1992. ATURDIDOS POR EL GOLPE DE IMAGE

Es otoño de 1992. En Marvel descubren sorprendidos que los chicos de Image no se han hundido en la miseria, como auguraban los grandes expertos financieros contratados por Terry Stewart. Muy al contrario. Image arrasa con todo lo que se le ponga por delante. El Youngblood 1 (IV 92) de Rob Liefeld, el Spawn 1 (V 92) de Todd McFarlane y el WildC.A.T.S. 1 (VII 92) de Jim Lee alcanzan unas ventas brutales, tanto que sus responsables no tardan en independizarse de los socios de Malibu Comics. Editoriales pequeñas como Valiant, Dark Horse, Topps o la misma Malibu aprovechan el momento para lanzar nuevos títulos, a la vez que DC amplía su ya abultada oferta. Marvel responde con una ofensiva sin igual consistente en inundar el mercado con nuevas colecciones. El sistema de crecimiento de la Franquicia Mutante se aplica a Punisher, Motorista Fantasma, Vengadores y Spider-Man, a cuyo alrededor nacen series de calidad ínfima realizadas por autores desconocidos. También se potencian los títulos de Epic y los de Marvel UK, la sucursal de la editorial en Inglaterra, y se lanza una nueva línea de colecciones bajo el epígrafe Marvel 2099, con versiones futuristas de Spider-Man o Punisher. En total, Marvel pone cada mes ciento cincuenta títulos en el mercado, una cantidad nunca vista. A los ejecutivos de la Casa de las Ideas ni siquiera les interesa que vendan. Prefieren perder dinero si ello sirve para ahogar al competidor. Las librerías especializadas caen en la trampa al principio, pero a largo plazo se encuentran con un stock que nadie quiere comprar, material inamovible cuyo destino final es el saldo.

 

Los fundadores de Image. Foto perteneciente al libro Image Comics. The Road To Independence (Twomorrows Publishing)

En detrimento de las compañías independientes, los establecimientos aumentan también sus pedidos a Image. Saben que van a vender medio millón de ejemplares de cada colección y que el margen de beneficio sobre el precio de portada es más alto que con Marvel. Sin embargo, Image abusa de una táctica comercial que acaba por pasarle factura. La editorial de Jim Lee anuncia títulos que luego retrasa o que nunca aparecen. Los cinco primeros números de WildC.A.T.S, por ejemplo, tardan un año y medio largo en publicarse. La consecuencia inmediata es que las tiendas tienen su dinero paralizado. Los aficionados, por cierto, son casi los mismos de siempre. Existe un nuevo fan, sí, pero compra cómics porque están de moda, y compra básicamente Image. “Nuestros tebeos son los de Image; los de nuestros padres eran los de Marvel y los de nuestros abuelos los de DC”, explica. La explosión de ventas propiciada primero por el lanzamiento de Spider-Man, X-Force y X-Men y luego por los títulos de Image no se traduce en un aumento significativo del público consumidor, sino del mercado especulador. ¿De qué sirven varios millones de copias del X-Men 1 esperando a que su precio se cotice por las nubes si no hay siete millones de posibles compradores? La situación pone contra las cuerdas a las pequeñas editoriales. DC se mantiene en un puesto de privilegiado observador, respaldada por el poder de Warner, su empresa propietaria, aunque eso no le impida dar un campanazo en los medios de comunicación con la muerte de Superman (Superman 75, I 93). Entretanto, Image y Marvel siguen adelante con su escalada bélica.

 

Desde California, Jim Lee y los suyos preparan la contraofensiva. Tiran de agenda telefónica y llaman a todo dibujante Marvel mínimamente comercial. Son la legión de jovencitos imitadores que ha sacado Bob Harras de debajo de las piedras. Hola, soy Jim Lee. ¿Te gustaría dibujar para nosotros? No me importa lo que te paguen. Nosotros te pagamos el doble. Casi todos aceptan. ¿Cómo van a decir que no a Jim Lee, si de mayor quieren ser como él? Las condiciones monetarias también ayudan. Artistas que cobran ciento cincuenta dólares por página en Marvel pasan a ganar entre trescientos y cuatrocientos en Image. “Marvel es nuestra plantación de algodón”, declara entonces Todd McFarlane. “Nos pasamos por allí cada vez que necesitamos negros, vemos lo que nos gusta y nos lo llevamos”. Marvel busca dibujantes, los educa, los cuida, los lanza a la fama. Image los contrata y los convierte en estrellas. ¿Por qué dibujantes, y no guionistas? “Los dibujantes no necesitamos guionistas”, sostiene McFarlane.

Las chicas de La Patrulla-X según Art Thibert, uno de los clones de Jim Lee

Cada uno de los dibujantes aprovechables que consigue la Franquicia Mutante le son arrebatados poco después. Harras se ve obligado a rellenar los huecos como buenamente le dejan. No puede promocionar jóvenes promesas porque acaban fichadas por Image, pero tampoco puede utilizar artistas mediocres porque las ventas bajan. Su estrategia se traduce en probar nuevos talentos en números de relleno y annuales al tiempo que en las series regulares emplea autores de perfil corporativo, esa buena gente cuya fidelidad a la empresa está por encima de cualquier oferta tentadora. Eso sí: ahora sabe, gracias a su experiencia con Jim Lee, que la fidelidad merece recompensa. En concreto, los hijos de Joe Kubert firman contrato con Marvel por medio millón de dólares anuales, sin contar los incentivos provenientes de las ventas. Andy Kubert pasa a X-Men (XM 14, XI 92), y Adam Kubert a Wolverine (WOL 75, XI 93). Bob Harras llama también a John Romita Jr. para rellenar el hueco dejado por Brandon Peterson en Uncanny (UXM 300, V 93). En X-Factor sustituye a Jae Lee por Joe Quesada (XF 87, II 93), y en X-Force a Mark Pacella por Greg Capullo (XFO 15, X 92). Cuando Capullo cae en las redes de McFarlane lo cambia por un desconocido y prometedor chaval llamado Tony Daniel (XFO 28, XI 93). El futuro de éste último también pasa por cierta oficina en California.

X-Force, según Tony Daniel

Marvel utiliza como arma incluso los trucos del enemigo. Se sirve de portadas dobles, de portadas con hologramas, de portadas troqueladas, de portadas en relieve, de portadas con tintas metálicas; aumenta las colecciones hasta el infinito y más allá; mejora el papel; sube los precios; multiplica los crossovers y dobla las apariciones en otras series de sus personajes más populares. Lobezno manifiesta un nuevo poder mutante antes desconocido, la ubicuidad. Puede estar al mismo tiempo en su propia colección, en Uncanny y en X-Men, en Marvel Comics Presents, en el especial que toque ese mes (casi siempre explorando situaciones de su pasado que se contradicen las unas con las otras) y como invitado en multitud de títulos. Puede estar allá donde se requiera su presencia. Más que nunca, Lobezno es el mejor en su trabajo. Más que nunca, su trabajo no resulta agradable.

 

Conforme pasan los meses, los autores acaban sometidos a una férrea disciplina cuasi militar. Alguien analiza con lupa las ventas de Excalibur. Son buenas, por encima de la mayoría de títulos Marvel. Pero hay un problema: por debajo del resto de los títulos mutantes. Debe resolverse. ¿Cómo es posible que Excalibur venda doscientos mil ejemplares si X-Men vende seiscientos mil? Sólo hay una respuesta posible. La X de Excalibur no es todo lo grande que debiera; En Excalibur no sale Lobezno. En Excalibur no aparece la Patrulla-X. En Excalibur no hay crossovers. Por otra parte, Harras y sus chicos tienen un pequeño problema con su autor. Alan Davis cuenta historias. Alan Davis explica la cronología completa de Fénix en un único número. Alan Davis tiene ideas, las desarrolla y las concluye. No hay nada malo en eso, pero son argumentos que se podrían aprovechar mucho mejor en las series principales. ¿Cómo es posible que Excalibur salve al universo y la aventura no se desarrolle en un crossover? ¿Quién se cree Alan Davis que es? Las presiones aumentan. Nos gusta mucho Excalibur, pero la Patrulla-X debería aparecer más, dicen. Nos gusta mucho Excalibur, pero nos gustaría todavía más si la colección no estuviera tan aislada de las otras series mutantes, insisten. Nos gusta mucho Excalibur, pero la aparición de Mariposa Mental (EX 55, X 92) no la has coordinado con nosotros, protestan. Finalmente, ante la incapacidad de narrar sus aventuras con un mínimo de libertad, Davis dimite junto con el editor Terry Kavanagh (EX 67, VII 93). La edición de la serie recae entonces en manos de Harras, quien cede los guiones a Scott Lobdell. En el ámbito artístico, Excalibur se convierte en un campo de pruebas para nuevos dibujantes, mientras que en el argumental Lobdell prepara, como no, el siguiente crossover.

Todo vale en la Casa de las Ideas, reconvertida en la Casa de los Líos. Entre los títulos con los que Marvel invade las librerías se sitúan varias miniseries mutantes, en concreto las dedicadas a Masacre (Deadpool 1-4, VIII-XI 93), Dientes de Sable (Sabretooth 1-4, VIII-XI 93) o Gambito (Gambit 1-4, XII 93-III 94), y dos colecciones regulares, X-Men Unlimited (VI 93) y Cable (V 93). La primera, con sesenta y cuatro páginas y periodicidad trimestral, pretende “contar esas historias que no tienen cabida en otro sitio”. En realidad, X-Men Unlimited sirve sobre todo para desfogar a nuevos dibujantes, como Chris Bachalo (XMU 1, VI 93) o Jan Duursema (XMU 2, IX 93). El lanzamiento de Cable supone un problema para su guionista, Fabian Nicieza, obligado a cambiar argumentos ya preparados para X-Force. Nicieza aprovecha la nueva colección para dar a conocer el dramático mundo del que procede el protagonista. Por primera vez, se atisba una cierta evolución hacia una mayor serenidad y trascendencia. Aparecen un hijo y una esposa fallecida mientras se señala a Apocalipsis como principal responsable de que el siglo XXXVIII sea un auténtico infierno. También se aclara que Cable es Nathan Summers, el hijo de Cíclope, mientras que Dyscordia es un clon, y no al revés, como se insinúa en La canción del Verdugo.

SOMBRAS DEL PASADO: DE LA GATA NEGRA A NORMAN OSBORN EN “UN NUEVO DÍA”

En los años ochenta, mucho antes de que decidiera asentar la cabeza y casarse, el trepamuros vivió el más ardiente romance de su historia. Decimos el trepamuros y decimos bien, porque La Gata Negra, la espectacular ladrona de buen corazón con la que Spidey compartió cama y hazañas superheroicas durante una buena temporada, no quería saber nada del hombre detrás de la máscara. Felicia Hardy fue una de las grandes atracciones de la época, y su impronta quedó marcada en el Hombre Araña de tal manera que el personaje regresó de forma intermitente a lo largo de los años del matrimonio. La gran diferencia que encontraron los guionistas arácnidos en 2010 es que ese matrimonio había dejado de existir. ¡Miau!

 

La Gata Negra fue una creación de Marv Wolfman y Keith Pollard que había debutado en The Amazing Spider-Man #194 USA (1979). Desde el principio entabló una química muy especial con el protagonista de la serie, que tenía que dar caza y captura a una delincuente por la que se sentía extraordinariamente atraído. Felicia Hardy y Spidey estuvieron varios años jugando, nunca mejor dicho, el juego del gato y el ratón, hasta que ella se alzó como la gran novia arácnida de los años ochenta, en un romance auspiciado por la etapa que estaba escribiendo Roger Stern en The Amazing Spider-Man, pero que desarrolló fundamentalmente Bill Mantlo en la colección hermana, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man. Ambos formaban pareja tanto en la vida privada como en las aventuras que vivían en las calles de Nueva York, y ocurrieron circunstancias tan peculiares como que, durante una temporada, las fotos que vendía Peter al Daily Bugle eran las que hacía Felicia. Pero la relación tenía un indudable problema de confianza: cuando el trepamuros se desenmascaró ante su nuevo amor, ella rechazó de plano a Peter Parker, puesto que quien de verdad le resultaba atractivo era el Hombre Araña, no un individuo convencional y sin el menor atractivo. Felicia además no se sentía a la altura de Spidey frente a villanos temibles, como El Duende, así que pactó con Kingpin que le concediera poderes “de mala suerte”. El secreto fue, en último término, lo que dio al traste con la relación, dejando poco después la vía abierta para que Mary Jane entrara en escena y se encadenara a Peter en matrimonio.

 

En los años siguiente, La Gata Negra siguió formando parte de la vida de Spiderman, pero de manera intermitente y girando alrededor de otros personajes secundarios, como Flash Thompson, con el que estuvo saliendo una temporada. En 2002, una miniserie compartida entre Spidey y Felicia la colocó de nuevo en el disparadero. La historia de Kevin Smith, con dibujo de Terry y Rachel Dodson, descubrió al personaje a nuevas generaciones y lo redefinió para el siglo XXI. La Gata Negra repitió durante la etapa de Mark Millar y también de los Dodson, en Marvel Knights: Spider-Man, pero se perdió de vista con la locura en que se convirtió la vida de Spidey a partir del momento en que se unió a Los Nuevos Vengadores. Es así como llegamos al momento actual, en que Mary Jane vuelve a formar parte de la vida de Peter, después de una larga ausencia, pero hay un hecho diferencial evidente, y es que ya no es su esposa. El editor Stephen Wacker encargó en este punto a Joe Kelly que tejiera una historia de enredo, en que La Gata Negra recupera su actitud de los años ochenta, con su interés delimitado al Hombre Araña, y no a quien quiera que sea cuando se quite la máscara, y con muchas otras mujeres revoloteando alrededor de su figura: Carlie, Michelle, Norah y, por supuesto, Mary Jane.

 

“No veía la hora de recuperar a la Gata Negra”, confesó Kelly en aquel momento. “Es muy divertida, y consigue meter siempre a Spiderman en enormes líos. Es una fuerza irresistible de la que Peter no puede apartar sus ojos. Con ella alrededor, sabes que las cosas saldrán mal, pero no puedes evitarlo”. El relato inicial dedicado al personaje se ve complementado con una segunda historia, también escrita por Kelly, con dibujos del madrileño Ken Nimura. En Estados Unidos, se publicó en un número posterior de Amazing, pero en esta edición se adelante unos pocos números, para así mantener la unidad literaria, cronológica y temática.

 

El segundo bloque de este tomo lo ocupa la última saga escrita por Marc Guggenheim para Spiderman antes de marcharse de Marvel para concentrar sus esfuerzos en la televisión. En ella, se volvía sobre otra figura que había sido de enorme relevancia en el pasado del personaje, para luego desaparecer. Se trataba de Ben Reilly, el clon de Peter Parker que fuera creado por Miles Warren en una sobrecogedora historia a mediados de los años setenta y que a mediados de los noventa protagonizó la más larga y convulsa saga de la Franquicia Arácnida. Ben Reilly alcanzó tal importancia que llegó a sustituir al propio Peter en su papel de Spiderman durante una pequeña temporada, que finalizó ante las protestas generalizadas de los lectores. En aquel momento, y para acallar el vendaval de críticas, los editores y guionistas decidieron eliminar a Ben Reilly y certificar que se trataba del clon de Spidey. A partir de ese momento, se extendió una sombra de silencio sobre su figura, quedando vetada la posibilidad de su regreso. Guggenheim, no obstante, encontró una falla en ese edicto. Ben Reilly debía permanecer desaparecido, pero nadie había dicho nada sobre Kaine, el primer e imperfecto clon de Peter Parker, que en los noventa amagó con alzarse como uno de sus villanos más interesantes y cuyo potencial estaba todavía por desarrollar. El regreso de Kaine en estas páginas supuso el comienzo de un largo camino, que habría de desarrollarse a lo largo de los años posteriores.

 

Kaine fue elegido para inaugurar una nueva serie arácnida, Web of Spider-Man, consagrada a sustituir a los Amazing Spider-Man Extra y Amazing Spider-Man Family que se venían alternando hasta ese momento. Stephen Wacker volvió así sobre una cabecera histórica de los ochenta y los noventa, aquella en la que, precisamente, tuvo lugar el regreso de Ben Reilly. El propósito de esta nueva iteración era mucho más claro que el de los títulos que sustituía. Web of estaba consagrada a servir de background para Amazing. En la edición española, cada historia se ofrece intercalada en el momento argumental oportuno, de manera que el relato de Kaine con el que se inaugura la iniciativa antecede a la saga de Guggenheim. Su guionista es nada menos que J. M. DeMatteis, escritor de “La última cacería de Kraven” y que fuera el creador de Kaine en la miniserie: Spider-Man: The Lost Years (1995).

 

El tomo continúa de nuevo con Joe Kelly, que viene acompañado del que fuera su personaje fetiche, Masacre. En 1997, este guionista se dio a conocer a través de la primera y muy divertida serie abierta del Mercenario Bocazas, que encontró uno de sus momentos más destacados en un episodio donde Wade Wilson viajaba hasta el pasado y se integraba en un cómic mítico del Amazing Spider-Man de Stan Lee y John Romita… ¡haciéndose pasar por Spidey! Masacre gozaba de una renovada popularidad en el momento de publicarse la historia que aquí ofrecemos, de forma que era cuestión de tiempo que se cruzara en el camino del trepamuros, y qué mejor que hacerlo de la mano de Kelly. No sería sino el prólogo de una futura reunión mucho más ambiciosa.

 

Y para el cierre, una guinda muy especial: el episodio de Spiderman relacionado con “Reinado Oscuro: La lista”, en el que Dan Slott y Adam Kubert retomaban el argumento de “Hijo de América”. En “La Lista”, el jefe de HAMMER se proponía cumplir sus objetivos más ambiciosos, y entre ellos se encontraba la aniquilación de Spiderman. Poco imaginaba que el final de su Reinado Oscuro estaba cada vez más cerca, y que Peter Parker jugaría un papel fundamental en el mismo.

 

 

 

Artículo publicado originalmente en Marvel Saga. El Asombroso Spiderman nº 24

EL ASOMBROSO SPIDERMAN 136: ¿POR QUÉ TANTA SERIEDAD?

Con todo el lío del Plan Editorial, el mes pasado apenas nos dio tiempo a contar nada sobre nuestra recién estrenada serie arácnida. ¡Ha vuelto un clásico! Peter Parker, The Spectacular Spider-Man fue la segunda colección abierta mensual que lanzó Marvel con el trepamuros como protagonista, allá por 1976. Más de cuarenta años han pasado, mira que somos viejos. Este nuevo volumen viene a ser continuador de aquella cabecera, algo que ha reconocido la propia editorial con el salto a Marvel Legacy, puesto que asumirá la numeración histórica de la misma. Concentrados en el presente, algunos detalles a tener en cuenta.

 

LOS AUTORES Escribe Chip Zdarsky, cuyo verdadero nombre es Steve Murray. Periodista canadiense de 41 años, Zadarsky se ha hecho muy popular como artista de la estupenda serie Sex Criminals. En Marvel, aunque ha dibujado alguna cosita puntual, se ha concentrado en su talento literario. Ha escrito las últimas series de Howard El Pato y Starlord, ambas muy frescas y divertidas. Adam Kubert por su parte es un veterano artista que, al igual que su hermano, se dio a conocer en Marvel en los años noventa, donde realizó portentosas etapas en Wolverine, The Uncanny X-Men o The Incredible Hulk. Tras un tiempo en DC, regresó a casa para encargarse, entre otras cosas, de la miniserie principal del trepamuros durante las Guerras Secretas. Con este nuevo proyecto ha renovado su atención hacia Spidey.

 

ESTE TÍO ES NUESTRO GUIONISTA

Está claro que es muy de Spidey

 

LA ORIENTACIÓN No ha cambiado nada: The Amazing Spider-Man sigue siendo la serie principal del Hombre Araña y el destino de éste lo continuará guiando Dan Slott, pero en Spectacular nos encontraremos con una vertiente más clasicista de sus aventuras. Olvídate aquí de los líos empresariales del lanzarredes o de las aventuras internacionales a lo James Bond. Nuestro foco estará sobre el día a día de Peter Parker en Nueva York y de cómo afecta eso a su identidad secreta. Hay mucho humor, mucha nostalgia por el pasado y mucha ligereza. Es una serie luminosa y clasicista, pensada en consonancia con el giro que está dando Marvel en estos momentos. “Quiero crear un cómic divertido al que cualquiera que le guste el personaje entre sin problemas, pero también un cómic en que las cosas se van enseguida de madre”, asegura el guionista. Se enganchó al personaje en los tiempos gloriosos de los ochenta y eso se nota en cada viñeta.

 

LAS SORPRESAS La primera en la frente fue el regreso de Teresa, la mujer que en Spiderman: Negocios familiares afirmaba ser la hermana perdida de Peter Parker. Dado que esa Original Graphic Novel se publicó hace unos tres años y que su trama no había tenido impacto posterior, casi nos habíamos olvidado por completo de ella. La otra gran sorpresa la tenemos en el último episodio de este mes. J. Jonah Jameson ahora sabe que Peter es Spiderman y las consecuencias se harán sentir por todo lo alto. Basta repasar lo que ocurrió con el bueno de Jameson después de que Peter saliera del armario durante “Civil War” para imaginarse lo que nos espera. Este episodio en concreto corre a cargo del también canadiense Michael Walsh (Vengadores Secretos), pero Kubert estará listo para volver en el siguiente. Será ya en junio, dentro de Marvel Legacy y por lo tanto con la numeración clásica reactivada. ¡Y eso quiere decir que nos lanzaremos a por el #300 USA en ese mismo tomo!

 

¿RECORDABAS A TERESA?

Así fue su espectacular debut

 

Spot On aparecido originalmente en El Asombroso Spiderman nº 136

PLAN EDITORIAL 2018: LA ACTUALIDAD

Estrenamos año y estrenamos colección americana arácnida. En este número irrumpe Peter Parker, el Espectacular Spiderman, la cabecera con la que Chip Zdarsky y Adam Kubert buscan recuperar el sabor clásico del personaje, mientras Dan Slott sigue en paralelo con su particular epopeya. Hablaremos con más detalle al respecto de ello, pero ahora nos toca adelantar las claves del año que empezamos. Dado que Spidey es uno de los personajes con mayor número de lanzamientos, ¿qué te parece si repartimos el esfuerzo entre las dos colecciones protagonizadas por sendos Peter Parker? Aquí nos quedamos con la actualidad, mientras que en Renueva tus votos te contamos los clásicos.

 

EL ASOMBROSO SPIDERMAN Ya tenemos bastante cerrado el calendario para todo el año de la principal cabecera del trepamuros en España. En enero y febrero, el primer arco de la nueva Spectacular; en marzo y abril pasamos al final de la etapa de Kelly y McGuinness en Spiderman / Masacre, para ya en mayo meternos de lleno en Marvel Legacy. Durante los primeros tres meses, acogeremos una aventura completa en cada tomo, siguiendo el orden de Amazing, Spectacular y la colección compartida con Wade. Agosto y septiembre quedan reservados para “Veneno Inc”, el cruce entre Amazing y la nueva colección del Protector Letal. Y atención, porque si nada se tuerce nuestra previsión señala los tres últimos meses del año como un “todo Amazing”, que conduciría al #800 USA en diciembre.

EL PERSONAJE DEL AÑO

Veneno regresa a los orígenes

 

VENENO Una de nuestras grandes apuestas para el año. Veneno ha dado el campanazo como no ocurría desde los años noventa. El personaje ha vuelto a las raíces en su nueva cabecera, cortesía de Mike Costa, primero con Gerardo Sandoval a los lápices, luego nada menos que con Mark Bagley. Se trata de la primera colección de toda Marvel en recuperar la numeración clásica y además se situará en el centro de atención gracias a la película que protagonizará Veneno y que se estrenará a comienzos de octubre. Nuestro planteamiento para la grapa es el de ofrecerte entregas dobles, durante todo el año, de manera que nos permita sincronizarla con El Asombroso Spiderman y dejarlo todo listo para el cruce que acogeremos aquí durante el verano. Mientras tanto, el prólogo de “Universo Veneno” lo verás recogido en un 100 % Marvel de tapa blanda, idéntico formato en que lanzaremos la saga propiamente dicha. Las fechas de salida son febrero y abril, respectivamente. No obstante, y dada la importancia que tendrá el Protector Letal a lo largo del año, no descartamos otras publicaciones a su alrededor.

 

UNA HIJA ADOLESCENTE

Annie crecerá con Marvel Legacy

 

OTROS HOMBRES ARAÑA Tanto Renueva tus votos como Spider-Man saltarán a Marvel Legacy este marzo. La primera con un salto de nada menos que ocho años para sus protagonistas y un nuevo equipo creativo, el formado por Jody Houser y Nick Roche; la segunda con la presentación de unos nuevos Seis Siniestros. Apunta además que sigue adelante Spidermen II, hasta su final natural, en marzo. Y en el apartado de formatos recopilatorios, apunta detalles, todos en 100 % Marvel de tapa blanda: Spiderman 2099 termina en el sexto tomo (enero), para ser sustituida por Ben Reilly: Araña Escarlata en abril, con segundo tomo en julio. Se mantiene así la ración arácnida de Peter David. Y Spider-Gwen regresa además en mayo, con su tercer tomo.

 

Spot On perteneciente a El Asombroso Spiderman nº 135

De arañas en las Secret Wars

 

 

A estas alturas todos estaréis al tanto de que, en España, apenas queda una entrega para que terminen las nuevas Secret Wars de Jonathan Hickman y Esad Ribic. Dicho evento ha tenido como escenario principal el Mundo de Batalla, que comparte poco más que el nombre con el original. Bajo la férrea vigilancia del Dios Muerte, y su escuadrón de Thors, el nuevo Mundo de Batalla está compuesto por restos de universos alternativos presentes, pasados y futuros de la historia de Marvel, que escaparon a la aniquilación total del multiverso. Así pues, de la distopía desértica del Viejo Logan puedes pasar a un territorio donde Apocalipsis reina supremo o a otro donde todos sus habitantes son Hulks.

Cada uno de esos reinos ha servido a Marvel para contar toda clase de historias alternativas con sus personajes, y el trepamuros no podría ser menos. Hasta cuatro relatos distintos (aunque tres tomos) han tenido una o más arañas como protagonistas, que Panini tuvo a bien recopilar por separado en los tomos de la serie mensual. Adentrémonos en cada uno de ellos para ver que acabó saliendo de ellos…

TIGRE, TE HA VUELTO A TOCAR LA LOTERIA 

El Asombroso Spiderman 110

Guión: Dan Slott

Dibujo: Adam Kubert

Contiene: The Amazing Spider-Man Renew Your Vows 1-5 USA

Formato: Comic-book 17×26, lomo, 120 páginas

Precio: 6,95 €

Cuando los misteriosos teasers que anunciaban estas miniseries de Secret Wars empezaron a salir a la luz, este fue el más polémico y en Marvel lo sabían. Dicha imagen es la que encabeza la portada, ni más ni menos que Peter Parker y Mary Jane casados, con una hija en común y el eslogan Renueva Tus Votos. A medida que los engranajes de Secret Wars iban tomando forma, el desconcertado fandom pudo saber de que se trataba todo aquello pero aún así eran bastante altas. La posibilidad de ver a unos Peter y MJ alternativos vivir juntos todo lo que les esperaba si el fatídico pacto con Mefisto en Un Día Más no hubiera tenido lugar era demasiado tentadora. Pero una vez más, Dan Slott volvió a jugar con las expectativas.

Porque lo que acabamos teniendo fue un what if arácnido sobre la familia, el poder y la responsabilidad. Sí, es cierto que el matrimonio Parker y su hija Annie (no confundir con May “Mayday”) son el núcleo de la historia, pero no hay mención alguna a Mefisto, ni a ningún otro de los acontecimientos que llevaron a la anulación del matrimonio. Descartada entonces una tercera parte de “Un Día Más” ¿de que va la historia?

Nos encontramos con un territorio del Mundo de Batalla llamado la Regencia. Prácticamente todos los superhéroes del mundo fueron cayeron la noche en la que Augustus Roman se convirtió en Regente y derrotó a los Vengadores absorbiendo todos sus superpoderes a medida que lo hacia. Sin embargo, Spider-Man no se encontraba entre ellos porque estaba protegiendo a su familia. Conseguirlo, le llevó a romper su propio código moral y abandonar las redes. Años después, cuando un incidente expone a Annie ante el regente, Peter se ve obligado a volver al ruedo…

Como veis la premisa es muy interesante al plantear conflictos morales muy en la linea del trepamuros. ¿Que es más importante, proteger al mundo o a tu familia? ¿Hay alguna forma de elegir ambas cosas?. Sin embargo, Slott desata demasiado su vena de escritor de blockbuster, presentando héroes y supervillanos por doquier en multitud de escenas de acción cuando debería centrarse solo en Peter y su familia.

Aunque la trama llega a una resolución muy satisfactoria, apenas hay justificación interna para la decisión que acaba tomando Peter. Creo que con cinco números había bastante para pavimentar el terreno, pero la historia se distrae demasiado y el resultado final queda forzado.

Esto no quita que haya diversos aciertos en la miniserie, siendo el principal la dinámica familiar entre Peter, MJ y Annie. La pareja es totalmente reconocible en su nuevo rol como padres y a pesar de resultar algo tópica en ciertos momento Annie se hace querer. El dibujo corre a cargo de un irregular Adam Kubert, que tan pronto te da un Veneno de infarto como comete errores de raccord entre viñeta y viñeta.

En conclusión, nos encontramos con una historia que decepcionará a los que buscan la continuación de Un Dia Más, y como relato autónomo solo funciona a medias en lo que plantea, pero que nos permite echar un vistazo bastante satisfactorio a la vida familiar de Spider-Man.

NOTA: 7,5/10

 CIMENTANDO EL SPIDERVERSO

Guión: Mike Costa

Dibujo: Andre Araujo

Contiene: Secret Wars: Spider-Verse 1-5 USA

Formato: Comic-book 17×26, lomo, 128 páginas

Precio: 6,95 €

El Asombroso Spiderman 111

Algunas de las miniseries englobadas dentro de Secret Wars, lejos de limitarse a reconstruir el escenario de un evento o situación de la historia del Universo Marvel, sirvieron como pista de lanzamiento de las nuevas series regulares del Nuevo Universo Marvel. Es el caso de la que nos ocupa, que toma el nombre del evento arácnido más reciente y cuenta con algunos de sus protagonistas: Universo Spider-Man.

En una Manhathan en la que Norman Osborn es el alcalde y Spider-Man ha desaparecido, seis personajes con poderes arácnidos han aparecido de la nada. Ellos son Gwen Stacy (alias Spider-Woman), Spider-Man UK, Spider-Man India, Spider-Man Noir, Spider-Ham y Spider-Girl (Anya Corazón). Unidos por la Red de la Vida y con vagos recuerdos de una vida anterior, este grupo de arañas deberá enfrentarse a las maquinaciones de Osborn…

Bajo esta trama se esconde una excusa para presentar a los que serán los protagonistas de Web Warriors, es decir, el grupo de defensores del multiverso que se unió al final de Universo Spider-Man.Y cabe destacar que esta función la serie la cumple de maravilla. Spider-Gwen es la que sirve como núcleo de la historia, algo lógico si tenemos en cuenta su reciente popularidad, pero la dinámica de grupo funciona muy bien, especialmente en los casos de Spider-Man UK, India y Noir, cada uno con su personalidad bien definida a la hora de afrontar una pelea (algo difícil de lograr si tenemos en cuenta que todos los personajes comparten los mismos poderes)

Con Spider-Ham como un alivio cómico más ácido que de costumbre personaje que queda inexplicablemente ignorado es Anya Corazón. No cumple papel alguno en la trama y podría ser sustituida perfectamente por cualquier otro arácnido. Esta Spider-Girl lleva prácticamente desde su creación tratando de encontrar su lugar en la parcela arácnida, así que esperemos que tenga más suerte al empezar su serie regular.

Pasando a los puntos más flojos de la miniserie, el potencial de la trama queda prácticamente anulado al servir como excusa para la reunión de arañas. La idea de una Gwen Stacy alternativa frente a un Norman Osborn es muy atractiva y en la miniserie la desperdicia en su mayor parte. Momentos que se presuponen emotivos no lo son todo lo que deberían. Pero si hay algo que empaña el tebeo es el arte de André Araujo. Aunque tiene algunas composiciones de página interesantes, su estilo feista y apresurado provoca diseños de personajes muy poco inspirados y expresiones faciales entre lo extraño y lo horrendo.

Universo Spider-Man es un tebeo que no pasará a la historia como relato unitario,pero que sirve como buen punto de partida para la colección de los Web Warriors, ya su guionista Mike Costa nos demuestra que es capaz de manejar con soltura a sus protagonistas. Solo cabe esperar que la trama general y el dibujo mejoren de cara a la cabecera.

NOTA: 7,5/10

LOQUESEA-ISLAND

El Asombroso Spiderman 112

Guión: Christos Gage, Tom DeFalco

Dibujo: Paco Diaz, Sal Buscema

Contiene: Secret Wars: Spider-Island 1-5 USA

Formato: Comic-book 17×26, lomo, 112 páginas

Precio: 6,95 €

Cuando Dan Slott empezó su etapa en solitario como guionista de Amazing Spider-Man, podría decirse que Spider-Island fue el primero de sus eventos, con varios tie-ins y one-shots relacionados. Ahora, la Manhattan infectada por un virus que dota a sus habitantes de poderes arácnidos que a su vez les vuelven esclavos de la Reina vuelve en Mundo de Batalla, solo que en este escenario, Peter Parker fracasó a la hora de detener la infección y es Flash Thompson, alias el Agente Veneno, quien lidera lo que queda de la maltrecha resistencia.

A partir de esa premisa Christos Gage, el copiloto de Slott durante gran parte de su andadura con el trepamuros, crea una historia sin más propósito que la de entretener mediante situaciones rocambolescas que no podrían suceder en otro sitio que no fuese un what-if, y que elevan el listón de lo absurdo cada vez que parece que no puede ir a más.

Es una miniserie muy entretenida para ver todo tipo de monstruos dándose de tortas, pero que desanimará a todo aquel que vaya buscando algo de profundidad argumental. El único atractivo en ese sentido es la marcada presencia de un Flash Thompson al que da gusto ver asumiendo el liderazgo (especialmente para los fans de la etapa de Rick Remender en Veneno, en las que fueron las primeras aventuras de Flash con el simbionte), pero por lo demás todo es muy superficial, quedando especialmente desaprovechado el papel de Tony Stark en la historia. El dibujo de Paco Diaz funciona muy bien en la mayoría de secuencias,especialmente cuando hay dinosaurios de por medio pero en otras se le nota muy descuidado e incluso apresurado. Aún así, en su senzillez es posible que Spider-Island sea la más redonda de las 3 miniseries arácnidas que ha generado Secret Wars.

Por otra parte, los designios de la Oficina Arácnida son inescrutables y como complemento de Spider-Island viene una miniserie protagonizada por May “Mayday Parker”con los guiones de su creador Tom Defalco y dibujo de Sal Buscema. Este relato, sin relación alguna con Secret Wars (en ningún momento hay ninguna evidencia de que el MC2 sea parte del Mundo de Batalla), sirve de secuela al estado en el que quedó Mayday al final de Universo Spider-Man, con su padre muerto y ella asumiendo la identidad de Spider-Woman.

El principal problema del guión es que el confilcto que atraviesa la protagonista es el mismo que en Universo Spider-Man, y allí ya parecía haberlo superado, por lo que desprende cierta sensación reiterativa. Sin embargo, tanto por el dibujo de Sal Buscema como por la multitud de personajes que aparecen en estas páginas, el relato resulta todo un homenaje (¿final?) al Universo MC2.

NOTA: 8/10