Siempre el mismo error…

 

En el último post sobre el tabaco, no sé si os habréis fijado en la forma de administrar oxígeno a Nick Katzenberg. Os aseguro que no tiene nada que ver con la realidad, y es un error que muy muy pocos dibujantes son capaces de no cometer. Para suministrar oxígeno exclusivamente por la nariz a una persona, se utilizan las gafas de oxígeno, cuyo nombre define bastante bien la forma de colocación: Simplemente se introducen unos pequeños tubitos, llamados dientes(que es por donde sale el 02), en la entrada de ambas fosas nasales y se pasa el tubo de goma (hueco, por donde circula el o2) por detrás de las orejas. Finalmente, se ajusta el pasador(es un elemento que se desliza, como en los auriculares de radio o mp3) por debajo de la barbilla, como podéis apreciar en las imágenes.   

 

 

 

 

 

 

 

 

Descubriréis en muchos comics a gente en estado crítico en el hospital, es muy típico, fijaos entonces en cómo llevan puesto el oxígeno. Tal vez el problema para los dibujantes radica en que en inglés, el nombre para este método de administración es simplemente cánula nasal, que no es tan gráfico como en castellano, pero ya podían documentarse un poquito… Es que tal y como lo dibujan, no hay manera de sujetarlo en la cara, por muchos esparadrapos que se coloquen.

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *