The Pulse vol. 1: Thin Air

Marvel Comics
Guion: Brian Michael Bendis
Dibujo: Mark Bagley
Tinta: Scott Hanna
Portada: Mark Bagley
120 págs. $13.99
Por Juan José Palacios
PULSE001_small.jpg
Se veía venir, muy claramente, que en cuanto la serie Alias del sello Marvel Max para lectores adultos efectuara su trasvase a la línea Marvel tradicional las ventas aumentarían considerablemente, y no debido al indudable carisma de su protagonista femenina, Jessica Jones, uno de los mejores nuevos personajes que he visto en muuucho tiempo, sino al también indudable tirón del dúo Bendis/Bagley, responsables de uno de los mayores éxitos de La Casa de las Ideas en los últimos tiempos, Ultimate Spider-Man.


Como rezan los resúmenes de la serie, Jessica Jones, la antigua superheroína conocida como Joya (je!), es ahora la propietaria y única empleada de Alias Investigations, una modesta agencia de investigación cuyos particulares casos pudimos ver en la mencionada Alias, hasta que la serie llegó a su fin.
Al terminar esta, Jessica se encontraba embarazada del héroe de alquiler Luke Cage, y juntos se embarcaban en una relación de futuro con renovado optimismo.
Y en The Pulse la historia continúa, Luke y Jessica viven juntos, y Jonah Jameson le ha ofrecido a la chica una apetitosa oferta difícil de rechazar: realizar junto al antaño prestigioso periodista Ben Urich una sección semanal (The Pulse) sobre el mundo de los superhéroes para el Daily Bugle para atraer la atención de lectores potenciales en un delicado momento en la que la gente opta por medios de comunicación más cómodos como la televisión para mantenerse informados. Ni que decir tiene que Jessica acepta el puesto de consultora que le ofrece Jameson, su embarazo es motivo suficiente para que se replantee el modelo de estabilidad que tenía hasta entonces.
Si bien el protagonismo del que Jessica gozaba en Alias queda aquí diluido por la necesidad de compartir tramas que abarcan elementos más amplios como el Daily Bugle y sus empleados, los avatares que vive Jessica no se dejan nunca del todo de lado, y constituyen la parte más interesante y que más preocupa al lector, que se encuentra en todo momento con la impresión de que algo horrible está a punto de sucederle a la Señorita Jones, un dramático aborto quizá. Sin embargo el peso de la trama lo recogen las inexplicables desapariciones de algunos trabajadores de Oscorp, el imperio industrial perteneciente a Norman Osborn, el Duende Verde archivillano de Spider-Man, y el asunto trae cola hasta su adrenalínica resolución en el número 5.
Como decía al principio, la popularidad alcanzada por Bendis y Bagley en Ultimate Spider-Man ha arrastrado a un buen número de lectores hasta The Pulse, y es que tras tanto tiempo colaborando juntos la pareja se compenetra a la perfección desde la primera hasta la última página.
Una serie como The Pulse es tan necesaria para el Universo Marvel como lo puede ser Gotham Central para el Universo DC, y es que es de agradecer que existan series de este tipo, que analicen los universos superheroicos de toda la vida desde un punto de vista más pegado al suelo y más cercano al ciudadano de a pie, como bien sabe hacer Kurt Busiek en Marvels o Astro City. Es un enfoque que generalmente no tiene cabida en las series convencionales de superhéroes, más centradas en los sucesos que atañen a sus personajes que al impacto que generan en la sociedad, de modo que proporcionándole a este enfoque un espacio propio en el que ser desarrollado en condiciones se puede obtener un producto de muy elevada calidad como The Pulse.
La lectura de esta serie, como casi todas las escritas por Bendis, mejora notoriamente cuando se hace de un tirón, o bien en tomo o bien acumulando los números unitarios hasta completar una saga entera, por eso no es de extrañar que algunos lectores se sintieran algo molestos porque en el segundo número la acción se centrará en una desconocida periodista del Daily Bugle, pero si continuamos leyendo la saga podemos comprobar que la relevancia que se le da tiene un fin muy específico de cara a lo que le sucede al personaje. Bendis no es tonto, pero para obtener lo mejor de él suele ser conveniente ser paciente y esperar a que nos cuente todo lo que tiene que exponer antes que juzgar.
El dibujo de Bagley es magnifico, como es habitual en él, es una pena que con lo trabajador y buen narrador que demuestra ser esté tan injustamente infravalorado. No solo tenemos de él un número de Ultimate Spider-Man cada tres semanas, sino que además se encarga de esta primera saga de cinco números para The Pulse. Un autor todoterreno y con mucho talento, un par de cualidades que desgraciadamente no le han reportado todo el éxito que por derecho merece. Aunque su luminoso y dinámico estilo es radicalmente distinto al de Michael Gaydos, dibujante de Alias y que estaba previsto tomaría las riendas de The Pulse tras Bagley (aunque será finalmente el también excelente y oscuro Brent Anderson el elegido) se acopla divinamente (Carmina dixit) al nuevo tratamiento menos duro y sombrío que ha elegido Bendis para llevar Alias al mainstream. Y no es que para Bagley sea una novedad el darle forma a Jessica Jones, hay que recordar que ya se encargó en Alias de varias escenas de flashback en las que se nos presentaba el pasado de Jessica como Joya, lo que implica que su elección para inaugurar The Pulse no tiene nada de descabellada (sobre todo si tenemos también en cuenta que esta primera saga se mueve en el entorno arácnido, tan trabajado por Bagley durante años).
Puede que haya componentes característicos de Alias que echemos en falta aquí, como el lenguaje grosero de Jessica o su animada vida sexual, en ese sentido The Pulse es mucho más convencional, pero es un peaje necesario que hay que pagar a la hora de pasar de una línea madura a otra que en cierto modo también lo es, pero de manera menos evidente.
Con los adictivos diálogos y situaciones de Bendis, el buen hacer de Bagley, las sugerentes relaciones entre Jessica y el resto del planeta y la aparición de obligadas estrellas invitadas (Spider-Man no podía faltar), The Pulse lo tiene todo para que la tengamos en cuenta, sobre todo si somos fans de Bendis, de Marvel, o del cómic como divertimento en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *