CAPITÁN AMÉRICA 96 CREYENDO EN LA TIERRA PROMETIDA

 

Superada la celebración del Captain America #700 USA, volvemos a nuestra programación habitual y vamos a por la segunda y última saga que escribirá Mark Waid, durante este periodo de transición que nos conducirá hasta la etapa de Ta-Nehisi Coates y Leinil Francis Yu. El primer detalle que llama la atención en esta nueva historia es el recambio artístico. Chris Samnee ya no está, y es una noticia que no podría ser peor, puesto que no sólo ha abandonado la colección del Centinela de la Libertad, sino que también se ha despedido de Marvel, dejando a la editorial huérfana de un talento tan sobresaliente como el suyo. A la hora de buscar un recambio, Tom Brevoort ha recurrido a los servicios del brasileño Leonardo Romero, que nos conquistó desde el comienzo de su relación con La Casa de las Ideas, con unos pocos episodios de Doctor Extraño. Anteriormente a este Capitán América, se encontraba ubicado en la estupenda serie Kate Bishop: Ojo de Halcón, a cuyo término ha saltado a la cabecera que nos ocupa. El estilo de Romero es muy limpio y depurado, con influencias de autores como Alex Toth o David Mazzucchelli y que además recuerda muy poderosamente al propio Chris Samnee. Romero estará, por lo tanto, durante estos cuatro números, inclusive el que nos ocupa, pero la naturaleza particular de la aventura permite la incorporación de artistas invitados de acompañamiento. Atención, porque aquí Brevoort ha echado el resto. Por lo pronto, en este episodio tenemos nada menos que a Adam Hughes, una auténtica leyenda del dibujo cuya carrera se había centrado hasta el momento en DC Comics, y que ahora también está colaborando con Marvel. Un auténtico lujo, porque Hughes había pasado anteriormente por aquí de manera muy testimonial, y nunca llegamos a esperar contar con él para los interiores de un cómic. Le acompaña otro nombre asociado de manera habitual con la Distinguida Competencia, J. G. Jones, si bien en este caso sí que disponíamos de obra previa en Marvel, en concreto, una miniserie de La Viuda Negra escrita por Devin Grayson y publicada en 1999 dentro de la línea Marvel Knights y el debut de Marvel Boy, en compañía de Grant Morrison y que también se materializó en forma de miniserie, en este caso en el año 2000. Los tres números restantes de la historia gozarán de nuevos invitados, pero mejor será que los vayamos descubriendo conforme avanza la acción. Mark Waid nos ha preparado una trama con una indudable épica, que ya encontramos con ese título de resonancias bíblicas, pero que a nosotros no puede sino recordarnos a “The Promised Land”, el mítico tema de Bruce Springsteen con el que se abría la cara B de su elepé Darkness On The Edge Of Town (1978). Waid vuelve a viajar al futuro, como ya hiciera en “El hogar de los valientes”, pero esta vez para bascular hasta el extremo opuesto y mostrarnos una utopía donde el Sueño Americano ha perdurado y se ha extendido al resto del mundo y del Universo. A continuación, saltamos a 1968, año en cuyos estertores llegó a las tiendas Captain America #110 USA (fechado en 1968. Marvel Gold. Capitán América nº 2), el cómic con el que Jim Steranko irrumpió en la serie. Junto a él, llegaba Rick Jones, y de ahí que nos encontremos también con este sidekick en la historia. Se trata del segmento dibujado por J. G. Jones, con un estilo que tiene ecos del de Steranko… pero también del Capitán América de Kevin Maguire. Éste, junto a Fabian Nicieza, actualizó el origen del abanderado en una miniserie titulada The Adventures Of Captain America Sentinel Of Liberty, que fue publicada a comienzos de 1991. Dicho cómic se había convertido para nosotros en una especie de reto, puesto que Marvel nunca lo había reeditado, lo que imposibilitaba que nosotros lo hiciéramos. Eso ha cambiado hace bien poco, por lo que podrías apuntar ya esta saga entre las previsiones del Plan Editorial 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *