BÚSQUEDA DE LOBEZNO: PROYECTO ADAMÁNTIUM 1 DE 2: EL REGRESO DE LOS NUEVOS VENGADORES

Arranca la miniserie integrada dentro de “La búsqueda de Lobezno” que supone la reunión del supergrupo más popular de la primera década del siglo XXI. Cuando Lobezno y Spiderman se unieron a Los Nuevos Vengadores, muchos fueron los lectores veteranos que se llevaron las manos a la cabeza. Sin embargo, ambos permanecieron en el equipo durante largo tiempo y fueron dos de los ingredientes fundamentales para llamar la atención de una gran parte del público y hacer de aquélla la serie de referencia del momento.

La idea de recuperar tal espíritu, con motivo del regreso de Logan, vino del propio editor Mark Paniccia, quien preguntó a Tom Taylor (Lobezna) si estaría interesado en la oportunidad de escribir a Spiderman y a Luke Cage, además de volver sobre el Hombre de Hierro, personaje al que ya se acercara con motivo de Iron Man Superior. El guionista respondió afirmativamente antes de que el editor tuviera la oportunidad de añadir nada más. Fue Taylor quien reclamó incluir en el mix a Jessica Jones, en lugar de otro personaje que le había sugerido Paniccia (¿Spiderwoman? Quizás nunca lo sabremos). Al dibujo, tenemos a R. B. Silva, brasileño que se ha consolidado enormemente por su trabajo tanto en Patrulla-X Oro como en Patrulla-X Azul, y que siempre había querido dibujar a Lobezno. “Me gusta imaginarlo un poco caricaturesco: gruñón y divertido”, comentaba a George Marston, de Newsarama.com. “Trato que se vea que es bajito y achaparrado, en las imágenes en que aparece con otros personajes, y que su lenguaje corporal sea superlativo. Es, sin lugar a dudas, uno de los personajes más expresivos que he tenido el placer de dibujar. Mola también la manera en que fluyen las relaciones entre todos los protagonistas. Todo es muy dinámico y emotivo”.

SECRETOS DEL PASADO ¡Quién nos iba a contar que, con tanta narración descomprimida, Brian Michael Bendis se dejó algo en el tintero! Y sin embargo esta historia sitúa sus objetivos en acercarnos a una aventura jamás contada de los tiempos de Los Nuevos Vengadores. Tom Taylor incluso ha hecho algún guiño al estilo de Bendis, con esos diálogos espontáneos repartidos por viñetas casi idénticas. En cuanto a la ubicación cronológica de los acontecimientos del pasado, apostamos por algún momento previo a “Civil War”, puesto que Iron Man todavía forma parte del equipo… aunque hay otra posibilidad: que los flashbacks se retrotraigan a la época de “La edad heroica”, cuando Tony Stark vendió a Luke Cage la vieja mansión de Los Vengadores por un dólar y ahí se quedó su grupo. En aquella época, Iron Man no estaba en la alineación del equipo, pero al menos sí que había limado sus problemas con ellos, de forma que bien podía aparecer a efectos de invitado. Quizás la segunda mitad de la miniserie arroje más luz al respecto. Por el momento, Taylor avisa: “Vamos a ofrecer una gran revelación para todos los fans. Espero que no rompa Internet, porque Internet es algo muy útil, pero la sorpresa bien podría dejarla mal parada”.

EL COLOR QUE NUNCA EXISTIÓ No, no le pasa nada raro a tu copia de este cómic. Ese moiré que puede apreciarse en las páginas de flashback no pretende sino hacernos ver que la acción ocurrió en el pasado, cuando el color de los cómics no era tan sofisticado como el de ahora. Efectos similares ya se han utilizado antes en este tipo de propuestas, y así hemos visto resurgir desde el blanco y negro hasta las tramas, pasando por los típicos manchurrones de color, corrimientos y desenfoques que eran habituales en los setenta y en los ochenta. Estas técnicas suelen exagerar el efecto, para que sea obvio a todos los observadores, y el caso que nos ocupa es un buen ejemplo de ello: el color de hace una década ya se cuidaba tanto como ahora, y en absoluto producía esos moirés. De hecho, para conseguir un efecto similar en un cómic viejo, tendrías que acudir a los de bastante tiempo atrás… ¡y escanearlo o hacer fotocopias!

 

Spot On aparecido en Búsqueda de Lobezno: Proyecto Adamántium nº 1

BÚSQUEDA DE LOBEZNO: ARMA PERDIDA 1 DE 2: EL LADO NOIR

Arranca la miniserie integrada dentro de “La búsqueda de Lobezno” en que los investigadores del Universo Marvel llevan la voz cantante. De las cuatro que conforman este proyecto, sólo ésta cuenta con guión de Charles Soule, el artífice principal de la saga, por lo que conviene prestar especial atención al cómic, cuyo autor define como una historia de detectives, en el estilo más clásico posible, lo que obliga a incorporar muchos lugares comunes de esta clase de relatos, con la intención de que pueda disfrutarse como si se tratara de una vieja novela pulp. “No quiero adelantar demasiado sobre quiénes son los villanos detrás de todo, pero ese aspecto supone un giro importante, que llevará a nuestros héroes hasta una gran revelación. Van a conseguir una gran pieza del puzle y tener una idea bastante clara de lo que pasó realmente con Lobezno”. comentaba el guionista con Jamie Lovett, de comicbook.com.

 

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
Soule ha colocado en primera línea de batalla a Daredevil, cuya colección en solitario se encarga también de escribir, pero con él no era suficiente, y de ahí el equipo que le acompaña, que no podía ser más variopinto: Misty Knight, una de las investigadoras más populares de La Casa de las Ideas, en alza desde que ingresara en el Universo Cinemático Marvel a través de la teleserie de Luke Cage; el oficial de policía Frank McGee, que fuera creado también por Soule para la colección de Los Inhumanos y, por último, la incorporación sorpresa: el mutante Cifra, que ha pasado los últimos tiempos un tanto alejado de los focos. “La idea de haber hecho suficiente trabajo en Marvel como para tener grandes tramas, etapas y personajes propios y que puedo usar cuando esté creando algo nuevo no puede ser más chula”, continuaba Soule. “Ya he comentado muchas veces cuánto me gusta escribir a Frank McGee, el canoso exdetective que abandonó su antigua vida cuando fue golpeado por las Nieblas Terrígenas y descubrió su ascendencia inhumana. Es divertido dejarlo caer dentro de las historias, y encaja con Daredevil verdaderamente bien. Añadir a esos tipos, y a Misty y Cifra, al misterio más grande del Universo Marvel, lo que está sucediendo con Lobezno, parecía un ajuste natural”.

DE ENTRE LAS SOMBRAS
El veterano artista italiano Matteo Buffagni se encarga del dibujo de Búsqueda de Lobezno: Arma perdida. Nacido el 18 de febrero de 1984 en Parma, Buffagni desarrolló una sólida carrera en la industria de su país antes de saltar a Estados Unidos, siendo responsable de la modernización de Diabolik, uno de los más icónicos personajes italianos. Su destino cambió en 2010, después de que mostrara su portafolio al entonces cazatalentos de Marvel y hoy Director Editorial C. B. Cebulski. La Casa de las Ideas lo fichó de inmediato, y desde entonces ha acometido arcos argumentales de Lobezno Oscuro, Vengadores, reuníos, Daredevil, El Asombroso Spiderman o una miniserie de la versión Ultimate de Iron Man. Recientemente, se encargó del relato incluido en el volumen Generaciones que protagonizaban El Increíble y El Alucinante Hulk. A lo largo de los dos últimos años, Buffagni ha desarrollado un nuevo estilo, en el que las masas de negro se han vuelto fundamentales, de cara a ocultar o mostrar a los personajes y los fondos, de manera que esta miniserie la considera una importante prueba para él. “En pocas palabras, estoy tratando de tener cosas que emergen de las sombras, con fuertes contrastes y algunos trucos de luz”, decía también en comicbook.com. “La parte difícil de juntar tantas zonas negras es mantener una narrativa clara. Es todo un reto mantener a raya tu ego y que no domine la página”. De cara a potenciar las habilidades de su compañero, Soule confiesa que ha intentado situar en su guión el mayor número posible de pistas falsas, barras de bar en penumbra y noches neblinosas.

 

Spot On aparecido en Búsqueda de Lobezno: Arma perdida nº 1

EL VIEJO OJO DE HALCÓN 5: LA HERMANDAD DE VENENO

Se ha estado cociendo a fuego lento desde el comienzo de la serie, y aquí lo tenemos por fin. El único duplo de Madrox superviviente se hizo amigo de cierto simbionte alienígena y ahora ha llegado el momento de saldar su cuenta pendiente con Clint Barton.

 

 

LA CASA ROJA “Adivina quién se queda La Casa Blanca”, era la pregunta que hacía Cráneo Rojo antes de estrangular al Capitán América, en las páginas de la saga original de El Viejo Logan, desarrollada por Mark Millar y Steve McNiven y de la que es pre-cuela el cómic que nos ocupa. En aquella aventura, el villano nazi transformaba el que hasta entonces había sido el hogar del presidente de Estados Unidos en un templo de su ideología. Esos cambios todavía no se han producido aquí, por lo que contemplamos el edificio tal y como quedó tras la derrota de los superhéroes. Eso… o alguien se olvidó de mandar a Marco Checchetto el aspecto con el que se quedaba el edificio después de las modificaciones de Cráneo Rojo.

UN HOMBRE DE CONFIANZA ¿Te has fijado del tipo del bigotito que acompaña a Cráneo Rojo? Alguien con esas pintas no parece muy de fiar, pero, en algún momento del futuro, conseguirá ganarse la confianza de Ojo de Halcón y de muchos más, hasta engañar al viejo integrante de Los Vengadores. Tobias hace aquí su primera aparición cronológica, pero los lectores de Lobezno: El Viejo Logan ya lo conocían. Repasando de nuevo el clásico, fue él quien engañó a Clint Barton para hacerle llegar un maletín lleno de dosis del suero del Supersoldado… pero Tobias en realidad no trabajaba para ninguna resistencia, porque de hecho no existía ninguna resistencia: su lealtad, como acabamos de ver aquí, pertenecía a Cráneo Rojo.

EL SEÑOR DE LAS HORMIGAS Vamos con otro guiño al cómic de Millar y McNi-ven: Dwight, el chaval con el casco de Hombre Hormiga. También nos lo encontramos brevemente en la saga primigenia: ¡en una única página! Dwight impedía el paso por un puente, próximo a Des Moines, a todo aquel que no le pagara ochenta centavos. Quien se negaba, tenía que enfrentarse al millón de hormigas a sus órdenes, lo que suponía una muerte segura. El Viejo Logan nunca había oído hablar de Dwight y no tenía claro que se tratara de una broma, pero los huesos pudriéndose bajo el puente atestiguaban que, como decía Ojo de Halcón, aquellos eran “ochenta centavos bien gastados”. Tras divertirse al menos tanto como nosotros con la breve, pero intensa intervención del chaval, Ethan Sacks se preguntó cómo era posible que un crío así hubiera alcanzado tal dominio en el manejo del casco que creara Hank Pym. En estas páginas, hemos empezado a intuir la respuesta… ¡y tiene que ver con la muerte de su tío! ¿Acaso Dwight no se alza así como una versión granuja de Peter Parker? Aunque la respuesta a esa pregunta sea negativa, no hemos podido evitar hacérnosla.

ADIÓS A TURK Fue delincuente de poca monta, eterno esbirro de Kingpin, broma recurrente, el cliente fijo del Bar de Josie (hasta que, en este futuro postapocalíptico, se pasó al otro lado de la barra) y, en los últimos tiempos de la Tierra Primordial Marvel, poseedor de nada menos que una de las Gemas del Infinito, la que confiere control sobre la mente. Turk Barrett fue creado por Roy Thomas y Gene Colan, en Daredevil #69 USA (1970) y, después de casi cinco décadas tratando de pasar inadvertido, ha encontra-do un sangriento final que no se merecía, pero que nos ha dejado a todos impresionados. No hay un momento para las lágrimas, y menos en una línea temporal que amontona tan-tos cadáveres en su patio trasero. De momento lo dejamos aquí, cuando nos acercamos al ecuador de nuestra maxiserie. Para el mes que viene, dejamos esa sorpresa final con Kate Bishop, la mujer que llegara a heredar el título de Ojo de Halcón.

 

Spot on aparecido originalmente en El Viejo Ojo de Halcón nº 5

VENENO 9: ARAÑAS EN COLISIÓN

Tal y como te venimos anunciando los meses pasados, este número de Veneno se sitúa tras los acontecimientos de “Veneno Inc.”, la aventura que se publicó en El Asombroso Spiderman el mes pasado, pero antes de “Veneno X”, el crossover con los Cinco Originales que ya habrás podido leer, en Patrulla-X Azul nºs 62 y 63. Por si fueran pocos los encuentros con otros iconos de Marvel, aquí hemos tenido también a la Spiderwoman original, Jessica Drew, relegada ahora al papel de estrella invitada, una vez concluidas sus aventuras en solitario. Hemos disfrutado mucho del choque entre ambos, porque Jess ha demostrado que no le cuesta nada apalizar a Eddie Brock, pero que a su vez entiende el sufrimiento por el que está pasando, tanto él como el simbionte. ¡Nos quedamos con ganas de volver a verlos juntos! El villano de nuestra historia es otro personaje relacionado con el entorno arácnido. El Saqueador fue creado por Stan Lee y Steve Ditko en The Amazing Spider-Man #36 USA (1966. Marvel Gold. El Asombroso Spiderman nº 2). Se da la circunstancia de que Ditko pretendía, con este personaje, homenajear a los enemigos del protagonista de La Rebelión de Atlas, novela escrita por su musa Ayn Rand. Al contrario que otros enemigos clásicos de Ditko, desde el Doctor Octopus al Duende Verde, El Saqueador nunca llegó a gozar del favor del público, y cayó en el olvido durante mucho, mucho tiempo. Años después, cuando regresó de la mano de Gerry Conway y Sal Buscema, cambió de alias por el de Hombre Meteoro, que fue el inicialmente previsto por Stan Lee. Echando un vistazo a su cronología, recordamos que fue uno de los criminales que pujaron por comprar el simbionte alienígena, en el Marvel Knights: Spider-Man de Mark Millar, Terry Dodson y Frank Cho. Se encontró con el Protector Letal en el curso de “Veneno Inc.”, en un momento en que el simbionte estaba dando rienda suelta a sus ansias… ¡a punto estuvo de zampárselo! Que no te extrañe por tanto que el villano se asuste tanto al cruzarse de nuevo en su camino. No, no apostamos que El Saqueador llegue a convertirse en la némesis definitiva del aceitoso.

 

SIMBIONTE CON Ñ Después de unos cuantos números ausente a causa de los crossovers, Mark Bagley regresará el mes que viene, para la despedida de la actual fase de la colección, antes de lanzarnos sobre la esperadísima etapa de Donny Cates y Ryan Stegman. Mientras tanto, nos ha quedado un cómic con equipos artísticos formados por españoles. En el interior, tenemos a uno de los Young Guns 2018, un Javier Garrón con un ascenso meteórico dentro de Marvel. Después de haber ilustrado la miniserie de “Secret Wars” centrada en “Inferno,” buena parte de Muerte de X y IvX: Inhumanos Vs. Patrulla-X, o la actual Guerreros Secretos, a comienzos del año que viene podrás encontrarlo en la nueva colección de Hombre Hormiga y La Avispa escrita por Mark Waid, que te ofreceremos en formato 100 % Marvel de tapa blanda. No acaba ahí la participación de artistas patrios: en portada, contamos con unos más que oportunos Javier Rodríguez y Álvaro López, que fueran los artífices gráficos de la última y aclamada serie de Spiderwoman, la invitada de este número. Después de eso, nos hemos encontrado con ambos en unos últimos episodios verdaderamente memorables de Inhumanos: Familia Real y muy pronto los tendremos en la reinvención de Los Exiliados, que también se publicará en 100 % Marvel de tapa blanda y también a comienzos del año que viene.

 

Spot On originalmente aparecido en Veneno nº 9

SPIDER-MAN 28: FECHAS PARA UN ADIÓS

Aunque en España se ponen a la venta el mismo día los últimos cómics Marvel escritos por Brian Michael Bendis, en Estados Unidos el que tienes en tus manos llegó a las tiendas el 2 de mayo, mientras que Invincible Iron Man #600 USA lo hizo el 23 de ese mismo mes. Por lo tanto, este Spider-Man #240 USA es el penúltimo guión de Bendis para Marvel antes de su marcha, y además debe leerse antes de Invencible Iron Man nº 94, donde también nos encontraremos con Miles Morales, en unos sucesos que cronológicamente ocurren después de lo aquí narrado. Otra fecha a tener en cuenta: el 1 de mayo, es decir, el día antes de que los aficionados estadounidenses pudieran leer estas páginas, Bendis visitaba por última vez las oficinas de La Casa de las Ideas, donde se reencontró con sus colegas de estos casi veinte años. A las 18:12 horas de la tarde, hora de Nueva York, Tom Brevoort escribía en su cuenta de Twitter: “Damas y caballeros… Brian Michael Bendis ha dejado el edificio de Marvel”, para a continuación incluir la ilustración que acompañan estas líneas. Se trata de la portada que firmó Joe Quesada para el Ultimate Spider-Man #160 USA (2011), el de la muerte de Peter Parker, que ahora era más oportuna que nunca. En Marvel, tomaron prestado el “Bendis Is Coming!”, que estaba apareciendo en los cómics de DC, con una tipografía similar a la del logotipo de Superman, para señalar que Bendis se marchaba: “Bendis Is Going!”, decían ellos en su lugar. El propio autor respondía a Brevoort con las siguientes palabras: “Estoy abrumado por la respuesta a este gesto encantador de Tom Brevoort y de todos los demás. Sólo quería que supierais cuánto os quiero a todos por expresar todos esos buenos pensamientos y recuerdos”. Desde aquí, podemos añadir que no recordamos ninguna despedida tan cariñosa para un autor que se fuera a la Distinguida competencia.

EL FUTURO

Íbamos a contarte la manera en que la infección por MRSA que colocó a Bendis al borde de la muerte cambió la historia que acabas de leer, pero el propio autor ya lo ha hecho, en las páginas precedentes, mucho mejor de lo que pudiéramos hacerlo nosotros nunca. En su lugar, preferimos mirar más allá del episodio de hoy. Spider-Man #240 USA es, tal y como ya sabíamos, el último número de la colección, pero eso no quiere decir que el personaje de Miles Morales no tenga un brillante futuro por delante, y tampoco que este sea el último número de la edición española. La sorpresa nos la encontrábamos en los pedidos de Marvel para los cómics que se han puesto a la venta este mes de agosto en Estados Unidos. Y es que se anunciaba el lanzamiento de Spider-Man Annual #1 USA, escrito por Bryan Hill y dibujado por Nelson Blake II. Se da la circunstancia de que ambos son autores de color, algo que nunca hasta ahora había ocurrido con el joven trepamuros y que podría sentar un precedente importante. Quizás sean ellos lo que encaren el futuro de Miles a partir de aquí, o quizás se trate de otro equipo creativo. Lo que ha quedado más o menos despejado, más allá de nuestros temores iniciales, es que Miles seguirá adelante, como también lo harán los otros grandes iconos creados por Bendis: Jessica Jones y Riri Williams. Quizás podamos darte más detalles en el próximo número, que podría ser el último de la serie… o quizás no, y para entonces Marvel ya haya puesto todas las cartas encima de la mesa y tengamos cabecera de reemplazo. La respuesta te la podremos dar en noviembre, porque, por cuestión de plazos, hasta entonces no podremos ofrecer ese Annual. Para más detalles, puedes consultar el avance que encontrarás en la página contigua, y, a continuación, recuerda hacerte con el Invencible Iron Man nº 94, para saber más sobre los planes futuros para Miles. Será allí donde, de verdad, nos despidamos todos de Bendis.

S.H.I.E.L.D.: RESOLUCIÓN – TODO SE ACABA… ESTA VEZ DE VERDAD

2012 fue el año de la guerra entre Los Vengadores y La Patrulla-X y del lanzamiento de “Marvel Now!”. Fue el año en que terminó el Capitán América de Ed Brubaker. Fue el año de la marcha de Brian Michael Bendis de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra y de su llegada al cosmos mutante. Fue el año del comienzo del Thor de Jason Aaron, el Capitán América de Rick Remender, de Los Vengadores de Jonathan Hickman o de Los Guardianes de la Galaxia de Bendis. ¡Sí, en 2012, Bendis estaba en todas partes de La Casa de las Ideas, y ahora sólo queda en el recuerdo! 2012 fue el año en que una película titulada Los Vengadores cambió las reglas del juego y señaló el camino hasta el día de hoy. Fue un año de cambio en que ocurrieron grandes cosas para Marvel, pero ¿sabes lo que no fue 2012? No fue el año en que terminó de publicarse SHIELD de Jonathan Hickman y Dustin Weaver, y debería haberlo sido.

UN RETRASO SUPERLATIVO Éste fue siempre un proyecto apasionante, por muchos motivos. La trama que había construido Jonathan Hickman, entre la Gran Conspiración y la épica superlativa, hundía sus raíces en la historia del Universo Marvel y en los diferentes cómics que había escrito para la editorial, señalando unos orígenes para la agencia de Nick Furia que se retrotraían hasta el Egipto de los faraones e iban saltando de una época a otra, conjugando personajes históricos, como Leonardo da Vinci, Nikola Tesla o Isaac Newton, con figuras clave de Marvel, entre ellas los padres de Tony Stark –padrastro, en realidad, pero faltaba mucho para que descubriéramos eso– y Reed Richards. El dibujo de Dustin Weaver apelaba a la grandeza, al detalle y a dar un barniz de realismo a lo imposible. Valía la pena esperar por cada uno de los episodios. Y vaya si esperamos. SHIELD se estructuró mediante dos miniseries de periodicidad bimestral, pero, cuando sólo faltaban dos entregas para la culminación de la obra, la espera se volvió eterna. No era algo ajeno a la Marvel del siglo XXI, donde hemos contado cada día de retraso para poder leer el final de “Civil War”, The Ultimates o Astonishing X-Men, pero SHIELD pronto superó todas las marcas. Los meses se convirtieron en años. Jonathan Hickman terminó su etapa en Los Vengadores, lanzó sus Guerras Secretas e incluso dejó Marvel para concentrarse en proyectos personales en Image, con la promesa, cada vez más irreal, de que algún día habría de saldar deudas con nosotros. Dustin Weaver hizo otros cómics para Marvel y orientó su carrera hasta convertirse también en guionista. Como tal, nos ofreció, por ejemplo, la miniserie de El Guantelete del Infinito ambientada en “Secret Wars” o uno de los prólogos de “Universo Spiderman”. Y mientras tanto, había informaciones contradictorias sobre si estaban o no terminados los guiones de los episodios restantes de SHIELD y si por lo tanto Weaver podía terminar de dibujarlos. Hickman parecía tomárselo a broma, y cada dos por tres anunciaba una inminente publicación que nunca llegaba… hasta este preciso momento.

 

AQUÍ Y AHORA Por fin, en este 2018, con un nuevo Director Editorial en Marvel, con un planteamiento claro de recuperar la magia de otros tiempos que se quedó por el camino y con el inminente regreso de Jonathan Hickman a Marvel para un macroproyecto de trascendencia absoluta, ve la luz el final de SHIELD. “Es cierto”, reconocía Hickman a la web comicbook.com. “Esto no tiene nada que ver con el bebé de los Lindbergh, pero sin duda el verdadero crimen del siglo es todo el tiempo que llevamos sentados sobre estas páginas increíbles de Dustin Weaver. Alguien tiene que ir a la cárcel, lo que me parece genial mientras no sea yo”, a lo que el dibujante añadía: “El largo retaso de SHIELD, como el sentimiento de un negocio inacabado, era una presencia molesta en mi mente. Lanzarlo al mundo es gratificante, además de un alivio. Estoy emocionado y orgulloso de compartir por fin este final. Creo que ahora mi espíritu podrá volar libre y ya no tendré que seguir persiguiendo a Jonathan Hickman”.

 

Spot On originalmente aparecido en SHIELD: Resolución

VENENIZADOS: LA INVASIÓN DE LAS PONZOÑAS

Venenizados es la culminación del más destacable proyecto dedicado a celebrar el trigésimo aniversario del nacimiento del Protector Letal. Se trata de una saga en forma de trilogía, cuyo primer acto tuvo lugar en “Universo Veneno”, con la presentación de Las Ponzoñas, continúo en “Veneno X”, la aventura en que Eddie Brock, su aceitoso compañero y el Equipo Azul de La Patrulla-X llevaron la lucha contra Las Ponzoñas hasta el espacio, y culmina ahora, en este volumen, que recoge la llegada de esta especie hasta la Tierra, donde cuenta con una enorme comunidad superheroica a la que… venenizar.

Hubo una época en que Veneno llegó a ser más popular incluso que el trepamuros original. Eran los alegres años noventa, con David Michelinie como guionista de The Amazing Spider-Man y primero Todd McFarlane y luego Erik Larsen y Mark Bagley como dibujantes. Cada vez que Eddie Brock visitaba la serie junto a su alter ego, las ventas se disparaban. Ahí afuera había cientos de miles de lectores que no querían saber nada de Peter Parker ni de su maravillosa vida con su escultural esposa Mary Jane, pero que saltaban sobre la serie al contemplar la impactante imagen de Veneno. ¿Cuántos eran esos aficionados? Quién sabe si llegarían al millón de fanboys: los que compraron el número de debut de la primera serie limitada de Veneno, allá por 1993. El lanzamiento de Venom: Lethal Protector fue, a la postre, lo que decretó el fin de la edad dorada del personaje. Para que pudiera protagonizar sus aventuras, en Marvel lo domesticaron. Y pese a que contaría con un montón de miniseries más, su estrella nunca volvió a brillar como en los comienzos.

 

Todo vuelve y, tres décadas después, Veneno goza una vez más del favor del público, en un año decisivo para el personaje, toda vez que se estrena la película que lo eleva en la gran pantalla a la categoría de protagonista, y en las viñetas Donny Cates lo redefine manteniendo su esencia intacta. En Marvel no quieren un personaje que se parezca a Spiderman, sino que, como en los primeros y grandiosos tiempos, esté a la misma altura que el amistoso vecino. Es el motivo por el que decidieron dotarlo de un evento proporcional a “Universo Spiderman”, que en 2014 reuniera a todas las versiones del trepamuros: un evento a cuyo tercer acto llegamos ahora.

 

“Universo Veneno” presentaba a Las Ponzoñas, el equivalente a su vez de Los Herederos. Si estos perseguían y asesinaban Arañas para hacerse con su fuerza vital, algo similar hacen aquellas con los simbiontes unidos a superhumanos. Eddie y un montón de Venenos de diferentes realidades lucharon contra Las Ponzoñas a lo largo del Multiverso. La batalla se extendió hasta el espacio en “Veneno X” y ahora culmina el enfrentamiento, cuando Las Ponzoñas llegan hasta la Tierra y lanzan su órdago contra la plana mayor de los superhéroes que la habitan. Desde La Patrulla-X a Los Vengadores, desde Los Campeones hasta, por supuestos, Spiderman, todos están invitados a la fiesta, revestida con los ropajes de una superproducción, por más que la acción se restrinja a los límites de este cómic: no hay tie-ins ni crossovers con ninguna otra cabecera. Ni siquiera con la protagonizada por Veneno, que en el momento de publicarse esta miniserie en Estados Unidos vivía la transición hacia la nueva etapa escrita por Cates.

 

Cullen Bunn, guionista todoterreno de Marvel que ha consagrado sus esfuerzos en el entorno mutante, pero en títulos tan diferentes como Wolverine, Magneto, X-Men: Blue y varias miniseries best-seller de Masacre, sigue a los mandos de la nave, en una empresa a la que le ha tomado la medida y que se diferencia mucho de su anterior acercamiento al personaje, cuando sustituyó a Rick Remender en el momento en que el simbionte estaba ligado a Flash Thompson y las historias tenían un cariz muy diferente al actual. Le acompaña una estrella del dibujo que ya venía reclamando desde hace tiempo una mayor proyección dentro de la compañía. Nos referimos al español Iban Coello, artista espectacular a la vieja usanza, con una capacidad impresionante para las escenas de acción y que sabe aproximarse a los iconos de Marvel desde su imagen clásica por excelencia. Cuando Coello dibuja a Lobezno, Spiderman o el Capitán América, los vemos a ellos, y no a una derivación moderna de esos héroes.

 

El proyecto, hasta este punto, volaba por libre: Tanto el prólogo de “Universo Veneno” como la trama de la historia propiamente dicha tenían lugar al margen del resto de La Casa de las Ideas; “Veneno-X” tampoco suponía menor problema, puesto que Bunn era guionista tanto de X-Men: Blue como de los episodios de Venom ligados a la saga. Distinto ha sido el caso de “Venenizados”, para la que ha sido necesaria la complicidad y cooperación de buena parte de guionistas y editores del Bullpen, no tanto para establecer derivadas con otras series, que como decíamos antes no existen, sino de cara a que la aparición de los muchos superhéroes que nos vamos encontrando a lo largo de la historia encaje con la situación de cada uno de ellos en este preciso momento, en que el Universo Marvel se encuentra en un periodo de cambio. A este respecto, el único detalle cronológico a tener en cuenta es que la acción se sitúa antes de los sucesos de “La muerte de Thor”, y de ahí la participación de Jane Foster con su martillo.

 

Pese a la presencia de todos esos personajes-reclamo, a Bunn le puede el amor hacia los suyos, y dedica grandes momentos a Kid Kaiju y Elsa Bloodstone, a los que tratara en Monster Unleashed!, a La Patrulla-X Azul, con los que todavía se mantiene ligado, o incluso a Flash Thompson, convertido en Anti-Veneno tras los sucesos de “Veneno Inc.”, y al que escribiera en su anterior encarnación como Agente Veneno. Hay espacio para que todos brillen y tengan su espacio bajo el foco. “Muchos héroes van a ser reclutados para esta pelea”, indicaba el autor a Josh Weiss, de Marvel.com. “Y, sin embargo, derrotar a Las Ponzoñas no será fácil, porque no tienen ni idea de a qué se están enfrentando. Algunos pueden ser víctimas de estos invasores. No todos van a salir ilesos de la contienda”.

 

Artículo aparecido originalmente en 100 % Marvel. Venenizados

MARVEL 2 EN UNO 6: “MONSTRUOSAMENTE ÉPICO”

Así definía, el propio Chip Zdarsky, este último capítulo del primer arco argumental de Marvel 2 En Uno. “¡La gente quiere gigantescos monstruos de roca luchando contra Muertegalactus!”, proclamaba el guionista, desde su imprescindible cuenta de Twitter. En pasadas ocasiones, hemos visto a Galactus medirse mediante fuerza bruta con otros individuos, pero nunca contra Ben Grimm, que siempre que se enzarzaba a tortas con el Devorador de Mundos era desde la modestia de su tamaño frente al de Galactus. El camino para conseguir semejante choque obedece además a las reglas del Universo Marvel: en lugar de sacarse de la manga algún compuesto de nueva creación, Zdarsky recurre a lo que tiene a mano, las Partículas Pym que permiten a Henry Pym y sus sucesores reducirse al tamaño de Hombre Hormiga o agrandarse hasta la talla de Hombre Gigante. Seguimos sin tener a Los 4 Fantásticos, y hay que recordar que ni el Reed ni la Sue que figuran en la aventura son los nuestros, pero Zdarsky demuestra su talento para equilibrar el peso de cada uno de los cuatro miembros del equipo: todos juegan un papel importante en la derrota de Muertegalactus. Los buenos guionistas de La Primera Familia son, precisamente, los que dan una importancia similar a los cuatro héroes, frente a aquellos que se centran sólo en Reed y dan a entender que el resto no son más que comparsas. Además de eso, la historia nos trae una alucinante historia de amor, la de Estela Plateada y Emma Frost, y un final que deja con muchas ganas del siguiente número: Ben ya sabe la verdad, lo que condicionará el siguiente paso en nuestra búsqueda.

 

ECOS DEL PASADO

Jim Cheung se despide de esta colección por todo lo alto, con una historia de proporciones gigantescas en la que vuelve a demostrar su indudable capacidad para proveer un gran espectáculo superheroico. No sabemos si el artista seguirá presente en Marvel, ya que la editorial suele contar con él para encargarse de material promocional, como el póster que ha servido para anunciar la siguiente temporada de la editorial y para números puntuales dentro de ocasiones de relevancia, como ésta que nos ocupa, pero lo cierto es que el artista anda ahora enfrascado en la realización de algunos pocos episodios para La Liga de la Justicia de América, que publica DC Comics. Siga o no colaborando también con Marvel, aquí termina su participación en Marvel 2 En Uno., Cheung arranca el episodio mediante una portada que homenajea a la de Fantastic Four #60 USA (1967. Marvel Gold. Los 4 Fantásticos nº 3: La edad dorada). La elección no podría ser más oportuna, puesto que, efectivamente, en la cubierta original nos encontramos un mano a mano de La Cosa contra el Doctor Muerte, como puedes ver en la imagen en miniatura que acompaña este texto, pero es que además ese episodio formaba parte de la mítica saga en la que el peor enemigo de Los 4 Fantásticos conseguía hacerse con los poderes cósmicos de Estela Plateada, que al fin y al cabo derivan de Galactus. Además, en aquella aventura, al igual que en ésta, contemplábamos la poderosa imagen del Doctor Muerte manejando la tabla de surf de Norrin Radd.

 

Spot On aparecido originalmente en Marvel 2 En Uno nº 6

DOCTOR EXTRAÑO 32: UN TOQUE DE AZUFRE

Final para la última guerra mágica que ha tenido lugar en el Universo Marvel, después de mucho tiempo en que este rincón de nuestro cosmos conectado no contaba con tanta preponderancia. Sobre las ruinas del ayer, en este caso sobre una derivada de “Imperio Secreto”, Donny Cates y Nick Spencer apuestan por construir el mañana. Veamos cómo.

REORGANIZANDO EL SUBMUNDO

Además de para reconstruir Las Vegas, ¿para qué ha servido “Condenación”? En pocas palabras, para establecer una nueva estructura del entramado sobrenatural de La Casa de las Ideas. La primera sorpresa es que Johnny Blaze, el Motorista Fantasma original, que se encontraba sin oficio ni beneficio en la actualidad, pasa a ser el nuevo Señor del Infierno. Está por ver en qué consiste esto, pero si en Vertigo supieron sacar partido a Lucifer, en Marvel no van a ser menos. Por lo pronto, la consecuencia inmediata de que Johnny se siente en el lugar en el que antes estaba Mefisto supone que éste ya no va a estar ahí: nos quedamos con el villano prisionero en la Tierra, pero cuesta imaginar que vaya a permanecer mucho tiempo de esa manera, ¿verdad? La cárcel de Mefisto es el Hotel Infierno, y éste se alza como escenario sobre el que construir más historias.

 

RECUPERANDO LA FE

El primer arco argumental de Donny Cates en la serie del Doctor Extraño nos dejó al Hechicero Supremo con las pilas puestas de cara a las muchas crisis que se atisbaban en el horizonte, pero hundido y deprimido acerca de las circunstancias que habían posibilitado tal cosa. “Condenación”, con todo su fuego de artificio, ha servido para que, además del poder, Stephen recupere la confianza, y lo haga a través de sus amigos, empezando por el más fiel de todos ellos: Wong. La viñeta con ambos carcajeándose, y el posterior abrazo que se dan, quedan como los símbolos más entrañables del fortalecimiento de los lazos que comparten. Y en cuanto a Zelma… Ay, de eso tratará el siguiente número.

 

CAMINO DEL INFIERNO

Hacia allá se dirigirán estos nuevos Hijos de la Medianoche que nos avanza el epílogo de la saga. Hay un final, pero también un nuevo comienzo, aunque todavía no tengamos los detalles concretos. ¿Será mediante una nueva miniserie? ¿En Marvel se atreverán a conceder una cabecera abierta a este grupo sobrenatural? Atentos, porque la alineación no podría ser más variopinta y ambiciosa. Si no acabas de reconocer a alguno de ellos, estos son los personajes que figuran en las fotos que pone el Doctor Extraño encima de la mesa: Agatha Harkness (la bruja que fuera niñera de Franklin Richards), La Bruja Escarlata, Loki, Clea, Magik, el Doctor Muerte, Hellstorm, Señor Mágico y Nico Minoru, de Runaways. Sugestivos magos, procedentes de los más insospechados rincones de Marvel, que pueden dar lugar a infinitas posibilidades. ¡Ojalá que sea con Donny Cates en el procesador de textos!

 

Spot On aparecido originalmente en Doctor Extraño nº 32

CUENTA ATRÁS A INFINITO 3: ENTRA: ESTELA PLATEADA

Cuando Jim Starlin volvió a Marvel a comienzos de los noventa, lo hizo para ocuparse de escribir las aventuras de Norrin Radd. Fue en las páginas de la colección de éste donde trajo de vuelta a Thanos y donde incluso se propuso inicialmente narrar la historia de “El Guantelete del Infinito”, antes de que las excelentes ventas de Thanos Quest aconsejaran desgajar ese arco y alimentar con él todo un evento. Estela Plateada fue fundamental en estos primeros pasos de la nueva saga cósmica de Starlin, y lo siguió siendo hasta que el autor hubo traído de vuelta a todos sus personajes clásicos, como Warlock, Pip El Troll, Gamora o Drax, con los que se sentía mucho más cómodo. Más adelante, ya en el siglo XXI, Estela Plateada también tuvo una suma importancia en “Aniquilación”, el primer paso del revival del entorno cósmico de Marvel. En los últimos años, el surfista se ha situado un tanto al margen de las crisis espaciales, dado que la brillante etapa realizada por Dan Slott y Michael Allred funcionaba de manera autónoma con respecto al resto del Universo Marvel. Pero ahora esa fase ha terminado y, en un periodo en que Estela Plateada se encuentra huérfano de título propio, Gerry Duggan ha querido aprovecharlo para traerlo a estas páginas. Su presencia se hace necesaria en un evento de estas características, y no dudamos de que tendrá un papel destacado, tanto en la trama actual como en la futura Guerras del Infinito. Lo que cabe preguntarnos, a tenor de lo ocurrido en estas páginas es… ¿en qué bando se alineará?

 

Y AHORA SÍ: GALACTUS

El mes pasado se trataba de un simulacro, mediante el cuerpo falso del Devorador de Mundos utilizado por los Guardianes de la Galaxia para engañar a sus enemigos, pero ahora ya tenemos al auténtico Galactus con nosotros, recién salido de las páginas de The Ultimates, donde dejó atrás su hambre infinita para ser transformado en el Dador de Vida y el Sembrador de Mundos. Las circunstancias alrededor de la Gema del Alma lo colocarán ahora en una difícil tesitura, tal y como se puede extraer de nuestra última página.

 

EL PODER DE LA MÚSICA

Mientras tanto, la trama relativa a la Gema de la Mente ha dado un avance considerable, después de que Starlord la redujera de tamaño y la introdujera en el saxo de Drax. Cobra ahora sentido todo lo que viene ocurriendo con El Destructor en los últimos tiempos, cuando arrepentido de las muertes que había ocasionado decidió convertirse en un pacifista y entregarse a su afición por la música y por emular a Clarence Clemons, el saxofonista de la E Street Band. Duggan tenía pensado este preciso momento desde que se hizo cargo de la serie de Guardianes de la Galaxia, hace ya casi dos años. Por cierto, ahora que éstos han dejado atrás la batalla con los Chitauri, nuestro guionista nos avisa de algo de lo que ya venimos alertando desde que su cabecera se pusiera en suspenso para dar paso a esta Cuenta atrás a Infinito: cuando todo esto acabe, puede que ya no existan como equipo y la formación que ocupe su lugar responda por el nombre de La Guardia del Infinito. En cualquier caso, una vez concluya el evento, será otro guionista quien se haga cargo de los supervivientes. La etapa de Duggan también habrá llegado a su final.

 

1 2 3 95