TODO SOBRE “SPIDER-VERSE”, LA INSPIRACIÓN DE LA PELI ANIMADA DE SPIDEY

“Spider-Verse”, o “Universo Spider-Man, como se conoce en castellano, fue el gran evento arácnido que lanzó Marvel a finales de 2014. Ahora servirá como base de Spider-Man: Into The Spider-Verse, la primera película de animación del trepamuros, con estreno programado para diciembre de 2018.

 

El cómic propiamente dicho de “Universo Spiderman” fue publicado en nuestro país en El Asombroso Spiderman nºs 101-105. “Universo Spiderman” fue un evento diseñado para el disfrute de los verdaderos creyentes arácnidos, especialmente de los que se conocen al dedillo las diferentes iteraciones del personaje tanto en las viñetas como en los más insospechados medios. Después de haber escrito el videojuego Spider-Man: Shattered Dimensions, que venía a ser una versión de prueba de este evento, Dan Slott ya tenía claro cuál sería la más ambiciosa aventura que desarrollaría para el trepamuros. Consistía en reunir en una aventura a las diversas encarnaciones de Spider-Man que habían existido a lo largo de la historia: las Arañas, fue el término elegido para englobarlas, y que derivaba de la terminología usada por DeMatteis en “La última cacería”.

 

El guionista de “Universo Spider-Man” pretendía que la saga tuviera lugar mientras todavía estaba Superior Spider-Man en acción, en concreto entre los arcos dedicados a Spider-Man 2099 y Veneno. El falso trepamuros lideraría un ejército de Hombres Araña contra Morlun, presumiendo de haber matado al villano en dos ocasiones, cuando el mérito de tal cosa pertenecía a Peter. La saga estaba en marcha y se había comentado en varias cumbres editoriales, pero en la última de ellas, Axel Alonso la frenó en seco. “¡Espera un minuto!”, le dijo a Slott. “¿Va a ser una aventura de Doc Ock? No, no, no. Ésta no es una historia de Doc Ock. Es una historia para el auténtico Spider-Man. Sólo puedes hacer esto una vez. Vamos a hacerlo bien y reservarlo para cuando Peter regrese”. El guionista aceptó a regañadientes, preparó una solución para que Superior pudiera participar en la saga gracias a un socorrido viaje en el tiempo y cambió la planificación que ya tenía avanzada. Dado un tiempo, aceptó el retraso, lo más parecido que había tenido jamás a un mandato editorial. Alonso tenía razón. No puedes tener a cada Spider-Man que ha existido y dejarte el primero de todos.

 

En lo que al argumento se refiere, partimos de Morlun, el mejor villano que nos dejara Joe Michael Straczynski en su memorable etapa. Slott lo hace suyo y lo lleva a su terreno, al tiempo que explica por fin cómo hace Morlun para resucitar una y otra vez. El escritor aprovecha además para llevar a cabo una necesaria relectura del personaje de Ezequiel que, sospecho, tiene mucho que ver con los planes iniciales de JMS, así como del tema del tótem arácnido. Nuestro autor retroalimenta la idea de Straczynski mediante la herramienta que le ofrece esa puerta que comunica a otros mundos y que permite que se nutran de manera indefinida Morlun y su familia, entronizados en una suerte de aristocracia vampírica, mucho más aterradora que la que forman el Drácula actual de Marvel y su prole.

 

El guionista confiesa que escogió a Morlun y a su familia porque su dinámica de funcionamiento era muy sencilla: tenían una simpleza similar a la de un Terminator, lo que le permitía concentrarse en la variedad de versiones de Spiderman. “Necesitaba además algo que tuviera relación con todas las Arañas. Y ahí estaba Morlun, alguien que dio a Spidey una batalla al nivel de ‘Nada puede detener a Juggernaut’. Era perfecto, pero no podía quedarme sólo con él. Hubiera sido estúpido. Así que pensé: ‘¡Tiene una familia!’. Está el Morlun gordo, el Morlun bajito, el Morlun alto… Cuando los relacioné con la Telaraña de la Vida y el Destino, nuestro equivalente al Verde de La Cosa del Pantano, a la Fuerza de la Velocidad de Flash o a la Ecuación de la Anti-Vida de Darkseid, de repente fue algo así como ‘¡Todo encaja! ¡Mola mucho!’. Y con todo el mundo hablando de esas diferentes dimensiones y tierras numeradas, como la 616, fue como ‘¿alguien ha reclamado la Tierra-001?’. Marvel dijo: ‘No’. Así que yo pensé: ‘¡Mia!’. Así que, teníamos la Telaraña del Vida y el Destino en el centro de todas las realidades, y a todos estos seres que la controlan y se alimentan de ella. Sólo con llamar Los Herederos a la familia de Morlun ya le daba un sentimiento de destino y dinastía, que es exactamente lo que buscaba. A continuación, lo pasamos muy bien buscando nombres que sonaran como Morlun. No es como Kraven o Matanza. Morlun no quiere decir nada, pero suena a algo malvado. Estuvo bien encontrar otros nombres que también sonasen malvados”. Slott rechaza que estos elementos místicos no encajen en la filosofía de Spiderman. Ya en los años setenta, en Marvel Team-Up, le ocurría absolutamente de todo, desde viajes al futuro a encuentros con dinosaurios. “Es un personaje pegado a la ciudad, de acuerdo, pero durante seis números puedes ser un poco flexible. No pasa nada”.

 

Muchos de los Spiderman que se zampan los Morlun surgen de esa clase de sagas que ofrecen cambios radicales luego anulados, desde el Spidey con poderes cósmicos a Ben Reilly como sustituto. ¿Qué hubiera pasado si las cosas siguieran como estaban en cada caso? Este cómic nos acerca al resultado. Hay Spideys que parten de tal premisa, los hay que vienen de números de What If? rescatados para la ocasión, de las múltiples adaptaciones audiovisuales del héroe o de versiones que han contado con un desarrollo amplio, como puedan ser Miles Morales o Spider-Ham, por poner dos ejemplos contrapuestos… ¡Incluso tiene cabida un Spidey de las publicidades de caramelos en formato cómic, que eran tan habituales en la Marvel de los setenta!

 

 

Un repaso de lo que nos encontramos permite arrojar luz sobre algunos detalles especialmente bizarros. En el curso de la historia, Miles Morales y el Spidey de Ultimate Spider-Man, la teleserie de dibujos que se emitía en 2014, viajan a la Tierra-67. Se trata del mundo en el que transcurrían los primeros cartoons arácnidos, entre 1967 y 1970. La animación era de baratillo total, y de ahí que todo sea tan simple y su Spiderman no tenga casi telarañas en el traje… ¡Ah, y como está ahí la última encarnación animada del personaje, también vemos alguna de sus habituales ensoñaciones! Esta historia no la escribió Slott, sino su colega Christos Gage, y Slott reconoció cierta envidia por ello.

 

También nos encontramos con otra versión audiovisual especialmente extraña del trepamuros: se trata de Supaidāman, de la serie de imagen real japonesa producida por Toei y emitida por Tokyo Channel 12 entre 1978 y 1979. Toei compró los derechos, se quedó con el uniforme y con la idea de alguien con la fuerza proporcional de una araña que se pega a las paredes, y desechó todo lo demás. Supaidāman tenía un brazalete con el que hacía aparecer su traje o convocaba al.. ay, Leopardon, como acabas de ver aquí. Era la típica serie japonesa de monstruos y robots gigantes… ¡Pero con un tío vestido de Spiderman! Sin salir de Japón, hay que añadir que Spidey también ha contado con dos adaptaciones al manga, sin relación entre ellas: la primera, de 1970 la tendremos por aquí más adelante, y la segunda, de 2004, era un chavalín de quince años, Spiderman J, al que es fácil de localizar en las páginas de “Universo Spiderman”, porque… ¡está en blanco y negro, como buen manga!

 

Además de los episodios en que se desarrollaba la acción, los Amazing #9-15 (enero-abril de 2015), “Universo Spider-Man” tuvo cruces con otras cabeceras próximas, un par de miniseries complementarias y diversos prólogos, cada uno protagonizado por un Spider-Man diferente. En Spider-Verse Team-Up, nos encontramos nada menos que a Tía May con el traje arácnido. No es un sueño, no es una historia imaginaria, es el complemento del What If? #23 USA (1980). En la vida hubiera imaginado que alguien se atrevería a recordar su existencia.

 

Otra historia de esta misma miniserie contiene cameos a cascoporro: Spideys surgidos de What If?, sorpresas inesperadas como el Spider-Boy del Universo Amalgam, menciones a las diversas versiones manga y, lo más sorprendente, a las encarnaciones en cine y televisión de imagen real que ha tenido el personaje, y también a la del musical “Turn Off The Light”.

 

“Universo Spider-Man” tuvo spin-off viñetero, a través de la magnífica series Guerreros Araña, protagonizada por parte de los supervivientes de la aventura. Además, la esencia de la trama nutrió la tercera temporada de Ultimate Spider-Man, en lo que supuso el debut audiovisual de Miles Morales. Pero quizás el elemento de “Universo Spider-Man” que mayor popularidad alcanzó fue el de Spider-Gwen, un personaje que respondía al renovado interés hacia la figura de Gwen Stacy que había despertado la interpretación de Emma Stone en The Amazing Spider-Man. La habían creado Jason Latour y Robbie Rodriguez a sugerencia de Slott, procedía de un mundo en que la araña radiactiva había picado a Gwen y Peter había muerto tras convertirse en El Lagarto. Slott pensó en un uniforme que fuera la misma ropa que llevaba Gwen la noche en que murió, en rojo y azul, pero Latour y Rodriguez se descolgaron con algo que no tenía nada que ver, un elegante traje blanco con una capucha. “¡Esa no es Spider-Gwen! ¡Tienen que cambiarlo!”, fue la primera reacción del guionista. Pero luego se fijó mejor y se alegró de que no le hubieran hecho caso. Desde el momento en que circuló por Internet, empezaron a verse cosplays en las convenciones de cómic. En Marvel olieron fenómeno y nada más acabar “Universo Spider-Man” le concedieron colección propia.

Como ocurre con todas las adaptaciones audiovisuales de Marvel, a buen seguro que productores y guionistas se fijarán a fondo en la saga original de “Universo Spider-Man” para desarrollar Spider-Man: Into The Spider-Verse. Pero, en el mejor de los casos, apenas rascarán la superficie. Y es que la autenticidad, riqueza y complejidad de estos personajes sólo puede encontrarse en toda su magnitud dentro de los cómics.

 

Artículo confeccionado a partir de los Spot On de El Asombroso Spiderman nºs 102-104 y de textos procedentes de Spider-Man: La historia jamás contada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *