Spider-Island: Compendio

compedio1.jpg

Guión: Paul Tobin, Antony Johnson, Fred Van Lente, Stuart Moore y Nick Spencer

Dibujo: Pepe Larraz, Mike McKone, Sebastian Fiumara, Giuseppe Camuncoli, Giuseppe Cammuncoli, Mark Brooks y Emma Ríos

Contiene: Spider-Island: The Amazing Spider-Girl 1-3, Spider-Island: Deadly Hands of Kung Fu 1-3, Spider-Island: Spider-Woman, Cloak And Dagger One-Shot y Spider-Island: Cloak And Dagger 1-3 USA

Formato: Tomo 256 páginas

Precio:
21,95€
 
Sinopsis: La isla de Manhattan está en cuarentena, después de que un virus haya transformado a sus habitantes en horripilantes seres arácnidos. Spidergirl, Shang Chi, Spiderwoman y Capa y Puñal no sólo tienen que sobrevivir a una ciudad que se ha vuelto loca, sino también enfrentarse a un verdadero ejército de criminales y villanos dotados con extraordinarios poderes: Desde el Duende a Kingpin… ¡Son más peligrosos que nunca!

La actual Marvel se mueve a base de grandes eventos, especialmente originados en la franquicia de Los Vengadores. Las series mutantes también tienen los suyos, pero -en los últimos años- no suelen llegar a ser tan significativos para el resto del universo de la Casa de la Ideas y tampoco Spider-Man, pese a su indudable importancia editorial,  ha generado tradicionalmente historias que afecten a las demás cabeceras.

Spider-Island es un falso crossover, una saga que crea la ilusión de una expansión más allá de Amazing. El truco reside en contar con un gran número de superhéroes, cuya base de operaciones es NY, pero al que se le ve el plumero cuando uno se da cuenta que solo tienen protagonismo precisamente en este título arácnido. No vamos a ver referencia alguna en las páginas de Capitán América o en Los Vengadores, ya ocupados con un bluf llamado Miedo Encarnado, tan solo lo abandona para pasearse por ese magnífico spin-off que es el Veneno de Flash Thompson o en el aceptable one-shot I love New York(dentro del tomo #68 de Panini).
Y luego están las limiteds que conforman este tomo de Spider-Island Compendio, especialmente creadas para aprovechar el tirón de la entretenida trama que ha creado Dan Slott, con resultado desigual, aportándole muy poco o nada.
The Amazing Spider-Girl intenta revivir el interés por una protagonista sin ningún peso para tener serie propia, con una historia desarrollada en tres números que perfectamente habría cabido en uno, y cuyo único aliciente es el ver a un  Kingpin con poderes arácnidos. En la actualidad este villano ha dejado de ser una amenaza temible para transformarse en un caricato con una especie de sentido del honor que le hace aliarse con los héroes en aras de un interés común. Esto, que debería ser una excepción, parece haberse convertido en la norma. ¡Cuánto echo de menos al Kingpin sin escrúpulos! O a ese que, mostrando cierta piedad, no deja de ser un monstruo(Tangled Web #4, El Finiquito). Al menos se puede disfrutar del dibujo de Pepe Larraz, ahora al frente de los lápices de Thor.
Shang Chi vuelve a disfrutar de título propio, con un contenido muy disfrutable si es que te gusta este tipo de tebeos. De todas las historias que contiene el tomo es quizás la que más relación tiene con lo visto en Amazing gracias al papel desarrollado por el oriental explicando, por ejemplo, de dónde sale el grupo con el que este protagonista se incorpora a la batalla final de Spider-Island. La trama tiene cierto interés, aunque una constante filiación -me temo que inventada- de todos los golpes de Kung Fu en un cajón de texto llega a poner de los nervios.
El número de Spider-Woman construye una aventurilla simplona, que ni entusiasma ni molesta, con el adjetivo de pasable como calificación perfecta para ella, que apenas puede ocultar su espíritu de fill-in.
Y finalmente nos encontramos con Capa y Puñal y el Sr. Negativo(que yo creía medio acabado), unos tebeos dominados por el personal dibujo de una Emma Ríos a la que no llego a aborrecer como a Chris Bachalo, pero con la que me cuesta conectar. Desde luego fracasa como carta de presentación de lo que podría ser una nueva serie regular, ya que no logra captar un mínimo interés sobre los personajes.

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *