SPIDER-MAN: LA HISTORIA GRÁFICA, PARTE 8: EL DEBATE SOBRE LA ENTRADA DE PETER EN LA UNIVERSIDAD

El ambiente urbano en que se desenvolvía el trepamuros fue realista desde el primer momento. La influencia de Eisner en Ditko quedó patente en las caras, muy cercanas a la caricatura, pero también en una Nueva York más parecida a la Central City de The Spirit que a la ciudad de los prodigios que aparecía en las aventuras de Los Cuatro Fantásticos o de Los Vengadores, con sombras, callejones y sordidez hiperrealista (p 62).

 

Ditko se sumergió hasta tal punto en la plasmación de Nueva York que llenó las paredes de su estudio con mapas y dibujos en planta de la casa de Tía May, de las oficinas del Daily Bugle o del Instituto Midtown. Esa dedicación, por cierto, se reflejó en los extras de una de las mayores apoteosis de su trabajo con el trepamuros: el primer especial fuera de colección (p.63).

 

Los Seis Siniestros agruparon a los peores villanos a los que se había enfrentado el arácnido hasta la fecha, dejando fuera a El Duende Verde. El grupo estaba formado por Electro, Kraven El Cazador, Mysterio, El Hombre de Arena y El Buitre, liderados por el Doctor Octopus (…). Ditko obsequiaba a los lectores con una viñeta-página por cada villano, lo que hacía los combates todavía más espectaculares y grandiosos (p. 64).

 

La producción del Amazing Annual #1 supuso una extraordinaria sobrecarga de trabajo para el artista. No es extraño que un examen concienzudo de las páginas levante sospechas acerca de la autoría del entintado, que podría haber sido obra de Eric Stanton, su compañero de estudio, aunque no esté acreditado al respecto (p. 64).

 

En el Amazing #28 (septiembre de 1965), tras la pertinente batalla contra el villano de turno, en este caso El Hombre Ígneo, Peter acudía a su ceremonia de graduación: ¡había terminado la Escuela Secundaria! Unos números antes, desde el correo de los lectores, The Man ya había dejado caer la posibilidad, al afirmar que el protagonista tendría que ir a la Universidad “tarde o temprano” (p. 64).

 

El debate al respecto fue tan intenso que Stan pidió a los fans que proporcionaran soluciones, después de que alguien protestara por el paso a la Universidad. “¿Debemos continuar permitiendo que Peter crezca, hasta que se gradúe y entre en la edad adulta o debemos detener las cosas en este punto?”, se preguntaba el guionista en el correo de los lectores del Amazing #43 (p. 65).

 

Conducir al personaje a través de la frontera que separaba la vida juvenil de la adulta encajaba en los postulados del Objetivismo y su búsqueda de un héroe idealizado, masculino y romántico. La gradual evolución gráfica que había experimentado el joven trepamuros en su identidad civil ya avanzaba en esa dirección, con un Peter con un rostro más adulto, una musculación más marcada y una manera de vestir en la que las corbatas y los chalecos de niño bueno no siempre estaban ahí (p. 66).

 

Peter llevaba escapándose de Mary Jane desde que la Tía May la mencionara por primera vez, en el Amazing #15, convencido de que no debía ser especialmente agraciada. Diez números más tarde, los lectores seguían sin conocer su rostro, ya que apareció oportunamente tapado por una flor, pero Betty y Liz quedaron boquiabiertas ante su belleza (p. 66).

 

Textos procedentes de Spider-Man: La historia jamás contada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *