1983. MAGIK, DE NIÑA A MUJER

Es Navidad de 1983. En su primer año largo de vida, The New Mutantsse ha vendido bien, entre otras cosas gracias a los compradores habituales de Uncanny X-Men. Por desgracia, las historias no se acercan ni de lejos al nivel de la serie madre. Son aventuras intrascendentes, la típica comedia juvenil estereotipada por unos dibujos de McLeod que apenas transpiran algo del tono trágico de Claremont. Destaca, como siempre, la descripción de los personajes femeninos: la ultraconservadora Rhane, la rebelde Dani. Los chicos apenas importan: el playboy Roberto o el pueblerino Sam se quedan en una caracterización esquemática. En cuanto a Karma, su presencia inicial obedece a la necesidad de introducir un personaje que cumpla las funciones de Moira McTaggert. Con Moira en casa, la vietnamita se convierte en puro estorbo que desaparece en una explosión al final del TNM 6 (VII 83). Su búsqueda se adivina larga, un subargumento que pasará a primer término cuando sea necesario.

Stevie Hunter e Illyana también aparecen en el nuevo título. A ellas se suman dos nuevas adquisiciones: Michael Rossi, el ya mencionado viejo novio de Carol Danvers, y Gabrielle Haller, la antigua amante de Xavier, con quien, ahora se descubre, tuvo un hijo autista del que se puede esperar un potencial similar al de su padre. Por su parte, Xavier cambia el papel de individuo manipulador que enviaba a jóvenes de dieciséis años a luchar contra Magneto por el de un venerable maestro de unos jovenzuelos que no combatirán un sólo villano hasta que no estén preparados. Eso es lo de menos, ya que por la colección pasan los Centinelas (TNM 2, IV 83), el Nido (TNM 3, V 83); Víbora y el Samurai de Plata (TNM 5 y 6) o Selene, una fascinante bruja mutante, “hija de la luna y señora del fuego”, que absorbe la vida de otros para mantener su eterna juventud (TNM 9, X 83). Selene habita en Nueva Roma, una civilización perdida en medio del Amazonas de la que los bebés-X se traen a Magma, una nueva mutante con poderes caloríficos y choque cultural incluidos. El grupo se completa con la inclusión de Illyana en los TNM 14 y 15 (IV-V 84), una aventura que hace las veces de epílogo de su propia miniserie y en la que S’Ym, el lugarteniente de Belasco, se pone a su servicio.

Magik (XII 83-III 84), miniserie donde se cuentan los años de estancia de Illyana en el Limbo, llega con casi dos años de retraso debido a las múltiples obligaciones de Claremont, quien compone un relato de iniciación en el que descubre al que va a ser uno de sus personajes-fetiche. La miniserieestá escrita partiendo del rico material creado para el UXM 160: la Patrulla-X alternativa incapaz de rescatar a Illyana y cuyos miembros murieron (Lobezno, Coloso), fueron corrompidos por Belasco (Rondador Nocturno) o consiguieron librarse de su influencia (Tormenta, Kitty); los diversos demonios que habitan el Limbo, encabezados por S’Ym; o el desquiciado entorno geográfico, un mundo de fantasía heroica alejado del urbanismo imperante en Uncanny X-Menpero muy del gusto de Claremont, que también se sirve de un escenario similar en Marada the she-wolf, el serial que publica junto a John Bolton para la revista Epic. En Magiktrabaja con John Buscema en el dibujo, un artista habituado a los reinos fabulosos y que deja gran parte de la miniserie en manos de otros dibujantes: Ron Frenz en el tercer número y su hermano Sal en el segundo y en el último, si bien el entintado de Tom Palmer sirve para homogeneizar la obra.

Illyana es ángel y demonio. En ella se repite la dualidad que caracterizara a Fénix o que define a Lobezno. Es su capacidad para elegir entre el bien y el mal lo que la convierte en una heroína. Como hilo conductor del conflicto, el medallón que crea Belasco a partir de la esencia de la niña y en el que engarza, sucesivamente, las gemas sangrientas que representan el mal que habita en el corazón de Illyana. En el primer número de la miniserie, el medallón contiene una de las cinco gemas que puede albergar. Al terminar el relato, hay tres. “Me he pasado media vida en la Tierra y media vida en el infierno, donde fui consorte del diablo”, dice- “Soy Illyana Rasputín. Salvadora de la humanidad o la clave de su condena”. La habitual narración en primera persona facilita aquí las elipsis narrativas, obligatorias para condensar siete años en noventa y dos páginas, y que funcionan también cono elemento dramático en una historia que, además de aportar respuestas (qué pasó con Illyana durante esos siete años, cómo llegó a escapar del Limbo, qué representa el medallón) añade unas cuantas preguntas sobre el futuro del personaje. Convertida en dueña y señora del Limbo una vez ha derrotado a Belasco al final de la miniserie, Illyana desempeña un papel diferente en función de en qué colección aparezca. Mientras que en Uncannyse comporta como la amiga fiel de Kitty, en The New Mutantses la chica mala, la que pone los pelos de punta y de la que todos esperan que abrace su herencia demoniaca en el momento más inesperado. El medallón se sustituye por una extraña armadura, que aparece cuando Illyana utiliza sus artes mágicas, y por una espada, la Espada-Alma, que lleva como regente del Limbo. Tanto armadura como espada funcionan como referente continuo enquistado en la serie. Aparecen cada cierto tiempo, acentúan la ambivalencia de la chica o incluso son esgrimidas por Kitty, pero Claremont nunca llega a revelar su verdadera naturaleza o razón de ser, en espera de una ocasión que nunca llega. Mientras tanto, Magik se convierte una de las bebés-X más útiles desde el punto de vista argumental, ya que sus poderes de teleportación posibilitan que el grupo viaje a lo largo y ancho del universo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *