INCREÍBLE PATRULLA-X 13: EL CLUB DE LOS RESUCITADOS

 

En los últimos tiempos, hay tantos mutantes que están volviendo a la vida (¡y los que faltan!) que bien podrían montarse una escuadra de La Patrulla-X por sí mismos. ¡Y nos saldría un grupo de lo más apañado! Imagina: Charles Xavier, Jean Grey, Lobezno… ay, íbamos a mencionar al menos dos más, pero no conviene destripar algunas cosas que no veremos hasta los próximos meses. En cualquier caso, tenemos muchos resucitados, pero esos regresos a veces parecen caer en el vacío, porque estamos en una dinámica en que no hay tiempo para tomar un respiro y dejar que los acontecimientos reposen y se asienten. Algo que era una tradición sagrada en los buenos viejos tiempos de Claremont se ha convertido en una posibilidad remota… pero no en un imposible, como viene a probar este Annual. La acción se desarrolla a caballo entre la macroaventura escrita por Charles Soule, con la que se abrió la serie, y la nueva etapa que empezará el mes que viene. De hecho, en Estados Unidos el cómic se puso a la venta después del Astonishing X-Men vol. 4, #14 USA, pero una nota en las páginas de créditos de la edición americana se apresuraba a aclararnos dónde debíamos situar cronológicamente la historia, que es precisamente donde la hemos puesto nosotros.

EL GUIONISTA Escribe Matthew Rosenberg, un guionista cada vez más importante dentro de Marvel en general y en la Franquicia Mutante en particular. Rosenberg venía dando saltos, de aquí para allá, escribiendo cosas tan diferentes como las dos últimas historias en solitario de Kingpin que han aparecido recientemente o la última encarnación de Guerreros Secretos, entre otras cosas, pero hete aquí que cuando fue señalado para desarrollar La resurrección de Fénix, en el Bullpen vinieron a designarlo como uno de los grandes nombres en lo que al Homo superior se refiere. Y es que, desde entonces, no para de recibir encargos por parte de la oficina de Jordan D. White. Primero tocaron miniseries: Ha escrito el regreso de Los Nuevos Mutantes, en una mini cuya recopilación tendremos aquí antes de final de año, y también tiene en la reserva otra del Hombre Múltiple… y hay quien diría que esto último es un spoiler sobre quién será el siguiente en resucitar, pero el caso es que la mera existencia de ese cómic ya denota la vuelta del personaje. De las miniseries, Rosenberg ha saltado a las colecciones abiertas, y de esta forma será quien se encargue de Increíble Patrulla-X a partir del mes que viene. La cosa no acaba ahí, porque a comienzos de año lo tendremos como uno de los tres guionistas que se ocuparán de la completamente nueva y completamente semanal –en Estados Unidos, eso sí– Imposible Patrulla-X. Sobre esta aventura en concreto, Rosenberg, desde su cuenta de Twitter, la definía de la siguiente manera: “Una pequeña historia que tendrá ramificaciones, sobre todo para El Hombre de Hielo”. ¿Se referirá a su castigado estómago? Dos apuntes más al respecto: nos ha encantado el trabajo del guionista con La Patrulla-X Original. Ha pillado muy bien la personalidad de cada uno de ellos, y nos han entrado unas ganas enormes de una serie que los reúna –a los adultos, como aquí– y que la escriba él. Y por último, un apunte bibliográfico: la historia completa de Lucifer y la batalla en que Xavier perdió el uso de sus piernas se contó en The X-Men #20 USA (1966). El villano había debutado unos episodios antes, en The X-Men #9 USA (1965. Ambos publicados en Marvel Gold. La Patrulla-X Original nº 1).

EL DIBUJANTE En las tareas gráficas del Annual nos encontramos con Travel Foreman, un tipo que apuntaba maneras cuando se encargó de parte de El Inmortal Puño de Hierro, pero que nunca ha terminado de cuajar. Pese a todo, en Marvel le prestan cierta atención, y lo han reclamado para proyectos con entidad, como puedan serlo la última etapa de Ultimates o Tales Of Suspense.

PATRULLA-X ROJA 5 LLENANDO HUECOS

Interrumpimos la programación habitual para ofrecerte el Annual con el que va a contar esta colección. Sí, en Marvel no quieren desaprovechar el momento y, aunque todo apunta hacia la renovación dentro de la Franquicia Mutante, ha acudido a este tipo de especiales para completar su parrilla de la temporada. En lo que se refiere al que nos ocupa, hace algunos meses La resurrección de Fénix nos trajo de vuelta a Jean Grey, mientras que esta Patrulla-X Roja la puso al frente de un nuevo equipo. ¿Qué ocurrió entre lo uno y lo otro? El especial que tienes entre manos viene a responder, literalmente, a esa pregunta, ofreciendo encuentros con amigos, familiares y amantes bajo tierra… además de una sorpresa final para dejar helada la sangre.

UN VIEJO CONOCIDO
En las labores gráficas, tenemos con nosotros a Pascal Alixe, un profesional del cómic que lleva desarrollando su carrera desde finales de los años noventa, cuando estuvo dibujando Batman Chronicles para DC Comics. Antes de pasar a nuestra editorial, todavía recalaría en Wildstorm. En Marvel tiene una abultada trayectoria, que va desde su participación en la etapa de Robert Kirkman de Ultimate X-Men a, más recientemente, algún episodio de The Unworthy Thor. Un pequeño detalle anecdótico: su contacto con la Familia Grey se extiende hasta una miniserie protagonizada por Rachel, que supuso la despedida del personaje por una temporada. Estamos hablando de X-Men: Phoenix #1-3 USA (1999-2000. 100 % Marvel HC. Cable: Origen). Precisamente, en estos últimos años Alixe parece estar prodigándose de nuevo en la editorial, después de haber firmado, de nuevo para la Distinguida Competencia, unas cuantas obras, relativas a personajes como Linterna Verde, Superman o Batman.

AL SERVICIO DE LOS FANS
A propósito de este Annual, Tom Taylor dejaba algunas interesantes declaraciones, en conversación con George Marston, uno de los redactores de Newsarama. Por ejemplo, acerca de si Jean está siguiendo los pasos de Charles Xavier, decía lo siguiente: “No veo a Jean como la continuadora del sueño de Xavier. La empatía y esperanza de Jean, combinadas con su gran poder, significan que está tratando de hacer algo realmente único. Puede sentir las divisiones del mundo. El miedo, la furia y la ansiedad de las personas. Así es como una de las telépatas más fuertes y amables responde a eso, ayudando. Quiere proteger a los mutantes, sí, pero también quiere que todos estén juntos. Esto no tiene que ver con el sueño de Xavier, sino con el sueño de Jean”. Además, Taylor apuntaba detalles sobre lo que nos resta por ver en la serie: “Tengo un año de saga planificada para la colección, y es una historia muy intensa. Necesitamos afrontar esto antes de saltar a lo siguiente”. Hay que tener en cuenta un detalle al respecto de esto último: aunque hemos colocado el Annual entre el primer y el segundo arco argumental de la serie, tal y como han hecho también en los recopilatorios americanos, la aventura que hemos leído en los cuatro primeros números de nuestra cabecera seguirá adelante el mes que viene allí donde la dejamos. Será entonces cuando nos reencontremos con Cassandra Nova, la desagradable sorpresa para Jean que nos deja el epílogo del Annual. Sobre ella, añadía el guionista: “No es ningún secreto que Jean y Cassandra Nova tienen un pasado a sus espaldas. Jean fue fundamental para la caída de Nova en New X-Men de Grant Morrison. La villana ve a Jean como una amenaza para sus retorcidos intereses”.

INCREÍBLE PATRULLA-X 12 Y EL TELÓN CAYÓ

Con este episodio, finaliza el proyecto de Charles Soule en Increíble Patrulla-X. Somos los primeros sorprendidos de que el tercer acto se quede en una única entrega, y conjeturamos con la posibilidad de que, en un inicio, los planes tanto de la editorial como del guionista consistieran en que cada uno de los tres actos estuviera formado por seis números. ¿Habrán entonces metido el acelerador por alguna razón en concreto? Podemos descartar la mala suerte comercial, porque la cabecera funciona bien y, de hecho, se transmutará en una colección mutante más o menos convencional una vez cerrado este ciclo. Cabe, por lo tanto, pensar en un agotamiento del guionista, lo cual no es en absoluto descartable, ya que el bueno de Soule estaba escribiendo, en el momento de entregar el libreto de este número, nada menos que siete cómics mensuales. Cabe también pensar en que el agotamiento fuera del estamento editorial: buscar un nuevo dibujante cada mes y coordinarlo con lo que vinieran haciendo sus antecesores y lo que tuvieran que hacer sus sucesores no es en absoluto sencillo, y aquí hemos terminado por encontrarnos con alguna elección artística un poco… peculiar, quizás debida a las prisas. Y por último, hay un potencial motivo que no podemos desdeñar: la Franquicia Mutante se encuentra en pleno proceso de puesta a punto, de cara al inminente relanzamiento que se nos viene encima. Para ese relanzamiento, está claro que necesitaban que se dieran una serie de circunstancias, todas ellas en marcha en estos momentos: la vuelta del Lobezno clásico, el arrinconamiento o eliminación de El Viejo Logan, el regreso a su época de Los Cinco Originales, el retorno de Magneto a sus viejas costumbres villanescas… y la resurrección de Charles Xavier. Quizás era necesario contar ya con el Profesor-X, en lugar de esperar más. En los próximos meses, cada cosa irá cayendo en su sitio y tendremos una imagen más clara de hacia dónde va todo esto.

CON SABOR MUTANTE No nos hubiera disgustado lo más mínimo que Jim Cheung hubiera regresado para poner punto y final a aquello que comenzó, pero ya sabes que ahora está haciendo trabajos en otra editorial, por lo que tal vez no esté disponible dentro de La Casa de las Ideas en este preciso momento. En su lugar, Jordan D. White ha tirado de un dibujante cuyo sueño dorado siempre fue seguir los pasos de Joe Madureira en La Patrulla-X. El mexicano Gerardo Sandoval tiene ese particular estilo que podríamos encuadrar en el amerimanga: influencias superficiales del cómic japonés unidas a una educación narrativa dentro de los márgenes de los superhéroes estadounidenses en general, y en los excesos de los años noventa en particular. Con esas credenciales, Sandoval se dio a conocer en Top Cow, el sello de Marc Silvestri para Image, donde mostró su visión de Lara Croft. Fichado por Marvel, le hemos visto, además de en mucho fill-in de toda clase y condición, en Nuevos Vengadores o Veneno, pero su preferencia por los mutantes es evidente, y de ahí que por ejemplo le llamaran para reinterpretar “La Era de Apocalipsis”, con motivo de “Secret Wars”. Tras este cómic en concreto, recalará en un episodio del prólogo de “Spidergedón”, el evento arácnido de la próxima temporada, o en un spin-off de Guerras del Infinito. Esperamos que sea de tu agrado, porque está claro que tenemos Gerardo Sandoval en Marvel para rato.

PREGUNTAS POR RESPONDER El objetivo de esta saga era traer a Charles Xavier de vuelta, y se ha cumplido, pero no puede decirse que nos lo deje restituido en su posición tradicional. Xavier tiene ahora un cuerpo joven, sin problemas de movilidad y con un pelo en la cabeza que no parece que vaya a caerse. Dice además tener un nuevo sueño, aunque falta aclararnos sobre en qué consiste. Nadie, salvo Mariposa Mental, recuerda lo ocurrido, por lo que permanecerá oculto al resto de los mutantes y del mundo… ¡por el momento! Cuánto nos olemos que esa situación no durará mucho.

INCREÍBLE PATRULLA-X 11: PODANDO EL JARDÍN

El penúltimo episodio del proyecto de Charles Soule para Increíble Patrulla-X nos ha traído el enfrentamiento definitivo contra Proteo, un tour de force en que la acción es protagonista, como no podía ser de otra forma a estas alturas de partido. Y, viendo el “continuará” monumental que nos deja la última página, volverá a serlo para la conclusión, cuando nuestros chicos se la vuelvan a ver con el Rey Sombra. ¿Esperabas el regreso del villano que retuvo a Xavier durante todo este tiempo? Había una pista en el ambiente que nos hacía sospechar de ello: y es que Amahl Farouk ha vuelto a ser el gran antagonista de David Haller en la segunda temporada de Legión, cuyos once episodios se han emitido a través del canal FX en paralelo con el lanzamiento en Estados Unidos de las más recientes entregas de la serie que nos ocupa.

UN VETERANO DE ALTURA
Nos visita nada menos que Ron Garney, dibujante con profesionalidad a prueba de bomba, que comenzara su carrera en la década de los noventa y que, salvo por un corto periodo en DC Comics, ha permanecido asociado con La Casa de las Ideas. La decisión de convertirse en ilustrador de cómics le llegó cuando ya había superado la adolescencia, después de arrastrarse por la fascinación que le produjo la lectura de Marvel Super Heroes Secret Wars. Nada menos que el dibujante principal de ésta, Mike Zeck, fue su mentor y el hombre que presentó su obra a editores tanto de Marvel como de DC, pero fueron los primeros quienes lo ficharon. Irrumpió con un número de G.I. Joe, fechado en 1991, tras lo que pasaría por títulos como Marc Spector: Moon Knight, Nightstalkers y Ghost Rider… aunque la serie que le catapultó al estrellato fue, sin duda, Captain America, donde desarrolló una mítica etapa, en dos partes, junto a Mark Waid y eclosionó definitivamente su estilo limpio, dinámico y con una narrativa a prueba de bomba. Sinónimo de calidad y elegancia, Garney fue en aquel entonces requerido para encargarse de Silver Surfer, The Incredible Hulk… o Uncanny X-Men, en su primer contacto con los mutantes, donde dio fuste a los guiones de Chuck Austen. Tras su paso por DC, donde se encargó de la Liga de la Justicia de América o de Flecha Verde, reingresó en Marvel, para acometer una brillante época de The Amazing Spider-Man y realizar un puñado de espectaculares historias de Lobezno para las que le acompañó Jason Aaron, junto al que también realizó una miniserie de la versión Ultimate del Capitán América. Su último trabajo hasta la fecha era para Daredevil, donde le ha acompañado al procesador de textos el mismo guionista con el que se ha reencontrado aquí: Charles Soule. El guionista se ha estudiado de manera concienzuda anteriores trabajos de su compañero y ha procurado darle escenas a la altura de lo que cabe esperar de él. De entre todas ellas, nos quedamos con esas escenas compartidas entre El Viejo Logan y Mística, después de que Garney fuera el responsable de ilustrar las batallas más brutales que han tenido lugar entre estos dos mutantes… aunque, en aquel entonces, se tratara del Lobezno de toda la vida, y no de su versión madura. Está por determinar cuál será el siguiente destino de Garney dentro de una Marvel en transformación, pero allá donde esté merecerá la pena que pongamos la mirada. Sobre su manera de hacer las cosas, comentaba lo siguiente con Jorge Khoury, de CBR.com: “Siempre he tratado de tener un toque estilizado y un poco cartoon. Si tengo un estilo, desde luego no está influido por Jim Lee. Me esfuerzo en las perspectivas, en dónde colocar el punto de vista, y es lo que me divierte. Con el paso de los años, me he vuelto todavía más estilizado, pero no es algo en lo que me centre específicamente. Trato de pasarlo bien siendo el director y moviendo la historia a través de las páginas, haciendo que cobre vida y que el lector crea que está viendo una película”.

 

Spot On originalmente aparecido en Increíble Patrulla-X nº 11

ULTIMATE X-MEN 10: EL REGRESO DE MAGNETO

El último de los arcos argumentales que escribió Brian K. Vaughan para Ultimate X-Men venía a ser la culminación de una etapa, inicialmente prevista como corta, que se había extendido más allá de lo que hubiera imaginado ninguno de sus responsables. A fuerza de alargarse su interinato, Vaughan se había terminado por hacer con las riendas de los personajes, de las tramas heredadas y de las que él mismo había puesto en marcha, para, llegado a este punto del camino, ofrecer una saga de proporciones épicas en la que cristalizaban elementos que estaban presentes desde el primer número.

La clave estaba en Magneto. Mark Millar se había dejado contagiar del espíritu omnipresente del villano en la franquicia cinematográfica. Si echamos un vistazo a todas las películas de X-Men, Erik Lehnsherr no se ausenta en ninguna de ellas, por más que sus temas varíen conforme avanza la saga. EnUltimate X-Mennunca se llegó a ese exceso, con gran número de aventuras que ahondaban en múltiples vertientes alrededor del homo superior, pero el primer y mayor enemigo de La Patrulla-X siempre acababa por regresar, más peligroso que en la anterior ocasión, de manera que las historias en las que estaba ausente bien parecían un descanso hasta el siguiente choque.

 

Si analizamos la etapa de Millar, ésa es la conclusión que extraeremos. Magneto estaba, por supuesto, en el nacimiento del equipo (Ultimate X-Men nº 1: La gente del mañana), una saga que concluía con su aparente muerte a manos del Profesor Xavier… Aunque todos los lectores sabían que tal cosa no era cierta, y poco a poco fueron surgiendo más detalles alrededor de qué había sido del villano. Al final de la siguiente aventura (Ultimate X-Men nº 2: Regreso a Arma-X), el profesor confesaba a Jean Grey que Magneto no sólo seguía vivo, sino en proceso de rehabilitación, algo que se concretaría unos números más adelante, cuando Eric reaparecía, amnésico, feliz, jugando con unos niños en Central Park y estropeando sus relojes sin saber la causa (Ultimate X-Men nº 3: Gira mundial). La felicidad duraba poco, de manera que La Hermandad de Mutantes descubría lo ocurrido y devolvía la memoria a su líder, quien se lanzaba a una oleada de actos terroristas por los que La Patrulla-X se enfrentaría contra los Ultimates (Ultimate X-Men nº 4: Fuego Infernal y azufre)… y de ahí saltaríamos a la apoteósica despedida de Millar como guionista de la serie, con una larga aventura en la que Magneto ponía en jaque al mundo entero y La Patrulla-X conseguía de nuevo derrotarlo, para dejarlo preso en una prisión de plástico oculta bajo tierra y que estaba calcada de la que había podido verse en las películas de Bryan Singer hasta en detalles tan pequeños como la silla de ruedas, también de plástico, de Xavier (Ultimate X-Men nº 5: El retorno del rey).

 

El ciclo de Magneto había cubierto, en total, casi los tres primeros años de la serie y la etapa al completo de Millar. No es extraño que los siguientes autores permanecieran al margen del asunto, para evitar así la sobresaturación, y quizás también porque resultaba complicado contar algo nuevo sobre el villano que no hubiera aportado el fundador de la colección.

 

Y sin embargo, era evidente que Magneto volvería. De hecho, Millar le había dejado preparado para hacerlo, tan pronto como pudiera escapar de su prisión. Sólo hacía falta encontrar el cómo. Para ello, Vaughan quiso emplear a un personaje bien conocido por los lectores de la Marvel clásica por su íntima relación con éste. Se trataba de Lorna Dane, alias Polaris, una bella mutante, de llamativo cabello color de jade y con poderes similares a los del enemigo de La Patrulla-X, cuyo debut en su versión original había tenido lugar en las últimas viñetas de The X-Men #49 USA (1968), escrito por Arnold Drake y dibujado por Don Heck, aunque sería en el número inmediatamente posterior cuando adquiriría pleno protagonismo. Aquel cómic era especialmente importante, ya que el legendario historietista Jim Steranko desembarcaba en el mundo de los mutantes con toda su fuerza. Fue él quien creó el característico logo tridimensional de X-Menempleado a partir de entonces, en una portada presidida por la imagen de Polaris, a quien en el interior se nos desvelaba como “Reina de los mutantes”. El criminal Mesmero hacía aflorar sus superpoderes magnéticos mediante una máquina diseñada a tal efecto. El sorprendente giro argumental de la historia tenía lugar en el momento en que irrumpía Magneto y reclamaba su paternidad sobre Polaris… Algo que luego se demostraba falso. La mutante volvería poco después, unida sentimentalmente a Kaos, el hermano de Cíclope, para unirse junto a su amante a La Patrulla-X, en los estertores de su primera etapa.

 

Con posterioridad, Polaris, casi siempre unida a Kaos, reaparecería intermitentemente en el cosmos mutante, para pasar a formar parte tanto del grupo madre como del gubernamental Factor-X, y en años recientes, ya en la primera década del siglo XXI, algunos autores habían retomado la posibilidad de que fuera la hija de Magneto, esta vez para, al contrario que había ocurrido en los años sesenta, confirmarla. En su versión Ultimate, Polaris llevaba ya un tiempo disponible, en concreto desde que apareciera como una de las integrantes de la Academia del Mañana dirigida por Emma Frost, que introdujera Brian Michael Bendis en Ultimate X-Men nº 7: Nuevos Mutantes. Vaughan quería explorar de paso un elemento que Bendis apenas sí había llegado a apuntar, el de la rivalidad de los alumnos de Frost con los de Xavier. Sería el punto de partida para una saga que crecería en intensidad conforme avanzara, y en la que el escritor acudiría a la presencia de gran cantidad de personajes invitados. Algunos de ellos habían sido utilizados por él mismo en pasados números, como esa Dama Mortal tan parecida a la de X-Men 2 o Longshot, que figurara en la aventura de Krakoa, mientras que otros ya venían siendo habituales con anterioridad. Además, el escritor se animaba con la resolución de un pequeño misterio sobre el que se preguntaban los aficionados en los foros de Internet desde el comienzo de la serie. ¿Acaso Mística se encuentra infiltrada en la mansión bajo la apariencia del gato de Xavier? Y hasta resolvía por fin otra duda extendida entre los seguidores: ¿cuál es la orientación sexual de Coloso?

 

A los cinco capítulos de “Norte Magnético” que figuran en este volumen le antecede, además, el primer Annual de la serie, un episodio con mayor número de páginas en el que Vaughan completaba la trama alrededor de Pícara y Gambito, en un escenario tan poco habitual como Las Vegas y distanciándose una vez más de los hechos conocidos por el Universo Marvel clásico. La permanencia del guionista en el título llegaba a su fin, después de casi dos años en los que había pasado de ser un prometedor autor a una máquina de ganar premios. En ese 2005 arrasaría en los Eisner, lo que le llevó a abandonar el trabajo en series que no hubieran sido creadas por él mismo. Estas historias de Ultimate X-Men se erigen así como su trabajo de fin de carrera, su licenciatura en un medio que ya por entonces dominaba y del que acabaría siendo maestro.

 

Artículo aparecido en Ultimate X-Men 10