Yo tengo un amigo…

… Que es un pesado.
O más bien lo era. No, tranquilos, él está muy bien. Lo que sucedía, ya hace algún tiempo, era que a él le gustaba más Lobezno y a mí está claro que Spidey. Y cada vez que salía el tema, él aprovechaba para criticar los poderes de Spiderman.
SpideyVsWolverine_b.jpg
Siempre decía que las arañas realmente no se adhieren a las superficies, o que a ver qué era aquello de un “sentido arácnido” que le avisaba del peligro. Decía que Spidey era un héroe sin fundamento. Mientras que por contra, claro está, Lobezno era un mutante con un único fundamento, el de tener unos “sentidos superdesarrollados”. Incluía en esa serie de sentidos el poder curativo, junto con el olfato, fuerza y demás habilidades de Logan. Pero bueno, que me extiendo demasiado y me olvido del tema.

A lo que iba.
Pues para él y para todos vosotros os dejo esta noticia que he leído hoy en el diario ‘EL PAIS‘ (va sobre las tarántulas):
Tarantula_b.jpg
Los afectados por aracnofobia tienen desde hoy un nuevo motivo para la angustia. Un grupo de científicos alemanes ha descubierto que las tarántulas, las especies más terroríficas entre los arácnidos, gozan de un arma secreta para trepar por cualquier superficie, por muy vertical y resbaladiza que resulte. Según la investigación, que publica la revista Nature, estos animales producen una especie de seda pegajosa en sus patas que les permite enfrentarse a cualquier pared y les evita peligrosas caídas.
Todas las arañas segregan seda por el abdomen para fabricar sus telas a partir de unas glándulas denominadas hileras pero lo que hace distinto a las tarántulas es que además la producen en la punta de sus patas. El proceso recuerda a la sustancia adherente de la que se valía el hombre araña para escalar rascacielos. Además, las tarántulas comparten con el resto de los arácnidos otras dos técnicas para trepar: unas uñas o filamentos diminutos que les permiten lidiar con las superficies complicadas y pequeños pelillos que producen electricidad estática.
“Hemos descubierto que la tarántula tiene un tercer mecanismo de atracción, que depende de fibras que produce en una especie inyector que posee en cada una de sus patas”, asegura Stanislav Gora, del Instituto Max Planck para el Desarrollo Biológico en Tubingen en unas declaraciones recogidas por la web de BBC. “Estas secreciones fibrosas funcionan como ataduras de seda y cuando se pegan en cristales dejan una especie de huellas de pisadas de menos de una millonésima de metro”, ha explicado.
El equipo investigador ha llegado a estas conclusiones a partir la observación de cómo varios ejemplares de tarántulas zebra (Aphonopelma seemanni) de Costa Rica se enfrentaban a cristales verticales. Para subir estos arácnidos empleaban básicamente los filamentos secos pero para bajar se valían sobre todo de la sustancia pegajosa que segregaban.
Los científicos creen que las conclusiones del estudio plantean interesantes preguntas sobre la evolución de estos animales. Por ejemplo, ¿Cuál de ambas adaptaciones “seda abdominal o seda en los pies- se produjo antes? ¿Se han desarrollado ambas de forma independiente? Según el equipo investigador éstas y otras cuestiones obtendrán respuesta cuando se analice genéticamente la sustancia ahora descubierta.

Tarantula2_b.jpg
No, si al final ya veréis cómo algún científico nos explica que realmente las arañas tienen un sexto sentido precognitivo.
Un sentido arácnido.

13 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *