EL VIEJO OJO DE HALCÓN 6 EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

 

Alcanzamos el ecuador de nuestra miniserie, con un episodio muy rico en acción, que además arroja algunas certidumbres acerca de la mitología de Los Baldíos. ¡Entramos en detalle sin más dilación!

REUNIÓN DE ARQUEROS El final del número anterior nos trajo la vuelta de Kate Bishop, lo cual no deja de tener su miga, puesto que Jeff Lemire ya nos había narrado un futuro alternativo en que ambos volvían a unir sus arcos. Esta vez estamos en el contexto de Los Baldíos, y quizás por eso tenga mucho más fuerza la historia. “Me encanta la idea de usar a Kate”, decía Ethan Sacks a Tucker Chet Markus, de Marvel.com. “Clint casi ha perdido su visión y no puede seguir haciendo esto en solitario. Necesita ayuda, y ella es perfecta por varias razones. La primera es que tienen una gran relación desde hace tiempo. Una vez que desaparece la desconfianza, surge la complicidad. Se conocen y saben que pueden pelear bien cuando están juntos. La segunda, las habilidades de ella son similares a las de él. Si hubiera traído a alguien como Hulka, Clint habría quedado en segundo plano. Esto será algo que hagan juntos”.

TENEMOS UN T-REX Es consciente Sacks de que, cuando alguien pone un dinosaurio encima de la mesa, la afición se acuerda de Parque Jurásico, así que él mismo reconoce la importancia de la saga literaria y cinematográfica, y nos deja un guiño, mediante esa viñeta del espejo retrovisor que evoca la mítica escena de la película de Steven Spielberg con la que se abrió la franquicia. El T-Rex de nuestra historia no tiene un sabroso abogado que llevarse a las fauces, así que opta por los simbiontes. Y aquí es donde hemos llegado al punto sobre el que más hay que llamar la atención. Si no has leído o has olvidado Lobezno: El Viejo Logan, no deja de ser una escena llamativa e impactante, pero si en cambio tienes en la cabeza la obra de Mark Millar y Steve McNiven… todo cambia, ¿verdad? Durante el trayecto que recorrían Lobezno y Ojo de Halcón, los dos viejos héroes iban encontrándose con todo tipo de sorpresas, vestigios de un mundo superheroico que había dejado de existir cincuenta años atrás. La más extraña de todas, probablemente, era la que se presentaba en la última página del quinto episodio… ¡nada menos que un T-Rex controlado por el simbionte de Veneno! La bestia se enfrentaba a nuestros protagonistas, tan sorprendidos como nosotros, y no había pista alguna acerca de su procedencia, salvo una conjetura de Clint, por la cual se trataba de un dinosaurio de La Tierra Salvaje que se habría encontrado con un simbionte. “Sí”, podíamos decir nosotros, “pero… ¿cómo?”. Cuando se trata de un guionista como Mark Millar los “¿cómo?” no importan demasiado, porque de lo que se trata es de crear imágenes y situaciones que se nos queden clavadas en el cerebro, y con ésta a fe que lo consiguió. Pero Sacks quería averiguar la manera en que se había llegado a producir una unión tan inesperada. ¡Y aquí nos lo ha descubierto! Quizás le inspirara la frase que pronunciaba El Viejo Logan en la viñeta anterior al comienzo de la persecución: “El pasado sólo duele si dejamos que nos alcance”.

EL SIGUIENTE MIEMBRO DE LOS THUNDERBOLTS La actual obra, aunque se ambiente cinco años antes de la acción de “El Viejo Logan”, se está publicando bastantes años después del lanzamiento de aquella aventura. Por lo tanto, en esos años se han dado situaciones dentro del Universo Marvel que el guionista podía incorporar a la trama. Por ejemplo, no hace mucho que El Soldado de Invierno se puso al frente de la última encarnación de los Thunderbolts, lo que lo convierte en un miembro más del equipo. ¿Tuvo, por lo tanto, algo que ver con la emboscada contra Los Vengadores? Lo que sí está más o menos claro es que ha vuelto a caer en manos de los malos, como ya le ocurriera cuando fue dado por muerto, a finales de la Segunda Guerra Mundial. Apuntamos además el paralelismo que se nos viene encima: a mitad de “El Viejo Logan”, en el quinto capítulo, tenía lugar el flashback que nos narraba la muerte de La Patrulla-X, contado en primera persona por el propio Lobezno, y aquí nos disponemos a escuchar, de boca de Clint Barton, la historia de la muerte de Los Vengadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *