PATRULLA-X ORO 79-17: CUENTAS PENDIENTES

Superada la boda, o la no-boda, que es lo que se lleva esta temporada, podríamos decir que comienza el tiempo de descuento para la estructura actual de la Franquicia Mutante. Dentro de unos meses, ya no habrá colores y regresaremos a La Imposible Patrulla-X de toda la vida. Será, aproximadamente, hacia marzo de 2019, con lo cual tenemos todavía unos cuantos meses para el cierre ordenado y tranquilo de tramas… máxime teniendo en cuenta que, tanto esta serie como Patrulla-X Azul, se nutre con entregas dobles. Por si fuera poco, la resolución del problema de Los Cinco Originales se traslada al evento de la temporada, que acaba de comenzar y que responde al título de eXterminio. No esperes, por lo tanto, que a los autores mutantes les vaya a entrar prisa, sino todo lo contrario. En la lista de tareas de Guggenheim, una vez resuelto, ejem, de la manera que él no tenía previsto, el romance de Kitty y Coloso, vamos con todo lo demás, y la primera de las cuestiones sobre la mesa no era otra que la de Rachel Grey. La intención del guionista durante todo este tiempo fue la de calentar a fuego lento una puesta al día de “La saga de Fénix Oscura”, y los paralelismos con el clásico no han dejado de surgir en todo este tiempo. No tenemos disponible a Mente Maestra, el causante de la deriva original de Jean Grey, pero en su lugar Guggenheim recurre al otro villano telépata que suele circundar a La Patrulla-X: Mesmero.

EL DESTINO DE COLOSO
Déjanos confesarte que había algo en relación a Kitty, Peter y la boda de ambos que ya nos venía rechinando en los meses anteriores a la publicación del fatídico cómic. Y es que Marvel había anunciado la nueva etapa de Increíble Patrulla-X, como equipo organizado y con miembros fijos, y entre ellos se encontraba el mutante blindado, pero no Kitty. Eso, en cierta manera, hacía presagiar un desenlace distinto al previsto inicialmente, aunque no acabábamos de imaginar que en el Bullpen fueran tan crueles al respecto del que ha sido siempre el romance favorito de los lectores veteranos. El caso es que el mutante blindado sale de Patrulla-X Oro y, el mes que viene, lo tendremos en la mencionada colección, junto a Kaos, Dazzler, Sendero de Guerra y La Bestia. Échale un vistazo, que este giro de Increíble Patrulla-X ha sido una sorpresa de lo más agradable.

REGRESO AL FUTURO
En concreto, al que mostraba “Días del futuro pasado”, un mundo alternativo donde Jean Grey nunca se convirtió en Fénix, Magneto terminó por liderar a La Patrulla-X… y Kitty y Coloso estaban felizmente casados. Al margen de todo ello, era un futuro distópico que no podía ser más sombrío, donde la raza mutante había sido aniquilada por Los Centinelas y los supervivientes resistían en campos de concentración. En la historia clásica, la mente de Kitty viajaba a nuestro presente, con el objetivo de cambiar las cosas, pero no sabíamos si llegaba a conseguir su propósito. En la recreación que ha tenido lugar en la mente de Rachel Grey no se lleva a cabo ese plan desesperado, pero sus amigos mueren igualmente, con algún que otro homenaje gráfico a la aventura original. En concreto, Tinta es asesinado de la misma manera en que lo fue Lobezno, y si nos salimos de la recreación y nos vamos al segundo episodio y al ataque del Centinela contra Tormenta, tenemos una repetición de lo sucedido con su equivalente del futuro. Por cierto, aunque al final de la historia desaparezcan las marcas de sabueso del rostro de Rachel, no es algo a lo que vayamos a decir adiós. El motivo lo puedes descubrir, este mismo mes, en eXterminio nº 1. Y es que ella quiere mirar adelante, pero se lo van a poner muy difícil.

PATRULLA-X ORO 78 LA BODA QUE NO ESPERABAS

Te dijimos, y no mentíamos, que habría boda. Y la ha habido. Te dijimos, y no mentíamos, que el amor triunfaría. Y ha triunfado. Lo que nunca te dijimos es que quienes se casarían y vivirían felices para siempre iban a ser Kitty y Peter. En su lugar, saltan a primer plano Pícara y Gambito, la otra eterna pareja mutante con aspiraciones a pasar algún día por el altar, y de rebote se ganan serie propia dedicada a ambos. De todo ello hablaremos en la sección de este número tan especial. Quítate los zapatos de gala y ponte cómodo, que ha llegado el momento de hacer balance de todo lo que nos acaban de contar.

REVELADORAS MIRADAS AL PASADO Como en los números anteriores, estos dos últimos capítulos del arco de la boda nos dejan dos flashbacks centrados en momentos cruciales de la relación entre Kitty y Peter. Guggenheim se ha mantenido extremadamente fiel a las escenas originales, pero en algunos casos ha añadido matices muy interesantes. El que más nos ha sorprendido es el de X-Men Gold #29 USA, puesto que aquí recrea una escena que nunca habíamos llegado a contemplar, y en la que Kitty descubre que Coloso ha muerto para salvar a los mutantes del Virus del Legado. Hay que tener en cuenta que ella no estaba presente cuando tuvo lugar el suceso, en The Uncanny X-Men #390 USA (2001), y cuando acudió para encargarse de sus cenizas, en X-Men #110 USA (2001. Ambos publicados en Colección Extra Superhéroes. Patrulla-X: Vísperas de la destrucción), por lo tanto nos faltaba este momento que ahora descubrimos. El segundo flashback de este mes sí que es sobradamente conocido, y aquí precisamente Guggenheim no ha metido la más mínima morcilla. Se trata de la ruptura de la pareja, que nos rompió el corazón a toda una generación de lectores, y que tuvo lugar en The Uncanny X-Men #183 USA (1984. Marvel Gold. La Imposible Patrulla-X nº 5).

UNA SORPRESA QUE NO LO FUE TANTO El giro argumental de este cómic es una de esas jugadas que no te esperas y te dejan con la mandíbula desencajada. Lo cierto es que debemos felicitarte si has llegado virgen a la sorpresa, porque no era nada fácil, dado que el cómic se publicó en Estados Unidos hace varios meses. Pero ni siquiera los lectores de la edición original pudieron escapar al temido spoiler, puesto que los detalles fueron revelados el día antes de ponerse el tebeo a la venta, nada menos que por The New York Times. El objetivo de Marvel con esta exclusiva fue la de atraer el mayor número posible de compradores, pero maldita la gracia que hizo a los que ya estaban esperando la historia. En el mencionado diario, Guggenheim venía a decir entre líneas que ése no era precisamente el plan original que él tenía en mente: “El cómic es un medio colaborativo”, afirmaba. “Estos no son mis personajes, sino que pertenecen a Marvel. Parte de escribir a los personajes de otras personas en un universo conectado es que hay otras ideas que terminan por suplantar a las tuyas. Mi trabajo como escritor es tomar las órdenes que me dan y hacer con ellas el mejor número posible”. Hay que reconocer que, imposiciones aparte, le ha quedado un cómic de lo más redondo, fan service total. Con respecto al inesperado matrimonio feliz, hay que añadir que el siguiente capítulo de la historia llegará en forma de nueva serie: Señor y Señora X, protagonizada por Pícara y Gambito y que contará con Kelly Thompson y Óscar Bazaldúa como autores. Thompson ya escribió la popular miniserie compartida por estos personajes que acaba de aparecer, así que la nueva cabecera no deja de ser sino una continuación de aquélla. Echa un vistazo al relato, también escrito por Thompson, que nos faltaba por ofrecer del especial de la boda y que tienes en este mismo número, porque allí la escritora ya había dejado caer significativas pistas.

PATRULLA-X ORO 77 LA NOSTALGIA DEL AMOR PURO

Ya estamos en el segundo de los tres capítulos que nos llevarán hasta la boda mutante más esperada de la década. Es un buen momento para ahuyentar a los agoreros que creen que no llegará a consumarse la celebración. ¡El amor triunfará! ¡Tendremos boda! ¡Claro que sí! Pero, para eso, todavía hay que esperar al siguiente número, que, ¡ALERTA MÁXIMA!, se pone a la venta este mismo mes, y mientras tanto continuamos echando un vistazo al pasado y haciendo frente a los peligros del presente. ¡Examinémoslos!

LOS VIEJOS BUENOS TIEMPOS Desde que terminara el Spider-Man de Brian Michael Bendis tenemos al excelente artista David Marquez dando vueltas de aquí para allá. Pronto va a recalar, quién sabe si de manera más o menos definitiva, en Los Vengadores, como autor del segundo arco argumental, después del lanzamiento de la temporada de Jason Aaron, que tiene a Ed McGuinness como dibujante. Pero, antes de eso, Jordan D. White le ha asignado una más que interesante tarea en la Franquicia Mutante. Marquez es el encargado de los flashbacks que están reexaminando la relación entre Kitty y Coloso, partiendo de grandes momentos clásicos de la historia de la franquicia, y también será quien se encargue del episodio final de la historia, el de la boda. Con los flashbacks, abrimos fuego el mes pasado, mediante una recreación de la primera vez que el Profesor Xavier y La Patrulla-X se presentaron en las puertas de la Familia Pryde. En esa escena, Guggenheim y Marquez incorporan dos viñetas más a las que acometieran en su momento Chris Claremont, John Byrne y Terry Austin en The X-Men #129 USA (1979), probablemente porque ellos no estimaran en ese momento que se tratara de algo tan importante. Y es que, en esas dos viñetas extra es donde Kitty y Peter se conocen. El siguiente flashback, ya al comienzo del primer cómic de este número, hace exactamente lo mismo: añadir dos viñetas con un momento íntimo de Kitty y Peter, que se incorpora al que ya viéramos, a cargo de los autores antes mencionados, en The Uncanny X-Men #143 USA (1981. Ambos en Marvel Gold. La Imposible Patrulla-X nº 2). Y, en el segundo episodio de esta entrega, retrocedemos a un momento bastante cercano: el reencuentro de la pareja después de la resurrección de Peter, en Astonishing X-Men vol. 3, #4 USA (2004. Marvel Integral. Increíble Patrulla-X nº 1). Aquí, en lugar de añadir nada, tenemos un punto de vista diferente. El cómic original de Joss Whedon y John Cassaday estaba contado por Kitty, pero aquí es el pensamiento de Peter el que llegamos a conocer. Se agradece además la enorme fidelidad a las escenas originales. Guggenheim no ha buscado retorcerlas, ni tratar de encontrar nuevos significados, sino todo lo contrario: se ha mantenido fiel a las ideas de los autores que las acometieron, y lo que ha añadido son matices que enriquecen la historia actual. Chapeau!

EL GOLPE DEL PRESENTE De vuelta a la dura realidad, descubrimos que la cura creada por la Doctora Rao en la mencionada etapa de Whedon y Cassaday en Increíble Patrulla-X es lo mismo que podría condenar a los mutantes debido a las acciones de Lydia Nance. Atentos ahí a la manera en que Coloso trata de poner a Alfa de su parte, haciéndole caer en una trampa lógica. ¡Los hombres-X llevan haciendo eso desde que Cíclope convenció a un ejército de Centinelas de que trataran de destruir el sol, como causa de las mutaciones, durante la mítica etapa de Roy Thomas y Neal Adams, que acabamos de reeditar en un volumen en formato 100 % Marvel HC y que más adelante también tendremos en el Marvel Gold. La Patrulla-X Original nº 3. Ah, para completar la cosa, también echamos un vistazo a un futuro que pronto será presente: En eXtermino.

PATRULLA-X ORO 76: PREPARATIVOS DE BODA

Primera de las tres abultadas entregas que dedicaremos a la boda del siglo: el enlace de Kitty y Coloso. Estamos ante una de las relaciones más largas y complejas que han tenido lugar en el Universo Marvel. El romance entre estos dos mutantes se remonta a los años ochenta, cuando ella acababa de entrar en el grupo. La relación se rompió, pero marcó de tal manera a los personajes y a toda una generación de lectores que, por más tiempo que pasara, y por más personas que intimaran con cualquiera de los dos, durante todos estos años la mayor parte de los lectores mutantes han tenido siempre la impresión de que estos dos estaban destinados a acabar juntos… ¡tal y como parece que ocurrirá! Aunque, sabiendo como son las cosas en el entorno del Homo Superior, nosotros todavía no daríamos nada por supuesto. Van a ser unos meses muy interesantes, hasta que los veamos ante el altar.

EL RETORNO DEL PADRE Antecediendo el arco argumental, hemos colocado los dos primeros relatos de un número extraordinario, publicado en Estados Unidos bajo el título de X-Men: The Wedding Special, pero que tiene la particularidad de que no es en su interior donde se celebra la boda. En su lugar, lo que nos encontramos son los preparativos de la ceremonia, mediante tres historias desarrolladas por otros tantos equipos independientes y que se concentran en los rituales que suelen anteceder a este tipo de celebraciones. El primero es el que más atención ha concitado a su alrededor, puesto que supone el regreso de Chris Claremont, el hombre que hizo que los mutantes de Marvel fueran un fenómeno de masas, tras una prolongada ausencia de tres años en los que ha estado alejado del procesador de textos, aunque bajo contrato de la editorial. Claremont se reencuentra con su aliado de otras ocasiones, Todd Nauck, con el que coincidiera también en la más que digna serie que protagonizara Rondador Nocturno entre 2014 y 2015, y que aquí ofreciéramos integrada en X-Men Presenta. El Patriarca Mutante y su compañero de batallas repiten aquí un ejercicio que ya le viéramos acometer con Kurt, y que consiste en retrotraerse a momentos clave de la historia de Kitty. Curiosamente, comienzan con una situación que no fue escrita por Claremont, el final de la etapa de Joss Whedon y John Cassaday en Astonishing X-Men, y a partir de ahí se retrotraen hasta las primeras apariciones de Kitty, durante “La saga de Fénix Oscura”, la miniserie compartida con Lobezno, la ruptura con Peter o sus idas y venidas del equipo. Destaca la figura de Carmen Pryde, el padre de Kitty, que siempre fue objeto de mucha atención por parte de Claremont. El escritor incluso ha vuelto a los tiempos de ella como camarera, una situación en la que la retrató en la miniserie Mekanix (2002). Ah, un detalle de importancia: Ha tenido que venir por aquí Claremont para que Kitty pudiera reencontrarse con Lockheed… ¡todos se habían olvidado del entrañable dragón! Son diez páginas llenas de guiños a los lectores veteranos que hayan seguido a la mujer-X a lo largo de todos estos años, y en especial en las historias escritas por Claremont, pero el que sin duda es para nota es el de la aparición de Alasdhair Kinross, un secundario que apareció única y exclusivamente en la miniserie X-Men: True Friends, de 1999, que a su vez suponía la culminación de un proyecto que había iniciado Claremont con el dibujante Rick Leonardi más de una década atrás. Uhm, y sí, también está ahí el fantasma de Lobezno, cuando todos sabemos, desde Marvel Legacy Alfa, que está vivito y coleando. ¡Alguien debió de olvidarse de avisar al guionista! La segunda de las historias, ya con Guggenheim al guión, enlaza con el primer episodio del arco de la boda, que tienes a continuación, aunque siendo puntillosos habría que decir que se coloca en medio del mismo. No lo hemos puesto ahí porque eso hubiera roto el ritmo del episodio… ¿y la tercera? ¡Nos la reservamos para ubicarla en su lugar cronológico oportuno!

 

Spot On originalmente aparecido en Patrulla-X Oro nº 76

1984. EL IMPACTO DE SECRET WARS EN LOS MUTANTES

El dragón hembra que se trae Lockheed de las Secret Wars apenas da problemas. En el rocambolesco número de vuelta (UXM 181, V 84) Claremont lo convierte en un Godzilla de enormes proporciones que desaparece al final del episodio. Ya se le ocurrirá más tarde una forma de explicarlo. Lo de Kitty es más complicado. Hace falta un razonamiento lógico que justifique el cambio de planes. Para ello, se vale de Doug Ramsey, un compañero de clase de Kitty que aparece por primera vez en TNM 13 (III 84). Doug y Kitty tienen los mismos gustos, la misma edad y se llevan de maravilla, lo que hace dudar a Coloso de sus verdaderos sentimientos. “Soy un campesino ignorante de una sociedad y una cultura tan extrañas que para ella podrían ser de otro planeta. Kitty fue un sueño. Quizás sea hora de despertar y enfrentarse a la realidad”, reflexiona (UXM 180, IV 84). Eso ocurre unas páginas antes de entrar en la máquina del Todopoderoso, en el mismo cómic en el que la Reina Blanca secuestra a Kitty. A falta de la Patrulla-X, los Nuevos Mutantes tendrán que rescatarla (TNM 15-17, V-VII 84), excusa argumental que justifica su ausencia de las Secret Wars. La relación con Coloso se rompe nada más volver éste del planeta del Todopoderoso (UXM 183, VII 84), con un diálogo en primera página, sencillo y duro como un millón de bofetadas.

 

-La Patrulla y tú fuisteis llevados a la otra punta del universo y no me has contado nada. Me siento herida. ¿Os pasó algo interesante?

-Conocí a alguien y nos enamoramos.

 

El Universo Marvel ha conocido rupturas amorosas, pero nunca una tan pegada a la realidad como la de Kitty y Coloso. La identificación del público adolescente con la serie vuelve a ser completa. “Le odio, Ororo. Con toda mi alma. Le quiero”. Son palabras de Kitty, pero podrían haber sido pronunciadas por casi cualquier seguidor de la Patrulla-X. La explicación lógica a lo que realmente ha ocurrido en las Secret Warsla pone Claremont en boca de Lobezno: “Es fácil añorar un amor perdido, fantasear sobre lo que pudo ser, aunque sabes que nunca llegará a serlo. Una buena excusa para no afrontar los riesgos y exigencias de la realidad”. El romance de Coloso se queda en aventura pasajera, en un pretexto del ruso para no luchar contra el miedo a que fracase su relación con Kitty. El UXM 183 es uno de los episodios que más satisfecho deja al Patriarca Mutante. Incluso la única pelea que contiene, una paliza entre Coloso y Juggernaut más propia de borrachos de bar que de mutantes, tiene que ver con el tema principal del amor adolescente roto. De nuevo, una divergencia editorial produce un excelente resultado. Sus chicos de papel son más humanos que nunca. A cambio, Claremont consigue una serie limitada para la Pryde, aunque todavía no tiene muy claro cuando va a poder escribirla.

 

El inicio de las Secret Wars coincide con el relevo de Weezie Jones al frente de la edición de los títulos mutantes. El UXM 182 (VI 84) es su último número. Ese mismo mes trabaja codo a codo con Ann Nocenti, la que va a ser su sustituta. Nocenti proviene de la crítica literaria y tiene algo de experiencia en la edición, aunque jamás ha trabajado con tebeos y mucho menos con nada relacionado con mutantes. A Claremont le convence su talante liberal y progresista. “No, nunca he trabajado en esto… pero meter palabras y dibujitos en pequeñas cajas e imprimirlas en papel higiénico me parece algo casi subversivo. ¿seguro que no tiene nada que ver con las drogas?”, bromea ella. El Padre Mutante siente que trabajar con Nocenti no va a ser muy diferente de lo que ha sido trabajar con Weezie.

 

-¿Pero qué se supone que tengo que hacer? -pregunta Nocenti

-Básicamente, consiste en llevarte a Chris a comer un par de veces por semana, querida. El resto ya verás que es bastante sencillo.

Algo desocupada (y aburrida) desde que Jim Shooter pusiera a sus órdenes a una corte de eficaces editores asistentes (Elliot Brown, Peter Sanderson), los nuevos horizontes de la Jones se concretan un mes más tarde con la aparición de Power Pack 1 (VIII 84), título protagonizado por un grupo de superniños. Por primera vez, Weezie firma como Louise Simonson. Espera que la Pandilla Poder triunfe entre los lectores más jóvenes. El éxito, sin embargo, le llega entre el público habitual del mercado directo.

En su primer mes como editora, Ann Nocenti prepara, con la ayuda de Weezie, un número en el que Pícara es la protagonista absoluta. Durante los meses anteriores, Claremont la ha sometido a duras pruebas para probar su lealtad a la Patrulla-X, lo que incluye un enfrentamiento contra Mística (UXM 178, II 84) o el absorber los poderes de un Coloso transformado en Piedra (UXM 179, III 84). En esta ocasión, el Padre Mutante recupera a Michael Rossi, agente de SHIELD y ex-amante de Carol Danvers. Pícara, en un momento de esquizofrenia, cree ser Carol Danvers y se comporta como ella. Comprende entonces que no sólo robó sus recuerdos, sino también sus emociones. “Ahora, cuando Carol te mira a ti o a sus amigos, sabe quienes sois y lo que debe sentir por vosotros gracias a la terapia de Xavier”, solloza Pícara. “Pero soy yo quien siente esas emociones”. En una de las escenas de más refinada tortura hacia uno de sus personajes, Claremont deja a ella llorando en el suelo, mientras Rossi se aleja tras despreciarla. “Me gustaría tener poder para matarte”, dice. “Y yo, amor mío. Y yo”, responde Pícara. Encumbrada por los lectores como una de sus mujeres-X favoritas, Pícara es, en definición de Claremont, la Bella Durmiente a la que todos los fans quieren despertar, aunque ello les cueste la vida.