Y en la noche bilbaina…

Nunca falla la acción, eso está claro. Siempre sucede algo que en el futuro podremos relatar a nuestros pequeños. Aproximaciones, roces y jugadas peligrosas. Sin embargo, ayer era una noche especial. Era Carnaval, y la gente desataba sus deseos más profundos y los dejaba libres durante la lluviosa noche. En medio de la oscuridad, mi sorpresa fue mayúscula cuando, antes de entrar al bar de moda, me encontré haciendo cola con el mismísimo Spriterman. No hace falta decir que al instante saqué mi cámara y le retraté para poder compartir ese momento hoy con todos vosotros. Había más Spritermans, pero sólo uno era el auténtico. Además, le pude retratar cuando, en un momento de debilidad, se levantó la máscara para respirar algo de aire fresco en la empapada noche bilbaina. Quedando desvelada así su mítica identidad secreta (nótese este hecho tan importante en la cara de emoción del espontáneo que sale a un lado del héroe).

SpritermanBilbao.jpg

¡Un saludo!

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *