Ultimate Spiderman (vol.2) 21

ultspi0221.jpg


Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Mark Bagley
Tinta: Drew Hennessy
Color: Justin Ponsor
Contiene: Ultimate Spider-Man 108 y 109

Sinopsis:
 Con la tercera y cuarta parte, de cinco, de la presentación de un nuevo equipo de héroes. Daredevil planea acabar de una vez por todas con Kingpin. Para ello, está reuniendo toda una fuerza de elite compuesta por los más inesperados justicieros. Tal vez cierto lanzarredes debería estar en sus filas, pero Peter Parker tiene preocupaciones mayores: un vigilante armado y enmascarado ha irrumpido en el Instituto Midtown a la búsqueda de Spiderman. ¿Quién es este hombre, llamado Ronin, y qué es lo que busca del trepamuros?

ESTA RESEñA PUEDE CONTENER SPOILERS

Reseña:
 Seguimos con arco argumental  Ultimate Knightsque empezó con buen pie en el número anterior, y que en este caso se desarrolla plenamente a falta de la quinta (y última) parte de la saga, que veremos por aquí en un par de meses.
 En esta secuela del arco Guerreros, Brian Michael Bendis se centra más de lo habitual en los secundarios: Daredevil, Caballero Luna, Doctor Extraño o Kingpin, mientras deja algo de lado la vida “privada” de Peter Parker (sobre todo en el segundo episodio), lo que hace que el desarrollo de la aventura resulte algo más plano de lo habitual, y el contraste entre las dos facetas del personaje (en mi opinión lo mejor de la serie) quede ligeramente diluido.
 A pesar de todo, la trama está repleta de buenas ideas, y actualizaciones muy interesantes. Por ejemplo la aparición de Ronin y su relación con la fragmentada mente del Caballero Luna está bastante bien planteada, y afortunadamente poco tiene que ver con lo visto en el deficiente arco Nuevos Vengadores publicado hace unos años. Por otro lado, el hecho de que los Ultimate Knights sean personajes principalmente urbanos, permite a Bendis trabajar en su terreno y recuperar a Daredevil y a Kingpin, a los que conoce a la perfección por su soberbia etapa en Marvel Knights: Daredevil.
 Al igual que en el número anterior, lo más interesante del conjunto es el contraste entre un inmaduro, bromista y pleno adolescente Spider-Man, con una serie de heroes y antiheroes adultos y torturados que -en principio- parecen tomarse las cosas bastante más en serio que el pobre trepamuros.

 En cuanto a la parte gráfica… sigue tan sensacional como siempre. Mark Bagley, a pesar de sus limitaciones continua haciendo un trabajo excelente; eso sí, potenciado por el impresionante colorista Justin Ponsor.

LO MEJOR: El hecho de que Kingpin poseá los derechos de imagen de Spider-Man es tremendamente divertido y puede dar mucho juego en el futuro.

LO PEOR: Algunos giros argumentales pueden resultar un tanto tramposos.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *