Spider-Man: Un gran poder…

ungran.jpg

Guión: David Lapham
Dibujo: Tony Harris

Contiene Spider-Man: With Great Powers… 1-5 USA
Después de la picadura de la araña, pero antes de asumir sus responsabilidades, Peter Parker era un tímido adolescente que acababa de recibir un gran poder… ¡Sin pagar nada a cambio! Feliz junto a tío Ben y tía May, pero acosado por los matones del instituto y rechazado por las chicas, Peter descubre que la picadura de una araña radiactiva le ha dado la fuerza para conseguir todo lo que pueda desear. ¿Fama? ¿Dinero? ¿Coches rápidos? ¿Chicas? Todo. Pero las cosas no tienen por qué ser tan fáciles, como pronto descubrirá, en este revelador relato sobre los primeros días de existencia de Spiderman.

Interesante propuesta la que nos plantea David Lapham: echar un vistazo más amplio a lo que Peter pudo vivir durante el Amazing Fantasy #15.
Todos conocemos el proceso que nuestro amigo siguió tras la picadura de la araña radioactiva, con su transformación en una persona soberbia que indirectamente conduciría a la muerte de su tío Ben. Esa evolución, tal vez involución, forma el grueso del argumento del tomo que nos ocupa, introduciendo por el camino nuevos personajes y situaciones que lo colocan fuera de continuidad.

Me esperaba casi una sobreexplotación del lado más borde de Peter, pero no llega a tanto. Mejor dicho, no llega a nada y no se decanta ni hacia un lado ni hacia otro, dando como resultado una historia insípida, vacía y redundante que ocupa nada menos que cinco números USA.
Once condensadas páginas utilizó Stan Lee para hacer algo infinitamente más atractivo, en las que también dejó claro el cambio que sufrió el muchacho. Ni siquiera Byrne, en su delirante Chapter One, llegó apenas a alterar ese número mítico en lo básico, sabedor de su gran fuerza.

El dibujo de Tony Harris es correcto, pero flaquea bastante en los diseños para Flash, tía May y –especialmente- tío Ben, quien parece un calco de Stan Lee(no sé si ese era su propósito). Desconcertante también me ha resultado en los rostros, la mayoría con desviación de la comisura de la boca, algo típico de los afectados de parálisis facial…

En definitiva, un tebeo flojito. No obstante, si queréis saber más sobre él y ver algunos bocetos, recomiendo este estupendo artículo del amigo Celes J.

13 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *