1985. DE CÓMO LA FURIA DE ALAN MOORE ALTERA DOS AÑOS DE ARGUMENTOS

Etiopía es, durante 1985, una referencia obligada para la industria del ocio. Al mismo tiempo que en la oficina-X preparan los especiales de Asgard, un grupo de cantantes entre los que se encuentran figurones tales como Bruce Springsteen, Michael Jackson o Tina Turner publican el disco coral USA for AFRICA We are the world, iniciativa de Bob Geldof destinada a recaudar fondos para paliar el hambre en el Continente Negro. A rebufo de la ola caritativa que recorre America, Berni Wrightson sugiere a su amigo Jim Starlin que preparen un cómic que sea el USA for AFRICA de Marvel, con los mejores guionistas y dibujantes de la industria trabajando por tan honorable causa. Starlin habla con Jim Shooter, al que le parece una gran idea. No es la primera vez que la editorial ha publicado tebeos con fines benéficos, como por ejemplo el Power Pack and Spider-Man (1985) destinado al Comité Nacional para la Prevención del Abuso Infantil. Al día siguiente, Shooter trata el tema con Mike Hobson y Jim Galton, publisher y presidente de Marvel, respectivamente. Ellos creen que, si los autores van a donar sus sueldos, la Casa de las Ideas debería hacer lo mismo. Puestas también al corriente, al carro de la solidaridad se suben tanto la distribuidora Curtis Circulation como algunas librerías especializadas. Se decide que el cómic esté protagonizado por la Patrulla-X, los protagonistas de la serie regular que mejor vende. También se anuncia a distribuidores, libreros y lectores que la tirada será única. Una vez terminada la impresión, se destruirán los fotolitos. La venta completa de la edición queda así asegurada.

 

El proyecto recala en Ann Nocenti y Chris Claremont, que se ocupan de reclutar a los guionistas, mientras Starlin y Wrightson se encargan de los dibujantes. El argumento básico se prepara entre los cuatro. La sesión creativa empieza a mediodía, en un restaurante, y se extiende hasta altas horas de la noche, ya en la oficina-X. A última hora, Shooter añade un par de ideas. El tema principal, comenta Claremont, es que la Patrulla puede salvar el mundo, puede salvar el universo, pero no puede salvar a aquellos que se mueren de hambre. Las escenas son cuidadosamente repartidas en función de quienes han de realizarlas. Stan Lee se ocupa de las páginas de presentación junto a John Romita Jr. y John Buscema.

 

Tras éstas, la acción se divide en arcos de entre dos y tres planchas protagonizados por los diferentes hombres-X. John Byrne accede a dibujar la segunda secuencia, que cuenta además con el entintado de Terry Austin. Tampoco ahora llega a reunirse el Dream Team. Quien escribe la escena no es Claremont, sino Weezie Simonson.

Berni Wrightson convence a su amigo y colaborador ocasional Stephen King para que escriba la terrorífica secuencia en la que el villano, nada menos que la encarnación del hambre, tortura a Kitty.

Alan Moore y Richard Corben se ocupan de que Magneto se enfrente a su horrible pasado (impagable la viñeta en la que Hitler reconoce al Amo del Magnetismo como su más avanzado pupilo).

Frank Miller comparte su reencuentro con Lobezno con el aclamado autor de ciencia-ficción Harlan Ellison, esta vez acompañado de las tintas de Bill Sienkiewicz.

Claremont se reserva las páginas dedicadas a Tormenta, en las que une sus fuerzas a las de Brian Bolland, uno de sus dibujantes predilectos.

Mike Baron y Steve Rude, responsables del independiente Nexus, ofrecen a continuación su visión del grupo al completo.

George R.R. Martin, otro gran escritor de terror, se ocupa de las páginas en las que la Patrulla-X llega a Etiopía en busca de su enemigo.

A los ya mencionados se añaden los nombres de Bill Mantlo, Mary Jo Duffy, Denny O´Neil, Joe Sinnot, Bob Layton, Brent Anderson, Klaus Janson, Clarles Vess, Mike Kaluta, John Bolton, Bruce Jones, Steve Englehart, Paul Gulacy o el mismísimo Jim Shooter. El cómic lo cierran Archie Goodwin, Howard Chaykin y Walt Simonson. En total, ochenta y dos guionistas, dibujantes y entintadores repartidos en veintiún equipos creativos.

Claremont entiende X-Men: Heroes for hope como un gran tributo a todos aquellos que han trabajado en la serie en los últimos diez años. Por una vez en la vida, otros escritores tienen la oportunidad de poner su rúbrica en un cómic protagonizado por sus chicos. El gran Patriarca Mutante no sabe muy bien como sentirse. Normalmente, no le resulta cómodo que los hombres-X aparezcan como invitados en otros títulos. Dichas apariciones, si se hacen correctamente, pueden dar una idea general de verosimilitud, pero casi siempre son un mero truco publicitario para vender más. Tanto Weezie primero como Ann después han seguido la política de complicar las cosas a quienes deseen utilizar a los hombres-X en otras colecciones. Heroes for hope es diferente, un caso puntual que no va a repetirse en el futuro. Claremont se estremece cuando lee las páginas dieciséis a dieciocho, escritas por Alan Moore. Este chico ha sido capaz de definir a Magneto mucho mejor de lo que yo he conseguido hacerlo nunca, y en tan sólo tres páginas, piensa. Da igual. Alan Moore nunca trabajaría para Marvel. Además, si hay alguien imprescindible para la Patrulla-X, ése es Chris Claremont.

 

Inmerso en la actividad frenética que suponen la miniserie con Alpha Flight, los especiales con Arthur Adams y la coordinación del Heroes for Hope, le queda todavía hacer frente al siguiente gran acontecimiento mutante de la temporada, el UXM 200, donde tiene lugar el juicio a Magneto por crímenes contra la humanidad.

Un número antes, en el UXM 199 (XI 85), la Hermandad de Mutantes Diabólicos, convertida ahora en Fuerza de la Libertad al servicio del Gobierno, intenta capturar a su antiguo líder. No llegan a conseguirlo, pero él mismo se entrega. “Siempre he estado huyendo de y escondiéndome. Por mi propio bien y el de los mutantes, ha llegado la hora de enfrentarme a mis acusadores a mi destino”, dice. Cincuenta números después de haber comenzado el duro camino hacia el perdón, Magneto comparece ante el Tribunal Internacional que se ocupara del juicio de Nuremberg (UXM 200, XII 85).

Al frente de la acusación está James Jaspers es un fanático perseguidor de superhéroes con capacidad para alterar la realidad y que proviene del serial inglés del Capitán Britania, publicado por la filial de la compañía en Gran Bretaña.

La aparición de Jaspers insinúa un largo argumento destinado a durar los dos años siguientes: Nimrod, el centinela llegado del futuro, va a fusionarse con La Furia, un androide creado por Jaspers que en las historias del Capitán Britania escritas por Alan Moore ha llegado a exterminar a los superhéroes de varios mundos alternativos. Esta nueva amenaza destruirá a Los Morlocks y al Club Fuego Infernal, además de enfrentarse a La Patrulla-X en varias batallas, durante las que Rondador Nocturno se verá gravemente herido. Kitty logrará derrotarlo, con sus poderes de fase, pero también sufrirá las consecuencias. Junto a Rondador, Coloso y Longshot, un nuevo miembro del grupo que ha introducido Ann Nocenti en una miniserie dibujada por Arthur Adams, se marcharán a vivir a Inglaterra. A largo plazo, de todo ese plan surgirá un nuevo equipo, llamado Excalibur. En paralelo, Jaspers se aliaría con la fusión entre Nimrod y La Furia, para reavivar el racismo contra los mutantes. Como respuesta, La Patrulla-X se verá obligada a aliarse con otros mutantes a escala mundial. La batalla final obligará a Forja a unirse con Roma, una deidad que fuera introducida por Claremont en la creación del Capitán Britania, y juntos desterrarán a Jaspers y la criatura a una dimensión paralela, pero en el proceso Jaspers utilizará sus poderes para alterar radicalmente a La Patrulla-X.

 

Cuando Alan Moore, el escritor de las aventuras de Britania en que aparecía Jaspers, descubre esos planes, se enfurece y plantea un problema legal a Marvel al respecto de la utilización de los personajes que él ha creado durante ese periodo. Se resolverá al cabo de un tiempo, pero mientras tanto los abogados de Marvel aconsejan que ningún elemento procedente de esas historias sea utilizado en los cómics. Claremont se ve, por lo tanto, obligado a eliminar tanto a Jaspers como a La Furia de su planificación. Recurrirá, en su lugar, a otros personajes, pero, más allá de esta circunstancia, los cómics que va a escribir en los dos años siguientes mantienen muchas de las situaciones planteadas desde el principio.

La defensa de Magneto que esgrimen sus abogados, Gabrielle Haller y Charles Xavier, es la misma que lleva haciendo Claremont en los últimos años a todos aquellos que quieran escucharle. “Magneto”, explica Gabrielle, “fue convertido en niño… Puede decirse que su vida volvió a empezar. El hombre que era dejó de existir. A todos los efectos, murió. Esa es la máxima pena para cualquier crimen”

“Estamos ante la evolución de un hombre”, dice Claremont. “En nuestro propio mundo, durante treinta y cinco años, Menachem Begin fue considerado un terrorista por el gobierno británico. Ahora, tras su retiro, se ha convertido en primer ministro israelí, respetado en gran parte del mundo. Hace diez años, los vietnamitas eran nuestros peores enemigos. Quién sabe lo que pasará dentro de otros diez. Todo es posible”. No hay veredicto para el Amo del Magnetismo, ya que el juicio no llega a concluir a causa de la intervención de los hijos del Barón Strucker, a quien combatieran Xavier y Magneto en su juventud. La pelea agrava las heridas de Xavier sufridas durante el apaleamiento del UXM 192. Sólo la llegada de Lilandra le permitirá sobrevivir, pero la emperatriz shi’ar necesita curarlo en el espacio, sin asegurar cuando va a devolverlo a la tierra. Llegado a esta situación extrema, el Profesor-X obliga a que Magneto dé un paso al frente:

-Ve a mi escuela. Vigila a mis hombres-X. Enseña a mis Nuevos Mutantes.

-Imposible. Nunca me admitirían.

-¿Tienes miedo?

-Tengo mis razones. No soy digno de tu confianza ni de esa responsabilidad, Charles. No me pidas algo que no puedo cumplir.

-Prueba que eres digno. Piensa en Israel, cuando eras joven. Los sueños. Los ideales que compartimos. Después tomamos caminos distintos. Has dicho que te equivocaste. Que rectificarías. Ésta es tu oportunidad. Haz lo que nadie cree que puedes hacer.

-¿Y si fallo? ¿Y si traiciono tu sueño?

-¡”Nuestro” sueño, maldita sea! Nunca lo sabrás si no lo intentas.

El juicio de Magneto culmina el proceso iniciado por Claremont en el UXM 150: el cambio de bando del que fuera el peor enemigo de la Patrulla-X, un revulsivo equiparable a la muerte de Fénix, una catarsis que da por completo la vuelta a la strip. Puede que Xavier no haya muerto pero, en la práctica, su salida es poco menos que definitiva. El Profesor-X no volverá a dirigir a sus alumnos, no mientras la decisión esté en las manos del Padre Mutante. La Patrulla-X vuela ahora en solitario y Magneto, tras su promesa a Xavier, se ha convertido en el profesor de los Nuevos Mutantes, cargo que ejerce a partir del TNM 35 (I 86). La sorpresa constante vuelve a ser una de las principales características de la serie. Lo que no espera Claremont es que el sorprendido sea él.

1985. EL IMPACTO DE LA RESURRECCIÓN DE JEAN GREY

Es otoño de 1985. Jean Grey vive de nuevo. La resurrección tiene lugar en un triple crossover, la palabra mágica que alegra los oídos de Shooter. Para acometerlo, Bob Layton se alía con dos de sus mejores amigos, Roger Stern y John Byrne. En la primera parte, escrita por Stern (The Avengers 263, I 86), los Vengadores encuentran una misteriosa crisálida en el fondo de la bahía de Jamaica; en la segunda parte, obra de Byrne (The Fantastic Four 286, I 86) Jean emerge de la crisálida, con la sorpresa de quien lo último que recuerda es estar pilotando un transbordador espacial. En X-Factor 1 (II 86) ocurre el reencuentro de la Patrulla-X original, con un Scott Summers que hace cosas tan opuestas a su personalidad como dejar abandonada a su familia, a Madelyne y al recién nacido Nathan para acudir a los brazos de su antigua amante ahora resucitada. También se asientan las bases del nuevo grupo. Los miembros de X-Factor se harán pasar por cazadores de mutantes, con anuncios en prensa y televisión incluidos. Así podrán localizar mutantes buenos a los que ayudar y mutantes malos a los que combatir. Nadie señala que para localizar mutantes no es necesario montar semejante numerito, sino que basta con recurrir a un localizador electrónico de mutantes, llámese o no Cerebro.

Desde el UXM 137, la muerte de Fénix, hasta el UXM 201, publicado en el mes en el que regresa Jean Grey, Claremont ha explotado al máximo el suspense. Esperad lo inesperado de la Patrulla-X, dice cada mes a sus fans, porque es lo que vais a encontrar. La sensación de imprevisibilidad crece aún más desde el UXM 202, en un intento de contrarrestar los efectos mortales que para la credibilidad de la strip supone la vuelta de la Chica Maravillosa. De igual manera, Claremont evita cualquier posible encuentro de la Patrulla-X con Jean. Cuanto más se ignore la nueva situación más fácil resulta mantener la antigua. Unidos ambos efectos, Uncanny X-Men alcanza unos niveles dramáticos jamás conocidos. Es una Patrulla-X que vive en el arroyo, que se arrastra por callejones sin salida. Que sufran, que el dolor y la angustia condicione sus vidas ahora con más razón que nunca. Como ejemplo radical queda la tercera colaboración de Claremont y Barry Smith, que cambia el protagonismo de Tormenta por el de Lobezno.

Como en Kitty Pryde and Wolverine, una niña, en este caso Katie Power, de Power Pack, acompaña a Logan en un viaje de ida y vuelta a los infiernos. Lobo herido (UXM 205, V 86) contiene veintidós páginas de vértigo vomitivo en las que el guionista introduce en su propio universo mutante hallazgos ajenos. De Longshot, la miniserie de Nocenti y Adams, se trae a Espiral, a quien, meses atrás, ha integrado dentro de la Fuerza de la Libertad de Mística. Espiral es una inquietante bailarina de seis brazos que transforma en una cibernética máquina de matar a Yuriko Osama, la hija del científico que inventó el proceso para recubrir de adamántium los huesos humanos. Aunque el debut de Yuriko, alias Dama Mortal, tiene lugar en Daredevil 197 (VIII 1983), su odio hacia el canadiense procede de los Alpha Flight 33-34 (III-IV 86). En esta aventura, Bill Mantlo explica el primer encuentro entre Logan y los Hudson, además de insinuar que Mac estuvo involucrado en el experimento que transformó los huesos de Logan. Claremont, disgustado con la idea de que alguien tome su personaje y explique parte de su origen en una vulgar aparición especial, se apresura enseguida a afirmar que esa información es irrelevante, que lo sustancial en la vida de Lobezno es lo que ocurrió antes de conocer a los Hudson, sucesos que han de permanecer en la penumbra si se quiere mantener el halo de misterio que rodea al personaje. Siguiendo tal norma de ocultación de datos, en el UXM 205 se sabe sólo la mitad de lo que ocurre. El cómic, narrado desde el punto de vista de Katie Power, empieza cuando la niña se encuentra a Logan medio moribundo, desnudo y siendo perseguido por Dama Mortal y sus secuaces. Igual que el pasado de Lobezno, cómo se ha llegado a esa circunstancia es un misterio encerrado en medias verdades, frases como “Me convertiste en un animal, Dama Mortal” que tienen tantas interpretaciones como quieran dar los que las lean. Para evitar problemas anteriores, en esta ocasión Claremont se sienta a la mesa con Smith y juntos preparan el argumento de la historia. La coautoría de poco sirve. De nuevo Smith hace de su capa un sayo y modifica lo acordado. Sin embargo, lo que llega a enfurecer a Claremont son las notas en los márgenes que deja escritas el dibujante. En ellas trata de explicarle cómo debe escribir la historia. Hasta aquí hemos llegado, es la conclusión inmediata. A partir de ese momento, Smith pasa a ilustrar un buen número de portadas (sobre todo de The New Mutants) mientras queda exiliado de los lápices interiores, a los que no vuelve, más que como medida de emergencia, en el UXM 214 (II 86).

En línea con esa actitud fatalista de respuesta al regreso de Jean, Claremont se deshace bruscamente de la nueva Fénix. Una Rachel que se parece cada vez más a su madre decide matar a Selene. La ejecución no se consuma, ya que Lobezno lo impide al clavar sus garras en el estómago de ella. “Esto Rachel”, dice Logan, “es asesinato. Justifícalo, racionalízalo, pero lo sigue siendo. No es digno de ti, ni de Rachel, ni de Fénix, y mucho menos de la Patrulla-X” (UXM 207, VII 86). A juicio de Claremont, Lobezno no tiene otra alternativa. De haberla dejado actuar, Rachel estaría a un paso de convertirse en Fénix Oscura. “Lo que hace Lobezno”, dice Claremont, “es lo mismo que hubiera hecho Jean Grey de estar en esa situación”. Rachel sobrevive, pero, dos números más tarde, Espiral la introduce en un portal a otra dimensión. Su destino queda reservado para una miniserie.

1986. PLANIFICANDO LA MASACRE MUTANTE

Es 1986. UXM 210 y XF 10 (XI 86). Un grupo de asesinos mutantes llamado los Merodeadores asalta las cloacas donde viven los Morlocks y los elimina en su mayor parte. Nada se sabe de su origen ni de sus motivos. Pese a pasearse por cada rincón de los túneles Morlock, ni la Patrulla-X ni X-Factor llega siquiera a rozarse, gracias a las filigranas que hacen los autores para que tal encuentro no se produzca. Uncanny es la única serie que presenta con un mínimo detalle a los Merodeadores, personajes casi todos de nueva creación liderados por un tal Cazador de Cabelleras de los que nada se sabe sobre la razón de sus intenciones u origen. “Matamos mutantes”, es su tarjeta de presentación. Las víctimas, o son totalmente desconocidas para los lectores o apenas han tenido alguna pequeña relevancia en números anteriores, muertos anónimos con los que no hay otra conexión emocional más allá de la sorpresa que causa tal carnicería. “Mi primo Kenny trabaja en un matadero de Chicago. Una vez me llevó allí. Olía igual”, dice Kitty. Nadie cae en las filas de la Patrulla-X, pero la mitad del grupo resulta dañado. Coloso con heridas que le matarían de abandonar su forma blindada; Rondador en coma y Kitty incapaz de volver a su forma corpórea. “Puede pasar cualquier cosa”, repite con insistencia Claremont.

En X-Factor, la acción se entremezcla con Power Pack y Thor, títulos escritos por Weezie y Walt Simonson respectivamente. Los Merodeadores dejan al Ángel con sus alas gangrenadas y listas para que llegue Apocalipsis y se las cambie por otras de metal (XF 10). Por último, la participación de los Nuevos Mutantes en la saga se queda en lo anecdótico. “Este cementerio no es para vosotros”, ordena Tormenta. En TNM 46 (XII 86), los bebés-X se quedan cuidando a los heridos. A Claremont le preocupa mucho más prepararles para el gran choque contra Magus, el padre de Warlock, acontecimiento reservado para el TNM 50, donde también reaparece, aunque brevemente, el profesor Xavier, quien recibe la visita de sus antiguos alumnos. No, sigue empeñado Claremont. El calvo no volverá de su destierro estelar.

 

Mientras tanto, continúa la política de acoso y derribo a DC. Contra su renacido universo, Shooter levanta de la nada otro Nuevo Universo. Si Stan Lee fue capaz, ¿por qué él no? El director editorial se rodea de sus mejores colaboradores y les ordena que trabajen sobre una idea concebida por él mismo. Se trata de crear un universo de ficción que nada tenga que ver con Marvel. Shooter lo describe como un mundo muy parecido al real, pero desbordado por la fantasía y el misterio. Un lugar ordinario poblado por gente ordinaria donde suceden cosas extraordinarias. Nadie entiende muy bien lo que quiere decir, pero se ponen con ello. En publicidad preparan la campaña más atronadora de la historia de la Casa de las Ideas. Antes del verano hay que lanzar ocho gloriosas colecciones que barran con toda esa basura de DC. En los meses sucesivos, en cada título Marvel se repiten, machaconamente, los anuncios del Leviatán de Shooter. “Más allá del límite de tu imaginación empieza un Nuevo Universo”, dicen unos. “Espera lo inesperado”, prometen otros. Desde su Bullpen Bulletins, Shooter compara el debut de su creación con el nacimiento de los Cuatro Fantásticos. Cuando aparece la ficha de suscripción de las nuevas colecciones las acompaña un texto que asegura que éste es “el acontecimiento más significativo de la historia del cómic desde el nacimiento del Universo Marvel veinticinco años atrás”. Los equipos artísticos se elaboran cuidadosamente mediante personas de confianza no demasiado significadas por su talento o independencia artística. Shooter se reserva la serie que considera el buque insignia de la nueva línea editorial, el titán que haga sombra a Stan Lee y Jack Kirby en los libros de historia. Star Brand se llama, y va a superar cualquier cota imaginable. “Os prometo que vendemos un millón de ejemplares”, dice. Semejante número uno necesita un artista que le haga justicia. Shooter quiere a John Romita Jr., al dibujante de la serie Marvel que más vende. El director editorial comunica a Ann Nocenti que el chico se merece una oportunidad así. Nocenti calla y otorga.

De momento, la editora de Uncanny X-Men no tiene recambio. A toda prisa, contrata varios interinos de lujo para que terminen La masacre mutante. Bret Blevins ayuda a Romita en su último número, el UXM 211 (XI 86), y Rick Leonardi, quien ya le sustituyera en el UXM 201, se encarga del UXM 212 (XII 86). Podría sustituirle, pero es un dibujante demasiado lento que Nocenti prefiere reservar para los fill-ins, tanto de Uncanny como de The New Mutants. Sigue sin aparecer un artista apropiado para quedarse de forma definitiva, pero las fechas de entrega se echan encima. Claremont se acuerda entonces de Alan Davis y le llama. A Davis le liga todavía su contrato con DC, pero como favor personal, accede a dibujar el UXM 213 (I 87). Este número presenta un combate entre Lobezno y Dientes de Sable, aquel villano que Byrne identificaba como padre de Logan. Dientes de Sable, antes un bruto peludo de escaso interés, adquiere con este duelo la entidad de nemesis definitiva de Lobezno. El nuevo Dientes de Sable es una versión oscura del héroe canadiense, un salvaje asesino imparable contra el que la única victoria es la supervivencia. Poco después, aparece una historia de complemento en Classic X-Men 10 (VI 87) en la que Claremont establece que, una vez al año, el villano reta a muerte a Lobezno.

Pasa un mes. Barry Smith lleva a cabo el UXM 214, las terribles fechas de entrega se vuelven a echar encima y, una vez más, Claremont llama a Davis:

 

-Alan, por favor, seguimos necesitando ayuda, ¿puedes hacer otro número?

 

Davis saca tiempo de donde puede y firma el UXM 215 (III 87), donde Claremont recupera a Madelyne, dada por muerta un mes antes en XF 13, ahora ingresada en un hospital de San Francisco. El mismo donde, en el The Avengers Annual 10, había una niña perdida que afirmaba llamarse Maddy Pryor. Davis no puede ser el dibujante fijo de la strip, pero sí puede acometer algunos proyectos especiales. Este mismo año, Arthur Adams sólo puede dibujar uno de los dos anuales mutantes, por lo que el de los bebés-X queda en manos de Davis. Tanto en uno como en otro debutan en la cosmogonía mutante personajes procedentes de otras colecciones.

En el UXM Annual 10 (1986) aterriza Longshot. Se trata del protagonista de la miniserie escrita por Ann Nocenti en la que Adams hacía su primer trabajo para Marvel. Longshot no es mutante, sino que viene de una dimensión en la que lidera la revuelta contra Mojo, invertebrado dictador que controla a las masas mediante el poder de la televisión. Ésta es la segunda visita a la Tierra que hace desde la miniserie, la cual termina con Longshot regresando a su mundo. Nocenti y Adams prometen explicar en una novela gráfica lo que ha ocurrido en el intervalo de tiempo que va desde entonces hasta el UXM Annual 10.

Mojo es también el villano del TNM Annual 2 (1986), en el que llega Mariposa Mental, la hermana gemela del Capitán Britania. Claremont la retoma donde la dejó Alan Davis en la última entrega del serial de la Marvel UK dedicado al Capitán: viviendo en Suiza, ciega como consecuencia de su actividad superheróica. Mojo la obsequia con unos ojos biónicos que, al tiempo que la permiten recuperar la vista sirven al villano para espiar a la Patrulla-X. Mariposa se une de forma oficial al grupo en el UXM 215, donde tiene que luchar contra Dientes de Sable, aunque quien termine la batalla sea Lobezno.

 

 

Junto a Dazzler, que ingresa en el UXM 214, Longshot y Mariposa Mental llenan el espacio dejado por Coloso, Rondador y Kitty. Al lado de Pícara, Claremont los traslada a la Isla Muir, donde les da cancha durante varios números en los que los lectores tienen ocasión de familiarizarse con ellos y olvidar recelos hacia el nuevo status quo, en el que, por primera vez en años, no encuentran ni a Kitty, ni a Coloso, ni a Rondador. La técnica es la habitual. Primero, hay que generar cierto cariño hacia los nuevos personajes y, una vez conseguido, hay que hacerles sufrir lo indecible. Destaca el tratamiento de Dazzler, la mutante que nunca ha querido ser mujer-X pero que, ante el fracaso de su carrera musical tras descubrirse su pertenencia al Homo superior, se ve obligada a ingresar en las filas del grupo en el que está Pícara, encarnizada enemiga en su clausurada serie regular. Con ella tendrá ocasión de arreglar cuentas en el UXM 221 (IX 87) y con ella compartirá amoroso interés hacia Longshot. Apasionado de cualquier clase de conflicto interno, el Patriarca Mutante rescata a Kaos en el UXM 219 (VII 87), sólo para que, en el mismo número, Malicia, perteneciente a los Merodeadores, se haga con el control de la mente de Polaris, la novia de Kaos, y la convierta en una de las peores enemigas de los hombres-X. Este UXM 219 adquiere especial interés analítico, ya que pone en práctica algunos de los nuevos recursos narrativos que Claremont está sistematizando en los últimos meses. El primero, el uso y abuso de lo onírico, a veces sin establecer demasiadas diferencias entre sueño y realidad, elemento que puede conducir a la confusión de los lectores menos acostumbrados a los caprichos del escritor. El segundo, el punto de vista del desconcertado. Nada sabe Kaos de lo que ha sido de la Patrulla-X en los últimos meses, ni del cambio de bando de Magneto, ni de La masacre mutante. Los lectores tampoco saben que la Patrulla-X ha cambiado su cómoda estancia en la mansión por una clandestinidad itinerante. Lo descubren, junto con Alex Summers, en las últimas páginas del cómic.

Son meses de transición entre la Patrulla-X urbana y la que ha de venir, todavía imprecisa a causa de la necesidad que tiene Claremont de saber quién será el dibujante. Mientras espera, empieza a escribir una novela titulada First Flight, la primera parte de una trilogía protagonizada por Nicole Shea, personaje de grandes similitudes con Tormenta. También escribe la miniserie Fantastic Four vs. X-Men (II-V 87), donde el Doctor Muerte y Reed Richards unen esfuerzos para salvar la vida de Kitty. Claremont demuestra que no sólo es capaz de torturar mutantes, sino también a la Primera Familia, colocada en la situación más crítica y conflictiva de su historia. Desbordado por el trabajo, deja en manos de Roger Stern el guión de X-Men vs. Avengers (IV-VII 87), donde tenía previsto terminar el juicio a Magneto. No es suficiente. Calcula que la novela estará lista en seis meses. Propone a Weezie Simonson que ella se ocupe entretanto de guionizar a los bebés-X. Simonson acepta y se hace cargo de la colección a partir del TNM 55 (IX 87), donde se encuentra con una serie que, una vez superados los experimentos de Sienkiewicz, regresa sobre el tono juvenil que conociera en sus primeros tiempos, con el interés centrado en la caracterización de personajes, sobre todo de Warlock (el bromista del grupo), Doug Ramsey (el inteligente) y Magik (la chica mala y sexy). Como aliciente, Magneto tiene que hacerles de niñera mientras entabla conversaciones de paz con el Club Fuego Infernal. “El destino puede habernos hecho rivales, pero nunca enemigos. Si fuera necesario, Seréis siempre bienvenidos a mi casa y a mi mesa ”, les promete la Reina Blanca (TNM 40,VI 86).

 

En la miniserie donde la Patrulla-X se enfrenta contra los Vengadores Ann Nocenti descubre a Marc Silvestri, un dibujante curtido en las páginas de King Conan que se adapta sin problemas a atmósferas más actuales. Nocenti quiere que Silvestri pase a The New Mutants, pero, ante la situación de continua interinidad que atraviesa Uncanny, prefiere proponerlo para la primera división mutante. “Mira, antes de que te vuelvas loco con el follón que tenemos con los dibujantes, quiero que veas unas páginas… Este chico lo hace bastante bien. Sabe dibujar peleas y las chicas le salen muy guapas”, le explica a Claremont, que queda convencido tras un excelente número de prueba, el UXM 218 (VI 87). Silvestri, a diferencia de John Romita Jr., no vive en Nueva York, sino en Malibú (California). Además de la necesaria exploración del tipo de historias que mejor se adaptan a su estilo, Claremont y Nocenti han de acostumbrarse ahora a reducir las habituales reuniones de guionista, editor y dibujante alrededor de la mesa de un buen restaurante de Manhattan. Con el artista al otro lado del continente, toca ahora volver sobre la línea telefónica como principal medio de comunicación. Ocurre que Silvestri odia hablar por teléfono y prefiere trabajar únicamente con lo que Claremont le hace llegar en sus plots. Pronto descubre, para su sorpresa, que el Padre Mutante no ejerce un incuestionable control sobre el producto, sino que está abierto a sugerencias. Algunas de ellas: a Silvestri le encanta dibujar tecnología y chicas, casi todas ellas parecidas a su impresionante esposa Cinthya. Del modelo femenino cotidiano de Romita salta a las estupendas modelos que propone Silvestri, el primer dibujante que descubre la belleza oculta de Pícara o que devuelve su exotismo salvaje a Tormenta, quien enseguida recupera su melena al viento. Aficionado al surf y a la musculación, Silvestri sigue con la tendencia agigantadora que imprimiera Romita en Coloso o Lobezno, a la que añade una cierta rudeza que escapa tanto a Longshot como a Kaos, asombrosamente estilizados, cuasi femenino el primero. La querencia tecnológica se hace presente sobre todo en los villanos, mucho menos tibios que en el pasado, cercanos como nunca al tradicional modelo de malo malísimo, reflejado en rostros de imposible fealdad.

Marc Silvestri y su esposa Cynthia, en una foto de Comics Interview #76 (1989)

No obstante, a pesar de la llegada del nuevo artista, Claremont sigue empeñado en trabajar con Alan Davis. Por enésima vez en los dos últimos años, se pone en contacto con el británico, en esta ocasión con una oferta que no puede rechazar. En el departamento de ventas vuelven a pedir otra colección de mutantes. Puestos a pensarla, a Claremont se le enciende la bombilla.

-Venga Alan, si tanto miedo te da dibujar Uncanny, ¿Que te parecería si hiciéramos una colección con una Patrulla-X inglesa liderada por el Capitán Britania? Una colección hecha para que tú la dibujes, con esos policías, esas farolas y esas calles que sólo pueden verse en Londres.

-Bueno, la verdad es que odio Londres, Chris. Tanto como Nueva York. Vivo en el campo, en Northamptonshire.

-Eso es lo de menos. El Londres que me interesa es el Londres idealizado, con su misterio, su niebla, sus espectros y su magia.

El que Davis esté harto de tener como editor en DC a Dennis O’Neil sirve de aliciente definitivo para dar el gran paso. Está bien, dibujará esa nueva colección, provisionalmente titulada X-Calibre. No obstante, el nuevo título tendrá que esperar, al menos, a que concluyan los seis meses que Claremont se ha puesto de plazo para escribir First Flight. Al mismo tiempo, Davis trabaja en el TNM Annual 3 y el UXM Annual 11 (1987), éste último con el Capitán Britania como héroe invitado, aunque toda la gloria se la lleve un Lobezno que, en el aniversario de su fallida boda con Mariko, renuncia al poder de un dios para salvar el destino del universo. “Cuida de nosotros como digno campeón de la Patrulla-X”, sentencia Tormenta. El Lobezno incontrolable parece un mero recuerdo del pasado.

 

 

 

Es febrero de 1987.

-Pasa Jim, hay algo que queremos hablar contigo.

Jim Shooter entra al despacho de James Galton, el presidente de Marvel. Dentro le espera Galton y también Mike Hobson, el segundo de a bordo. Esta mañana está previsto iniciar las negociaciones para renovar contrato a Shooter. Nada importante, meras formalidades.

-Jim, hemos decidido que no vas a seguir siendo el director editorial.

Galton y Hobson no dan demasiadas explicaciones. Más que un simple motivo, hay una concatenación de razones. El fracaso estrepitoso del Nuevo Universo (El Star Brand 1 apenas vende 150.000 copias, frente al millón de ejemplares anunciado por Shooter), unido a la humillación de Marvel en los tribunales después de que Shooter se negara contra toda razón a devolver sus originales a Jack Kirby y la delantera que ha tomado DC en cuanto a productos innovadores y contratación de estrellas se unen a los aires de renovación que quiere introducir New World Pictures, la nueva propietaria de Marvel. Shooter rechaza alternativas airosas, como un posible cargo de editor/escritor. Coge su gabardina, el maletín y sale a la calle, donde pide un taxi para el aeropuerto. Horas más tarde, está ante las oficinas de New World en Los Angeles. Cuando consigue ser recibido, exige el despido fulminante de Galton y Hobson. Él es mucho más valioso y ha dado mucho más dinero y prestigio a la compañía. Nadie le escucha. Regresa a Nueva York. Llama a Hobson.

-Está bien. Negociemos.

Antes de su llegada, la secretaria de Hobson arranca todos los carteles anónimos anti-Shooter que han invadido las paredes del Bullpen en los dos últimos días. La negociación concluye sin acuerdo. “Ha caído la bruja mala”, escribe alguien en el servicio de noticias de Compuserve antes de que el cese salga a la luz pública. Rumores no contrastados atribuyen la frase a Walter Simonson.

Con Shooter en la calle, Galton y Hobson nombran sustituto a Tom DeFalco. El nuevo director editorial viene con la intención de suavizar la presión sobre los autores, buscar nuevas estrellas aunque sea debajo de las piedras y conseguir que la legión de dibujantes y guionistas que se ha ido a DC a causa del carácter de Shooter regrese por la puerta grande. Es necesario recuperar a gente como Frank Miller o John Byrne y promocionar a la siguiente generación, sangre joven que sirva para dar nuevo aliento a la editorial. Chicos como Marc Silvestri, dibujante fijo de Uncanny desde el UXM 220 (VIII 86).

 

 

-Hola Marc, bienvenido a bordo. ¿Te gusta Australia?

-Pues sí, supongo, ¿por qué?

-No importa, tú vete documentando sobre Australia, busca fotos y cosas así, que ya hablaremos.

LOS 4 FANTÁSTICOS DE WALTER SIMONSON: UN VIAJE AL CORAZÓN DEL INFINITO

Los 4 Fantásticos representan el alfa y el omega del Universo Marvel. Con ellos empezó todo y con sus aventuras Stan Lee y Jack Kirby alcanzaron las mayores cotas de grandeza que haya conocido jamás el Noveno Arte, a lo largo de una amplísima etapa de más de cien números que se extendió a lo largo de nueve años, los comprendidos entre 1961 y 1970. ¿Cómo superar la perfección? Es imposible, y sin embargo unos pocos autores han logrado al menos igualarla. Bien es cierto que la lista es escasa. Los aficionados pueden darse por más que satisfechos si cada década arroja al menos un nombre de oro: John Byrne en los ochenta, Mark Waid junto a Mike Wieringo en los 2000… Y en los noventa, nada más arrancar la década, la genialidad en lo que a la cabecera de La Primera Familia se refiere fue sinónimo de Walter Simonson.

 

Primero fue la pasión por los dinosaurios. Llegó después de que su padre le acompañara a ver Fantasia y se quedara hipnotizado por la aparición de las grandes bestias prehistóricas durante “La consagración de la primavera”. El joven Walter Simonson (1946, Knoxville, Tennessee) se propuso entonces ser paleontólogo. Su otra pasión estaba en las viñetas. Desde que tenía recuerdos, había leído cómics, todos los que caían en sus manos, desde los de superhéroes de DC hasta los de personajes de Disney que escribía y dibujaba Carl Barks. Pero en 1965, todo cambió. En 1965, Walt Simonson se dejó hechizar por Marvel y sus personajes. Thor se convirtió en su favorito, ya que se enmarcaba en otro de sus intereses, la mitología nórdica, y a él se añadieron pronto Spiderman, Iron Man y Los 4 Fantásticos. A estos últimos los descubrió con The Fantastic Four #47 USA, en plena efervescencia del reinado Lee/Kirby.

 

Cuando comprendió que la búsqueda incansable de fósiles no formaba parte de su futuro, Simonson ya había ingresado en la Escuela de Diseño de Rhode Island y, antes de que hubiera terminado las clases, su carrera se orientaba en la dirección del Noveno Arte. Se presentó en DC con su portafolio y allí es donde acabaría trabajando, a principios de los años setenta, con un trazo suelto y ágil, que cambiaba el detallismo y la limpieza de líneas habitual en el género superheroico por una poderosa espontaneidad que quedaba un tanto oculta cuando era otro quien le entintaba. Manhunter, un complemento de Detective Comics escrito por Archie Goodwin, le elevaría a la categoría de artista de culto, y se sumaría a otras historias de Batman, Metal Men, Dr. Fate y Hercules Unbound, también producidas por dicha editorial. En 1975, además, ilustraría la espectacular adaptación de la película Alien, de Ridley Scott. A Marvel llegó en 1977, con Rampaging Hulk, un magazine en blanco y negro que trataba de emular el espíritu de las primeras historias del Goliat Esmeralda. En ese mismo año acometería su primera y breve estancia en The Mighty Thor, sólo como dibujante y acompañado de entintadores que restarían fuerza a su personalísimo estilo. Trabajos en las versiones para cómic de Battlestar Galactica o Star Wars, el cruce entre La Patrulla-X y Los Nuevos Titanes o su obra personal, la novela gráfica Star Slammers, se sumarían a su currículum en esta época, hasta alcanzar el comienzo de los años ochenta.

 

Entonces llegaría la oportunidad de su vida, cuando se hizo cargo como autor completo de la colección de Thor y la llevó a cotas de excelencia nunca antes conocidas. A lo largo de cuatro irrepetibles años (1983-87), Simonson encadenaría aventuras con una grandilocuencia y épica equiparable a la de los tiempos de Stan Lee y Jack Kirby, acometería una perfecta modernización de las leyendas nórdicas al más puro estilo Marvel y salpicaría cada página con unas deliciosas gotas de humor, con las que el autor daba a entender que todo era posible: desde dudar de la inteligencia del protagonista a transformarlo en rana.

 

En 1986, con su esposa Louise como guionista, se hizo con el dibujo de X-Factor, la cabecera dedicada a la formación original de La Patrulla-X. Ese mismo año, comenzó a escribir The Avengers… Y allí nacería la semilla que llevó a Walter Simonson a The Fantastic Four. El artista comenzó a desarrollar una compleja trama durante la cual Nébula, la supuesta nieta de Thanos, se infiltraba en el Consejo de Kangs, una organización formada por versiones alternativas del peor enemigo de Los Vengadores. Nébula manipularía a héroes y villanos, con el objetivo de llegar a una fuente de poder que le daría el control del Universo. Un Celestial renegado había escondido tan formidable arma dentro de una impenetrable burbuja temporal. Simonson desarrolló con mimo la trama durante varios episodios, haciendo que aumentara progresivamente su importancia, hasta que, de repente, la cerró abruptamente, en The Avengers #297 USA (1988). Cualquier lector avispado podría deducir que allí había gato encerrado: nadie teje un argumento tan complejo para abandonarlo sin más en unas pocas viñetas… ¡Y tendría razón! Pero era algo que tardaría en comprobarse. Tres números más tarde, llegó la sorpresa, cuando nada menos que Mister Fantástico y la Mujer Invisible se unieron a Los Vengadores. Simonson pretendía integrarlos en el equipo durante una buena temporada, e incluso tenía en mente que Reed y el Capitán América se pelearan por el liderazgo, pero de inmediato llegó la orden de que ambos personajes debían volver a Los 4 Efe. Esto último fue el catalizador que provocó la marcha de Simonson, hastiado por las condiciones en que la estaba escribiendo. Cada dos por tres, le requerían que prescindiera de tal o cual héroe, lo que le obligaba a acortar los argumentos o cercenarlos de raíz. ¡Incluso cuando había recurrido a dos personajes como Reed y Sue, que no estaban siendo utilizados en su lugar natural, debía renunciar a ellos! En esas condiciones, le resultaba imposible contar sus historias, así que decidió tirar la toalla. Concluía así una corta etapa, recopilada en su totalidad en Marvel Gold. Los Vengadores: Disolución y renacimiento.

 

En aquel entonces, Los 4 Fantásticos estaban envueltos en un buen embrollo. El guionista Steve Englehart había desarrollado un conjunto de culebronescos argumentos, a partir de una cada vez más extraña alineación, por la que había pasado incluso el Doctor Muerte y en la que, en esos precisos momentos, militaba Sharon Ventura, un personaje surgido de las páginas de la colección de La Cosa que adoptó el aspecto rocoso de ésta. La vuelta de Mister Fantástico y La Mujer Invisible no hizo sino añadir más confusión a la fórmula. En su último episodio, y sin encontrar siquiera una manera digna de cerrar capítulo, Englehart, bajo el seudónimo de John Harkness, concluía que cuanto había sucedido a Los 4 Efe en los anteriores números era un sueño. El guionista aparecía en la última viñeta, entonando una petición: “Hace falta alguien mejor que yo para arreglar este lío”, decía. Ese “alguien mejor” sería Walter Simonson, como anunciaba el dibujo de La Cosa que figuraba al final del episodio. Ralph Macchio, el entonces editor de la serie, le ofreció encargarse de ella tan pronto como estuvo fuera de The Avengers, ya que Englehart había decidido marcharse. El artista pensó que, dado que Los 4 Fantásticos carecían de la posición central de Los Vengadores dentro del Universo Marvel, gozaría de una facilidad para desarrollar su trabajo superior a la que había contado en el caso de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra, así que aceptó. A continuación, analizaremos a fondo su estancia en la serie, por lo que los lectores que no conozcan las líneas maestras de la misma quizás encuentren más satisfactoria la lectura del resto del artículo una vez finalizados los cómics.

El final de The Fantastic Four #333 USA, inmediatamente anterior a la llegada de Simonson.

 

lustración con la que se anunciaba la llegada de Walter Simonson.

 

La peculiar, algunos dirían desastrosa, etapa de Englehart no había sido más que un síntoma de la pérdida de rumbo que padecía La Primera Familia en aquellos momentos. La larga sombra de John Byrne, el artista que había estado allí entre 1981 y 1986, pesaba como una losa. La comprensión total de los personajes, su entorno y sus enemigos con la que Byrne había acometido aquellos años le acreditaban como el autor definitivo del cuarteto. Ni Englehart, ni Roger Stern antes que él, consiguieron acercarse a la grandeza que les precedía. Si había alguien que podía competir con Byrne en cuanto a su capacidad para entender a Los 4 Efe de manera global, ése era Walter Simonson, aunque su llegada a la colección tendría lugar de una manera poco ortodoxa. En los tres primeros, sólo se ocuparía del guión, mientras que del dibujo se encargó Rich Buckler, (quien ya ilustraba las últimas historias de Englehart), y Ron Lim.

 

¿Por qué esperar hasta The Fantastic Four #337 USA para hacerse también con los dibujos? Había diversos motivos, más allá de que Simonson tuviera compromisos pendientes que le mantenían ocupado. En primer lugar, esos tres primeros números estaban destinados a albergar los cruces de la serie con “Actos de Venganza”, un gigantesco evento que estaba orquestando John Byrne, paradójicamente desde The Avengers. El concepto consistía en que los supervillanos se intercambiaran entre ellos a los héroes con los que se enfrentaban habitualmente, lo que daría lugar a encuentros tan singulares como el de La Patrulla-X con El Mandarín o el de Spiderman con Magneto. Partiendo de cierta libertad para elegir los villanos, Simonson optó por lo que nadie hubiera elegido: en lugar de recurrir a algún personaje carismático, pensó que sería divertido optar por los villanos más ridículos que fuera capaz de encontrar, lo que dio lugar a una simpática historia sin mayor pretensión que la de divertir.

 

El segundo motivo para esperar era fundamentalmente simbólico. Simonson había comenzado a escribir y dibujar las aventuras del Dios del Trueno en Thor #337 USA (1983), de forma que le hacía ilusión arrancar con el mismo número en otra colección, sobre todo si se trataba de una tan señalada como The Fantastic Four. Una vez cumplido el compromiso del crossover, podría desarrollar las historias que tenía pensadas y que, en parte, no había podido usar en The Avengers. El argumento de la burbuja temporal, Nébula y el Celestial renegado volvía con fuerza, e incluso incorporaba a Thor y Iron Man como invitados especiales… ¡Precisamente, dos de los héroes que se le habían negado en Los Vengadores!

 

 

Más allá del préstamo de personajes y de las circunstancias editoriales, la aventura tendría el más puro estilo de La Primera Familia. De la misma forma en que durante sus años como responsable de Thor, Simonson había llevado al límite el elemento mitológico que caracterizara la cabecera, aquí se trataba de sustituir el género y acudir a la ciencia ficción. En un suma y sigue que no hacía sino acrecentar la épica de la historia, tuvo lugar el regreso tanto de Galactus como del arma que servía para vencerle, el Nulificador Supremo, sobre cuyas cualidades Simonson deseaba profundizar. Recordaba que, en su primer encuentro, Reed había amenazado a Galactus con el Nulificador, un arma capaz “de destruir una galaxia, de aniquilar un universo”, pero nunca había llegado a dispararla. ¿Qué ocurriría si alguien lo hiciera? ¡Era el momento de averiguarlo!

 

Portada de Silver Surfer vol. 2, #10 USA, en la que Walter Simonson dibujó a Galactus.

 

Esa ambición en los planteamientos se trasladaba al plano gráfico, donde Simonson jugó desde el principio con gigantescas imágenes del grupo surcando el espacio-tiempo a lomos de una nave en forma de trineo que recibía el nombre de Rosebud II, en homenaje al final de Ciudadano Kane. No menos portentosas resultaban las irrupciones de Galactus y del Celestial renegado, o una doble página en la que el autor, por cuestiones de guión, recurría al blanco absoluto como fondo sobre el que navegaban los héroes, a los que se veía diminutos, únicamente en la segunda plancha. La suerte vino a visitarle con esa escena en concreto. En la edición americana del cómic, en el anverso de la primera de las dos páginas, se colocó un anuncio de la película Dick Tracy, que acababa de estrenarse. La creatividad era fundamentalmente negra, con lo que, al transparentarse, producía un efecto inesperado y elegante. El propio Simonson quedó encantado con el resultado, aunque se molestaría cuando, en una recopilación posterior, la editorial optó por eliminar la primera página, totalmente en blanco, ignorando así su valor narrativo. Otro importante detalle pictórico al que el artista daría especial importancia fue la representación del poder de los personajes, no como algo físico y violento, sino como energía cinética, en línea con el estilo de Jack Kirby. No quería emular al Rey, pero si había un aspecto en el que deseaba seguir sus pasos, era precisamente ése, y a buen seguro que lo logró: rayos de poder, líneas cinéticas, motores en combustión, naves fulgurantes, gigantescas explosiones… Cuesta encontrar unas pocas viñetas seguidas sin que Simonson recurra a alguno de esos efectos con espectáculo y generosidad.

La doble con el fondo blanco

 

La etapa en su totalidad se orquestaría a través del viaje espacio temporal de los protagonistas, dividida en diversas etapas, cada una consecuencia de la anterior: la primera tenía como temas centrales la burbuja temporal, el Celestial renegado y Galactus. La segunda sería un gran tributo a las aventuras de viajes en el tiempo y las paradojas a las que dan lugar, un tema del que Simonson estaba enamorado desde que, siendo un niño, leyó Twist in Time, un relato de Murray Leinster y La máquina del tiempo, de H. G. Wells. Los 4 Fantásticos tan pronto terminaban en un mundo en que nunca había terminado la Guerra Fría como en la época de los dinosaurios, lo que permitiría a Simonson dar rienda suelta a su amor por estas bestias. Por más que fuera algo que incluso proclamaba a través de su firma en forma de brontosaurio, hasta ese momento había podido dibujarlos en sus cómics en contadísimas ocasiones. La historia partía de otro libro clave en su infancia. Se llamaba Dangerous Island, y aunque no recordaba su autor, sí se había grabado en su memoria la epopeya de tres chavales que aparecían en una pequeña isla después de que se accidentara el barco en que viajaban. Una mañana, descubrían que la propia isla se estaba hundiendo en la profundidad del océano.

 

La tercera etapa del viaje colocaba a la Autoridad de Variación Temporal en el foco de atención y era la consecuencia directa de todo lo ocurrido anteriormente. Simonson había apuntado la existencia de la AVT durante su etapa en el Dios del Trueno, en Thor #372 USA (1986), aunque fue en The Fantastic Four donde contaría con oportunidad de desarrollar el concepto en su máxima amplitud. El objetivo de esta organización, cuyo acrónimo recuerda expresamente a la Autoridad del Valle del Tennessee, consiste en regular los viajes a través del tiempo y sancionar aquellos que tienen lugar al margen de unas determinadas normas. En cierta forma, la Autoridad de Variación Temporal vigila que no se produzcan errores de continuidad en el Universo Marvel, ni más ni menos que el mismo papel que desempeñaba por aquel entonces Mark Gruenwald, el editor y guionista que había desarrollado proyectos como el Official Index of the Marvel Universe o el Official Handbook of the Marvel Universe. En homenaje a éste, la cabeza visible de la AVT sería su viva imagen, y el funcionamiento de la misma un reflejo de la burocratización que llevaba padeciendo La Casa de las Ideas en los últimos años.

 

Entre los viajes temporales de Los 4 Efe se insertarían a su vez un par de historias cortas, pero extraordinariamente significativas y ambiciosas, por diferentes causas. Al llegar a The Fantastic Four #347 USA (1990), Simonson necesitaba un pequeño descanso de tres meses. Aunque continuaría escribiendo los guiones, dejaría el lápiz en manos de nada menos que Arthur Adams, un fabuloso artista con el que compartía el amor por la diversión sin frenos y los grandes monstruos. Adams se había hecho famoso por sus incursiones anuales en el Universo Mutante, entre las que destacaba una pantagruélica saga de los hombres-X en el reino de los dioses nórdicos (Marvel Gold. La Patrulla-X: Las guerras asgardianas). Simonson y Adams eran viejos colegas y se tomaron el trabajo compartido como un divertimento del que disfrutar al máximo: harían exactamente lo que más le apeteciera. En concreto, el artista se moría por dibujar los monstruos de Marvel en los años cincuenta, cuando la editorial se llamaba Atlas, y también tenía una extraña obsesión por retratar a Hulk montado en una motocicleta. Además, señalaba al Hombre Topo y a los Skrull como sus favoritos entre los enemigos de Los 4 Fantásticos, así que el escritor buscaría la manera de complacerle.

 

El tema de esos tres episodios surgiría en una reunión en el departamento de ventas, dirigido por Carol Kalish y en el que trabajaba por aquel entonces Kurt Busiek, el que acabaría convirtiéndose en guionista de Marvels. Al respecto, Simonson recuerda que llegó con la idea de introducir a Spiderman como invitado. Busiek repuso que sería una buena idea añadir también al Motorista Fantasma, Punisher y Lobezno, ya que eran los personajes más populares del momento. A este respecto hay una pequeña disonancia: Busiek sostiene que también mencionó a Hulk, pero Simonson afirma que en realidad no fue así: que Hulk apareció en escena cuando llamó a Adams y éste le dijo que no le apetecía dibujar a Punisher, que en su lugar prefería utilizar al Monstruo Gamma. Fue entonces cuando se dieron cuenta que habían elegido ya a cuatro invitados especiales, así que… ¿Por qué no hacer que sustituyeran por completo al equipo titular? Cada uno de los seleccionados guardaba paralelismos con Los 4 Efe, o al menos eso pensaban los autores: Hulk es un monstruo superfuerte, como La Cosa; Spidey domina la ciencia, como lo hace Mister Fantástico; el cráneo del Motorista Fantasma arde con intensidad equiparable a la de La Antorcha Humana, y Lobezno… Bueno, en realidad Lobezno no tenía nada que ver con La Mujer Invisible, pero cualquier tebeo en que saliera aumentaba de inmediato las ventas. La aventura parodiaba y se reía a gusto del uso y abuso de los trucos de mercadotecnia a los que venía recurriendo Marvel entonces. Al final, incluso Punisher tuvo un hueco, y sirvió como excusa para una deliciosa broma en portada.

 

Los tres episodios de “Los Nuevos 4 Fantásticos” atrajeron multitud de miradas y billetes hacia la serie, a la vez que desataban las críticas de los lectores que no entendían el tono paródico de la saga. Pero, una vez terminada, llegó el momento de ponerse serios. Simonson estaba de nuevo en el tablero de dibujo, a tiempo para The Fantastic Four #350 USA, en el que se producía el regreso del villano por excelencia de La Primera Familia: El Doctor Muerte. El propósito fundamental del autor consistía en devolver el esplendor al personaje mediante el borrado de sus anteriores apariciones. Para ello, recurrió a un truco inventado por John Byrne, el de asignar tales momentos a los Muertebots, utilizados por el auténtico Muerte para sustituirle siempre que fuera necesario… Pero Simonson daba un paso más allá, puesto que el villano llegaba a insinuar que había pasado mucho, mucho tiempo fuera de juego.

 

El misterio alrededor del “retorno” de Muerte, así como las insinuaciones que se hacían a lo largo del cómic, despertaron enseguida las especulaciones de los lectores, que no tardaron en enviar sus cábalas a Marvel. ¿Durante cuántos años el villano no había sido más que un robot? ¿Quizás el verdadero Muerte no se dejaba ver desde los tiempos de Stan Lee y Jack Kirby, en concreto desde Fantastic Four #40 USA (1965), como se llegaba a deducir por un diálogo con La Cosa? ¿O su ausencia se limitaba a unos pocos números atrás, tal vez el epílogo de Secret Wars II en The Fantastic Four #319 USA (1988)? Un lector, llamado Eric Stephenson, que acabaría por convertirse en destacado profesional de la industria, proclamaba, convencido, que era imposible que El Todopoderoso confundiera a Muerte con un robot. En realidad, el objetivo de Simonson con su maniobra argumental no era sino quitarse de encima, de la manera más sencilla posible, los problemas de continuidad que venía arrastrando el monarca de Latveria en los últimos años, pero ni siquiera tenía demasiado claro en qué punto del pasado Muerte había iniciado el viaje que terminaba en The Fantastic Four #350 USA. Para él, todas las apariciones de Muerte durante la era Lee/Kirby eran auténticas. A partir de ahí, la decisión quedaba en manos de los lectores, que se quedarían con sus aventuras favoritas como auténticas y descartarían el resto.

 

La aventura con el Doctor Muerte alcanzaba su apogeo en el capítulo final, un ejercicio narrativo de enorme sofisticación, para el que Simonson bifurcó la historia en dos líneas temporales. Mientras Muerte y Mister Fantástico luchan entre ellos, viajando atrás y adelante en el tiempo, el resto de Los 4 Fantásticos permanece en el presente. El autor optó por incorporar dos relojes, uno para cada línea, a la vez que recurría al blanco y negro y a la utilización de tramas para las viñetas en las que tenía lugar el combate entre el líder del equipo y su peor enemigo. El resultado era portentoso y de una originalidad apabullante. En portada, el habitual lema de “¡El mejor cómic del mundo!” fue sustituido por el de “¡El cómic más confuso del mundo!”, mientras que en el correo de lectores de la edición americana, Simonson, a sugerencia de su esposa, incluyó unas “instrucciones de lectura”, temiendo que algún aficionado no entendiera muy bien cómo funcionaba, aunque bien es cierto que muchos de ellos conocerían los libros en que el autor se había inspirado para construir la historia: la línea de Elige tu propia aventura, en la que el lector podía escoger entre varios hilos argumentales, además de Criaturas de luz y tinieblas, un clásico de la literatura fantástica escrito por Roger Zelazny que incluye una batalla similar a la que llevan a cabo Reed y Muerte.

 

La etapa de Walter Simonson en la serie finalizaría con The Fantastic Four #354 (1991), tras poco menos de dos años al frente, lo que no deja de ser una cifra respetable, aunque se queda muy lejos de la larga temporada que permaneció en The Mighty Thor. Podría haber seguido adelante, ya que mantenía una buena relación con Macchio, el editor y tenía unas cuantas ideas pendientes de desarrollar. Por ejemplo, planeaba hacer que una coalición de villanos destruyera el hogar de La Primera Familia, lo que les obligaría a renunciar a su habitual exposición al público y les llevaría a pasar a la clandestinidad, moviendo su residencia por todo Nueva York cada pocos días. Un argumento como éste hubiera dado al menos para otro año más, pero las cosas estaban cambiando en Marvel, y lo hacían demasiado deprisa. Llegada la década de los noventa, Walter Simonson ya no se sentía cómodo en la compañía. Su esposa Louise acababa de ser apartada de sus tareas como guionista en The New Mutants a causa de una disputa con un jovenzuelo y avaricioso dibujante, y otro tanto estaba ocurriendo con unos cuantos buenos amigos. Daba la impresión de que la editorial estaba tomada por una nueva generación que cortaba lazos con el pasado, y además lo hacía de forma maleducada y abrupta. La Casa de las Ideas había dejado de ser el hogar de los dinosaurios de siempre, así que, después de diecisiete años ininterrumpidos trabajando para la editorial, Simonson decidió buscar nuevos territorios. No sólo había terminado una época dorada en su carrera, sino también en la historia de Los 4 Fantásticos y, aunque todavía no fuera evidente, dentro de la industria del cómic.

 

Artículo originalmente aparecido en Marvel Héroes. Los 4 Fantásticos de Walter Simonson