BÚSQUEDA DE LOBEZNO: ARMA PERDIDA 2 DE 2: EL DESTINO DE ALBERT

Vamos cerrando tramas antes de lanzarnos al especial que pondrá la guinda a la Búsqueda de Lobezno, y que se publicará en enero. Ésta es la primera de las miniseries que llega a su conclusión (al menos, si seguimos el orden previsto) y ahora más que nunca nos acordamos de aquello que nos dijeron de que la saga pretendía emular la muerte y regreso de Superman, el clásico de DC Comics de los años noventa, porque la pista que venían siguiendo Daredevil, Misty Knight, Frank McGee y Cifra les ha conducido hasta una versión androide de nuestro objeto de atención, y además un androide al que se le ha ido bastante la olla. Albert no es el Superman Cíborg, y de hecho debutó un par de años antes que éste, pero los paralelismos son evidentes, ¿verdad? Para los más novatos, vamos a desentrañar algunos detalles sobre este personaje. La primera aparición de Albert tuvo lugar en Wolverine vol. 2, #37 USA (1991. Marvel Héroes. Lobezno de Larry Hama y Marc Silvestri), cortesía de los dos autores que aparecían en el título del correspondiente tomo. Se trataba de una creación de Donald Pierce, el viejo enemigo de Logan, cuyo propósito era conducir a éste a una trampa mortal… ¡Elsie Dee! Ella era también una androide asesina, pero con la apariencia de una dulce niñita. Los planes de Pierce se volvieron en su contra una vez que Elsie Dee superó su programación inicial, mediante una inteligencia superlativa. Ésta a su vez reprogramó a su compañero, además de bautizarlo como Albert en honor a Albert Einstein. Finalmente, terminaron por ser aliados de Lobezno, en lugar de sus enemigos. Ambos fueron una presencia más o menos habitual de la colección del mutante durante los gloriosos tiempos de Hama, pero casi ningún otro guionista los ha sabido aprovechar desde entonces… de hecho, anteriormente al cómic que nos ocupa, sólo encontramos una aparición de Albert que no haya escrito Hama, en una miniserie de Masacre donde se mostraban diversas versiones de Lobezno. Elsie Dee ni siquiera salía allí, y tampoco en las páginas que acabas de leer… ¡nos quedamos con la duda de cómo se tomará la destrucción de su compañero!

LA HISTORIA NO HA TERMINADO
Acierta Daredevil al decir tal cosa. Hay cabos sueltos en esta historia, pero no porque Charles Soule sea un descuidado, sino porque se los reserva para el especial donde termina la trama. Ya no estamos ante el caso de una persona desaparecida, sino ante algo mucho mayor. Además, ¿qué pasará con Cifra? ¿Por qué Albert estaba buscando a Elsie Dee? ¿Dónde está ella? ¿Se ha convertido el resucitado Lobezno en un asesino sin escrúpulos? ¿Cómo encaja eso con las apariciones que ha estado haciendo el personaje, mientras tenía en sus manos la Gema del Espacio? Son preguntas que deseamos que encuentren respuesta antes de que termine el proyecto. Por lo pronto, todavía nos queda por averiguar cómo concluyen las otras tres miniseries adscritas a Búsqueda de Lobezno, algo que ocurrirá entre este mes y el mes que viene. Como te decía más arriba, por fin, en enero, llega el Búsqueda de Lobezno: Omega, donde nos reencontraremos con los protagonistas de todas ellas y, quizás, el reencuentro con el auténtico Lobezno… ¡pero, a pesar de lo que pudiera parecer, no acaba todavía ahí la cosa! Faltaría una miniserie más, Return Of Wolverine, donde Soule, el autor que lleva la voz cantante en todo este ciclo de historias, se reúne con Steve McNiven, el artista con quien orquestó La muerte de Lobezno, hace ahora cuatro años. De hecho, Soule nos deja caer que todo esto es una gran trilogía, conformada por La muerte, Búsqueda y Retorno de Lobezno. Ah, por cierto: encontrarás dicha miniserie, completa y de una tacada, en nuestro Lobezno nº 100, para a continuación dar paso a la nueva serie de nuestro mutante… ¡siempre que en Marvel no se les ocurra alguna manera más de dilatar su llegada! Al respecto, tendrás más detalles en cuanto demos cuenta del Avance del Plan Editorial Marvel 2019.

ARMA X 16: GUERRA INTERNA

Se veía venir. La decisión de Dientes de Sable de incorporar a un asesino fuera de toda redención, como es Rojo Omega, no iba a sentar demasiado bien a algunos integrantes del equipo. Dudábamos que le gustara a Dominó, o incluso a Dama Mortal, pero sabíamos, con completa seguridad, que Sendero de Guerra se opondría con todas sus fuerzas. Mientras El Viejo Logan sigue fuera de circulación, él queda como único elemento opositor dentro de Arma X. Greg Pak y Fred Van Lente han sido muy agudos a la hora de elegirlos porque, como dice Yuriko, James Proudstar es más fuerte que ninguno de los otros integrantes. ¿Basta La Guardia de Invierno para derribarlo? Pues al parecer sólo son capaces de contenerlo un tiempo. A tener en cuenta que estos héroes al servicio del gobierno ruso son los herederos directos de los antiguos Supersoldados Soviéticos. De hecho, muchos de los que estuvieran allí también lo están aquí. Para más detalles, La Guardia de Invierno debutó en Iron Man vol. 3, #9 USA (1998), cortesía de Kurt Busiek y Sean Chen, y suelen ser el recurso de urgencia de todo guionista que ambienta su historia en Rusia.

DEMASIADO OBSTINADO PARA CAER Imagina un gran país venido a menos. Antes era un imperio, cuyas conquistas se extendían por todo el planeta y cuyo sistema político fue considerado como un modelo a seguir por decenas de naciones y millones de personas. Pero, un buen día, todo se derrumbó. Las convicciones que habían sostenido a esa superpotencia resultaron ser falsas y erróneas. Su sistema económico colapsó. Los restos del imperio siguieron ahí, más como un recuerdo de la supuesta grandeza de otro tiempo que como algo provechoso sobre lo que edificar el futuro. Así es Rusia hoy en día, y así lo refleja este cómic. En especial, esa impresionante página doble con la que se abre la historia y que nos muestra el equivalente a un Helitransporte tal y como lo construyeron los ingenieros de la antigua Unión Soviética. Y, como ocurría cada vez que estos trataban de imitar la tecnología occidental, el resultado es tosco, aparatoso y gris. Muy lejos quedan las líneas estilizadas de los Helitransportes de SHIELD: los soviéticos primaban la funcionalidad por encima de cualquier otro fundamento. Construían con el objetivo de que las cosas durasen décadas, y por eso las hacían así, como si la belleza estuviera reñida con el rendimiento. “Formidable”, dice Dominó cuando contempla la nave. “Fea”, añade Dama Mortal. Y ambas tienen razón.

DESCUBRIENDO A RICARDO LÓPEZ ORTIZ
“Cinético”, así es como define la editorial Image el estilo de dibujo de Ricardo López Ortiz. En contra de lo que pudiera parecer por el nombre, este artista no es español. Nacido en Bayamón (Puerto Rico), vive en Brooklyn, desde donde ha producido un buen número de obras escritas por Alex Kot (Vengadores Secretos), como es el caso de Wolf y Zero. Mark Millar se ha hecho con sus servicios para encargarse de la última miniserie protagonizada por Hit-Girl y ambientada en el universo de Kick-Ass. Tras esto, ha pasado a Marvel, a encargarse de este y el próximo número de Arma X. Anteriormente, el lector español ya le conocía, por el cruce de El Alucinante Hulk con “Monsters Unleashed!” y por la miniserie de Kingpin ambientada en el contexto de “Civil War II”. La siguiente parada es una miniserie que enfrenta a Masacre con Pantera Negra, y que publicaremos dentro de Las minis de Masacre. Su manera de dibujar, tan, tan particular, hace que sea difícil olvidarse de él una vez has visto uno de sus cómics. Y sí, es cinético, pero también un poco caricaturesco, divertido y salvaje. Es uno de esos dibujantes que dividen a la audiencia, no cabe duda. ¿A favor o en contra? Nosotros, después de echar un vistazo a su peculiar manera de hacer las cosas, lo tenemos claro: muy a favor.

EL ASOMBROSO SPIDERMAN 146: SUPERHÉROES EN EL GERIÁTRICO

Cuando imaginamos el ocaso de nuestros mitos, éste no suele ser agradable, pero al menos sí épico. Los aventuramos en una lucha final contra sus enemigos, en una última carga de la que no saldrán bien parados. En pocas ocasiones los situamos en el desenlace que nos suele corresponder a los meros mortales, el de ancianos agotados y abandonados en una residencia, viendo pasar los días y esperando que llegue el último de ellos, mientras se alimentan a base de sopas y purés y encuentran su mayor logro en salir al patio un rato y su mayor diversión en echar un bingo antes de irse a la cama. Pero hete aquí que Robbie Thompson ha roto con los tópicos, y para Spidey y Masacre ha elegido la segunda, y menos dramática, de las opciones, en un viaje al futuro que llegará de manera discontinua. Dicho de otra forma: cada pocos episodios, nos encontraremos con uno de ellos protagonizado por estas dos viejas glorias retiradas. La idea, si sigues habitualmente las aventuras del Mercenario Bocazas, seguro que te suena. Durante la recién acabada etapa de Gerry Duggan en Masacre, este guionista hizo varios team-ups que transcurrían en el pasado del Universo Marvel, y también se atrevió a mostrarnos la situación de Wade Wilson en el año 2099. El esquema era el mismo que vamos a ver aquí: una historia que se narraba de manera intermitente, que en principio funcionaba de forma autónoma, pero que explicaba algo que, en cierta forma, impactaba en la línea temporal del presente. Hay que tener en cuenta que el que fuera editor de Masacre en aquel entonces, Jordan D. White, es quien se encuentra detrás de la colección que aquí nos ocupa… ¡y se ha traído algunos viejos trucos con él!

 

DOS VIEJOS GRUÑONES

Como nos pasa a nosotros, el guionista estaba pensando en la maravillosa pareja cómica que formaban Jack Lemmon y Walter Matthau y que, después de haber encabezado memorables películas desde los años sesenta, se reunieron, ya ancianos, en el filme Dos viejos gruñones (1993). ¡Fíjate que incluso hay un vínculo de esa película con el mundo arácnido, puesto que la protagonista femenina era Ann-Margret, en la que se basó John Romita para la creación gráfica de Mary Jane! No es la única referencia que se le ocurre a Thompson. Llega a hacer comparaciones de lo más retorcidas: “Puede ser Dos viejos gruñones con superpoderes! ¡O Las chicas de oro, pero con chicos! ¡O Cocoon sin alienígenas, pero con peleas! ¡Nah, es El Viejo Wilson y El Viejo Parker! ¡’Nuff Said!”, proclamaba. El caso es que el escritor estaba pensando en hacer una historia amable, con estos dos abueletes y sus batallitas, pero le salió algo mucho más oscuro de lo que tenía inicialmente pensado. “Debo confesar que, cuando expuse la idea por primera vez, pensé que el tono iba a ser más ligero, como si se tratara de una parodia”, explicaba el guionista a nuestro compañero Tim Stevens, de Marvel.com. “Todavía hay mucho de ese tipo de humor que la gente puede esperar, pero me sorprendió descubrir que los guiones eran mucho más emocionales. Llegar a escuchar a estos muchachos acerca del final de sus carreras resultó de verdad fascinante. También me inspiré mucho en los diseños preliminares que de El Viejo Wilson y de El Viejo Parker hizo Scott Hepburn. Se veían superdivertidos y dinámicos, pero había mucho peso emocional en las caras que dibujó. Tanta historia, tanta pérdida… Quiero tanto a estos viejos petardos que no puedo esperar a que la gente lo vea”.

CUENTA ATRÁS A INFINITO: HÉROES 3 DE 4: HALCÓN OSCURO A ESCENA

Vamos con el proyecto de mayor entidad, dentro de los tie-ins relacionados con “Cuenta atrás a Infinito”. Porque tenemos especiales autoconclusivos, los protagonizados por la Capitana Marvel, Daredevil y La Viuda Negra; tenemos una miniserie de dos episodios que encabezan Los Campeones y que puedes encontrar este mismo mes en la serie mensual de estos, dada la intensa relación que su trama tiene con dicha cabecera; y tenemos una miniserie más, protagonizada por Halcón Oscuro, de nada menos que cuatro episodios, que aquí te ofreceremos en un par de entregas dobles.

 

LOS ORÍGENES DE CHRIS POWELL Estamos ante uno de los superhéroes surgidos a comienzos de los años noventa. En concreto, Halcón Oscuro nació ya en su propia serie, en Darkhawk #1 USA (1991). Su creador literario fue Tom DeFalco, entonces Director Editorial de la compañía, si bien del guión, tanto de aquel primer número como de los siguientes, se encargó Danny Fingeroth, un todoterreno de la compañía, quedando el dibujo en manos de Mike Manley. La serie nos mostraba a Chris Powell, un adolescente de Queens al que un amuleto le permitía cambiarse de lugar con un androide al que controlaba mentalmente. El concepto se acercaba al de Spiderman, toda vez que la vida privada del protagonista tenia una gran importancia dentro del cómic, pero también reflejaba el espíritu de la época, con una manera de actuar del protagonista que lo acercaba más a Lobezno que al trepamuros, y una estética oscura y agresiva propia de la época. La colección, que desplegó los trucos habituales de mercadotecnia del momento (Spidey de invitado especial ya en el segundo número, por ejemplo) se extendió durante medio centenar de números, durante los que el personaje tuvo cierto impacto en el Universo Marvel, llegando a formar parte de Los Nuevos Guerreros. Con Darkhawk #50 USA (1995), la cabecera fue cancelada, así como las esperanzas de que el personaje llegara a gozar de un futuro destacable más allá de ese punto. Pero estamos en el Universo Marvel, y todo vuelve.

 

LA RESURRECCIÓN DE LO CÓSMICO Saltamos ahora a mitad de la primera década de los años noventa. En Runaways vol. 2, #1 USA (2005), descubrimos a Los Solitarios, un grupo de antiguos superhéroes retirados, con problemas para dejar atrás su vida pasada. El equipo llegaría a tener cierta entidad e incluso a protagonizar una miniserie, escrita por el ahora Director Editorial de Marvel, C. B. Cebulski. La participación de Chris Powell podría haberse quedado en la anécdota, de no ser porque, acto seguido, Dan Abnett y Andy Lanning recuperan al personaje dentro de la puesta al día que estaban acometiendo de toda la parcela cósmica del Universo Marvel. DnA introducen a Halcón Oscuro primero en la serie de Nova, durante los cruces con “Invasión Secreta”, en lo que suponía la reunión de dos viejos compis de Los Nuevos Guerreros. Allí descubrimos que Chris ha seguido utilizando su identidad de Halcón Oscuro como jefe de seguridad del renacido Proyecto Pegaso. Durante unos meses, llegó a convertirse en secundario recurrente de la colección, en lo que parecía el primer paso para darle luego una serie propia. No llegó a eso, pero Abnett y Lanning lo hicieron partícipe de “Guerra de Reyes”, donde se redefinió por completo al personaje, con la introducción del concepto de La Hermandad de las Aves Rapaces, que terminan por no ser trigo limpio. Hay más, mucho más que contar, pero permite que lo dejemos para el mes que viene, que aquí se nos ha acabado el espacio.

 

DOCTOR EXTRAÑO 1-34: EL EXPLORADOR DEL ESPACIO SUPREMO

Bienvenido a esta nueva andadura del Doctor Extraño, con un giro monumental e imprevisto, que lleva al personaje hasta donde ningún mago había pisado antes. La idea de contemplar a nuestro Señor de las Artes Místicas en un entorno tan opuesto a lo que suelen ser sus aventuras podría resultar demasiado extraña, valga la redundancia, pero el que sean Mark Waid y Jesús Saiz quienes la llevan a cabo no es sino una garantía de calidad.

 

A LOS MANDOS DE LA NAVE Hace ocho años ya, La Casa de las Ideas lanzaba Strange, una miniserie de cuatro entregas, aquí publicada como 100 % Marvel. Extraño, en la que Mark Waid y Emma Ríos llevaban a cabo un acercamiento tan prometedor a la figura del mago que todos cuantos la leímos hubiéramos apostado con los ojos cerrados por su continuidad en forma de serie abierta. No fue así, por desgracia, y aquello se quedó en un intento más de volver a levantar de su letargo al que fuera uno de los pilares sobre los que se asienta la editorial. Pero no sólo los lectores nos quedamos con la espinita clavada: también el propio Waid, que siempre había tenido al Doctor Extraño entre sus personajes favoritos y que seguía queriendo acometer una larga temporada de sus aventuras. “Junto con el editor Nick Lowe, vamos a aportar algunos nuevos y muy inesperados lugares a los que llevar al Doctor Extraño dentro del Universo Marvel, empezando por las estrellas”, comentaba el escritor a Tucker Chet Marcus, de Marvel.com.

 

UN DIBUJANTE TOTAL En las tareas gráficas, tenemos a Jesús Saiz, ocupándose de todo mediante herramientas digitales: lápiz, entintado, color, tanto en el interior como en las portadas. Saiz llevaba meses y meses preparando esta colección, en lo que supone su segunda serie como artista oficial, después de haber pasado por la cabecera del Capitán América en un momento tan crítico como ha sido toda la trama del falso Capi. “Trabajar en esta colección es una delicia absoluta”, continuaba el dibujante en la misma entrevista. “Siempre he disfrutado con extraños personajes dentro de escenarios fantásticos mucho más que retratando el mundo real, y eso es precisamente lo que ofrece este cómic. No me gusta utilizar referencias fotográficas, que es lo que tienes que hacer cuando estás dibujando un coche, un arma o una calle en particular de Nueva York. Prefiero dibujar siguiendo la inspiración que brota directamente de mi cabeza, y Doctor Extraño es una colección perfecta para eso. Si tengo que pensar acerca de cual ha sido el mayor reto mientras trabajaban en esta obra, probablemente sean los diferentes alienígenas y mundos, cada uno con un aspecto distintivo. Para inspirarme, intento tener los ojos muy abiertos, porque nunca sabes de dónde va a venir la idea. Puede ser una foto de modas, una criatura marina o una pintura de El Bosco… cualquier cosa puede darte una silueta, un esquema de color, o algo con lo que empezar a trabajar. Lo único que trato de es de evitar la ciencia ficción moderna, porque quiero que las imágenes sean lo más frescas posibles. Además, Mark es simplemente fantástico. Me encanta la manera en la que, incluso cuando escribe la más loca y atroz escena, nunca pierde el toque con los personajes o la historia que está contando. Te da lo mejor para dibujar. No hemos hecho más que empezar con esto y creo que ambos estamos intentando crear una historia que nadie va a olvidar”.

 

GUERRAS DEL INFINITO 0: EL ESTALLIDO

Menudo prólogo, el que nos han cocinado en Marvel. Desde que se puso en marcha su proyecto cósmico, Gerry Duggan ha dejado claro que no había ningún cómic irrelevante. Todo lo contado en Guardianes de la Galaxia y en Cuenta atrás a Infinito, con números cero y especiales incluidos, importa de cara a la historia en curso, y este caso no podía ser menos. Sí, como buen preámbulo, sirve para presentar a los protagonistas, la situación en la que se encuentran y los retos que se les vienen encima, pero también para poner en marcha los acontecimientos, en un crescendo que acaba con esa brutal muerte. Vamos a examinar qué nos ha deparado este cómic en su totalidad.

 

DEODATO A ESCENA Orquestó Cuenta atrás a Infinito nº 0 y la secuencia en la que se forjaba la armadura de Réquiem, lo que apenas suponía una página en cada número de la mencionada serie. Pero no puede decirse que el brasileño estuviera rascándose la barriga, sino todo lo contrario: el editor Jordan D. White nos lo estaba reservando para el evento propiamente dicho, con el objetivo de que abordara en solitario tanto el prólogo como los seis episodios de Guerras Infinitas. Si nada se tuerce, por tanto, nos acompañará a lo largo de toda la travesía. ¡Y bien que nos alegramos!

 

LA GUARDIANA DEL CONOCIMIENTO Curioso personaje, el que nos han presentado en las primeras páginas. No, nunca habíamos sabido de Flowa, esa suerte de bibliotecaria de Asgard dedicada a preservar el conocimiento y que parece saber bastante más que el resto de los que la rodean, como si alguien dentro de la historia fuera consciente de que todo cuanto ocurre no obedece sino al designio de unos narradores externos. Flowa se convierte así en los ojos del lector, en el acompañante del primero de nuestros protagonistas.

 

EL DUEÑO DEL VERDE Detalle de contaminación mediática: el Doctor Extraño es ahora el poseedor de la Gema del Tiempo. ¡Exactamente igual que en Universo Cinemático Marvel! Recuerda que, en apariencia, Stephen Extraño llevaba la gema dentro del Ojo de Agamotto, pero en Los Vengadores: La Guerra del Infinito, se nos desveló que, en realidad, el objeto estaba mucho más oculto, para evitar que cayera en manos peligrosas. De la misma manera, en estas páginas el Hechicero Supremo hace que podamos visualizar la gema, anteriormente oculta a la vista. Kang va a por ella, lo que sirve para entender mejor su participación en este drama. Por cierto: Duggan se ha coordinado con Mark Waid para que no haya inconsistencias de continuidad entre este título y la recién iniciada etapa del mencionado guionista, con el Doctor Extraño en el espacio.

 

RÉQUIEM POR UN GENOCIDA CÓSMICO Sí, Thanos ha muerto. Sí, ya sabemos que eso no va a durar demasiado, pero mientras esperamos a que vuelva por la parte de atrás, es el momento de saborear este instante de deliciosa incertidumbre. Todos esperaban que Thanos se erigiera en la gran amenaza de Guerras del Infinito, pero ahora que ha caído, tal papel pasa a las manos de Réquiem, que se ha mantenido en las sombras durante unos cuantos meses para pasar a primer plano a lo grande. Más, mucho más, sobre ella en la próxima entrega.

 

GUARDIANES DE LA GALAXIA: EN EL CENTRO DEL UNIVERSO

¿Quién podía pensar que un grupo formado por personajes de los que nadie se acordaba llegarían a situarse entre los más populares del mundo? Esa capacidad para sorprender es una de las características fundamentales del Universo Marvel y forma parte inherente del mismo. Porque nadie esperaba tampoco nada del nuevo cómic de superhéroes de la editorial de Martin Goodman, cuando nacieron Los 4 Fantásticos, ni nadie daba un centavo por la refundación de La Patrulla-X, cuando tuvo lugar la Segunda Génesis en los años setenta; y cuando nos habíamos vuelto tan cínicos como para excluir la sorpresa del discurrir de La Casa de las Ideas, el prodigio volvió a repetirse una vez más.

 

Un aventurero cortado por el patrón de Buck Rogers y Flash Gordon que había debutado en los magazines en blanco y negro de hacía varias décadas y que llevaba mucho tiempo en el olvido; un árbol humanoide que trataba de conquistar la Tierra en aquellos relatos autoconclusivos de la entrañable Era Atlas; un mapache antropomórfico con el que se habían encontrado unos pocos héroes y que llegó a gozar de una miniserie en los ochenta; la sucesora del hijo del Capitán Marvel original; y unos cuantos personajes asociados con la Marvel cósmica de Jim Starlin. Estaban ahí porque estaban disponibles. Se trataba de construir algo nuevo a partir de materiales de desecho. Incluso el nombre del grupo lo era. Estos Guardianes de la Galaxia no tenían nada que ver con los clásicos, los de 1969, los que procedían del futuro y tenían un arquero con cresta punk en su alineación. Una pena que un nombre tan bueno estuviera durmiendo el sueño de los justos, debieron pensar. Dan Abnett y Andy Lanning ya eran lo suficiente mayorcitos, y estaban lo suficiente experimentados en la industria del cómic, como para esperar que la nueva serie que surgiría de su saga cósmica, Aniquilación: Conquista, fuera a alzarse como un fenómeno de ventas. Más bien aspiraban a ofrecer un producto agradable y divertido que concitara el suficiente número de lectores como para mantenerlo vivo por una temporada. Y acertaron. Sus Guardianes de la Galaxia fue un éxito de crítica y un éxito moderado de público que los mantuvo en pie durante un par de años, entre 2008 y 2010. Después, los planes de Marvel cambiaron, el dúo creativo se separó, y cada uno siguió su camino.

 

Sólo que la historia estaba lejos de acabarse.

 

Kevin Feige, el todopoderoso presidente de Marvel Studios, había triunfado en su plan de recrear el Universo Marvel en forma de franquicia cinematográfica. Había conectado las diferentes películas de Iron Man, Hulk, Capitán América y Thor, y éstas a su vez desembocaron en Los Vengadores, el mejor sueño hecho realidad que pudiera atesorar cualquier fan. Pero el plan de Feige iba mucho más allá y necesitaba de expansión. A falta de Spiderman, La Patrulla-X y Los Cuatro Fantásticos, se vio obligado a buscar alternativas, y es ahí donde entraron en juego los Guardianes de la Galaxia de Abnett y Lanning. Estaban en la biblioteca de la editorial, su planteamiento era sencillo y efectivo y el que carecieran de un largo pasado a sus espaldas concedía una libertad extraordinaria a la hora de llevarlos a la gran pantalla. En verano de 2012, apenas un mes después del estreno de Los Vengadores, Feige hizo el anuncio oficial: en 2014, Peter Quill y compañía arrasarían en las carteleras.

 

Habían pasado dos años desde la cancelación de la serie de Abnett y Lanning, así que en Marvel se dispusieron a poner de nuevo la cabecera en marcha, apostando por ella al máximo. Brian Michael Bendis, que en aquel entonces pertenecía al reducido número de personas que desde la editorial asesoraba al estudio cinematográfico, fue el elegido para encabezar un producto que se adelantaría a la película para emularla: la cuadratura del círculo que sólo alguien con la habilidad de Bendis, el hombre que había reinventado a Spiderman o a Los Vengadores, podía conseguir. Los Guardianes de la Galaxia reaparecieron en el primer arco argumental de Vengadores, Reuníos, una colección pensada para incorporar al público que estaba consiguiendo La Casa de las Ideas a través del cine. Sirvió también para traer de vuelta a Thanos, el villano que iba a jugar un papel fundamental en las siguientes fases del Universo Cinemático, y para dejar caer una posibilidad sorprendente: que Iron Man se uniera al equipo. Bendis lo quería en sus filas, como una manera de unir los puntos que separaban a Los Vengadores en la Tierra de los Guardianes de la Galaxia en el espacio. Si Lobezno podía estar en varios grupos a la vez, ¿por qué no Tony Stark?

 

Puestos a romper reglas, el lanzamiento de la serie destrozaría unas cuantas. La ocasión coincidió con el comienzo de Marvel Now! y con la consiguiente reestructuración de todas las series y equipos creativos de la factoría. Bendis dejó atrás Los Vengadores, algo que parecía impensable en aquel momento, y los sustituyó por La Patrulla-X y por los Guardianes. Las aventuras de éstos no empezaron por el primer número, sino por un episodio especial, un Guardians Of The Galaxy #0.1 USA con el que Bendis actualizó el origen de Starlord, partiendo de la primera aparición que había tenido éste, en Marvel Preview #4 USA (1976). El guionista se quedó estupefacto por la fuerza del relato original, que pronto calificó como uno de los mejores orígenes que había tenido jamás un superhéroe. Se encontraba entre los pocos cómics clásicos que leyó de cara a la preparación de la serie. Para el episodio, le acompañaba a los lápices Steve McNiven, el artista de Civil War, que desde entonces había firmado también El Viejo Logan, otra de las obras fundamentales de la Marvel del siglo XXI. Requerido siempre para ocasiones puntuales, McNiven iba a estar disponible sólo para el lanzamiento, puesto que a partir de la mitad del segundo número tomaría las riendas Sara Pichelli. La dibujante italiana venía de acometer junto a Bendis otra tarea titánica, la serie de Miles Morales, el entonces desconocido con el que se habían atrevido a sustituir al Spiderman del Universo Ultimate.

 

Para el resto de miembros de los Guardianes, Bendis escribió pequeñas historias, cada una de ellas dibujada por diferentes artistas, que servían como puente entre las anteriores apariciones del equipo y la nueva vida que pronto tendrían. Los relatos, antes que aparecer en papel, vieron la luz en la web de Marvel, como parte de la iniciativa Infinite Comics, que permitía jugar con elementos de la narrativa gráfica imposibles en papel. Por fin, el 27 de marzo de 2013, llegó a las librerías especializadas el primer número de Guardians Of The Galaxy. En portada, Starlord apuntaba con su índice hacia delante, en la dirección en la que le acompañarían Groot, Mapache Cohete, Gamora, Drax y, sí, Iron Man. Era también a donde debían mirar los lectores. De repente, el espacio, un escenario que tradicionalmente se situaba en un segundo plano de las preocupaciones de Marvel, pasaba a ponerse por delante. Guardianes de la Galaxia era la nueva colección que nadie podía perderse.

 

 

CUENTA ATRÁS A INFINITO 5: EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS

¡It’s The Final Countdown, Boys And Girls! Después de que cambiaran de manos de las más insospechadas maneras durante los últimos meses, las Gemas del Infinito se quedan en posesión de los que serán protagonistas en la siguiente fase, y además por fin los tenemos a todos más o menos conectados, cortesía del Doctor Extraño. Apunta una circunstancia importante, y es que Adam Warlock, momentáneamente reunido en estas págians con los Guardianes de la Galaxia, ya había formado parte del equipo, en concreto en la colección en que Dan Abnett y Andy Lanning lanzaron el proyecto, allá por 2008. No obstante, el personaje quedó atrás a mitad de proyecto. Dado que no fue uno de los personajes elegidos para la alineación de la película, Brian Michael Bendis no se preocupó de recuperarlo cuando relanzó el grupo, quedando su regreso reservado a la llegada de Gerry Duggan, mucho después.

 

UN AVISO IMPORTANTE Después de tanto cocinar el siguiente evento cósmico, ya casi lo acariciamos con nuestros dedos, puesto que arranca este mismo mes, con un Guerras del Infinito nº 0 absolutamente im-pres-cin-di-ble. Que no se te olvide este aviso, porque hasta ahora Gerry Duggan no ha hecho ni un cómic que sobre en esta saga, e igual que los prólogos de la Cuenta atrás eran de obligada lectura, también lo es éste del que ahora te hablamos. Entre otras cosas, porque verás toda la furia desatada de una antagonista sobre la que añadimos más cosas a continuación…

 

PERO, ¿QUIÉN MATÓ AL ENANO DE NIVADELLIR? Durante los cinco números de la miniserie, la estructura se ha repetido: cada capítulo comenzaba con una página dibujada por Mike Deodato Jr., en la que este personaje, del que no hemos llegado a saber su nombre, estaba construyendo un arma formidable para alguien que no llegábamos a conocer. ¿Quién? ¿Qué? Thanos y el Guantelete del Infinito eran las respuestas más obvias, pero precisamente por eso ya intuíamos que no serían las correctas. A lo largo de los meses, le habíamos cogido cariño al pobre enano: un buen tipo, artesano meticuloso, hombre de familia deseoso de volver con los suyos y siempre bajo la amenaza de morir si no concluía el trabajo que le habían pedido. Bueno, al final ha terminado el trabajo, pero no le ha servido de gran cosa, y ha muerto a manos de ese alguien que tanto miedo daba. Y ha sido así como hemos descubierto qué estaba forjando: una armadura y una espada con algún tipo de poder sobrenatural. E intuimos el quién: no se llega a revelar su identidad, pero tanto la figura como el arma encajan con Réquiem. ¿que quién es Réquiem? Ah, he ahí la cuestión. Se trata del personaje que aparece con una capucha y unos ojos tapados con un visor, en la portada de Guerras del Infinito nº 0 o enfrentándose a nuestros héroes en la del nº 1: ambas ilustraciones las puedes ver a tu derecha. El 3 de mayo pasado, como parte de la promoción de este evento, Marvel facilitó una imagen, con Réquiem como protagonista, en la que se adelantaba la impresión de que su identidad nos va a dejar a todos con la boca abierta… O quizás no tanto. No vamos a adelantar nada, pero podemos decirte que, si has estado atento a todo lo que ha venido contando Duggan en todos estos meses, ya puedes sopesar alguna sospecha razonable al respecto.

 

MARVEL EN OCTUBRE DE 2018: TODOS LOS ACONTECIMIENTOS DESTACADOS

24 de octubre

Jimmy Kimmel en West Coast Avengers #4

 

16 de octubre

Novedades Marvel de enero de 2019

Los diseños de Dylan Burnett para X-Force

 

12 de octubre

La alineación de los nuevos Guardianes de la Galaxia

Netflix cancela Puño de Hierro

 

7 de octubre

Black Widow #1, por Jen y Sylvia Soska

NYCC: Cíclope podría volver en The Uncanny X-Men Annual 1

Récord de taquilla de la película de Veneno

 

6 de octubre

NYCC: Avengers: No Road Home, por Mark Waid, Jim Zub, Al Ewing, Paco Medina y Sean Izaakse

NYCC: The War Of The Realms #1, por Jason Aaron y Russell Dauterman

NYCC 25 Aniversario de Marvels con proyectos especiales alrededor

NYCC Relanzamiento de Champions en 2019

NYCC Vuelve Marvel Comics Presents

NYCC Savage Sword of Conan, por Duggan y Garney

NYCC Carmen Carnero en exclusiva en Marvel

NYCC Man Without Fear 1, por Jed MacKay y Danilo Beyruth

NYCC Hulk va al infierno en 2019

NYCC Cloak And Dagger: Negative Exposure, por Dennis Hopeless y Francesco Mann

Daredevil temporada 3 presenta a Bullseye

 

5 de octubre

Guardians Teasers: Cosmic Ghost Rider

NYCC: Invaders #1, por Chip Zdarsky y Carlos Magno

 

4 de octubre

Trailer de Daredevil Season 3

NYCC: Vuelve Marvel Comics Presents, sin detalles

 

2 de octubre

Captain Marvel #1, por Kelly Thompson y Carmen Carnero

Segundo trailer de Spider-Man: Into The Spider-Verse

 

EL INMORTAL HULK 1-76: EL MONSTRUO EN EL ESPEJO

Bruce Banner ha vuelto. El auténtico Hulk camina una vez más sobre la Tierra, y con él comienza una nueva etapa de esta colección, la más ambiciosa con la que ha contado el Piel Verde en mucho tiempo. El relato de un monstruo que no puede morir, de un hombre que se propone utilizar su lado oscuro para ayudar al mundo. Es un Hulk primigenio, no sólo porque vuelve sobre la criatura ambulante e incomprendida de los primeros tiempos, sino también porque ahonda en la visión popular del personaje, la que nos diera la serie de televisión de los años setenta y que no era tenida en cuenta desde los tiempos en que Bruce Jones y John Romita Jr. se encargaron de la colección, a comienzos de la pasada década. Para acometer este proyecto, tenemos con nosotros a Al Ewing, un guionista muy interesante, que lleva ya unos cuantos años trabajando para Marvel, pero que no había terminado de encontrar el proyecto que le aportara la repercusión que se merece… ¡hasta ahora! Al dibujo, contamos con Joe Bennett, artista brasileño que lleva en activo desde los años noventa, con una larga trayectoria tanto en DC como en Marvel, donde ya había plasmado puntualmente a Hulk, además de pasar por sus manos personajes tan diversos como Spider-Man, Conan, Elektra o Nova..

 

EL CAMINO DE JUNG En el artículo que puedes leer tras el cómic, Al Ewing da cuenta de cómo una de las frases gancho de la portada de la primera aparición de Hulk le impactó hasta el punto de determinar el planteamiento de la serie. La conclusión de esa frase sirve para dar título a este primer número, algo que el guionista se ha reservado para la última página. En la primera, en cambio, nos encontramos con otra cita, en este caso perteneciente a una de las obras de Carl Gustav Jung. En una entrevista con Dave Richards, de Newsarama, Ewing explicaba la importancia para su historia de esta figura clave en la fase inicial del psicoanálisis: “He estado pensando en Hulk como la sombra de Banner, la personificación de todas las cosas que no le gustan de sí mismo, lo que lleva a una interacción interesante entre ellos. El lado de Hulk vive en los espejos, y durante el día aporta corazonadas, intuiciones repentinas, pensamiento mágico… pero hay una diferencia entre ellos que creo que los lectores querrán conocer de inmediato”.

 

ANTECEDENTES Aunque el nuevo equipo creativo ha procurado que no sea necesaria ninguna lectura previa para subirse a bordo, nosotros sí podemos apuntar algunos antecedentes. Primero, tras las Guerras Secretas, Bruce Banner perdió sus poderes, se retiró y fue sustituido por Amadeus Cho; segundo, en el curso de la Segunda Guerra Civil Superheroica, ante la posibilidad de que causara una gran matanza y en respuesta a los deseos del propio Bruce Banner, Ojo de Halcón acabó con la vida de éste; y tercero, Hulk volvió a la vida en el curso de “Sin rendición”, donde el propio Ewing nos desveló la idea que le ha posibilitado hacerse con los guiones de esta serie: que Hulk es inmortal y siempre se alzará de la tumba, y que además lo viene haciendo todos estos años, sin que aparentemente nos hubiéramos dado cuenta. Al margen de lo dicho, el guionista precisa: “Libreros, no hay nada que vuestros clientes deban saber. Lectores, os recibo con los brazos abiertos. Queremos que cada fan de Hulk, nuevo y antiguo, experimente esto”.

 

1 2 3 4 5 103