EL ASOMBROSO SPIDERMAN 144: EL FIN DE UNA ERA. LA MARCHA DE DAN SLOTT

 

Acabamos de asistir a la despedida del que ha sido guionista principal de The Amazing Spider-Man desde 2008, cuando arrancó “Un nuevo día”, y con una preponderancia absoluta sobre el personaje desde 2011, con la llegada de “A lo grande”. Dado que además en este tiempo Amazing ha pasado por periodos en que se publicaba dos y hasta tres veces al mes, en el cómputo total Dan Slott queda como el guionista que más episodios ha escrito del personaje (180 de la serie regular, 36 más si añadimos especiales, miniseries y similares), y el único que ha sido capaz de concentrar nada menos que tres números 00: el #600, #700 y ahora #800 USA. Hace tiempo que Slott sabía que su último número iba a ser The Amazing Spider-Man #801 USA, por más que siguiera diciendo en todas las entrevistas que concedía que tendrían que arrebatarle la serie de sus manos muertas. Un día, estaba hablando con Gerry Conway, el mítico guionista que asesinó a Gwen Stacy, acerca de lo rápido que avanzaba la serie en ese momento. Cuando Conway le dijo al respecto que estaba corriendo una maratón, Slott contestó que mucho más: que estaba haciendo una maratón formada por muchos sprints. Él estaba ahí cuando la serie la escribían entre varios guionistas, se quedó luego en solitario, pasó por diversas etapas del personaje y diversas temporadas dentro de los ciclos vertiginosos que ha ido quemando Marvel en los últimos tiempos, y siempre había una siguiente marca que batir. “Y un día comprendí”, confesaba al magazine cultural Vulture, “que una vez superados los diez años y el #800 USA, la siguiente marca quedaría muy lejos. Así que siempre supe que ése sería el momento. Coincidió con la época en la que estaba haciendo ‘Universo Spiderman’, y fue una empresa muy grande, a causa de la investigación que tuve que hacer, leyendo todos los Spiderman de diferentes iteraciones, trabajando con dos dibujantes diferentes y varios guionistas… en medio de eso, estaba como ‘Aaaaaaah’. Estaba siendo muy consciente de algo en plan ‘Vale, creo que se me ha roto algo por dentro. Pero si Spiderman puede, yo puedo’. Así que alcanzar el #800 USA se convirtió en mi objetivo final. Bueno, el #800 USA en realidad no, sino el #801 USA. Sólo hubo una marca que renuncié a superar, y fue la de hacer más cómics de Spiderman que nadie. El motivo fue Brian Michael Bendis. Él seguía escribiendo y escribiendo, primero Ultimate Spider-Man, luego Spider-Man, y asumí que nunca iba a dejarlo. Si hubiera sabido que se iría a DC, me hubiera quedado más tiempo. Ya había decidido que me marchaba, se lo había dicho a todo el mundo y en Marvel habían puesto en marcha la maquinaria de sustitución. Entonces Brian se fue y yo me puse a gritar ‘Noooooo’. Era como estar subiendo el Everest y que a quince metros para la cima alguien hubiera puesto una bandera en la cima. Pero, ¿sabes qué? Para que este plan funcione, no tiene por qué ser The Amazing Spider-Man. Dentro de dos o tres años puedo volver con Web Of Spider-Man o una nueva versión de Untold Tales Of Spider-Man. Sólo tendré que hacer 18 o 20 números y estaremos bien”. Particular mención merece la guinda final, ese maravilloso episodio para el que regresa a casa Marcos Martín. “Quería una suerte de bis, algo que sonara sincero, que fuera un intento de acercarse a lo que había hecho Roger Stern con ‘El niño que colecciona Spiderman’, el tipo de historia en el que explicar lo que significa Spiderman para él, justo a continuación de la mayor batalla de la vida del trepamuros”, añadía el escritor, esta vez en declaraciones a Dave Richards, de Comic Book Resources. “Marcos es uno de mis dibujantes favoritos de todos con los que he trabajado. Hace tiempo que le pedí que, cuando llegara el momento de marcharme, aunque fuera dentro de mucho, volvería y dibujaría mi último número. Me escuchó y le pareció bien”. Por nuestra parte, nos queda tanto que decir de estos cómics, pero el espacio nos ha condenado a no dejar ni siquiera una línea para comentar algo tan traumático como la muerte de Flash. Los que sí nos gustaría añadir es que Slott, con esta década de tebeos, se ha situado entre los más importantes autores del personaje, quizás sólo por encima de Stan Lee, Gerry Conway y Roger Stern. Y un logro así es algo de lo que debe sentirse extraordinariamente orgulloso.

 

Texto aparecido en El Asombroso Spiderman nº 144

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *