SPIDERMEN II 4: UNA HISTORIA DE DOS BARBARAS

Si creías que el mes pasado ya te habías enterado de todo lo que tenías que saber acerca del otro Miles Morales… bueno, este número ha venido a desmentir tal conjetura. Seguimos escarbando en el pasado del mejor amigo de Wilson Fisk y pasando por los momentos que han definido su vida. El hombre que se llama igual que nuestro joven trepamuros abre y cierra el cómic, mientras que el auténtico Miles, junto a Peter Parker, que más que coprotagonista parece comparsa, se quedan con el resto de las páginas.

 

EL RECUERDO DE VANESSA

Ya sabes que siempre tenemos problemas para situar acontecimientos del pasado del Universo Marvel en una cronología bien definida. El Universo Marvel está hecho para durar, y de ahí que haya acontecimientos que se narraron en cómics publicados hace diez, treinta, cincuenta o incluso más años, pero que para el personaje protagonista ocurrieron un tiempo atrás imposible de precisar. Bendis, que se las ha visto y se las ha deseado con este tema, ya opta por simplemente indicar que algo sucedió hace muchos años. El caso que aquí nos ocupa es el de la muerte de Vanessa Mariana Fisk, la esposa de Wilson Fisk. Este secundario fue presentado, por Stan Lee y John Romita, en The Amazing Spider-Man #70 USA (1969), aunque hasta unos meses después no la veríamos de manera completa. Esta sufriente esposa pasó toda su vida intentando que su marido abandonara el crimen organizado para dedicarse a los negocios honestos… algo que nunca terminó de conseguir. Vanessa murió fuera de plano, de manera que supimos de ello en Daredevil vol. 2, #93 USA (2007. Marvel Saga. Daredevil nº 16), cuando ya no era Bendis quien se encargaba de las aventuras del Diablo Guardián, sino su sucesor, Ed Brubaker. En tiempo real, ha pasado más de una década desde la publicación del cómic, pero en “Tiempo Marvel” no debería llegar siquiera a un par de años.

 

A LA SOMBRA DEL OGRO

Vanessa, modelo de esposa de mafioso

 

LA TENTACIÓN PERMANENTE

A Bendis le queda muy poquito tiempo en Marvel. De hecho, cuando leas estas palabras, ya habrá abandonado la editorial en la que se ha dejado los dieciocho años más brillantes de su carrera. Pero en estos episodios escritos por él que nos quedan por leer todavía podemos llegar a contemplar uno de sus lugares comunes: el de Spider-Man desvelando la identidad secreta a la chica que le gusta. En tiempos de Stan Lee, Steve Ditko y John Romita, no había nada que Peter Parker protegiera más que su identidad secreta. Nadie la conocía en aquel entonces, y la excepción a esa regla era una auténtica pesadilla (El Duende Verde, para ser exactos). Cuando Bendis reinventó el personaje para el siglo XXI, en Ultimate Spider-Man, quiso que la realidad del momento actual se hiciera presente en la serie, y en esta realidad no hay nada más frágil que el anonimato. El trepamuros definitivo enseguida se desenmascaró ante Mary Jane, y detrás de ella vinieron muchos más. Una gran parte de los villanos sabían quién era, y cuando murió lo supo todo el mundo. La fiesta ha continuado con Miles, que trató de mantener el secreto durante un tiempo, pero a estas alturas lo conoce la práctica totalidad de su entorno, SHIELD, un montón de compañeros de heroicidades… ¿por qué no Barbara, esa chica que acaba de conocer y que bien podría ser hija de agentes de Hydra? ¡No es una exageración, es algo que ya ha ocurrido! Por cierto, que no te pase inadvertido que esta Barbara, con la que hay tanta química, se llama igual que la que fuera esposa del otro Miles. ¿Nos está diciendo Bendis que están condenados a vivir vidas paralelas? ¿Y qué significa exactamente eso para nuestro héroe? Ah, sí: tanto Miles como Peter recuerdan las Guerras Secretas… y todo lo que ocurrió antes. La cosa está tan calentita que el próximo número quizás sea el del regreso del Universo Ultimate.

 

MILES LE CONTÓ TODO

Y en su casa eran muy de Hydra

 

Spot On originalmente aparecido en Spidermen II nº 4

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *