LA REFORMULACIÓN DEL CABALLERO LUNA A MANOS DE CHARLIE HUSTON: CICLOS LUNARES

Hay personajes cuya fuerza excede a cualquier previsión inicial que pudieran hacer sus creadores. Entre ellos, hay que contar la figura del Caballero Luna. Creado en 1973 por el guionista Doug Moench y el dibujante Don Perlin con el único objetivo de que sirviera como oponente al Hombre Lobo marveliano, este misterioso individuo, a medio camino en aquel primer momento entre héroe y villano, causó una honda impresión entre los lectores de la época.

 

El trabajo de diseño del personaje estaba enfocado en la dirección de encontrar el perfecto rival contra el licántropo, y de ahí el recurso a jugar con los elementos distintivos del satélite terrestre, el que determina las transformaciones del Hombre Lobo. Moench se basó en un silogismo muy sencillo: la Luna es de color plateado. La plata daña a los Hombres Lobo, haciéndoles sangrar… Por lo tanto el nuevo personaje debía integrar tales circunstancias en sus elementos distintivos, desde el traje hasta su nombre de batalla. Cuenta Moench que su primera opción consistía en llamarle Moonblood (Lunasangre), pero que el editor de la historia, Len Wein, le aconsejó cambiarlo, de manera que ambos decidieron quedarse con Moon Knight (Caballero Luna).

 

Al final de aquella primera aparición se revelaba la condición benévola del Caballero Luna, que visitaría al Hombre Lobo en un par de ocasiones más, lo que permitiría al escritor definirle con mayor precisión: “Soldado de fortuna, veterano de tres guerras africanas y cinco revoluciones sudamericanas, relaciones con la CIA, experto en armamento, versátil en todas las artes marciales, ex-boxeador, marine, comando”, decía su expediente. Pero el aspecto diferenciador estaba, sin lugar a dudas, en su personalidad… O mejor dicho: en sus personalidades. El Caballero Luna asumía los papeles del mercenario Marc Spector, del millonario Steven Grant o del taxista Jake Lockley, en función de las necesidades de sus misiones. Moench le rodeó además de una corte de interesantes secundarios: Frenchie, el piloto del helicóptero que usaba en sus misiones; Marlene, su compañera sentimental, y Samuel, su mayordomo. Un tiempo más adelante, se incorporaría un detalle de suma importancia: la devoción hacia Khonshu, un dios del antiguo Egipto que habría salvado su vida y al que el Caballero Luna debía su propósito vital y representaba como avatar.

 

El golpe de suerte que ascendiera a los altares marvelitas al nuevo justiciero de la ciudad llegó gracias a una revista protagonizada por cierto Goliat Verde, que formaba parte de una iniciativa de Marvel destinada a llegar a un público más amplio que el habitual comprador de cómics. Se trataba de Rampaging Hulk, un título que, a partir de 1978, incluyó historias de complemento protagonizadas por el Caballero Luna. A partir de la tercera de las mismas, el dibujante sería Bill Sienkiewicz, un joven desconocido que destacaba por un estilo realista próximo al del legendario Neal Adams, que rompía con la línea, algo más conservadora, seguida por Don Perlin. El Caballero Luna se convertía así en una verdadera criatura de la noche, de un mundo cruel a la par que misterioso, con sus propias reglas y demonios. El éxito sería tal que, apenas un año más tarde, llegaría la colección propia.

 

Para entonces, no tardó en surgir una broma entre los lectores. “Si de verdad quieres leer buenas historias de Batman”, decían entonces, “debes seguir al Caballero Luna de Marvel”. Tal afirmación adquirió cierta oficialidad al saltar incluso a la portada de la prestigiosa revista Comics Journal, para la que Sienkiewicz dibujó una impactante ilustración en la que su héroe empujaba al veterano Hombre Murciélago. Y era cierto que el Caballero Luna le había tomado prestados algunos detalles: ambos coincidían en ser hombres convencionales entrenados hasta los límites de la resistencia humana o millonario con una doble vida; los dos utilizaban gadgets para resolver todas las circunstancias imaginables, e incluso el uniforme y la manera de moverse eran similares… pero en muchos aspectos, y de ahí los comentarios, el personaje de Marvel superaba cualquier cosa que pudiera ofrecer Batman en aquel entonces. No había acompañantes joviales ni villanos ridículos ni situaciones abracadabrantes. Además, Marc Spector disfrutaba de una relación plena y adulta con una mujer, algo que no solía verse en la acartonada vida privada de Bruce Wayne.

 

Sienkiewicz permaneció en la colección hasta Moon Knight #30 USA (1983). Para entonces, había tenido lugar una sorprendente evolución en su trazo, cada vez más experimental y sucio, un verdadero espectáculo para los sentidos que, junto con los complejos guiones de Moench, situaban las aventuras del Caballero Luna en la cumbre de la sofisticación. Por desgracia, el escritor apenas tardó unos pocos episodios en seguir el camino de su compañero, y en ausencia de ambos la cabecera echaría el cierre en cuestión de meses. Posteriores regresos no contarían con ninguno de ellos, salvo por un par de miniseries, escritas por Moench a finales de los noventa, en las que devolvía sus esencias al Puño de Khonshu, aunque fuera por un espacio de tiempo limitado.

 

No fue en vano, sin embargo, ya que esas historias mantuvieron viva la llama del Caballero Luna. Al fin, en 2006, y tomando las aventuras originales como modelo a seguir, el novelista policiaco Charlie Huston y el dibujante David Finch acometieron un espectacular relanzamiento. En “El fondo” estamos ante una vuelta a nacer del personaje en toda regla, al comienzo de la cual se presenta a un Marc Spector que no sólo ha dejado atrás su pasado como héroe enmascarado, sino también todo aquello que le importa: el amor, la amistad, su vida, en definitiva. Es entonces cuando eleva sus plegarias a Khonshu… Y empieza de nuevo el ciclo de la Luna.

 

Artículo aparecido originalmente en Marvel Héroes. El Caballero Luna: El fondo

CLÁSICOS MARVEL GUÍA DE LECTURA 2018

Este es el orden recomendado de lectura para la línea de clásicos Marvel de Panini Comics, actualizado a enero de 2018.