1986. CHRIS CLAREMONT TOMA EL CONTROL

Es 1986. Spin-Offs. Colecciones que crecen como setas al lado de una seta mayor. Una serie es un spin-off cuando la leen solo aquellos que siguen la serie madre. Es el precio del éxito. A Claremont le gusta ser conocido y admirado. La fama es muy agradable. Pero tiene un lado malo. Marvel está explotando la gallina mutante de los huevos de oro como si se tratara de Spider-Man. Claremont piensa que hay demasiados tebeos tratando el tema. Son demasiados desde el momento en que él no pueda escribirlos todos. Es un pensamiento egoísta pero es lo bastante humano como para sentirse egoísta. X-Factor supone una intromisión en su universo particular que no puede permitir. Lo que hagan con el Ángel, la Bestia o el Hombre de Hielo no le importa. Pero que utilicen a Cíclope, Madelyne Pryor o Jean Grey –Dios, Jean Grey, qué falta de respeto a los muertos- lo considera una provocación. Apoyado en que las ventas de los primeros números de X-Factor no han sido todo lo excelentes que se esperaban a pesar de la inmensa campaña de publicidad, Claremont comienza a presionar. Es consciente de que no puede conseguir el cierre de la serie, pero hay alternativas más o menos decentes. Jim Shooter ofrece varias, cambia a los editores Mike Carlin y Michael Higgins por Bob Harras, un hombre de su absoluta confianza, y, finalmente, con tan sólo cinco números y un Annual en su haber, destituye a Bob Layton. En su lugar, tal y como ha prometido a Claremont, sitúa un equipo creativo de lujo: Weezie Simonson en los guiones y su marido Walter al dibujo. Ambos acometen el trabajo como una operación a vida o muerte. Enseguida identifican los grandes problemas de X-Factor. Con la ayuda de Claremont, buscan soluciones y se marcan un plazo de un año para ponerlas en práctica.

Primer problema. Dejando aparte la mediocridad de los cinco primeros números, la premisa de la serie es absurda. Si los chicos de X-Factor se hacen pasar por cazadores de mutantes para así rescatarlos lo que conseguirán no será más que acentuar la histeria anti-mutante. El grupo necesita encontrar otra razón de ser. Una razón de peso. ¿Solución? Ponerles contra las cuerdas. Hacerles ver que se han equivocado. Transformar al promotor de la idea, Cameron Hodge, amigo de la infancia del Ángel, en un malvado conspirador de oscuros propósitos que acaba liderando su propio grupo de villanos, La Verdad.

 

Segundo problema. No se sostiene que Cíclope consiga ocultar a Jean su matrimonio. Por mucho que Layton quisiera ignorarlos, Madelyne y Nathan siguen existiendo. ¿Solución? Cíclope desvela la verdad a Jean en el tercer número escrito por Weezie Simonson (XF 8, IX 86). Poco después, Summers regresa a casa en busca de esposa e hijo, pero no están, han desaparecido. Solo queda un cadáver con el aspecto de Madelyne (XF 13, II 87). No es ella, por supuesto, pero Scott pensará que sí, lo que en cierta forma viene a justificar que deje de buscarla y vuelva al lado de Jean. Claremont se hará cargo de Madelyne en Uncanny (es su personaje y está encariñado con ella), mientras que Nathan seguirá desaparecido a la espera del momento apropiado para recuperarlo. Además, los Simonson rescatan algo tan olvidado como la atracción del Ángel hacia Jean. El triángulo Cíclope-Ángel-Jean, mediatizado por la sombra de Madelyne, se convierte en el gran culebrón de la serie. La situación llega a resultar graciosa, con Cíclope paranoico hasta niveles nunca vistos.

Tercer problema. Más de dos décadas después de su creación, estos personajes siguen teniendo un déficit de poder que dificulta involucrarlos en aventuras realmente épicas. Layton, empeñado en que sea el tono recurrente el que domine la serie, quita a Jean sus habilidades telepáticas y a la Bestia su pelaje azul. Los Simonson van a tomar el camino opuesto. A largo plazo, quieren recuperar a la Bestia peluda, incrementar los poderes del Hombre de Hielo, que Jean pueda hacer algo más que mover jarrones con la mente y que el Angel no se limite solamente a volar con alguien a cuestas.

Cuarto problema. Magneto, primer villano de la Patrulla-X, es ahora uno de sus aliados; Juggernaut y los Centinelas suele reservárselos Claremont. Por lo demás, no queda ni un sólo enemigo de los primeros hombres-X que merezca la pena. Es necesario encontrar nuevos peligros.El matrimonio Simonson toma un misterioso villano que estaba actuando en las sombras durante los episodios de Layton. Inicialmente, se trataba de El Búho, el viejo enemigo de Daredevil, pero Simonson prefiere transformarlo en una nueva creación. Guice redibuja la viñeta final de XF 5 (VI 86) para que ya no sea El Búho, sino… Apocalipsis, un antagonista sumergido en el misterio, con poderes metamórficos y un pasado legendario. Si tenemos un Apocalipsis, dice Weezie, habrá que buscar cuatro jinetes. Hace cuentas y le sale una aventura a cuyo climax llegarán hacia el X-Factor 25.

Spin-Offs. El fenómeno que divide el corazón de los fans. Desean leer más aventuras de sus héroes favoritos, pero su economía se resiente mes a mes. Phoenix: the untold story (IV 84), un lujoso número que recopila el UXM 137 tal y como fue concebido por Claremont y Byrne, se convierte en un éxito inmediato, a pesar de su elevado precio, dos dólares frente a los sesenta centavos que vienen costando las series regulares. Como consecuencia del especial, Marvel responde a las peticiones de las nuevas generaciones de seguidores de la Patrulla-X con la inevitable reedición de los primeros números. Pero no es suficiente, hay que hacer un producto atractivo para todos, algo que ofrezca un plus parecido al que contiene The untold story. Por eso Claremont y John Bolton dejan su oasis en Epic, donde han concebido obras de la delicada belleza de Marada the she-wolf o The Black Dragon para preparar relatos cortos que complementen las reediciones, un Classic X-Men en edición de lujo, con portada e ilustraciones interiores de Arthur Adams, el dibujante de moda; una colección en la que Claremont tiene la oportunidad de enmerdarse la plana a sí mismo y a su pasado. A las diecisiete páginas de los tebeos que escribiera diez años atrás añade nuevas planchas a cargo de un poco inspirado Dave Cockrum, que ventila el encargo sin verlo como otra cosa que no sea un simple recurso alimenticio. Son explicaciones apócrifas a toro pasado que sirven para arreglar viejos desaguisados tales como que Jean Grey tratara de asesinar a Scott Lang, pero que hacen un flaco favor al arte original. La verdadera adecuación al pulso actual la lleva a cabo Claremont con enorme talento en los episodios complementarios, una delicia para los amantes de la contemporánea etapa de John Romita Jr.; apasionado análisis de la personalidad de Jean, Lobezno, Tormenta, Coloso, Rondador; en última instancia, revelación de secretos olvidados, álbum de familia recién abierto.

Crossovers. El otro fenómeno de masas. Secret Wars II termina para los Nuevos Mutantes en un estremecedor relato en el que el Todopoderoso los asesina uno a uno (TNM 37, III 86), aunque los resucite ese mismo mes en Secret Wars II 9 (III 86); y, para la Patrulla-X, con un apasionante duelo entre Fénix y el Todopoderoso (UXM 202-203, II-III 86), nuevo recuerdo de la saga de Fénix Oscura. ¿Y después qué? Después de Secret Wars, el Universo Marvel nunca será el mismo. En DC responden con Crisis on infinite earth, brutal acontecimiento de proporciones cósmicas que borra de un plumazo el medio siglo de historia de personajes con la solera de Superman, Batman o Flash. El Universo DC renace para parecerse a Marvel, para convertirse por primera vez tras muchos años en una competencia presentable y peligrosa. Frank Miller reconstruye el origen del Hombre Murciélago y, toda una pesadilla para Shooter, John Byrne abandona la Casa de las Ideas para reinventar a Superman. La respuesta es inmediata.

Contra crossovers, más crossovers. Con X-Factor en manos de los Simonson, se prepara la primera gran saga que agrupa las tres colecciones mutantes. El proyecto surge de manera espontánea. Nace de la amistad entre Claremont y los Simonson, deseosos de trabajar de nuevo juntos. Las posibilidades comerciales llegan después y apenas importan a los autores, aunque la editorial empiece pronto a frotarse las manos y a poner toda su maquinaria propagandística a disposición de ellos. Las ganas de divertirse de unos y el afán recaudatorio de los otros obliga a que los Morlocks lo paguen caro. Van a ser las pobres víctimas, carne de cañón en un título que se adivina premonitorio, La masacre mutante.

Desde hace algún tiempo, Claremont piensa que la población Morlock ha crecido de forma exagerada. Su idea inicial es dedicar un número de la colección a cortar de raíz el problema con una carnicería que ayude de paso a elevar el tono angustioso de la strip. El tema surge enseguida en las habituales conversaciones con la Simonson, que mantiene la misma opinión sobre el exceso de habitantes del Callejón pero que tiene otros planes en cuanto a la extensión de la historia:

-Chris, es demasiado buena para dedicarle un sólo número.

-Bueno Weezie, luego tendremos unos cuantos meses de funerales y lloros…

-No, lo que quiero decir que algo tan grande podemos desarrollarlo en las otras colecciones… Y Walt nos puede echar una mano en Thor

-Uhm. –Claremont se para un momento a pensar. -Puede quedar bien. Pero va a ser complicado construir una saga con un único argumento en la que los personajes protagonistas no se encuentren nunca…

-Naah, ya se nos ocurrirá algo…

SPIDER-MAN 23: EL OTRO TÍO DE SPIDER-MAN

Marvel Legacy nos ha permitido recuperar a una figura del pasado de Miles Morales que dábamos por amortizada, la de Aaron Davis. Cuando planteó su versión adolescente del Hombre Araña, Brian Michael Bendis era consciente que no todos los lectores aceptarían de buen grado un personaje debajo de la máscara que no fuera Peter Parker y que además no hubiera compartido la experiencia vital de éste. Por eso, el guionista de Cleveland buscó establecer elementos dentro de la biografía de su nueva creación que tuvieran ecos de la trayectoria de Peter, pero que sólo de manera superficial, como si se tratara de variaciones dentro de una sinfonía. Por ejemplo, al igual que Peter, Miles es un cerebrito y un empollón, pero él no se aísla de los demás, como hiciera su predecesor; ambos pertenecen a barrios populares de Nueva York, pero mientras Peter viene de Queens, Miles lo hace en Blooklyn, y ambos tienen en su tío a una figura de referencia, que en muchos aspectos viene a sustituir a sus padres, pero mientras Tío Ben era un faro moral para Peter… el Tío Aaron es todo lo contrario para Miles.

DECÍA SER EL MERODEADOR

Pero a nos parecía El Conmocionador

 

UNA MALA COMPAÑÍA El Tío Aaron era un ladrón con una dilatada carrera criminal a sus espaldas, que había compartido tropelías con su hermano, y padre de Miles, Jefferson. Mientras que Jefferson llegó a reformarse, no lo hizo así Aaron, que bajo órdenes de Roxxon robó cierta araña genéticamente modificada a través de la Fórmula Oz. Como habrás podido imaginar, esa fue la araña que transformó a Miles en Spider-Man. En aquel entonces, Aaron incluso adoptó la identidad de un villano. Se hacía llamar El Merodeador, al igual que el personaje clásico que se cruzara en el camino de Peter Parker en los años sesenta, pero los artefactos que utilizaba como arma recordaban mucho más a las muñequeras de El Conmocionador. En cualquier caso, Aaron descubrió el secreto de su sobrino y, en lugar de reconsiderar su propia vida… ¡intentó chantajearlo! Su conflicto llegó a las manos y, durante la batalla pertinente, Aaron murió de manera accidental, lo que en aquel momento supuso el fin de la historia. Tienes todos los detalles en Ultimate Comics. All-New Spider-Man #12 USA (2012. Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman nº 33).

 

“ERES COMO YO”

La muerte de Aaron Davis

 

SOBREVIVIR AL MULTIVERSO ¿Cómo se las ha apañado Aaron Davis para escapar a su propia muerte y a la destrucción del Universo Ultimate? Brian Michael Bendis reclama el comodín del renacimiento, el que tuvo lugar después de las Guerras Secretas. Ya sabes que Miles Morales guardó una hamburguesa revenida para El Hombre Molécula y que éste, en agradecimiento, le trasplantó a la Tierra Primordial que nació en Secret Wars nº 9. ¿Te imaginas si le trasplanta a él solo, sin nadie de su familia ni de su entorno? Hubiera sido un fastidio, sobre todo para Bendis, que se hubiera tenido que sacar nuevos secundarios de la manga, pero el bueno de Owen Reece también dejó que Miles tuviera en su nuevo mundo a sus amigos y a sus padres, lo que suponía resucitar a Rio Morales, que había muerto un año atrás. El caso es que empiezas con Rio y ya no puedes parar. Al fin y al cabo, y a pesar de que acabaron a tortas, Miles y Aaron seguían siendo familia. Ay, después de esto, la única duda que nos asalta no es en absoluto menor. ¿Queda alguien más por resucitar? ¿Le dará a Bendis tiempo para hacerlo antes de cerrar las maletas?

 

Spot On originalmente aparecido en Spider-Man 23

SPIDER-MAN BACK IN BLACK: NEGRO COMO LA NOCHE, NEGRO COMO EL CARBÓN

Durante más de dos décadas, Spiderman vistió de rojo y azul. Su uniforme era tan icónico como el de otros grandes personajes del cómic universal, desde Superman hasta Asterix, desde el Fantasma Enmascarado al Capitán América. Pero nada dura para siempre, y en 1984 Marvel se atrevió a alterar radicalmente la vestimenta del trepamuros. El traje negro supuso una revolución estética que, contra todo pronóstico, agradó a la mayoría de lectores. Y aunque el personaje no tardó en volver a los orígenes, a partir de entonces se hizo cada vez más habitual que renovara su fondo de armario, con toda clase de variantes, que iban de lo absurdo a lo genial. En 2007, coincidiendo con la aparición del traje negro en Spider-Man 3, el trepamuros volvió también a vestirlo en los cómics… y tenía importantes razones para hacerlo.

 

“Civil War” había acabado de la peor manera posible para el Hombre Araña, con Tía May como víctima involuntaria de las decisiones que había tomado su sobrino en el curso de la Guerra Civil Superheroica. Fue él quien, siguiendo el consejo y los ruegos de Tony Stark, reveló su identidad secreta en público y se convirtió en la cara amable del registro. Fue él quien, después de comprender lo errado de su comportamiento, adjuró del mismo ante las cámaras de televisión y se pasó al bando a favor de las libertades, encabezado por el Capitán América. Ese bando había perdido, y sus cabecillas sufrirían las consecuencias.

 

El Universo Marvel se teñía de pesimismo y división tras “Civil War”, a imagen de lo que estaba ocurriendo en Estados Unidos como consecuencia de las políticas llevadas a cabo por el presidente George W. Bush. El Capitán América fue asesinado en las escaleras del tribunal que iba a juzgarlo por delitos de traición, lo que supondría el inicio de uno de los más celebrados arcos argumentales que hubiera conocido jamás la colección del Centinela de la Libertad. En cuanto a Spidey, en La Casa de las Ideas tenían unos planes muy definidos acerca de su futuro, siguiendo los dictados del Director Editorial, Joe Quesada. Éste llevaba un tiempo acariciando la idea de romper el statu quo del trepamuros como no había ocurrido en veinte años, mediante el regreso de su soltería. Era una vieja aspiración de muchos de los autores que habían pasado por la Franquicia Arácnida desde que se consumó el matrimonio con Mary Jane, ya que estimaban que con él se perdían una parte sustancial de las señas de identidad del personaje. Quesada no era el único a favor de borrar todo rastro de aquella unión, pero sí el más significativo y visible de los partidarios. Joe Michael Straczynski había compartido su intención de abandonar la serie principal del héroe, así que el otro Joe estimó que aquél sería el momento adecuado para acometer la operación.

 

Pero esa historia tendría todavía que esperar unos meses, porque en el camino apareció el siguiente blockbuster cinematográfico de Marvel. Spider-Man 3, cuyo estreno estaba programado en Estados Unidos para el 4 de mayo de 2007, venía a plantear el célebre arco argumental del traje negro. Aquella aventura se remontaba a los años ochenta, cuando un lector consiguió vender a la editorial la idea de que Spidey adoptara una nueva vestimenta. Después de un cúmulo de circunstancias que alteraron el plan inicial, el traje negro debutó con motivo de “Secret Wars”, la gran aventura que en 1984 reunió a los mayores héroes de la factoría, y supuso un inesperado éxito. Luego salió a la luz que el traje era, en realidad, un simbionte alienígena que trataba de asimilar a Peter Parker, pero gustaba tanto que los autores recurrieron a la tela convencional para seguir vistiéndolo de negro. El traje sólo fue abandonado después de que el simbionte diera lugar a Veneno, el nuevo y amenazante villano que irrumpió algunos años después. Desde entonces, Peter Parker lo había vuelto a vestir en contadísimas ocasiones, pero la película lo había puesto de nuevo de moda. Los cómics tenían que reflejar eso de alguna manera, y en la Oficina Arácnida decidieron que la mejor forma de hacerlo era montar un “landscape” que durase unos pocos meses y posibilitara aquella mimetización con el filme.

 

En la planificación de Joe Michael Straczynski no había nada en ese sentido. Su objetivo consistía en saltar a su historia de despedida tan pronto como terminarse “Civil War”, pero aceptó aguantar unos pocos meses más y formar parte del proyecto, que recibió el nombre de “De vuelta al negro”. Tal decisión no pudo beneficiar más a los lectores. El resto de colecciones de Spidey aprovecharon a su manera el cambio de uniforme, pero ninguna con tantísimo acierto como Amazing. JMS conjuró un gigantesco relato de un Spiderman desesperado y furioso, como pocas veces se había visto antes, a lo que se añadió una caracterización de Kingpin, el gran villano detrás de todo, equiparable a la que había hecho Frank Miller en “Daredevil: Born Again”. El Jefe del Crimen, que casi se había olvidado del Hombre Araña en los últimos veinte años de cómics, se mostró como nunca lo había hecho ante el lanzarredes: como la encarnación del mal absoluto, aquello capaz de corromperlo todo. La batalla con la que se coronaba el relato quedó como uno de los momentos más escalofriantes de toda la etapa de Straczynski, mientras que el dibujante Ron Garney, quien también se disponía a abandonar la franquicia, dejó el que podría calificarse como el mejor trabajo de su carrera, reflejando en cada viñeta el peso trágico de aquel Spiderman desesperado, al borde del abismo. En aquellas páginas de desesperación absoluta, casi se podía escuchar martilleando el “Paint It Black” de Rolling Stones.

 

“Miro en mi interior

y veo que mi corazón es negro

No es fácil plantar cara

cuando todo se ha vuelto negro”.

 

 

Artículo aparecido originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 12

SECRET WARS: LA GUERRA QUE LO EMPEZÓ TODO

1984 no se pareció en nada a la novela del mismo nombre escrita por George Orwell. Brillante año de los prodigiosos ochenta, fue un auténtico paraíso para cualquier chaval que todavía vistiera pantalones cortos. En los cines, se estrenaron Cazafantasmas, Indiana Jones y el Templo Maldito, Terminator, Gremlins, Superpolicía en Hollywood, y Tras el corazón verde. En televisión, triunfaban Magnum, Dinastía, Falcon Crest, Canción triste de Hill Street, El Equipo-A y El coche fantástico. Fue el año de “Like A Virgin” de Madonna, de “Purple Rain” de Prince o de “Girls Just Want To Have Fun” de Cindy Lauper. Y para los que leían cómics y jugaban con muñecos, fue definitivamente el año de las Secret Wars.

Los aficionados a los cómics de superhéroes conocían muy bien el funcionamiento de los mundos conectados. Los sugestivos personajes de Marvel podían tener sus propias vidas, como podía verse en cada una de las colecciones que protagonizaban, pero a su vez esas vidas se entremezclaban entre ellas y de forma simultánea, lo que posibilitaba las más imaginativas combinaciones y permutaciones. Spiderman era amigo de La Antorcha Humana de Los Cuatro Fantásticos; La Cosa, también integrante de éstos, jugaba partidas de póker con Nick Furia, Lobezno y Ms. Marvel; Mercurio y La Bruja Escarlata, dos viejos enemigos de La Patrulla-X, militaban en Los Vengadores; Daredevil, en su identidad civil de Matt Murdock, había defendido en juicio a Hulk… y la mayoría de ellos vivía en Nueva York. Al cabo de tantos años, parecía que no quedase demasiado margen para la sorpresa en esos cruces, pero sin embargo todavía había un terreno pendiente de explorar. Los encuentros entre personajes solían estar limitados por las circunstancias. En rara ocasión se había llegado a ver juntos a todos los héroes  de la compañía, más allá de circunstancias puntuales, como la boda de Mister Fantástico y La Chica Invisible o el torneo que se había desarrollado en la miniserie Contest Of Champions (1983), la primera en presentar a todos los justicieros de la Tierra en un único cómic. Eran momentos que no dejaban huella en todos sus protagonistas, quienes en muchos casos no hacían sino rellenar espacio en las viñetas. Habían pasado más de veinte años desde el nacimiento del Universo Marvel y nunca se había publicado una aventura protagonizada por todos los héroes que les afectara tan profundamente como para marcar sus biografías. Nunca… hasta ese mismo año.

 

Probablemente, de no darse las circunstancias propicias, a Marvel se le habría adelantado DC Comics, que ya entonces planeaba un macroevento con el que celebrar su cincuenta aniversario, en el que participarían cuantos héroes poblaban su mundo y que alteraría para siempre el escenario. Quiso la suerte que, antes de que comenzara a publicarse Crisis On Infinite Earths, Marvel diera un paso adelante y llegara a un acuerdo de licencia con la juguetera Mattel. El detonante tuvo que ver, precisamente, con las figuras de acción basadas en los personajes de DC que había lanzado Kenner, la competidora de Mattel. Sus DC Super Powers estaban extraordinariamente bien cuidados y fueron un éxito monumental. Mattel, que había pujado por la licencia de DC sin conseguirla, tenía a su vez un gran éxito en sus manos, la línea de He-Man y los Masters del Universo, pero no le parecía suficiente, así que se aproximó a Marvel para intentar conseguir un trato similar al de Kenner.

En La Casa de las Ideas, eran los tiempos de Jim Shooter como Director Editorial. Niño prodigio de los cómics que había empezado a escribir guiones de manera profesional cuando apenas tenía trece años, Shooter desarrollaba desde 1978 un brillante trabajo al frente de Marvel. Fue el responsable de encarrilar la editorial, a partir del caos anárquico de los setenta, hasta hacer de ella una la máquina bien engrasada en la que confluían talento y negocio. Bajo su responsabilidad, florecieron obras maestras como el Thor de Walter Simonson, el Daredevil de Frank Miller o Los 4 Fantásticos de John Byrne. Mattel encontró en Shooter el aliado perfecto para producir su flamante línea de muñecos basada en los personajes de Marvel. En la juguetera no sólo querían lanzar su colección de action figures con sus accesorios, vehículos y bases de operaciones, sino también arroparla con un cómic que enseñara a los chicos cómo debían jugar: cómo se llamaban y se relacionaban entre sí los personajes, quiénes eran los héroes y quiénes los villanos, cuáles eran sus poderes… La compañía había hecho estudios de mercado con su público potencial, de manera que se presentó ante Shooter con una lista de peticiones. Por ejemplo, querían transformar la armadura del Doctor Muerte, que a su juicio tenía un aspecto demasiado medieval, y que reflejara mejor que se trataba de alta tecnología. También habían constatado que los niños reaccionaban particularmente bien ante dos palabras: “Secret” y “War”, así que, el proyecto de cómic, que inicialmente se llamaba Cosmic Champions, pasó a denominarse Marvel Super Heroes Secret Wars. Su trama obedecería a una idea muy simple, que al Director Editorial le habían hecho llegar muchos lectores, en especial los más jóvenes: debía tratarse de una espectacular aventura en la que aparecieran todos los héroes y todos los villanos de la editorial.

 

Siempre se ha dicho que Shooter se reservó el guión de Secret Wars para sí mismo porque preveía que la colección fuera un éxito y le reportara importantes dividendos gracias a los royalties que cobraban los autores una vez que un cómic superara cierto nivel de ventas. Sin embargo, no era así como el propio autor, o algunos de sus colaboradores, lo veían. Según Shooter, se hizo cargo de la maxiserie de doce números porque todos los guionistas de la casa se mostraban muy protectores hacia sus personajes, de manera que haber designado a uno de ellos para el proyecto hubiera provocado las quejas del resto. Si era él quien decidía cuanto ocurriera en aquella aventura, los otros escritores podrían discutir sus decisiones, pero en último término él, como máxima autoridad de Marvel, tendría la última palabra.

Shooter designó a Mike Zeck para dibujar la saga. Zeck destacaba por su rotunda interpretación de héroes como Shang Chi o Capitán América, que había abordado en dos destacadas etapas. No era, sin embargo, el artista más indicado para una aventura multitudinaria que requería de constantes correcciones demandadas por Shooter, lo que se hizo sentir durante el desarrollo del proyecto y obligó a embarcar a un segundo dibujante, Bob Layton, para acometer la cuarta y la quinta entrega. A su vez, fue obligado recurrir a multitud de entintadores de cara completar el final. De la coordinación del evento se encargó Tom DeFalco, la mano derecha de Shooter, quien tuvo la idea de que, en los cómics que se pusieron a la venta en Estados Unidos en diciembre de 1983, los héroes desaparecieran rumbo a lo desconocido. El editor tuvo que coordinarse con los autores de las series protagonizadas por Spiderman (en su caso concreto, eran tres), Los Vengadores, Capitán América, Thor, Iron Man, Hulk, Los 4 Fantásticos, La Cosa y La Patrulla-X. Todas estas colecciones presentaron a sus protagonistas introduciéndose en una gigantesca máquina que había aparecido en Central Park. En algunos casos, como el del episodio de The Amazing Spider-Man, co-escrito por el propio DeFalco, el acontecimiento ocupaba varias páginas, e incluso se integraba de manera orgánica en el discurrir de las aventuras que estaba viviendo el trepamuros: desde varios números anteriores, Spidey llevaba sintiendo intensos avisos por parte de su sentido arácnido, y la causa por fin se revelaba ante él, y no era otra que la máquina. En otras colecciones, sin embargo, la saga pilló con el paso cambiado a los responsables, que tuvieron que solucionar la papeleta deprisa y corriendo, en una página extra añadida a última hora. En este aspecto, llamó la atención el caso extremo de Thor. Su guionista y dibujante, Walter Simonson, dejó tres viñetas vacías, en las que debería haberse reflejado el salto del Dios del Trueno a las Guerras Secretas. Los lectores no tendrían la escena hasta el mes siguiente, cuando fue reproducida en las páginas editoriales del cómic.

¿Qué ocurrió en la semana, en tiempo Marvel, en que los héroes estuvieron desaparecidos? Aquellos que se habían quedado en nuestro planeta tuvieron que hacer frente a las crisis en las que hubieran contado con la ayuda de sus compañeros, una circunstancia que se reflejó especialmente en la colección de Los Vengadores, mientras que el Daily Bugle, como pudo verse en Amazing, constataba que se estaba produciendo un incremento en las tasas de criminalidad. No duró mucho, en todo caso, porque, en el número posterior a marcharse, los héroes ya estaban de vuelta, lo que coincidió con la aparición en las librerías del primer número de Secret Wars propiamente dicho.

 

En aquella corta semana, sus vidas habían cambiado para siempre: Spiderman había encontrado un nuevo traje de sorprendentes características; Hulka sustituía a La Cosa dentro de Los 4 Fantásticos, dado que Ben Grimm había decidido quedarse atrás; Iron Man presentaba modificaciones en su armadura; Hulk, que anteriormente conseguía mantener su inteligencia humana, comenzaba a verse privado de ella; Coloso había perdido al amor de su vida, mientras que el resto de La Patrulla-X se traía un dragón a casa… Pero, ¿cómo había ocurrido todo aquello? Los lectores querían saberlo, y por eso se lanzaron en masa sobre aquel primer número de Secret Wars, y mes a mes apoyaron la maxiserie hasta convertirla en el cómic más vendido de la década.

Las Guerras Secretas se posicionaron en el epicentro del Universo Marvel para alterarlo radicalmente. Algunos de los cambios que trajeron perdurarían durante años, como el traje negro de Spidey, que fue la simiente de Veneno. Secret Wars no sólo fue un evento como nunca se había conocido hasta entonces: sirvió de modelo a todos los que vinieran después, ya fueran en la propia Marvel o en la competencia. Mattel triunfó. Sus action figures eran mucho más sencillas que las de Super Powers, pero consiguieron cautivar a la chavalería, de manera que pronto lanzaron una segunda oleada, y hasta una tercera que sólo se llegó a ver fuera de Estados Unidos. En paralelo, Marvel licenció innumerables productos relacionados: álbumes de cromos, mochilas, coloreables, pegatinas… Secret Wars lo invadió todo, marcando una barrera generacional entre los lectores veteranos, que en su mayor parte la abominaron, y los más jóvenes, que las disfrutaron con entrega entusiasta.

Apenas tres meses después de la publicación del último número de la maxiserie, llegó a las tiendas una secuela, Secret Wars II, aún más compleja que su predecesora y con un planteamiento completamente distinto. En este caso, era el Todopoderoso quien visitaba la Tierra y se cruzaba en su camino con diferentes héroes. Cada uno de los nueve números de la saga continuaba en entregas de diferentes series, hasta nada menos que cuarenta y dos episodios. De nuevo, el éxito comercial fue rotundo, dando lugar a un producto que permitía a los lectores hacerse una clara idea de la configuración que por aquel entonces tenía el Universo Marvel, y a Jim Shooter, de nuevo guionista de la historia, dar rienda suelta a una historia como ninguna otra que hubiera sido escrita en el género, con un dios encarnado en humano como protagonista. Su posterior salida de la compañía, enterró las posibilidades de siguientes entregas.

 

Pero las Guerras Secretas ya habían cambiado la industria del cómic. Las dos grandes editoriales instaurarían la tradición de, al menos una vez al año, ofrecer un acontecimiento que aglutinara a sus más importantes héroes. En Marvel, llegaron historias como “La caída de los mutantes”, “La guerra de la evolución”, “Inferno”, “Actos de Venganza”, “El Guantelete del Infinito” o “La Era de Apocalipsis”. La moda perdió fuelle a finales de los años noventa, para volver, con fuerzas renovadas, a mediados de la primera década del siglo XXI, en que tendríamos “Dinastía de M”, “Civil War”, “Invasión Secreta”, “Asedio” y muchas más. Con el paso del tiempo, estos gigantescos crossovers fueron ganando en complejidad y magnitud, pero nadie debe olvidar que todo empezó con Marvel Super Heroes Secret Wars, un cómic, pensado para aprender a jugar con unos muñequitos pero que, a toda una generación de lectores les descubrió el lugar que, a partir de ese momento, considerarían su casa: el Universo Marvel.

Artículo aparecido en Marvel Héroes. Secret Wars: Integral

Y AHORA, VENENO

Hay que reconocer a Gerry Conway que le tiene tomada la medida al concepto de comercialidad. Estrena una serie con un concepto tan potente como el que tiene Renueva tus votos y ya sólo con eso tiene asegurado el éxito del primer arco argumental. ¿Y luego? ¡Bumba! La Patrulla-X de Jim Lee. Consecuencia: se mantiene el efecto positivo. ¿Y a continuación? ¡Bumba! El Veneno que le mola a todos los chavales de los años noventa: el de toda la vida, el de McFarlane. Y además tiene sentido argumental. ¿Qué más se puede pedir? ¿Te hemos contado que esta serie nos tiene alucinados y que no hacemos más que recomendársela a todo el mundo? ¡No dejes de hacerlo tú!

 

¿DÓNDE HABÍAMOS VISTO ESTO? Ah, sí: en la saga original del traje negro

 

LOS PROBLEMAS CON MARY JANE

Conseguir que la esposa de Peter Parker se hiciera con poderes arácnidos era algo que se podía hacer de muchas maneras. Todo se pega, menos la belleza, y estar tanto tiempo en contacto con Spiderman alguna consecuencia tenía que tener. Conway y Stegman tiraron por el camino fácil, que no era otro que mantener aquello que ya le había ofrecido la miniserie original de “Secret Wars”: la tecnología de Regente para drenar los poderes de otros superhumanos allí tenía un componente negativo, pero ellos podían darle uno positivo. ¿Y si en vez de tomar todas las habilidades del trepamuros, sirvieran sólo para tomar un poquito y así conferírselo a su santa esposa? Check. Pero claro, reducir los poderes de Peter podía poner en peligro a éste, lo que da pie a buscar soluciones alternativas… y de ahí pasamos al simbionte. Nos reconocerás que la justificación no sólo es buena, sino que además se ha hecho de manera muy orgánica con respecto a la trama de la cabecera. El único punto flaco, del que esperamos pronta explicación, está en el hecho de que a Mary Jane le aterraba Veneno: Peter incluso tuvo que volver al traje clásico a causa del trauma que le dejó a su esposa su primer encuentro con Eddie Brock. ¿Lo ha superado hasta el punto de vestirse de negro, aunque no sepa todavía de qué va la cosa? Por cierto, la trama recuerda en cierta manera a aquella vez, en los años ochenta, en que La Gata Negra compartía aventuras con Spidey, pero su falta de superpoderes hacía que se metieran en problemas. Como consecuencia de ello, Felicia buscó desesperadamente la ayuda de Kingpin… y bueno, si no sabes cómo acabó la cosa, te recomiendo que le eches un vistazo al Marvel Héroes. Peter Parker, El Espectacular Spiderman: punto de ruptura, cuyo título es más que ilustrativo.

¿A QUIÉN YA LE HABÍA PASADO ESTO? Ah, sí: a la pobre Felicia

 

NARRADORES

Así se definen a partir de este momento Conway y Stegman en los créditos de la colección. Es algo que nos viene heredado de la edición americana, así que con toda seguridad lo habrán pedido ellos mismos. Se trata de una manera de glosar a los autores que suele usarse en muy pocas ocasiones, y siempre en casos en que la compenetración del guionista y del dibujante es tan profunda que el primero suele hacer recomendaciones y comentarios sobre la labor del segundo y el segundo se mete hasta la cocina a la hora de elaborar la historia. Por ejemplo, era algo que solían hacer Stan Lee y John Romita, y también es muy frecuente con los trabajos de Tom DeFalco y Ron Frenz, en ambos casos equipos clásicos de la franquicia arácnida. Atención, porque la cosa no se va a quedar ahí. Desde Marvel, los siguientes números que se anuncian de Renueva tus votos están escritos y dibujados, en su totalidad, por Ryan Stegman, sin que haya rastro alguno de Conway. ¿Acaso se acerca su salida de la colección, o se trata solamente de una medida provisional, de cara a una aventura aislada en la que su colega pudiera desplegar a fondo las habilidades literarias? No lo sabemos todavía, pero a buen seguro que nos enteraremos y te lo contaremos.

Spot On Aparecido originalmente en El Asombroso Spiderman: Renueva tus votos nº 8

Novedades Marzo 2016

Si señores, hemos llegado al final de las Secret Wars, un camino que ha transitado el Universo Marvel durante varios meses en ese mundo de batalla de Dios Muerte y que, como destino final, nos deja en un totalmente nuevo y diferente Universo Marvel, bueno, eso de diferente quizás no lo sea tanto.

Varias colecciones arrancan este mismo mes y otras más lo irán haciendo en los próximos, destacar las nuevas situaciones de Peter y Miles, al primero ya le tenemos en su cabecera disfrutando el nuevo statu quo y, del segundo, veremos como termina su universo y tendremos pistas de donde se queda, si bien, su nueva cabecera tardará un poco en llegar.

Leer más

Novedades Febrero 2016

A la espera que el mes que viene llegue ese “totalmente nuevo y diferente” Universo Marvel, nos encontramos con los últimos coletazos de las Guerras Secretas que, si las autoridades lo permiten y el tiempo no lo impide, finalizarán en pocas semanas.

Por lo que a Spider-Man respecta, este es un mes donde va a tener más apariciones en tomos recopilatorios que en novedades estrictas, pero no adelantemos acontecimientos, todo lo que necesitáis saber sobre los cómics arácnidos de febrero lo encontraréis a continuación.

Leer más

Spider-Man: Bajo la Máscara 102. El Asombroso Spider-Man 112 y recomendaciones.

banner 102

 

Se acabaron (¿por fin?) los cruces de Spider-Man con la saga de Secret Wars que tanta guerra, nunca mejor dicho, están dando estos últimos meses. En El Asombroso Spider-man 112 nos encontramos con la situación de qué hubiese pasado si La Reina hubiese ganado en la saga de Spider-Island. Y sí, a mí me da yuyu ver a seres humanos con aspecto arácnido. Igual es por esos ojazos, las múltiples patitas o esos pelillos que todos sabemos que tienen determinadas arañas (me gusta Spidey, pero Araña que veo, Araña que chafo con lo que tengo a mano). Una saga que no está nada mal, esto lo digo a nivel personal, mis compañeros opinan en este Podcast al respecto.

Seguidamente tenemos una historia de Spider-Girl, echando en falta a su progenitor (¿siempre tiene que faltar alguien paterno en la vida de cualquier Spider-Man que se precie, tarde o temprano?), donde los efectos de Universo Spider-Man quedan también patentes tal y como vemos.

¿Aún hay más? Pues sí, las consabidas recomendaciones del elenco de Spider-Man: Bajo la Máscara. ¡No os las perdáis!.

Casting: Leo, Íñigo de Prada, Isra, Xavi y Fran Gómez.

*Para escuchar/ descargar este Podcast basta con pinchar en la imagen que abre este artículo.

**También disponible en ITUNES.

Novedades Enero 2016

Nuevo año, nuevo listado de novedades. Se nos presenta un año muy interesante a nivel friki, no solo por los que se avecina en el frente de las librerías, esa totalmente nueva y diferente Marvel que tendremos en unos pocos meses tras el final de Secret Wars, sino también, por lo que vendrá en otros medios, como el cine y la televisión, un montón de películas a cual más interesante, y eso solo si hablamos de Marvel, que la distinguida competencia también parece que se va a poner las pilas, está claro que no quieren quedarse atrás. Y en la tele, una segunda temporada de Daredevil con personajes tan esperados como el Castigador y Elektra. En fin, que no nos vamos a aburrir.

Leer más

Novedades Diciembre 2015

Y llegamos al final de un año que ha sido muy intenso, parece que fue ayer mismo cuando justo habíamos terminado la saga del Spider-Man Superior y empezábamos con el universo Spider-Man, un universo que ha ocupado una buena parte del año y de cómics arácnidos. También hemos vivido el regreso de serie regulares para Spider-Man 2099 y Spider-Woman, así como el nacimiento de nuevos personajes como Spider-Gwen. Estas series se han puesto en pausa por el mega evento que suponen las Secret Wars, pero ya sabemos que les volveremos a ver el año que viene.

Solo me queda aprovechar estas líneas para desearos lo mejor para las fiestas que se avecinan, y que el 2016, en la medida que la economía lo permita, esté lleno de cómics, arácnidos o de otra especie.

Leer más

1 2