EL ASALTO A LA MANSIÓN DE LOS VENGADORES: LA HORA DE LA VENGANZA

Uno de los lugares comunes más recurrentes dentro del género de los superhéroes es el de la némesis: aquel enemigo que, de entre toda la galería de villanos con la que pueda contar un personaje concreto, se alza no sólo como el más peligroso o el más difícil de vencer, sino también como su reverso oscuro.

 

Spiderman tiene al Duende Verde, Superman a Lex Luthor, Batman al Joker, Thor tiene a Loki, el Capitán América a Cráneo Rojo, Iron Man al Mandarín y Lobezno a Dientes de Sable. Pero, ¿qué ocurre con los grupos? Ellos también atesoran esa horna de su zapato. Dicta el destino que, si existen unos Cuatro Fantásticos, debe haber unos Cuatro Terribles; que si hay una Patrulla-X ha de haber una Hermandad de Mutantes Diabólicos, y que si un día los mayores héroes de la Tierra se unieron frente a una amenaza común para formar Los Vengadores, pocos días después unos cuantos villanos harían otro tanto para dar pie a Los Señores del Mal.

 

Sobre el papel y con los ejemplos por delante, esta tesis no tiene discusión… Pero la realidad es bien distinta. En la práctica, estos grupos de criminales nunca alcanzan a la altura de sus individualidades. Ni Los Cuatro Terribles han llegado a la majestuosidad del Doctor Muerte, ni la Hermandad de Mutantes Diabólicos se ha elevado por encima de la importancia de su primer líder, Magneto. Y tampoco Los Señores del Mal fueron la peor amenaza contra la que hayan luchado Los Vengadores, un puesto que se reservan pesos pesados como Ultrón o Kang El Conquistador. Aunque en este caso hay que citar una excepción, una mítica aventura en la que Los Señores del Mal se ganaron a pulso el calificativo de némesis perfecta de Los Vengadores. Y esa aventura es “El asalto a la mansión”. Aunque, antes de hablar de ella, retrocedamos a los orígenes…

 

El nacimiento de Los Señores del Mal fue una consecuencia directa de la llegada del Capitán América al mundo moderno, después de que fuera encontrado en animación suspendida por Los Vengadores, quienes de inmediato le invitaron a unirse, con lo que podía decirse que se completaba la formación inicial. La vuelta del gran héroe fue recibida como una mala noticia por el Barón Heinrich Zemo, el criminal nazi que creía haberle asesinado en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Zemo decidió que debía eliminarle de una vez por todas, y a tal fin reunió a toda una caterva de colaboradores con la que también podría hacer frente a Los Vengadores. Algunos de los que formaban parte del proyecto habían sido, a su vez, enemigos de los principales espadas del equipo. De esta manera, La Encantadora,  El Verdugo y El Hombre Radiactivo formaban parte del entorno de Thor, mientras que El Fundidor había luchado anteriormente con Iron Man. El núcleo del concepto residía en algo tan sencillo como aquello de que “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”. El deseo de venganza era, por tanto, la principal motivación para que estos villanos, que en principio no tenían nada en común, unieran sus manos y desataran su ira contra los héroes.

 

Por mucho que Los Señores del Mal originales mordieran el polvo, e incluso el Barón Zemo muriera víctima de sus propios planes, la idea básica se reproduciría a lo largo de los años, con hasta tres formaciones diferentes en las que iban sucediéndose los villanos y en las que apenas sí quedaba nada del equipo inicial.

 

Y así llegamos a 1986. El escritor Roger Stern llevaba ya tres largos y fructíferos años al frente de la colección de Los Vengadores, donde había redescubrió las esencias de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra, a través de un conjunto de aventuras con enorme carga épica que se enlazaban con prodigiosa naturalidad y en las que un conjunto de personajes en apariencia poco importantes conseguían situarse entre los favoritos de los lectores. El guionista demostró una habilidad particular a la hora de destacar a las heroínas del equipo, como la Capitana Marvel, Hulka y, en especial, La Avispa, quien llevaba en Los Vengadores desde el inicio, pero que alcanzaría su época dorada con la llegada de Stern, quien la erigió como líder del equipo y resaltó una inteligencia que hasta entonces permanecía oculta bajo una imagen de superficialidad.

 

En aquella época, además, la serie había sido apuntalada a nivel gráfico, gracias al regreso a casa de John Buscema, el que fuera el dibujante que diera sus mayores días de gloria a Los Vengadores durante los años sesenta y que estaba considerado como uno de los grandes de la industria: “el Miguel Ángel de los cómics”, decían de él. El equipo creativo lo completaba el entintador Tom Palmer, otro veterano autor cuya carrera esta intrínsecamente ligada a la serie. Si aquél era ya uno de los títulos destacados de Marvel con la saga que comenzó en Avengers #273 USA alcanzaría gigantescas cotas de calidad, a través de un argumento que se atrevía a romper esquemas anteriormente inquebrantables.

 

Stern concibió una sólida trama en la que Helmut Zemo, el hijo del Barón Zemo original, refundaba Los Señores del Mal con una verdadera legión de villanos con los que acometería el más osado ataque que jamás hubieran sufrido Los Vengadores. Hasta entonces, nadie se había atrevido a llevar una lucha de semejante escala hasta su propio terreno, hasta la infranqueable mansión. Zemo y sus aliados no sólo convertirían aquel santuario en campo de batalla, sino que aprovecharían al máximo la situación para desatar una crisis de la que sus enemigos no pudieran escapar. El resultado fue una epopeya monumental impregnada por la épica, salpicada por la trascendencia y plagada de momentos para el recuerdo y el escalofrío.

 

“El asalto a la mansión” impresionó a los lectores de la época, aunque quizás no fueran conscientes entonces de su importancia. No en vano, no dejaba de ser un pináculo memorable dentro de una etapa que ya venía ofreciendo un buen puñado de excelentes aventuras. Con los años, sin embargo, su legado no ha hecho sino crecer, de tal manera que sería el germen de Thunderbolts, un sorprendente grupo ligado a Los Señores del Mal de la más inesperada de las maneras, que vería la luz en 1997. A día de hoy, “El asalto a la mansión” ha quedado como uno de los modelos insoslayables de lo que debe ser una gran saga protagonizada por Los Vengadores.

 

Artículo aparecido originalmente en Los Vengadores: Asalto a la mansión

EL HÉROE FUERA DEL TIEMPO

Los héroes fundamentales surgidos de la imaginación de Stan Lee que conformarían lo que hemos dado en denominar Universo Marvel surgieron a comienzos de los años sesenta, en lo que se dio en llamar la Era de Plata de los cómics. Stan Lee, junto a los dibujantes Jack Kirby y Steve Ditko, entre otros, concibió personajes como Los 4 Fantásticos, Spiderman, Hulk, Los Vengadores o La Patrulla-X, que consiguieron dar nueva vida a un género, el de los superhéroes, que por aquel entonces todos daban por acabado.

La editorial que lanzó esos grandes éxitos pronto tomaría la denominación de Marvel Comics. Sin embargo, aquella factoría burbujeante de ideas que acababa de alcanzar el estrellato llevaba ya más de dos décadas produciendo tebeos. Su auge hay que buscarlo en la década de los años cuarenta, la Edad de Oro de los Cómics. El nacimiento de Superman y Batman, ambos de National Periodicals (posterior DC Comics), animó al editor Martin Goodman, dueño de Timely (el germen de lo que luego sería Marvel), a presentar nuevos personajes circunscritos al género superheroico. Entre otros, Timely presentó a la Antorcha Humana original, a Namor, el Hombre Submarino… Y al Capitán América.

 

Fueron dos jóvenes de origen judío, el escritor Joe Simon y el dibujante Jack Kirby, quienes, furiosos e impotentes ante el auge de las Fuerzas del Eje, decidieron crear un nuevo icono que representara el espíritu de una juventud que quería luchar contra el nazismo. Steve Rogers, un humilde hijo de la Depresión Americana, es quien se transforma, gracias al suero del supersoldado, en el Centinela de la Libertad. El primer número de su colección aparecería con fecha de marzo de 1941, y en la portada el Capi, vestido con su traje tricolor y armado con su escudo, golpeaba al dictador en la cara. La imagen estremeció a un país que, apenas unos meses después, entraría en guerra contra Alemania.

 

El Capitán América fue el mayor representante de Timely durante los años siguientes, un verdadero símbolo de la justicia que incluso llegaría a contar con seriales cinematográficos. El final de la guerra, sin embargo, traería su declive y desaparición. ¡Pero el mito no había hecho más que nacer! En 1963, en plena ebullición de Marvel, Stan Lee tuvo la brillante idea de unir en un único equipo de justicieros a las principales espadas de la editorial. En Los Vengadores estarían Thor, Iron Man, Hulk, El Hombre Hormiga y La Avispa. Pero faltaba algo. Y entonces, Stan se acordó de la figura del Capitán América, y encontró la manera perfecta de recuperarlo. En su cuarta aventura, Los Vengadores encontraban por casualidad al veterano héroe, congelado en hielo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y que de nuevo volvería a entrar en acción.

 

El gran acierto de Stan Lee, más allá de recuperar a un personaje que permanecía en el recuerdo del país, estuvo en presentarlo como un hombre fuera de su tiempo: alguien que había vivido en un mundo de buenos y malos y ahora descubría la existencia de toda una escala de grises. Además de sus aventuras junto a Los Vengadores, de los que pronto se convertiría en líder, Steve Rogers contaría enseguida con su propia colección, también desarrollada por Lee con dibujos de Jack Kirby, el que hubiera sido su creador gráfico y que tenía la oportunidad, veinte años después, de reinterpretarlo para las nuevas generaciones.

 

En los años siguientes, grandes autores como Jim Steranko, John Romita, Gene Colan, Steve Englehart o Sal Buscema apuntalarían el mito. El trabajo de estos dos últimos, ya a mediados de los setenta, fue especialmente revelador: Uno a los guiones, el otro a los lápices, narrarían un largo ciclo de historias en el que el Capi tendría que abrir los ojos a la América corrupta del escándalo Watergate, el mismo que había hecho despertar al país a la dura realidad. Desencantado, Steve Rogers decidía abandonar la identidad del Capitán América para adoptar la del Nómada, un héroe sin patria. Tras comprender que el sueño al que representa no reside en los políticos, sino en el pueblo, el Centinela de la Libertad volvía a su puesto, con más fuerza que nunca.

 

La etapa que recoge este volumen se publicaría unos años más tarde, entre 1980 y 81, y supondría otro nuevo acierto, no sólo para el héroe de las barras y estrellas, sino también para Marvel. Sus responsables son el guionista Roger Stern y el dibujante John Byrne, quienes se habían amamantado con las grandes sagas de Stan Lee y Jack Kirby para pasar luego a convertirse en piezas fundamentales de la factoría. Curiosamente, cuando recibió el encargo de escribir la serie, Stern ya había pasado un año coordinándola, pero no por ello se sintió menos intimidado. Veía al personaje como un idealista y un patriota: un símbolo viviente del Sueño Americano. ¡Y es muy difícil que una persona convencional se sienta identificada con alguien así! Por eso, Stern quiso meterse en la cabeza de Steve Rogers, misión que se tomó muy en serio y para la cual realizó un profundo estudio de los años veinte, la época en la que hubiera nacido el hombre bajo la máscara. Fue entonces cuando hizo un descubrimiento que le sorprendió: aquél había sido un tiempo tan depravado como el actual, con grandes injusticias económicas y corrupción política generalizada. No era cierto que las cosas hubieran cambiado tanto desde entonces: simplemente, los demagogos que engañaban a la gente habían cambiado la radio por la televisión.

 

En cuanto supo que su amigo Stern escribiría la serie, John Byrne tuvo claro que él debía dibujarla, y nadie se hubiera atrevido a negar tal deseo al que estaba considerado como uno de los grandes autores de la época. El entintador Joe Rubinstein completaría un equipo que se encargaría de nueve trepidantes episodios repletos de acción, con nuevos y viejos enemigos y un renovado plantel de secundarios del que surgiría el nuevo interés amoroso de Steve Rogers. Entre las aventuras narradas, algunas se quedarían para siempre en la memoria del lector. A destacar, el encuentro con el Barón Sangre, una escalofriante amenaza de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cuya conclusión dejó boquiabiertos a miles de fans; el capítulo en el que se aborda la hipotética candidatura del Capi a la presidencia, que a punto estuvo de tener un final diferente, o el flashback con el que se corona la etapa, y en el que se rememora el origen del héroe, tan redondo y certero que acabaría siendo novelizado, e incluso convertido en audiolibro.

Aquella época dorada terminó demasiado pronto, cuando ya había alcanzado la categoría de excelente. Los motivos habría que buscarlos en las discrepancias editoriales acerca de algo tan nimio como la duración de la siguiente saga que Stern y Byrne tenían proyectado realizar: un choque contra Cráneo Rojo, el archienemigo del Capi. Ante la imposibilidad de seguir adelante con sus planes, el guionista decidió abandonar la colección, y con él también se fue el dibujante. Pese a todo, ambos recuerdan todavía esta colaboración como una fuente de inmenso disfrute y alegría. Quedó para siempre como uno de los mejores periodos jamás vividos por el Capitán América, y entre los que más acertadamente definen a este defensor de los sueños que no teme nunca enfrentarse a la realidad, por dura que sea.

Artículo aparecido en Marvel Héroes. Capitán América: La leyenda viviente

El abuelo salvaje de Peter

vidaspara

Spider-Man: Vidas Paralelas

¿Cuánto conocemos del árbol genealógico de Peter? Más allá de sus padres, Richard Parker y Mary Fitzpatrick, y por supuesto de sus tíos, Benjamin Parker y May Reilly, o de lo que la tal Teresa insinuara en Negocios Familiares sobre si era su hermana… ¿Alguien sabe, por ejemplo, el nombre de sus abuelos?

Leer más

SPOILERS USA: Así serán los especiales del 50 Aniversario de Spidey

Además del Amazing Spider-Man 692 USA, la celebración oficial del medio siglo de vida de Spidey, en Marvel también han preparado una serie de especiales que ahondan en la historia del trepamuros. De ellos hablamos a continuación, pero recuerda que se trata de…

Leer más