EL VIEJO LOGAN 94: CAMINANDO HACIA EL FIN

Seguimos adelante con la campaña de desgaste de El Viejo Logan, ya con fecha de finalización en ese objetivo: Old Man Logan vol. 2, #50 USA pondrá fin a la serie, coincidiendo con El Viejo Logan nº 99. ¿Será el fin de la historia? No, en absoluto, y de hecho ya sabemos el nombre de la serie que sustituirá a éste, y no estamos refiriéndonos a la que protagonice el retornado Lobezno. De momento, vamos a mantener oculto su más que significativo título, porque da pistas acerca de lo que nos aguarda en las siguientes historias, por mucho que el empeño de todos los enemigos de nuestro héroe en acabar con él, y la evidencia de que esta vez pueden conseguirlo, hagan pensar en lo inexorable. Por lo pronto, este cómic acaba con un importante aviso: nuestro héroe va a intentar regresar a Los Baldíos, aunque falta por ver si lo conseguirá.

¿QUÉ FUE DE LA MANO? No nos referimos a la organización criminal ninja, sino a la extremidad de nuestro protagonista. En El Viejo Logan nº 87, La Samurái Escarlata llegó, aliada con El Gorgón, y sin mediar palabra y antes de descubrirse como Mariko, le rebanó la mano al mutante. A partir de ahí, el factor curativo, con una importante ayuda de Regenix, hizo su trabajo y pronto creció otra extremidad para sustituir a la perdida, con la particularidad de que, si bien El Viejo Logan recuperó también sus garras, no así el adamántium que las recubría. Con la ansiedad que produjo la situación, tanto en el protagonista como en nosotros, ocurrió que nos olvidamos por completo de la mano rebanada… pero no así Ed Brisson, que ha recuperado el tema después de tantos meses.

CAMORRA Y HEMORRAGIA A ESCENA Mira que estos dos villanos son un poco cutres y han quedado superados por el paso del tiempo, pero nos da un pequeño escalofrío reencontrarnos con ellos, dado que estuvieron entre los primeros antagonistas a los que se enfrentó Lobezno nada más estrenar su serie abierta. En concreto, ambos debutaron en Wolverine vol. 2, #4 USA (1989), cortesía de nada menos que Chris Claremont y John Buscema. En aquel entonces, formaban parte del paisanaje de Madripur, el lugar en donde se desarrollaban todas aquellas primeras historias, bajo las órdenes del siniestro General Coy, uno de los que fueran jefes criminales de la isla. Detalle curioso: Camorra podría ser descendiente de un asgardiano, sin precisarse si procedería de un dios, un gigante o un troll, mientras que Hemorragia es una especie única de vampiro, que originalmente ejerció como un cirujano perteneciente a la flota del pirata Francis Drake en el siglo XVII. Y es cierto que no se han prodigado demasiado de un tiempo a esta parte, pero sí que cabe situarlos en una aventura reciente, “Enemiga del Estado”, que disfrutáramos en 100 % Marvel. Lobezna nº 3.

LA LEY DE LA JUNGLA Pero el gran villano de esta historia es alguien tan alejado habitualmente del entorno mutante como Kraven El Cazador. Tras su resurrección, ocurrida en “Cacería Macabra” (2010. Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 28), en el Bullpen se tomaron su tiempo, antes de empezar a utilizarlo, como si los guionistas tuvieran un miedo atávico a no estar a la altura del personaje, pero poco a poco se están animando a ello, hasta el punto de que, en los últimos meses lo hemos tenido en las calles de Nueva York, enfrentado contra Veneno. También ha venido apareciendo en la colección de La Chica Ardilla, algo que no hemos podido disfrutar por aquí, más allá de su primer encuentro, dado que esta serie, de momento, no se ha seguido publicando en España (¡y bien que lo lamentamos!). En esta historia, vuelve a uno de sus escenarios habituales, La Tierra Salvaje, en la que por ejemplo se enfrentara contra el trepamuros en una de sus aventuras clásicas, aquel homenaje de Roy Thomas y Gil Kane a King Kong, y a donde acudió poco después de resucitar. Tampoco es un escenario extraño para El Viejo Logan, puesto que ha estado allí en unas cuantas ocasiones, junto a La Patrulla-X. Cuando eso ocurre, por cierto, suelen estar también allí Ka-Zar y Zabú, y esta aventura no iba a ser diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *