho, nueve o diez años de publicaciones en el mundo real… ¡como apenas dos! Y es que el incidente de la puerta dimensional tuvo lugar en The Amazing Spider-Man vol. 4, #11 USA (2016. El Asombroso Spiderman nº 120).

 

 

EL REGRESO DE NED LEEDS

La estructura narrativa elegida para estos últimos pasos de la etapa Slott han obligado a que el especial que aquí te ofrecemos se sitúe cronológicamente entre dos capítulos de la saga contenida en este tomo. ¡Nosotros fuimos los primeros sorprendidos cuando el propio Slott nos lo comentó, pero no seremos los que le enmendemos la plana! El caso es que el Annual #42 USA, para el que se recupera la numeración clásica en consecuencia con Marvel Legacy, nos ha procurado la vuelta de uno de los secundarios más enterrados de la Franquicia Arácnida, nada menos que Ned Leeds. Competidor de Peter por el corazón de Betty, marido de ésta, injustamente asignado para ser el hombre detrás de la máscara de El Duende, muerto a manos de los esbirros de El Arreglador, rehabilitado por Roger Stern cuando nos descubrió la verdadera identidad del villano de la capucha… parecía que nunca más íbamos a saber de él, pero ya sabes que no hay nada que dure para siempre en el Universo Marvel. Quizás, sólo quizás, su regreso tenga algo que ver con el hecho de que, en el cine, el mejor amigo de Peter Parker responde por el nombre de Ned Leeds, aunque en realidad sea lo más parecido que nos hemos encontrado a Ganke Lee. El Annual, además, nos deja un nuevo cumpleaños de Peter, aunque sin velas que contar. ¡Esta vez Marvel no quería que concretáramos la edad al personaje!

 

Y EL DIABLO TUVO UN AMIGO

El mes que viene, tendremos el apoteósico cierre de etapa del que venimos hablando, pero estos números nos han servido para preparar el terreno, con esa inesperada unión entre Norman Osborn y el simbionte de Matanza, que convierten al antiguo Duende Verde en el más formidable enemigo al que se haya enfrentado nunca Spidey. Fíjate que hay otro argumento pendiente que cerramos en este número y que venía de los tiempos de nada menos que Joe Michael Straczynski y John Romita Jr. Desde The Amazing Spider-Man #503 y 504 USA (2004. Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 5) Loki le debía un favor a nuestro héroe. ¡Catorce años de espera para cobrárselo! Nuestra impresión es que, a Spidey le espera una prueba tan dura en su enfrentamiento con Norman, que Slott quería deshacerse primero del comodín de Loki. Ten en cuenta que esta saga ha levantado tal grado de atención en Estados Unidos que el Amazing #796 USA, con la primera aparición completa del Duende Rojo, se ha convertido en una pieza de coleccionismo por la que se llega a pagar diez veces su valor original en las casas de subastas digitales. Y antes de cerrar, un aviso sobre el mes que viene: se pondrán a la venta dos entregas de la serie, de forma excepcional y por cuestiones de coordinación, de cara a mantener la distancia con la edición USA.

 

EL DESAFÍO (SEGUNDA PARTE): ENCUENTROS MISTERIOSOS

El segundo volumen de “El desafío” comienza con una aventura de una longitud considerable y termina con otra, también formada por varios episodios. Las protagonizan villanos ligados directamente con el argumento central del evento, esa sucesión de amenazas que la familia Kraven está lanzando contra Spiderman, pero entre una y otra Stephen Wacker reservó un espacio para relatos más cortos, con una duración de apenas un número, o incluso menos, que denotan la intención del editor de reunir al mayor número de antagonistas arácnidos posibles. Y sí, tal y como estaba previsto en un primer momento, en el repaso hay muchas amenazas clásicas, pero algunas creaciones modernas reclaman también su hueco, como ocurre con el Señor Negativo y con el nuevo Buitre.

 

 

La primera vez que un chavalín llamado Dan Slott se cruzó con Mysterio era una mañana de sábado, cuando aquel niño que admiraba a Spiderman como a ningún otro superhéroe descubrió que entre los peores villanos del trepamuros se situaba un tipo con una pecera en la cabeza. No, no fue en un cómic donde Slott descubrió a Quentin Beck, sino en un episodio de la serie animada del Hombre Araña de finales de los años sesenta. En lugar de preguntarse qué diablos hacía aquel tipo con esas pintas, su reacción fue la de tantos otros: la fascinación. Y es que lo extraño, inusual e incluso aparentemente ridículo suele mezclarse en los villanos diseñados por Steve Ditko, pero el resultado global no suele producir risas, sino todo lo contrario. El personaje que nos ocupa debutó en The Amazing Spider-Man #13 USA (1963. Marvel Gold. El Asombroso Spiderman nº 1). Se trataba de Quentin Beck, un consumado especialista en efectos especiales que, tras ver frustrada su carrera en Hollywood, había conducido su actividad hacia el mundo del crimen, de manera que se enfrentaba a Spidey recurriendo a trucos de prestidigitador, engañando al trepamuros acerca de cuanto le rodeaba. “Nadie se parece a Mysterio”, afirma Slott. “Y cuando eres un niño y estás garabateando a todos tus héroes y villanos, éste es muy fácil de hacer. ¡Una pecera en la cabeza!”. De cara a su aparición en “El desafío”, en Marvel decidieron llevar a cabo un rediseño, del que se ocupó el propio dibujante de la aventura, Marcos Martín. Pero éste y Slott tenían una petición al respecto. Lo explica el escritor con estas palabras: “Marcos y yo insistimos mucho en que la pecera tenía que quedarse. ¡Si no hay pecera, no hay Mysterio!”.

 

Slott pidió expresamente escribir la saga, antes incluso de que se tomara la decisión de sistematizar el regreso de los grandes villanos arácnidos: “Le he dado vueltas en mi cabeza a esta aventura desde el primer año. Mysterio siempre funciona mejor cuando Spiderman no sabe que está luchando contra él. Me gusta que sea un secreto, una sorpresa, alguien que está trabajando detrás del escenario. En el momento en que Spidey descubre que se enfrenta a Mysterio, ha de esperar lo inesperado. Su mayor poder está en mantenerse oculto, en la discreción, en el sigilo. Recuerda que, hasta esta aventura, se suponía que el Mysterio original estaba muerto, pero, como vimos en el caso de Harry, Mysterio ha estado fingiendo la muerte de muchas personas. Por tanto, cuando lees esta aventura no sabes siquiera si está vivo, si es él quien verdaderamente mueve los hilos y qué es lo que está en juego”. Al hilo de lo explicado por el guionista, el desarrollo de la trama está plagado de innumerables engaños destinados a dejar al lector preguntándose por la autenticidad de lo que está contemplando. Con otro personaje esa clase de truco podría ser motivo de enfado para el fan, pero no así en el caso de Mysterio. Slott escribía este puñado de cómics desde el convencimiento de que el mejor ardid que podía hacer este villano no sólo consistía en engañar a Spiderman, sino también a quienes estuvieran leyendo la historieta.

 

Dentro de la trama de Mysterio también encontraremos al Señor Negativo, quien en el avance del volumen pasa a ocupar una posición preponderante. Surgido en el arranque de “Un nuevo día” de la imaginación de Dan Slott y de Steve McNiven, el Señor Negativo se ha hecho en este tiempo un hueco en la cima del crimen organizado de Nueva York, utilizando para ello los más eficaces y brutales métodos, mientras se ocultaba bajo la identidad del filántropo Martin Li, impulsor del Proyecto Festín, en que colabora Tía May. Este regreso del personaje tenía lugar después de que llegara a protagonizar su propia miniserie, que acometió uno de los guionistas de “Un nuevo día”, Fred Van Lente, junto al artista italiano Gianluca Gugliotta, y que se referencia a lo largo de la aventura. Con ella, Slott quería atar un cabo que llevaba suelto desde aquel primer encuentro entre el villano y Spiderman. Allí, éste le entregó una muestra de su propia sangre, para así salvar la vida de la hija de un líder de la Maggia. Aunque el villano no sabía que Spiderman es Peter Parker, el poder de su toxina mantendría una amenaza latente sobre éste y todos sus familiares.

 

El siguiente en pasar por la red era Morbius, creado por Roy Thomas y Gil Kane en homenaje a Drácula y cuyo debut se produjo en la mítica aventura en que a Peter le crecieron cuatro brazos extra, coincidiendo con la llegada a The Amazing Spider-Man #100 USA (1971. Marvel Gold. El Asombroso Spiderman nº 6). Se encargbaa de él, en una cortísima historia, Fred Van Lente, junto al dibujante de corte clasicista Joe Quinones. El regreso de Morbius suponía también la vuelta de su eterna amada Martine Bancroft, pero en lugar de dejarse arrastrar por la corriente dominante en el momento de publicarse la historia, en pleno auge de la saga Crepúsculo, Van Lente ofreció un relato tan sangriento como trágico. “He intentado mantener intacta la caracterización que se ha hecho de Morbius con posterioridad a sus encuentros con Spidey, cuando consiguió colección propia y se acabó convirtiendo en un anti-héroe”, decía el guionista, refiriéndose al serial de Morbius aparecido en los años setenta en la revista Adventure Into Fear.

 

Por último, tenemos al nuevo Buitre, personaje que introdujera Mark Waid y que por lo tanto se encargaba él también de continuar escribiendo, con Paul Azaceta al dibujo. La intervención del villano quedó en un segundo plano, ante las vicisitudes laborales de Peter Parker, tan llamativas que consiguieron colarse en los medios de comunicación generalistas, con titulares poco conscientes de la larga trayectoria del protagonista y la frecuencia con que siempre ha cambiado de ocupación. Pese a todo, el resultado no terminó de satisfacer a Waid, quien sentía que la actuación de Peter en estas páginas estaba fuera de personaje. “Daría cualquier cosa por volver atrás y reescribir la historia”, dijo al respecto.

 

Texto aparecido en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 26

EL ASOMBROSO SPIDERMAN 142: VENENO INC

¿Sabes cuántos años lleva Dan Slott escribiendo las historias de Spiderman? Más de una década. En todo este tiempo, siempre ha querido desarrollar una aventura con Veneno… pero hasta ahora nunca había tenido oportunidad de hacerlo como a él le hubiera gustado. Las circunstancias cambiantes del simbionte lo hacían imposible, pese a que el guionista contribuyó decisivamente a la creación de Anti-Veneno o a que la criatura pasara a manos de Flash Thompson. Sí, aquellas historias precisaban de Eddie Brock o de su eterno compañero aceitoso, pero estaban muy lejos de la tradicional aventura con Spiderman y Veneno luchando más allá de lo humanamente posible, que habían caracterizado los primeros, y más inspirados, tiempos del personaje. “Ahora que el simbionte vuelve a estar unido a Eddie, parecía el momento apropiado”, comentaba el editor arácnido, Nick Lowe, en declaraciones a Venomsite.com. “En cuanto empezamos a cocinar la saga, nos dimos cuenta de que era demasiado grande para contarla sólo en The Amazing Spider-Man, así que Dan y Costa vinieron a mi oficina y estuvimos hablando durante un par de días acerca de cómo podría desarrollarse la trama”.

 

REALINEANDO PERSONAJES La pérdida del simbionte dejó a Flash Thompson un tanto en el limbo, situación irregular para uno de los secundarios fundamentales de la franquicia. La etapa de Agente Veneno había sido inesperadamente larga y sorprendentemente rica, de tal manera que había generado su propia mitología. Es el caso de Mania, de la que volvemos a saber en este microevento y que, de hecho, sirve como motor de los acontecimientos. Pero la cuestión más relevante es la que afecta al propio Flash. En todo este tiempo, ha evolucionado desde abusón de instituto de Peter Parker a nada menos que héroe nacional. Una vuelta a los orígenes, por habitual que sea en Marvel, se antojaba injusta para un personaje que había llegado tan lejos. Teniendo en cuenta la relación previa entre Flash y Liz, y que ésta sea ahora la jefa de Alchemax, la compañía con la que Eddie Brock ha hecho un trato de dudosa moralidad, la historia se escribía casi sola. “Si has oído algo acerca de Flash Thompson, sabrás que, incluso cuando era un abusón, lo que más quería en el mundo era convertirse en un héroe”, continúa Lowe. “Quería ser Spiderman, adoraba a Spiderman y tenía todo lo que hacía falta tener cuando se convirtió en Veneno. Consiguió incluso llegar al espacio. Fue oscuro y hubo problemas al principio, pero había alcanzado todas sus metas. Ahora eso ya no está. Se lo robaron y Flash está tratando de comprender cuál es ahora su papel en el mundo. Ahí es donde nuestra historia empieza”.

 

Y EN MEDIO, SPIDERMAN En lo que a Veneno respecta, el trepamuros sigue viendo las cosas, ejem, en blanco y negro. Le resulta imposible que un psicópata como Eddie Brock pueda convertirse en un auténtico justiciero, y tampoco quiere que su mejor amigo se vea influido por una criatura que identifica como inequívocamente perniciosa. Hay que tener en cuenta que Peter desconoce toda la información que nosotros hemos adquirido acerca de la verdadera naturaleza del simbionte, por lo que está convencido de que nada bueno puede salir de ahí. ¡Y tampoco es que vaya a cambiar de idea, después de contemplar a los chicos de la banda de la Gata Negra, reforzados por el simbionte de Mania!

FIRMA INVITADA: MI EXPERIENCIA CON DAN SLOTT, POR XAVI SANZ

No es un secreto para nadie que me conozca que Spider-Man es mi personaje de ficción favorito, y Dan Slott uno de mis guionistas favoritos para el personaje. A lo largo de diez años, con sus altos y sus bajos, he disfrutado de cada parte del viaje, su Spider-Man ha sido una parte de mi vida que parecía que siempre iba a estar ahí. Su forma de escribir al personaje conecta conmigo como pocos guionistas lo han hecho antes. Por eso no es de extrañar que cuando mi amigo Christian me dijo que Slott asistiría a la London Cinema and Comic con este verano, corriera a comprar las entradas, reservar los billetes de avión y el hotel.

 

Y allí estaba, delante de uno de mis ídolos. Y era tan simpático y gracioso como parecía por las redes sociales. No dudó en agradecerme haber estado comprando sus tebeos durante tanto tiempo. Le gustó que llevase una camiseta con la portada de uno de sus cómics más míticos. Le hable de lo mucho que me había gustado Superior Spider-Man y me dijo que siempre había tenido claro que lo tenía que protagonizar Otto Octavius aunque todo el mundo le decía que por qué no Norman. Le mencioné la pérdida que más me ha dolido de toda su etapa y hablamos jocosamente sobre si el personaje volvería, como pasa siempre en los cómics de superhéroes

También pude asistir a una charla que dio el propio Dan sobre su carrera como guionista. Al escuchar sobre sus comienzos como guionista de cómics basados en dibujos animados que quería pasar desesperadamente a escribir superhéroes, me reafirmé en la idea de que Slott es uno de los nuestros, un fan de los de siempre, viviendo el sueño. Me resulta imposible no contagiarme de su entusiasmo.

Xavi Sanz

 

EL ASOMBROSO SPIDERMAN 139: EN MARVEL LEGACY, MÁS DURA SERÁ LA CAÍDA DE PARKER

¡Por fin llegó Marvel Legacy al tomo mensual! Vamos con una ronda de las tres series arácnidas, empezando por la fundamental, un Amazing que sigue adelante con las tramas que ya tenía encauzadas en números anteriores y que, lo que son las cosas, nos han colocado en esa situación más o menos icónica que reivindica Legacy. Peter está sin un duro, como debe ser; vuelve a trabajar en el Bugle, como debe ser, aunque en una posición tan inédita como consecuente con la trayectoria del personaje, y tiene una nueva novieta, que no podría molar más y que pone a prueba continuamente a Peter, al tiempo que mantiene una química especial con él. Ah, y Amazing sigue contando con un dibujante superlativo, grandioso, capaz de hacer cualquier cosa y hacerla bien. ¡También como debe ser!

 

“Éste es un Peter que lo tenía todo, que lo ha perdido todo y que ahora tiene que encontrar de nuevo su lugar en el mundo”, explicaba Dan Slott en Entertainment Weekly. “Es la vuelta al estado de desamparo en Peter que todos conocemos y amamos. Todo ha conducido a esta situación: desde “A lo grande”, pasando por Superior y “Universo Spiderman” y Industrias Parker. Ha sido una locura de carrera, pero ahora estamos aquí, más cerca del núcleo de Spidey que en los últimos años. Todo cuenta. Ha llegado la recompensa para los lectores de siempre, pero Marvel Legacy también es un punto de enganche para nuevos fans”.

 

 

EL HOMENAJE AL PASADO

Nuestra variant rinde tributo a este… ¡elepé!

 

LAS MATEMÁTICAS DEL LEGADO ¡Sí, señor! ¡The Amazing Spider-Man vuelve a reflejar su auténtica numeración, en lugar de esas paupérrimas cifras ridículas con las que hemos cargado en los últimos años. El método seguido para desempolvar el verdadero número que debe lucir la serie en portada ha consistido en sumar los diversos volúmenes de la principal serie arácnida en cada momento, fuera cual fuera su título. Es así como se han añadido Superior Spider-Man o la primera miniserie de Renew Your Vows, que sustituyó a Amazing, pero no así el título actual que sirviera de secuela a la misma, puesto que, al revés de aquélla, ésta transcurre en paralelo a la colección de bandera. Hay un par de excepciones a esta regla. La primera, The Amazing Scarlet Spider. Esta corta serie, de apenas dos números, sustituyó a Amazing en 1995, en tiempos de Ben Reilly a punto de adoptar la identidad de Spidey. A continuación de ella, se retomó la numeración de Amazing sin sumar nada, y en la oficina de Nick Lowe han preferido mantener las cosas como estaban y no tenerla en cuenta, lo que habría obligado a alterar la numeración desde el Amazing #407 USA (2996) a esta parte… y esos son remiendos que Marvel sólo ha querido hacer con las cuentas de Bendis. La segunda excepción la encontramos en los Superior Spider-Man #32 y 33 USA (2014), que se añadieron ya en tiempos en los que Peter había recuperado su cuerpo, de manera que se incorporaban al prólogo de “Universo Spiderman”. Por último, se han excluido Annuals, especiales y Point Ones. Y así es como, chicos, conocí a vuestra madre… digo, como llegamos a ponernos a las puertas de un flamante Amazing #800 USA.

 

#1-441 – The Amazing Spider-Man #1-441 USA

#442-499 – The Amazing Spider-Man vol. 2, #1-58 USA

#500-700 – The Amazing Spider-Man #500-700 USA

#701-733 – The Superior Spider-Man #1-33 USA

#734-751 – The Amazing Spider-Man vol. 3, #1-18 USA

#752-756 – The Amazing Spider-Man: Renew Your Vows #1-5 USA

#757-788 – The Amazing Spider-Man vol. 4, #1-32 USA

________________________________________________

 

The Amazing Spider-Man #789 USA

ESTA SERIE ESTÁ EN EL RECUERDO

¡Pero no en la numeración!

MARVEL EN MARZO DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

30 de marzo

Christina Harrington deja Marvel

 

29 de marzo

¡Al fin!!!!! Fantastic Four #1, de Dan Slott y Sara Pichelli

 

28 de marzo

Death Of the Inhumans, por Donny Cates y Ariel Olivetti

 

27 de marzo

Anuncian Infinity Wars para Julio

Sven Larsen nuevo director de licencias

 

19 de marzo

Jordan D. White y Mark Paniccia intercambian puestos de edición en Star Wars y X-Men

 

14 de marzo

Chip Zdarsky firma exclusiva

X-23 #1 por Mariko Tamaki y Juann Cabal

 

9 de marzo

Heather Antos deja Marvel por una compañía de videojuegos

Kevin Feige confirma Black Panther 2

 

6 de marzo

The Sentry #1 de Lemire y Jacinto

Deadpool #1 de Skottie Young y Nic Klein

 

5 de marzo

Tony Stark: Iron Man #1 de Dan Slott y Valerio Schiti

Deadpool #300 será el último de Gerry Duggan y Jordan D. White

 

2 de marzo:

Dr. Strange #1 de Mark Waid y Jesús Saiz

Life Of Captain Marvel #1 de Margaret Stohl y Carlos Pacheco

 

1 de marzo

The Amazing Spider-Man #1 con Nick Spencer y Ryan Ottley

Disney data seis estrenos Marvel para 2021 y 2022

 

SOMBRAS DEL PASADO: DE LA GATA NEGRA A NORMAN OSBORN EN “UN NUEVO DÍA”

En los años ochenta, mucho antes de que decidiera asentar la cabeza y casarse, el trepamuros vivió el más ardiente romance de su historia. Decimos el trepamuros y decimos bien, porque La Gata Negra, la espectacular ladrona de buen corazón con la que Spidey compartió cama y hazañas superheroicas durante una buena temporada, no quería saber nada del hombre detrás de la máscara. Felicia Hardy fue una de las grandes atracciones de la época, y su impronta quedó marcada en el Hombre Araña de tal manera que el personaje regresó de forma intermitente a lo largo de los años del matrimonio. La gran diferencia que encontraron los guionistas arácnidos en 2010 es que ese matrimonio había dejado de existir. ¡Miau!

 

La Gata Negra fue una creación de Marv Wolfman y Keith Pollard que había debutado en The Amazing Spider-Man #194 USA (1979). Desde el principio entabló una química muy especial con el protagonista de la serie, que tenía que dar caza y captura a una delincuente por la que se sentía extraordinariamente atraído. Felicia Hardy y Spidey estuvieron varios años jugando, nunca mejor dicho, el juego del gato y el ratón, hasta que ella se alzó como la gran novia arácnida de los años ochenta, en un romance auspiciado por la etapa que estaba escribiendo Roger Stern en The Amazing Spider-Man, pero que desarrolló fundamentalmente Bill Mantlo en la colección hermana, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man. Ambos formaban pareja tanto en la vida privada como en las aventuras que vivían en las calles de Nueva York, y ocurrieron circunstancias tan peculiares como que, durante una temporada, las fotos que vendía Peter al Daily Bugle eran las que hacía Felicia. Pero la relación tenía un indudable problema de confianza: cuando el trepamuros se desenmascaró ante su nuevo amor, ella rechazó de plano a Peter Parker, puesto que quien de verdad le resultaba atractivo era el Hombre Araña, no un individuo convencional y sin el menor atractivo. Felicia además no se sentía a la altura de Spidey frente a villanos temibles, como El Duende, así que pactó con Kingpin que le concediera poderes “de mala suerte”. El secreto fue, en último término, lo que dio al traste con la relación, dejando poco después la vía abierta para que Mary Jane entrara en escena y se encadenara a Peter en matrimonio.

 

En los años siguiente, La Gata Negra siguió formando parte de la vida de Spiderman, pero de manera intermitente y girando alrededor de otros personajes secundarios, como Flash Thompson, con el que estuvo saliendo una temporada. En 2002, una miniserie compartida entre Spidey y Felicia la colocó de nuevo en el disparadero. La historia de Kevin Smith, con dibujo de Terry y Rachel Dodson, descubrió al personaje a nuevas generaciones y lo redefinió para el siglo XXI. La Gata Negra repitió durante la etapa de Mark Millar y también de los Dodson, en Marvel Knights: Spider-Man, pero se perdió de vista con la locura en que se convirtió la vida de Spidey a partir del momento en que se unió a Los Nuevos Vengadores. Es así como llegamos al momento actual, en que Mary Jane vuelve a formar parte de la vida de Peter, después de una larga ausencia, pero hay un hecho diferencial evidente, y es que ya no es su esposa. El editor Stephen Wacker encargó en este punto a Joe Kelly que tejiera una historia de enredo, en que La Gata Negra recupera su actitud de los años ochenta, con su interés delimitado al Hombre Araña, y no a quien quiera que sea cuando se quite la máscara, y con muchas otras mujeres revoloteando alrededor de su figura: Carlie, Michelle, Norah y, por supuesto, Mary Jane.

 

“No veía la hora de recuperar a la Gata Negra”, confesó Kelly en aquel momento. “Es muy divertida, y consigue meter siempre a Spiderman en enormes líos. Es una fuerza irresistible de la que Peter no puede apartar sus ojos. Con ella alrededor, sabes que las cosas saldrán mal, pero no puedes evitarlo”. El relato inicial dedicado al personaje se ve complementado con una segunda historia, también escrita por Kelly, con dibujos del madrileño Ken Nimura. En Estados Unidos, se publicó en un número posterior de Amazing, pero en esta edición se adelante unos pocos números, para así mantener la unidad literaria, cronológica y temática.

 

El segundo bloque de este tomo lo ocupa la última saga escrita por Marc Guggenheim para Spiderman antes de marcharse de Marvel para concentrar sus esfuerzos en la televisión. En ella, se volvía sobre otra figura que había sido de enorme relevancia en el pasado del personaje, para luego desaparecer. Se trataba de Ben Reilly, el clon de Peter Parker que fuera creado por Miles Warren en una sobrecogedora historia a mediados de los años setenta y que a mediados de los noventa protagonizó la más larga y convulsa saga de la Franquicia Arácnida. Ben Reilly alcanzó tal importancia que llegó a sustituir al propio Peter en su papel de Spiderman durante una pequeña temporada, que finalizó ante las protestas generalizadas de los lectores. En aquel momento, y para acallar el vendaval de críticas, los editores y guionistas decidieron eliminar a Ben Reilly y certificar que se trataba del clon de Spidey. A partir de ese momento, se extendió una sombra de silencio sobre su figura, quedando vetada la posibilidad de su regreso. Guggenheim, no obstante, encontró una falla en ese edicto. Ben Reilly debía permanecer desaparecido, pero nadie había dicho nada sobre Kaine, el primer e imperfecto clon de Peter Parker, que en los noventa amagó con alzarse como uno de sus villanos más interesantes y cuyo potencial estaba todavía por desarrollar. El regreso de Kaine en estas páginas supuso el comienzo de un largo camino, que habría de desarrollarse a lo largo de los años posteriores.

 

Kaine fue elegido para inaugurar una nueva serie arácnida, Web of Spider-Man, consagrada a sustituir a los Amazing Spider-Man Extra y Amazing Spider-Man Family que se venían alternando hasta ese momento. Stephen Wacker volvió así sobre una cabecera histórica de los ochenta y los noventa, aquella en la que, precisamente, tuvo lugar el regreso de Ben Reilly. El propósito de esta nueva iteración era mucho más claro que el de los títulos que sustituía. Web of estaba consagrada a servir de background para Amazing. En la edición española, cada historia se ofrece intercalada en el momento argumental oportuno, de manera que el relato de Kaine con el que se inaugura la iniciativa antecede a la saga de Guggenheim. Su guionista es nada menos que J. M. DeMatteis, escritor de “La última cacería de Kraven” y que fuera el creador de Kaine en la miniserie: Spider-Man: The Lost Years (1995).

 

El tomo continúa de nuevo con Joe Kelly, que viene acompañado del que fuera su personaje fetiche, Masacre. En 1997, este guionista se dio a conocer a través de la primera y muy divertida serie abierta del Mercenario Bocazas, que encontró uno de sus momentos más destacados en un episodio donde Wade Wilson viajaba hasta el pasado y se integraba en un cómic mítico del Amazing Spider-Man de Stan Lee y John Romita… ¡haciéndose pasar por Spidey! Masacre gozaba de una renovada popularidad en el momento de publicarse la historia que aquí ofrecemos, de forma que era cuestión de tiempo que se cruzara en el camino del trepamuros, y qué mejor que hacerlo de la mano de Kelly. No sería sino el prólogo de una futura reunión mucho más ambiciosa.

 

Y para el cierre, una guinda muy especial: el episodio de Spiderman relacionado con “Reinado Oscuro: La lista”, en el que Dan Slott y Adam Kubert retomaban el argumento de “Hijo de América”. En “La Lista”, el jefe de HAMMER se proponía cumplir sus objetivos más ambiciosos, y entre ellos se encontraba la aniquilación de Spiderman. Poco imaginaba que el final de su Reinado Oscuro estaba cada vez más cerca, y que Peter Parker jugaría un papel fundamental en el mismo.

 

 

 

Artículo publicado originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 24

EL AMAZING SPIDER-MAN #600 USA: UN 00 COMO NINGÚN OTRO

Había pasado una semana desde la llegada a las librerías de The Amazing Spider-Man #600 USA. Aquel cómic era uno de los cómics más complicados que había acometido jamás Dan Slott, pero también uno de los más satisfactorios. Sabedor de que los números redondos son muy especiales y se quedan en la retina del lector, para bien o para mal, puso todo su empeño en componer algo memorable. ¿Lo había conseguido? Con el Spidey de “Un nuevo día”, siempre era difícil saberlo, puesto que muchos aficionados continuaban mirando al trepamuros desde la desconfianza provocada por el descasamiento. Tras sentarse ante la audiencia que le esperaba en la Chicago Comic-Con, aquel verano de 2009, las primeras palabras de Slott fueron: “Chicos, ¿habéis leído ya el #600?”. Y entonces, la multitud rompió en aplausos.

 

 

Los números 00 siempre habían representado una ocasión destacable, incluso en tiempos en los que la editorial mantenía intacto el número de páginas pese a la significativa circunstancia. Stan Lee todavía tenía esa limitación cuando alcanzó The Amazing Spider-Man #100 USA (1971). Apenas contaba con las 19 planchas habituales en aquel entonces, pero eso no impidió a The Man ofrecer un relato memorable, en el que Spidey revivía su origen y se enfrentaba metafóricamente a sus peores enemigos, para terminar en una situación tan sorprendente como que le hubieran crecido cuatro brazos extra. Ocho años después, Marv Wolfman ya había conseguido que el Fantastic Four #200 USA tuviera extensión doble. Unida esta circunstancia a que en sus páginas concluía una emocionante saga que enfrentaba al cuarteto con su peor enemigo, el Doctor Muerte, dio como resultado que las ventas aumentaran considerablemente, pese a que el mayor número de páginas entrañaba también un precio mayor. Con el terreno allanado, The Amazing Spider-Man #200 USA (1979) fue también doble, también la culminación de una gran historia escrita por el mismo equipo de Los 4 Fantásticos y además una fiesta tan señalada que incluso Stan regresó, para escribir el epílogo.

 

No menos importancia revistió The Amazing Spider-Man #300 USA (1988), en que David Michelinie y Todd McFarlane presentaron a Veneno, el peor enemigo con el que se encontraría el trepamuros en mucho tiempo. The Amazing Spider-Man #400 USA (1995) formaba parte de “El regreso del clon”, y por lo tanto ni empezaba ni finalizaba ninguna trama, pero J. M. DeMatteis y Mark Bagley hicieron de aquel número algo único, al presentar la muerte de Tía May. Continuó siendo un tebeo para recordar, incluso cuando esa muerte fue deshecha, algunos años después. ¿Y qué decir de The Amazing Spider-Man #500 USA (2003)? Joe M. Straczynski y John Romita Jr. condujeron a Peter Parker a lo largo de toda su carrera como trepamuros, para en las páginas finales reencontrarse tanto con Tío Ben como con John Romita. Una aventura extraordinaria, sin lugar a dudas.

 

En 2009, llegaba la hora para The Amazing Spider-Man #600 USA. Tras un año del arranque de “Un nuevo día” y con más de cincuenta entregas a las espaldas del landscape, el editor Stephen Wacker mantenía un cierto equilibrio entre los diversos escritores que componían el proyecto. Todos habían tenido grandes oportunidades para brillar y las habían aprovechado, pero quizás ninguno con tanto acierto como Dan Slott. No sólo se ganó el derecho a encargarse de ese número tan destacado, sino que además se moría por hacerlo. John Romita Jr., al que Joe Quesada calificaba por aquel entonces como “el mejor dibujante de cómics del mundo”, regresaba a casa, con lo que se reunía el equipo creativo que había dado lugar a “Nuevas formas de morir”, uno de los mayores campanazos de todo “Un nuevo día”. Wacker puso todo de su parte para que aquella entrega fuera distinta a las demás, e incluso por encima de cualquier otro 00 que hubiera protagonizado el trepamuros. El cómic tendría cerca de un centenar de páginas, con más de la mitad dedicadas a la historia principal, lo que equivalía a tres números convencionales, y con el resto a pequeños relatos elaborados por otros miembros del braintrust arácnido, a los que también se sumó una pequeña joya de Stan Lee y Marcos Martín que brillaba con luz propia. La historia principal estaba destinada a narrar la boda de Tía May con J. Jonah Jameson Senior, un subargumento que se venía desarrollando desde unos cuantos números antes, pero Slott tuvo la idea de traer al villano perfecto para una ocasión así… un hombre que, en el pasado, llevó también a la buena de May Parker ante el altar, aunque Spiderman impidió que se culminara la ceremonia: Otto Octavius, también conocido como Doctor Octopus.

 

A juicio de Slott, Spidey no tenía un antagonista mayor que el Doctor Octopus. Su enemistad había dado pie a algunas de las más memorables aventuras arácnidas, y el guionista veía a Otto Octavius como el reverso tenebroso de Peter Parker: un genio de la ciencia, introvertido y falto de habilidades para relacionarse con los demás, que se había deslizado por la senda criminal al carecer del fondo ético que el Tío Ben aportó a Peter. En el horizonte a largo plazo, la mayor epopeya de Spiderman que llegaría a escribir Slott iba a colocar a Octopus en el centro del escenario, y era en este Amazing #600 USA donde se daba el primer paso del que sería un largo camino, cuyo impacto completo no se entendería hasta pasados otros cien números. Phil Jimenez, uno de los artistas habituales de la serie, rediseñó por completo al villano, para reflejar la situación en la que se encontraba y que le llevaría hasta territorios nunca antes explorados.

 

En lo estructural, la referencia básica de Slott fue The Amazing Spider-Man Annual #1 USA (1964), el primer gran especial del personaje, que permanecía como uno de los mejores y más completos de su historia. Como entonces, estaba Octopus como gran amenaza en la sombra, aquí sin el resto de Los Seis Siniestros, la aparición especial de buena parte de los héroes del Universo Marvel, el secuestro de personas cercanas a Peter y un tono lúdico que hacía de la lectura un disfrute en cada página. La última, además, reservaba una sorpresa destinada a alimentar las siguientes historias. Amazing había alcanzado seiscientas entregas publicadas y la fiesta que celebraba la ocasión no hacía sino adelantar un futuro brillante.

 

 

Artículo publicado originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 23

LA OBAMANÍA ARÁCNIDA: EL ÉXITO INESPERADO DE THE AMAZING SPIDER-MAN #583

En las bases sobre las que se asentó “Un nuevo día” estaba la recuperación de las señas de identidad del personaje, el retorno a una era dorada que muchos identificaban con el arranque de los años ochenta, cuando Tom DeFalco coordinaba las tres colecciones arácnidas con exquisita perfección y autores como Roger Stern o Bill Mantlo contribuyeron a dar riqueza a la vida de Peter Parker y a las aventuras de Spiderman. Puesto a revivir esa exuberancia y dar mayor legitimidad a su proyecto, el editor Stephen Wacker se dispuso a traer a alguno de aquellos escritores que había hecho grande al trepamuros.

 

 

BAJO TIERRA

La llegada de Joe Kelly a la mesa de guionistas de Amazing aportó creatividad, pero no sería el último de los autores que Wacker ficharía en aquella fase expansiva de “Un nuevo día”. Durante sus tiempos como coordinador de 52, aclamada serie semanal publicada por DC Comics, había tenido la oportunidad de trabajar con Mark Waid, el que fuera el guionista de Kingdom Come o de Capitán América en tiempos de Heroes Return, y una auténtica leyenda del cómic estadounidense. Frente a los autores que atribuían a los justicieros enmascarados comportamientos tan violentos como los de sus enemigos o que se recreaban en las situaciones sádicas, Waid hizo en los noventa algo tan revolucionario como que los superhéroes volvieran a comportarse como tales. Su primera historia para el Amazing de “Un nuevo día” nació de una conversación con Wacker, en la que ambos trataban de encontrar el peor lugar en el que pudiera tener lugar una batalla arácnida. “Spiderman se maneja mejor en espacios abiertos, así que colocarle en un sitio en el que moverse entrañe dificultades, las acrobacias resulten imposibles y la fuerza bruta pueda ser un laste me pareció muy interesante. Ése era el camino que debíamos seguir”, afirmaba. Para el guionista, el poder más importante que tiene el Hombre Araña consiste en que nunca se rinde. A la hora de buscar el adversario apropiado en semejante contexto, Waid escogió a El Conmocionador: “Siempre me ha gustado, por las razones más equivocadas que puedas imaginar”, cuenta. “Me gusta su traje hortera, esa extraña combinación de colores, sus poderes y el hecho de que puedas introducirlo en una historia sin necesidad de explicar un montón de cosas de su pasado”.

 

La trama, de apenas dos entregas, se vio extraordinariamente reforzada por la aportación gráfica de Marcos Martín, que ya había destacado como uno de los mejores artistas de la etapa arácnida, por su sencillez de línea, elegancia conceptual y un diseño de página casi hipnótico, El costumbrismo y la viveza de las escenas de Peter moviéndose por el metro, la claustrofobia de los túneles subterráneos, o el toque melancólico de ese Nueva York bajo la lluvia demostraba la versatilidad del dibujante para moverse con soltura en cualquier territorio narrativo. Martín ya estaba entonces llamado a convertirse en una estrella del cómic y sólo faltaba que los aficionados se dieran cuenta, pero cada una de las historias que firmó para el trepamuros lo demostraba sobradamente. Otro elemento de importancia fue la incorporación de un nuevo personaje secundario llamado a quedarse y a remover el entorno de Peter Parker como hacía tiempo que no ocurría. La idea de introducir a ese personaje vino de Tom Peyer, un viejo colega de Waid, y el autor la incluyó en su primera reunión con Wacker y con el resto de guionistas. Volveremos a hablar de ello en próximos volúmenes.

 

EL REGRESO DE UN CLÁSICO

El fichaje legitimador que llevó a cabo Wacker por esta época fue nada menos que el de Roger Stern, el más significativo guionista de Spiderman en los años ochenta, y cabeza pensante detrás de la creación de El Duende, impulsor del romance entre Spidey y La Gata Negra o autor de historias como “Nada puede detener a Juggernaut” o “El chico que colecciona Spiderman”. Stern había tenido anteriormente ofertas de regresar a la serie, pero se negó a aceptarlas en tanto que durase el matrimonio entre Peter Parker y Mary Jane, de manera que durante décadas su acercamiento al personaje se limitó a la miniserie en la que desvelaba el verdadero rostro de El Duende y a algunas historias que sirvieron como secuela a ésta. Dentro del contexto de “Un nuevo día”, Stern irrumpió con un relato autoconclusivo para el que, siguiendo su tradición de los tiempos al frente de Amazing, hizo que Spidey se enfrentara contra un villano próximo a otros héroes con el que nunca antes se hubiera cruzado. En este caso, se trataba de La Nada, al que el propio Stern, junto a Bob Hall, hubiera presentado en West Coast Avengers #2 USA (1984. Marvel Gold. Los Vengadores Costa Oeste: Reunión) y que desde entonces apenas sí había vuelto a aparecer en algún otro cómic. El relato contaba con el talento gráfico de Lee Weeks, cuyo estilo recordaba bastante al de John Romita Jr. en los tiempos en que acompañara al guionista en Amazing. Weeks hacía un guiño hacia Stern, mediante la figura del Agente Ray Donovan, cuyo rostro recordaba al del escritor. Para más adelante, Stern preparaba ya una secuela de su mítica saga con Juggernaut.

 

PERO… ¿CÓMO VOLVIÓ HARRY?

Era una de las preguntas que muchos habían lanzado cuando se reencontraron con el viejo amigo de Peter en las páginas finales de “Un día más”, y el encargado de responderla sería Dan Slott, el más erudito de los guionistas arácnidos. En el planteamiento inicial de Joe Quesada para “Un día más”, no había realmente nada que explicar, pues todo era el resultado de la magia. Sin embargo, el equipo de guionistas de Wacker, siguiendo tanto las inconsistencias de ese planteamiento como los requerimientos del fandom, optó por acotar lo máximo posible la actuación de Mefisto, de tal manera que lo único que habría hecho éste sería el borrado del estado civil de Peter Parker y Mary Jane. Dentro de la continuidad, el resto se mantenía inalterable, mientras que cambios introducidos, como el regreso de Harry o que la identidad de Spiderman volviera a ser secreta, debían encontrar explicaciones exógenas a Mefisto. En el caso que nos ocupa, Slott tiró de continuidad, tomando como base tanto la muerte de Harry Osborn en The Spectacular Spider-Man #200 USA (1993) como el regreso de su padre, Norman Osborn, en Peter Parker: Spider-Man #75 USA (1997). Pese a todo, el guionista era consciente que en la intención de los autores de las historias originales nunca estaba el que nadie las desdijera luego. “Nunca vas a tener explicaciones de continuidad a prueba de bomba”, dijo al respecto. “Son necesarias muchas mentiras y mucha suspensión de la realidad. Si la gente no está dispuesta a aceptarlo y rellenar los huecos, no puedes hacer nada”.

 

 

UN FAN DE SPIDEY

Ningún detalle hacía imaginar que The Amazing Spider-Man #583 USA fuera a convertirse en un best-seller, por más que Marvel lo hubiera promocionado como la vuelta de Peter al ruedo sentimental, que el legendario John Romita se hubiera encargado de la portada o que el equipo creativo compuesto por Mark Waid y Barry Kitson, que anteriormente se hubiera encargado de narrar el origen de la Liga de la Justicia de América o de acometer proyectos en común como Empire, se descolgaran con una tierna historia que en realidad hablaba sobre la particular relación de Peter con su amiga y primer amor, Betty Brant. Pero aquel número del Hombre Araña también contenía una modesta historia de complemento, que Stephen Wacker orquestó sin imaginar la repercusión que luego tendría, porque en caso contrario hubiera sido mucho más ambiciosa. En ella, Spidey asistía a la toma de posesión de Barack Obama, que coincidió con el lanzamiento del cómic, en enero de 2008. El cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos había comentado su afición por los cómics y que el trepamuros se encontraba entre sus personajes favoritos, así que… ¿por qué no? El movimiento se integraba en otras iniciativas que hubiera hecho Marvel en el pasado, por las que siempre se hacía eco de quién fuera el Comandante en Jefe de Estados Unidos en cada momento. Franklin Roosevelt había entregado su escudo al Capitán América; Richard Nixon se había descubierto como el Número Uno de una organización secreta destinada a hacerse con el poder del país; Jimmy Carter había sido salvado de sendos intentos de asesinato por Spiderman y Los 4 Fantásticos, respectivamente; Ronald Reagan entregó un perdón presidencial a Hulk; Bill Clinton fue uno de los que portó el ataúd del Capitán América cuando se dio a éste por muerto; y George Bush había saludado el regreso del Centinela de la Libertad en The Ultimates. Desde los años cuarenta, ningún presidente había faltado a su cita en las viñetas, y Obama no iba a ser distinto. De hecho, debido a su inmensa popularidad, se convirtió en uno de los más ubicuos de la historia del cómic.

 

Lo que en principio no era más que una simpática historia, en la que el nuevo inquilino de la Casa Blanca se encontraba con el personaje cuyas aventuras había seguido desde niño, alcanzó el grado de superventas en cuanto se corrió la voz sobre su temática. En plena Obamanía, The Amazing Spider-Man #583, con una portada alternativa a cargo de Phil Jimenez en la que el presidente posaba para Spidey, agotó varias tiradas en pocos días, hasta convertirse en el tebeo más vendido del año, con un total de 350.000 ejemplares puestos en la calle, y sin duda el más comentado en los medios de comunicación. En opinión del editor Steven Wacker, “Marvel siempre ha luchado por representar el mundo al otro lado de tu ventana, por lo que en cada época tenemos que mostrar al presidente que corresponda. Spidey es sin duda el personaje más reconocible de Marvel, por lo que es un gran embajador para la gente que no lee nuestros cómics. Pero no puedo dejar de lado el hecho de que Obama sea un aficionado a Spidey. Si él no lo hubiera admitido, probablemente no hubiéramos hecho esta historia en concreto, de manera que me alegro de que comentara el tema”.

 

Artículo publicado originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 19

1 2 3 9