1983. LAS SECRET WARS POR ENCIMA DE TODO

Es primavera de 1983. La compañía juguetera Kenner ha conseguido un éxito con su línea DC Super Powers sólo comparable al alcanzado con las figuras de Star Warsunos años atrás. DC Super Powers cuenta con los principales personajes de la casa: Superman, Batman, Wonder Woman, Flash… respaldado por una serie de dibujos animados de idéntico nombre, cada muñequito se convierte en el más preciado trofeo de los niños americanos de entre cuatro y treinta y cuatro años. Mattel, la principal competidora de Kenner, quiere lanzar una ofensiva similar que pulverice a los Super Powers. Pero para derrotar a pesos pesados de la categoría de Superman necesita un Spider-Man, un Lobezno, un Capitán América. Necesita a Marvel. Los de Mattel llaman a la puerta de Shooter. Trabajan en un espectacular lanzamiento con ocho superhéroes, ocho villanos, y sus respectivas bases secretas y vehículos de combate. Para apoyar la iniciativa, sugieren que Marvel ofrezca paralelamente un cómic con la presencia de esos mismos personajes. Shooter no se cree lo que está oyendo. Es increíble que no se le haya ocurrido a él. Dos años atrás, Marvel iniciaba la publicación de series limitadas con un gran encuentro de personajes en los tres números de Marvel Super-Hero Contest of Champions(VI-VIII 82), pero esto no tiene nada que ver. Va a ser GRANDIOSO. Cosmic Champions, se llamará. Ni tres, ni cuatro números. Doce números.

Se elige un dibujante, el impresionante Mike Zeck de Captain America, y se busca un guionista. Shooter deja de buscar cuando en marketing cierran el trato para que la serie no sólo se venda en librerías especializadas y supermercados, sino también en los stands de Mattel. Se baraja una cifra realista de un millón de ejemplares para el primer número. Está claro que no hay nadie que pueda escribir Cosmic Champions que no sea el mismo Shooter. Junto con su mano derecha, Tom DeFalco, estudia la forma de integrar los doce números en la continuidad Marvel. Las ventas serán todavía mayores si lo que ocurra en la saga tiene repercusiones en los títulos de cada uno de los personajes que intervienen en ella. Imaginemos que, en todos los tebeos del mes anterior al primer número de Secret Wars, título definitivo de la saga, los héroes desaparecen. ¿Qué tonto no se va a comprar la colección? Si queda alguno, se unirá cuando treinta días después vea que sus personajes favoritos regresan con nuevos poderes, nuevos trajes y contando cosas sorprendentes. ¿Acaso no querrán tener una versión de primera mano, no querrán estar allí?

 

 

Tom DeFalco y Shooter anuncian el Gran Plan a autores y editores. En todos los tebeos fechados en abril de 1984 los superhéroes se meten en una enorme máquina que aparece en Central Park. En el número siguiente, reaparecen contando algunas, sólo algunas, de las sorprendentes y excitantes aventuras que han vivido. Éstas serán narradas en los doce números de la serie, en los que un ser omnipotente llamado el Todopoderoso les obliga a luchar contra una caterva de villanos encabezada por el Doctor Muerte.

 

-Tom, el Doctor Muerte está muerto -protesta John Byrne.

-¿Desde cuándo ha sido eso un problema? -responde DeFalco.

-¡Pero es que ya tengo pensada una manera de resucitarlo!

 

-Bueno, pues te las apañas. ¿O es que te crees que va a haber muñeco del Doctor Muerte y luego no lo vamos a sacar en el cómic? Sigo: en el siguiente número de las series regulares, los buenos regresan a la tierra algo cambiados. Han estado allí una semana, han peleado contra los villanos y les han pasado un montón de cosas. Cómo les ocurren esas cosas es lo que contamos en Cosmic Champions. Mientras aparecen los doce números de la colección, las consecuencias de lo que pasa al final se irán mostrando en vuestras series, siempre, claro está, sin destripar el argumento completo. Que se queden con las ganas de saber más… Jim, Spider-Man conseguirá un nuevo traje que va a dibujar Rick Leonardi; Mark, con tus personajes pasan un montón de cosas: la Avispa muere primero y resucita después; Hulka se va a los Cuatro Fantásticos; la Cosa se queda en el planeta donde todos pelean; Hulk va a ser otra vez salvaje… Weezie, vamos con la Patrulla. Magneto volverá a luchar a su lado durante la saga. Además, el dragón de Kitty se echa una novia. Una dragona.

-¿Sólo eso?

-De momento, sí. Ya veremos.

 

Poco después, Shooter cambia de opinión. Quiere que Kitty se quede en la tierra. Entretanto, Coloso tendrá un romance con una chica que morirá al final de la historia. Mierda, Jim, me jodes la serie, le dice Claremont. Lo siento mucho, el romance es una parte fundamental del argumento. No voy a modificarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *