EL ASOMBROSO SPIDERMAN 142: VENENO INC

¿Sabes cuántos años lleva Dan Slott escribiendo las historias de Spiderman? Más de una década. En todo este tiempo, siempre ha querido desarrollar una aventura con Veneno… pero hasta ahora nunca había tenido oportunidad de hacerlo como a él le hubiera gustado. Las circunstancias cambiantes del simbionte lo hacían imposible, pese a que el guionista contribuyó decisivamente a la creación de Anti-Veneno o a que la criatura pasara a manos de Flash Thompson. Sí, aquellas historias precisaban de Eddie Brock o de su eterno compañero aceitoso, pero estaban muy lejos de la tradicional aventura con Spiderman y Veneno luchando más allá de lo humanamente posible, que habían caracterizado los primeros, y más inspirados, tiempos del personaje. “Ahora que el simbionte vuelve a estar unido a Eddie, parecía el momento apropiado”, comentaba el editor arácnido, Nick Lowe, en declaraciones a Venomsite.com. “En cuanto empezamos a cocinar la saga, nos dimos cuenta de que era demasiado grande para contarla sólo en The Amazing Spider-Man, así que Dan y Costa vinieron a mi oficina y estuvimos hablando durante un par de días acerca de cómo podría desarrollarse la trama”.

 

REALINEANDO PERSONAJES La pérdida del simbionte dejó a Flash Thompson un tanto en el limbo, situación irregular para uno de los secundarios fundamentales de la franquicia. La etapa de Agente Veneno había sido inesperadamente larga y sorprendentemente rica, de tal manera que había generado su propia mitología. Es el caso de Mania, de la que volvemos a saber en este microevento y que, de hecho, sirve como motor de los acontecimientos. Pero la cuestión más relevante es la que afecta al propio Flash. En todo este tiempo, ha evolucionado desde abusón de instituto de Peter Parker a nada menos que héroe nacional. Una vuelta a los orígenes, por habitual que sea en Marvel, se antojaba injusta para un personaje que había llegado tan lejos. Teniendo en cuenta la relación previa entre Flash y Liz, y que ésta sea ahora la jefa de Alchemax, la compañía con la que Eddie Brock ha hecho un trato de dudosa moralidad, la historia se escribía casi sola. “Si has oído algo acerca de Flash Thompson, sabrás que, incluso cuando era un abusón, lo que más quería en el mundo era convertirse en un héroe”, continúa Lowe. “Quería ser Spiderman, adoraba a Spiderman y tenía todo lo que hacía falta tener cuando se convirtió en Veneno. Consiguió incluso llegar al espacio. Fue oscuro y hubo problemas al principio, pero había alcanzado todas sus metas. Ahora eso ya no está. Se lo robaron y Flash está tratando de comprender cuál es ahora su papel en el mundo. Ahí es donde nuestra historia empieza”.

 

Y EN MEDIO, SPIDERMAN En lo que a Veneno respecta, el trepamuros sigue viendo las cosas, ejem, en blanco y negro. Le resulta imposible que un psicópata como Eddie Brock pueda convertirse en un auténtico justiciero, y tampoco quiere que su mejor amigo se vea influido por una criatura que identifica como inequívocamente perniciosa. Hay que tener en cuenta que Peter desconoce toda la información que nosotros hemos adquirido acerca de la verdadera naturaleza del simbionte, por lo que está convencido de que nada bueno puede salir de ahí. ¡Y tampoco es que vaya a cambiar de idea, después de contemplar a los chicos de la banda de la Gata Negra, reforzados por el simbionte de Mania!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *