SPIDERMEN II: COMO DECÍAMOS EN 2012…

A veces en Marvel se toman su tiempo para hacer las cosas. Nos hemos pasado siete años esperando para descubrir qué significaba aquella ensoñación de Steve Rogers con los héroes aniquilados por unas naves que parecían sacadas de La guerra de los mundos de H. G. Wells. Han pasado ya cinco años desde que SHIELD quedara inconclusa, y por lo que nos olemos todavía habrá que esperar más. Y han pasado también cinco años, hay que ver lo deprisa que corre el tiempo, desde la publicación de Spidermen, la miniserie que, con motivo del quincuagésimo aniversario del nacimiento del Hombre Araña, ofreciera el encuentro de los Hombres Araña de dos mundos. La miniserie nos dejó con un continuará de campeonato, que puedes encontrar reproducido en la página de recap de este mismo número, así que asumimos que Brian Michael Bendis lo resolvería más pronto que tarde. ¡Éramos tan jóvenes e ilusos en 2012! Pero nunca es tarde que la dicha es buena, si se nos permite el tópico manido, porque cuando ya no contábamos en absoluto con ella, tanto Bendis como su compañera de viaje en aquel entonces, Sara Pichelli, e incluso el colorista Justin Ponsor, regresan para la segunda parte. Los únicos que faltan son los editores Marc Paniccia y Sana Amanat, que se encargaron de la historia original y que, como dice el coordinador Nick Lowe, están muy ocupados revigorizando la Franquicia Mutante y conduciendo el destino de Ms. Marvel, respectivamente.

El primer número de Spidermen

PETER Y MILES, AHORA Muchos habían desistido ya de la posibilidad de un Spidermen II por la promesa que nos dejó la llegada de Miles Morales a la Tierra Primordial Marvel. Si recuerdas el comienzo de la nueva etapa del joven Hombre Araña, desde Marvel se nos prometió que el contacto de Miles con Peter Parker sería habitual, de manera que éste actuaría como una especie de mentor de su equivalente. Sin embargo, tal promesa se quedó en el vacío después de alguna aparición muy puntual y anecdótica de Peter en la colección de Miles, y de que éste le devolviera la cortesía en alguna aventura concreta. Al margen de esos detalles accesorios, ambos trepamuros han mantenido su independencia, de manera que, por más que habiten en el mismo mundo e incluso en la misma ciudad, sus agendas han seguido estando separadas. Bendis podía haber reclamado un crossover con Amazing para llevar a cabo este proyecto, pero su literatura no parece llevarse demasiado bien con la de Dan Slott, además de que prefiere mantener el control total sobre una obra por la que nunca han dejado de preguntarle los lectores en todo este tiempo. La miniserie, tal y como desvela el mismo autor, no había tenido lugar hasta ahora porque se interpusieron en el camino dos sagas en las que Miles tendría una importancia vital: “Secret Wars” y “Civil War II”. Ahora ambas han terminado, y con ellas también las excusas.

 

ESTO LO CAMBIÓ TODO El gran cambio que trajo “Secret Wars”

 

EL OTRO MILES MORALES La cuestión estaba ahí en el anti-cliffhanger, como le gusta a Bendis llamarlo, de la anterior miniserie, vuelve a estar en portada de este primer número y sólo se responde al llegar a la última página… aunque parcialmente. Vale, ya le hemos puesto rostro al Miles Morales de la Tierra-616, ahora Tierra Primordial, pero no sabemos nada más de él. Dentro de treinta días, prometemos que sí habrá más detalles.

 

Spot On originalmente aparecido en Spidermen II

UN COSMOS EN EXPANSIÓN

Una vez cumplido el objetivo de poner en marcha las dos colecciones con las que se abrió el Universo Ultimate, y mientras Mark Millar y Bryan Hitch trabajaban en la llegada de Los Ultimates, en La Casa de las Ideas tuvieron una gran duda: ¿Qué hacer a continuación? El Universo Ultimate se había convertido en el éxito del año y las leyes del mercado siempre dictan que si algo se vende mucho, debe producirse en masa.

En cualquier otra circunstancia, los títulos de la Línea Ultimate se habrían multiplicado de inmediato, con los lanzamientos que hiciera falta. Pero en la editorial comprendían que no era buena idea. Mantendrían la línea Ultimate reducida a unos pocos títulos, lo que permitiría cuidarla al máximo. El objetivo es que nunca llegase a haber más de cuatro series al mismo tiempo. Tenían ya dos en las librerías, una más en preparación y una tercera que sugeriría Brian Michael Bendis, el guionista de Ultimate Spiderman.

Tras muchos años como autor independiente, Bendis había logrado dar el salto al mainstream con una aclamación unánime. En Marvel se preguntaban cuál sería su siguiente proyecto y éste les ofreció fusionar dos viejos conceptos ya desaparecidos, Marvel Fanfare, una colección con autores y protagonistas que cambiaban cada mes, y Marvel Team-Up, una cabecera de Spiderman en la que le acompañaba un héroe diferente por número. De esta forma, Bendis preguntaría a artistas que admiraba qué personaje les gustaría dibujar para Marvel. Él adaptaría la historia y el estilo literario a los deseos de cada uno de ellos, al tiempo que Spidey serviría de maestro de ceremonias. En las oficinas de la editorial, en un momento en que estaban muy abiertos a la experimentación y a nuevos puntos de vista, estimaron que la idea podría funcionar bien, además de expandir el cosmos del Universo Ultimate, sin necesidad de multiplicar exponencialmente el número de colecciones.

Bajo esas premisas, Ultimate Marvel Team-Up se convirtió en la tercera cabecera del Universo Definitivo en ver la luz. La serie abría a lo grande, mediante una historia que era importante por tres motivos: suponía el primer encuentro de Spidey con otro superhéroe, era también la primera vez que el trepamuros se cruzaba en el camino de un mutante y el primer cruce de la versión definitiva de los dos personajes más comerciales de la editorial: el Hombre Araña… Y Lobezno. Matt Wagner, el genio detrás de Grendel, uno de los más sugestivos tebeos del panorama independiente americano, se encargaba de los lápices.

No menos importante fue la segunda historia, un encuentro con Hulk dibujado por Phil Hester (Green Arrow), ya que serviría para dar consistencia a un conjunto de ideas alrededor del escenario sobre el que se movía el Universo Ultimate. Al ambiente de Guerra Fría y paranoia radiactiva que presidía los cómics que hicieran Stan Lee y Jack Kirby en el nacimiento del Universo Marvel convencional, Bendis y Millar querían contraponer un modelo adaptado al siglo XXI, el de “la gran conspiración”, con un reducido número de individuos moviendo los hilos desde las sombras, un Gran Hermano que se sitúa en lo más alto de la cadena alimenticia y controla el mundo. En el choque de Spidey con Hulk se apuntaría por primera vez esta circunstancia.

 

Tras el Goliat Esmeralda, el siguiente “Team-Up” supuso el debut de Iron Man, otro de los héroes que pronto aparecería en The Ultimates. El dibujante era todavía más inusual que los anteriores, puesto que se trataba de Mike Allred, cuyo delirio pop también podía encontrarse en X-Force, otro heterodoxo proyecto que La Casa de las Ideas acababa de estrenar. La apuesta se elevaría aún más con la aventura que, acto seguido, reuniría a Spiderman con Daredevil y Punisher. Bendis se mantuvo fiel al concepto original de estos dos oscuros vigilantes de Marvel, pero fue más allá en todo lo demás: no sólo se trataba de la aventura más larga publicada hasta entonces en MTU, sino que además estaba ilustrada nada menos que por Bill Sienkiewicz, un genio de estilo diametralmente opuesto al típico autor de superhéroes.

 

 

En este volumen se recogen todas esas historias. En total, los ocho primeros números de Ultimate Marvel Team-Up, un esclarecedor y brillante ejemplo de lo mucho que arriesgaba La Casa de las Ideas a comienzos de la primera década del siglo XXI. Porque quien nunca arriesga, nunca gana.

Artículo aparecido en Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 3: Un mundo compartido

LA CONSTRUCCIÓN DE UN TRIBUTO

A lo largo de su historia, Marvel ha intentado en varias ocasiones recontar el origen de sus personajes clásicos, sin que los resultados fueran especialmente alentadores. Ante los precedentes conocidos, la llegada de la línea Ultimate produjo algunos ataques por parte de aficionados que ni siquiera habían leído el producto, pero que temían por la posibilidad de que la nueva versión terminara por sustituir a la ya conocida.

Ajenos a esas críticas, los artífices del nuevo sello no querían ni barrer a unos personajes que habían seguido desde niños ni repetir sus andanzas al pie de la letra. Su objetivo auténtico consistía en reimplantar en el siglo XXI conceptos que tenían ya a sus espaldas cuatro décadas de existencia, y para ello se podía partir del original, pero tomando la perspectiva del tiempo transcurrido desde su publicación y teniendo en cuenta las inconsistencias surgidas durante tantos años de aventuras. En el caso de Ultimate Spider-Man, el objetivo prioritario de Brian Michael Bendis consistía en hacer un tributo a Stan Lee y Steve Ditko (los creadores del personaje), y, sobre todo, a John Romita, con cuya llegada la franquicia arácnida adquirió un tono romántico indudable. Se trataba de reinterpretar el sabor de aquellos cómics y que los fans neófitos degustaran el resultado como si acabara de cocinarse.

 

¿En qué cambia el nuevo Peter Parker en relación al antiguo? La diferencia fundamental es que, si Pete en sus orígenes era un ratón de biblioteca, un tipo introvertido y poco dado a relacionarse con las chicas, el Definitivo, sin alcanzar el calificativo de popular, se desenvuelve mucho mejor en su entorno. No es un nerd, no pasa su vida encerrado en un laboratorio ni es incapaz de acercarse al sexo opuesto. Al nuevo Pete le gustan las ciencias, sí, pero no tiene problemas a la hora de tener vida social propia.

 

Como consecuencia de esa búsqueda del “chico corriente”, este Pete carece de la inteligencia superior de la que siempre ha hecho gala el Spiderman tradicional. Es tan listo, estudioso y brillante como pueda serlo alguien de su edad, pero no es un superdotado. De hecho, suele ir a remolque de lo que ocurre, y rara vez demuestra cierta iniciativa ante sus enemigos, que en ocasiones se burlan de él y le manipulan. Hay quien pudiera pensar que tal situación no es propia de un héroe, pero ahí radica uno de los detalles más coherentes del planteamiento de Bendis. Su Spiderman está aprendiendo y comete errores. Está construyendo su vida y, como puede pasar a cualquiera, se equivocará mil veces antes de tomar las decisiones correctas.

 

Desde el punto de vista argumental, Bendis parte de muchos de los elementos que se estaban utilizando en el guión de la película de Sam Raimi, por entonces en periodo de producción. Coincide con él a la hora de utilizar desde el primer momento tanto a Mary Jane como al Duende Verde. En la versión tradicional, Mary Jane no apareció hasta que Peter ya estaba en la Universidad, para mucho más tarde convertirse primero en su novia y más tarde en su esposa. En los años noventa, la serie de animación de Spidey la entronizó como el gran amor de Peter también en sus inicios como superhéroe, circunstancia adoptada luego en el cine y que Bendis hace suya. El guionista ha desnudado a la Mary Jane clásica de gran parte de su exuberancia, para hacer lo mismo que con Pete: mostrarla como “la chica de la puerta de al lado”. En cuanto al Duende Verde, el guionista une su destino al del héroe desde el primer momento, toda vez que prescinde del misterio que rodeara a su identidad durante largo tiempo, para pasar directamente al duelo personal. Para el segundo arco argumental, el recogido en este tomo, Bendis opta por Kingpin, uno de los villanos clave de la época de Romita, a la par que añade a Los Forzadores, esbirros de la etapa fundacional dibujada por Steve Ditko en los primeros años sesenta. Una anécdota graciosa es que, apenas unos pocos años antes, cuando John Byrne trató de actualizar las historias de Ditko en su Spiderman: Chapter One, renunció expresamente a utilizar a Los Forzadores porque los consideraba “demasiado antiguos”. Bendis no tiene inconveniente en recurrir a ellos e integrarlos en su visión del trepamuros, que pulveriza a la de Byrne en todos los aspectos, pero sobre todo en el de la batalla por la modernidad.

 

En el terreno estético, Mark Bagley se merece una medalla. Dibujó a Spiderman a lo largo de los años noventa, hasta convertirse en uno de sus artistas fundamentales. Luego abandonó al personaje, para retomarlo algún tiempo después, pero en su nueva versión. En lugar de remedar éxitos pasados, Bagley cambia de arriba abajo la manera de abordar al icono. Su Peter es delgado en extremo, con un cuerpecillo propio del chaval que todavía no ha terminado de formarse, y lo mismo puede decirse de Mary Jane. Echando un vistazo alrededor, nos encontramos con que tía May es más joven y más fuerte, igual que tío Ben, quien lucía una coleta que revelaba su pasado beatnick. El hecho de que Bendis dotara al patriarca Parker de un carisma inédito hasta entonces, produjo que muchos lectores llegaran a pensar que quien moriría sería May, en lugar de Ben. Tal cosa no ocurrió, desde luego, pero es un detalle que ilustra el talento de los autores de Ultimate Spiderman para presentar como nueva una saga contada mil veces en el pasado.

 

No ya para burlarse amistosamente de los aficionados que esperan que tal cosa ocurra en un sentido o en otro, sino para ser consecuente con el personaje que está construyendo, Bendis tomó una importante decisión nada más concluir el primer año de la serie, en una historia autoconclusiva con la que el guionista daba un giro radical a la relación entre el héroe y la chica. No era nada que se hubiera hecho antes en los cómics clásicos, pero sí era lo natural que debía ocurrir en Ultimate Spiderman tal y como se venían desarrollando las tramas. Aquel cómic, incluido en este tomo, se ganó el aplauso unánime de los lectores y multitud de premios.

 

Ha cambios más superficiales, como el trabajo que consigue Peter en el Daily Bugle: un chaval no va por ahí vendiendo a un periódico fotografías que ninguna persona consigue, estima Bendis, quien opta por algo mucho más sencillo, como una beca en la página web del periódico. La decisión tampoco supone una ruptura radical con la imagen que tenemos del héroe. Propicia además una escena memorable, la de J. Jonah Jameson enjuiciando como basura cada una de las fotos que le muestra Peter, y que los guionistas de la película no tuvieron inconveniente en calcar, para orgullo y sorpresa de Bendis y Bagley.

 

Y por mucho que éste sea un universo nuevo y brillante destinado a la captación de adeptos, los guiños al pasado campan a sus anchas, certificando un cariño y un respeto absoluto hacia los que estuvieron antes. Atención a la ropa que viste Peter (una de sus camisetas muestra el símbolo de los Thunderbolts, el supergrupo que dibujara Bagley durante años), a los personajes que aparecen en segundo plano (están desde los agentes Mulder y Scully hasta el protagonista de Powers, otra gran serie de Bendis), a la mención de otros héroes (con los cuales Spidey se cruzará dentro de muy, muy poco tiempo), al nick que utiliza Peter cuando navega por Internet y al de aquél que le responde (son los nombres de los rotulistas que trabajaron en el cómic original: Artie Simek y Sam Rosen). Y es que los tesoros escondidos en estas páginas se cuentas por decenas.

Artículo aparecido originalmente en Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 2: Curva de aprendizaje

Novedades Octubre 2016

Vamos avanzando en las tramas y en la vida del Universo Marvel, y como está claro esto afecta a nuestros arácnidos. Sí, ahora debemos hablar de arácnidos en plural, como cambian las cosas.

Nos metemos de lleno en una nueva guerra civil superheroica, con unas motivaciones distintas a las que iniciaron la primera, pero con la constante de la formación de dos bandos. Está por ver si toda la familia arácnida se alineará en el mismo o, si por contra, tendremos arañas en ambos bandos, lo cual sería muy interesante, ¿no creéis? ¿Se pelearían Peter y Miles? ¿Intentaría uno convencer al otro de que su postura es equivocada? Todo está por ver, puesto que justo acabamos de empezar, vamos a disfrutarlo y ver en que afectará todo esto la vida de nuestros personajes favoritos.

Leer más

Novedades Septiembre 2016

Al preparar el listado de este mes, me he dado cuenta que estamos en época de colecciones de kiosko. ¿Por qué digo esto? Pues porque parece que en los cómics, Septiembre también marca un nuevo inicio de temporada, no solo por los incipientes eventos que ya se inician este mes, como Civil War II, si no también por la cantidad de novedades que llegan este mes a las estanterías.

Sí, se nos había quedado descolgado un número de la serie principal de Spider-Man, pero es que dejándolo a parte, tenemos 19 tebeos relacionados directa e indirectamente con el universo arácnido. Así que vamos a ello.

Leer más

Novedades Junio 2016

Verano, ya lo tenemos aquí, un año más. La canícula, los helados, la playa, …, pero estoy divagando (after Peter David). Se nos viene encima ese tiempo en el que apetece leer tebeos en la terraza, en el balcón, en la playa, incluso puede que quedarnos amodorrados leyendo, pero si os pasa eso, id con cuidado no vaya a ser que el cómic sufra daños. En fin, aprovechad, que en cuatro días llegará el invierno.

En lo que a cómics respecta, este mes tenemos de todo un poco, destacando el debut de Miles en su nueva cabecera, trasplantado ya desde el Universo Ultimate a la Tierra Primordial, por eso veréis que el título de las secciones ha cambiado un poco.

Leer más

Novedades Mayo 2016

Si algo destacaba del Universo Marvel en sus inicios, era la interconexión de los personajes, lo cual reforzaba esa sensación de universo conectado. Spider-Man apareciendo en la serie de Daredevil, Vengadores paseando por las viñetas del primer anual del Trepamuros. Ha habido momentos en los que esa interconexión se ha diluido o ha pasado a ser testimonial, pero parece que no es el caso actual. Tal es así, que veréis que este mes tenemos una nueva categoría, una dedicada a la pelirroja más explosiva del Universo Marvel, que está de camino a trabajar en una empresa de tecnología competencia directa de Industrias Parker. Así que, al turrón!!!

Leer más

Novedades Abril 2016

Creo que llego a tiempo de publicar esta entrada justo el día del libro. Y, bueno, ¿quién dice que el día del libro no se pueden regalar cómics? Ademas de la ración de grapa habitual, tenemos unos cuantos tochales que pueden ser muy buenos regalos.

Tres omnigolds, uno de ellos de Spider-Man y dos más en los que el Trepamuros tiene presencia. A parte, hay otros tomos recopilando material muy interesante, además de inédito.

Pero no adelantemos acontecimientos, que lo tenéis todo detallado a continuación.

Leer más

Novedades Marzo 2016

Si señores, hemos llegado al final de las Secret Wars, un camino que ha transitado el Universo Marvel durante varios meses en ese mundo de batalla de Dios Muerte y que, como destino final, nos deja en un totalmente nuevo y diferente Universo Marvel, bueno, eso de diferente quizás no lo sea tanto.

Varias colecciones arrancan este mismo mes y otras más lo irán haciendo en los próximos, destacar las nuevas situaciones de Peter y Miles, al primero ya le tenemos en su cabecera disfrutando el nuevo statu quo y, del segundo, veremos como termina su universo y tendremos pistas de donde se queda, si bien, su nueva cabecera tardará un poco en llegar.

Leer más

Novedades Febrero 2016

A la espera que el mes que viene llegue ese “totalmente nuevo y diferente” Universo Marvel, nos encontramos con los últimos coletazos de las Guerras Secretas que, si las autoridades lo permiten y el tiempo no lo impide, finalizarán en pocas semanas.

Por lo que a Spider-Man respecta, este es un mes donde va a tener más apariciones en tomos recopilatorios que en novedades estrictas, pero no adelantemos acontecimientos, todo lo que necesitáis saber sobre los cómics arácnidos de febrero lo encontraréis a continuación.

Leer más

1 2 3 5