Reseñas (y visita) del Salón del Manga 2004

Tengo que reconocer que este año me ha ido mejor mi visita al Salón del Manga que el año pasado. De entrada, por eso, la queja inicial sería la misma, y es que el sábado cuando fui había una cola para entrar IMPRESIONANTE (más o menos idéntica a la del año pasado). Quien la haya vivido lo sabrá, y quien no, para que se haga una idea, es una cola DE HORAS (os lo aseguro, porque el año pasado llegué yo al sitio donde se celebra a las 10 de la mañana… y no entré hasta casi las dos del mediodía).
Este año, por eso, me fue mejor porque la cola para comprar la entrada me la ahorré, al pedir yo una invitación en mi librería de cómics habitual, la cual (y desde aquí mi más ferviente agradecimiento) me facilitaron. Y para la segunda cola, la de para entrar en el recinto, actué con “truco”. Sibilinamente me fui metiendo, como aquel que no quiere la cosa, pero con total calma y discreción… y me colé. El truco me sirvió a las mil maravillas porque de las casi 4 horas que tardé en entrar el año pasado (entre una cola para comprar la entrada y la otra para entrar), este año estuve dentro en apenas 15 minutos.
El gentío era impresionante, pero podías ver casi todo los stands más o menos bien. Pasé por el de la librería que me había facilitado la invitación para saludarlos y que también vieran que la había aprovechado. Luego estuve mirando, principalmente todo lo referente a merchandising, ya que las novedades ya las había comprado antes de ir al Salón (al menos las que me interesaban, luego ampliaré ese tema), pero los altos precios que suele tener casi todo este material me echo para atrás en la mayoría de casos. Lo único que me hubiera comprado es unos muñecos tipo Lego de Hellboy bastante majos, que los vendían por parejas (Hellboy y Rasputin, Sapien y Kroenen) a 9 euros la pareja. Y si no me hubiera decantado por cómics USA originales de Spidergirl a 1,50 euros cada uno (ví los números 67 y 68) pero al final no me decanté por nada (ahora que, eso sí, de las postales que tenía Planeta en su stand con las novedades Marvel, cogí un buen puñado de cada una). Lo que sí me hubiera comprado seguro hubiera sido un calendario para el 2005 de Spiderman o de alguna cosa de superhéroes, pero no ví nada (propios de manga sí había, pero esos no me interesaban).
También me metí en la Mangateca, donde me estuve leyendo el “Lobezno” 21 y el “Spiderman de John Romita” 70 (los números de octubre de ambas colecciones). Pasé por la exposición de los samuráis, donde ví armaduras, armas y diferentes complementos (así como información) de la vida de estos personajes. También ví la exposición de todos los carteles candidatos a haber sido el póster del Salón, junto con el ganador. Si bien había para todos los gustos (algunos no me extraña que perdieran) tengo que reconocer que algunos de los que no ganaron me gustaron bastante, y unos cuantos me gustaron incluso tanto o más que el ganador.
¿Y de las novedades que salían para el Salón? Bueno, debido a que el actual gasto que hago en cómics ha aumentado por culpa del segundo coleccionable de Spiderman y de la colección de figuritas de plomo, más el hecho (o incógnita) de que al hacerse cargo Panini de la publicación de Marvel en España a partir del 2005, pueden surgir BASTANTES novedades que me puedan interesar, eso me ha frenado a la hora de comprarme cosas, no sea que luego lo que venga pueda ser interesante y me pille “a dos velas”. Es por eso que de las novedades para los dos salones que quedan en el 2004 (este del Manga y el de Madrid a finales de noviembre) he descartado algunos títulos que quizás me hubiera comprado como el tomo de la Cosa, el “Lobezno/Hulk: seis horas” o el “Powers: Anarquía”. Por eso, las novedades que me he comprado yo, menos de las esperadas, paso a comentarlas dentro de este mismo artículo:
X-STATIX: LAS LUNAS DE VENUS
Segundo tomo que recopila la siguiente saga de este grupo tan particular de mutantes, aquí centrado el argumento en Venus Dee Milo, una de sus últimas incorporaciones. El resultado es correcto, pero aquí ya actúa que (a nivel personal mío) me gustaba más la difunta Ugo-Girl (Eddie Sawyer) que Venus Dee Milo, al que veo un personaje demasiado… etéreo. Por eso con lo que más disfrute de este tomo fue con el último capítulo, donde la propia Venus lee unos diarios de Eddie Sawyer antes de entrar a formar parte de Fuerza-X, el anterior nombre de X-Statix. Aún así es de agradecer que pese a que los personajes sirven de crítica al vacío que hay dentro de los fenómenos de masas, estos (en privado) evolucionen y no sean tipos estáticos (valga la coña con la expresión). Principalmente por Tike Alicair y Chica Muerta, los dos personajes actuales y vivos que más me gustan del grupo.
100% MARVEL ULTIMATE SPIDERMAN: EL DIA DE OCTOPUS
Segundo tomo de esta linea editorial dedicado a Ultimate Spiderman, posiblemente para aprovechar que la siguiente saga que podían recopilar la protagonizaba el Doctor Octopus, el mismo villano de la secuela cinematográfica del trepamuros estrenada este mismo año. Hay que reconocer que pese a que las dos sagas incluidas ya me las había comprado (y leído) en el formato usual aquí en España, leídas de un tirón gana muchísimo más que mes a mes (lo que me hace preguntar si continuaran con estos recopilatorios, cosa que yo agradecería). La de Octopus cuenta además con un detalle (o un lapsus) bastante claro, hay una escena donde un periodista llamado Eddie Brock y que trabaja en el “Daily Globe” realiza una pregunta en la rueda de prensa de Justin Hammer. Posiblemente intentaban emparentar al Ultimate Veneno con su homónimo del universo tradicional, pero luego no siguieron ese camino al ser el Ultimate Eddie Brock y el Ultimate Veneno diferentes (en orígenes) a los de la continuidad tradicional.
100% MARVEL PUNISHER: QUERIDOS VECINOS
Con esta maxiserie dio origen la colaboración entre Dillon y Ennis en el personaje de Punisher, y desde luego no puedo empezar de mejor manera. He de reconocer que el coleccionable que sacaron a raíz del estreno de la película lo abandoné en el número 8. No por aburrimiento, porque entretenido era, pero el problema es que las historias, sin ningún tipo de continuidad y con unos personajes planos, no me motivaba en absoluto, siendo además el planteamiento de muchas de esas historias muy parecido a los films de acción baratos de la Cannon tan famosos en aquellos años, con Chuck Norris de protagonista en la mayoría de ellos.
Pero en esta maxiserie, previa a la serie regular de la que ahora goza el protagonista, dicho estilo ramboide se ha sustituido por un estilo urbano y violento que es lo que siempre ha caracterizado al personaje. Asimismo vemos su total frialdad, y como en el mundo actual un personaje como él puede servir de inspiración a cualquier psicópata pervertido (aunque los tres que aparecen no acaben muy bien que se diga…) Pero lo mejor del tomo es que aquí (a diferencia del coleccionable) si hay personajes secundarios con cierta entidad, aquí encarnados, por un lado, por los vecinos de Punisher, y por otro por la familia Gnucci o el Ruso. Es por ello el acierto de la película estrenada este año, que recogía al personaje del Ruso y a los vecinos para incluirlos dentro del argumento del film, porque ellos (y más, como ese teniente de policía tan desgraciado llamado Soap) son los que hacen que este maxiserie (y el tomo en el que ahora sale recopilada dentro del formato “100% Marvel”) sea un comic, desde mi punto de vista, altamente recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *