Recordando…

Ayer por la noche, estirado en la cama, me encontré divagando sobre lo que me había pasado, en lo que respecta al mundo de los cómics, los últimos 3 años. Han sido intensos, de verdad, y le debo mucho tanto a Julián M! Clemente como a su “Bajo la Máscara”. Cuando, en verano de 2002, descubrí “Bajo la Máscara” hacia poco que me había reenganchado al mundillo del cómic y a Spider-Man. Recuerdo que había visto el libro en la tienda y que me había fijado en una página que ponía todas las personas que sabían que Peter Parker era Spider-Man. Al cabo de unos días me decidí a comprarlo. Ostras, ¿y si no lo hubiera hecho? Sin él no hubiera conseguido comprar todos los cómics de Spider-Man que me compré de forma controlada (bendita Guía de Lectura), sin él no hubiese disfrutado de una lectura apasionante (me encanta el libro, perfecto para los amantes del trepamuros), sin él no hubiera conocido a Julián…
Tengo que confesar que Julián me sorprendió. Conseguí contactar con él y resultó ser una persona agradable y simpática (no se que me esperaba encontrar). Recuerdo que lo conocí en persona durante el Saló del Cómic del 2003. Aquel día ya me di cuenta de que era un apasionado de los cómics, como poca gente he conocido… Tuve la suerte de volver a verlo unos meses después, en Madrid. Quedamos para comer y le traje el libro de Bajo la Máscara para que me lo firmara. Durante la comida le enseñé dos pequeños errores que había encontrado en el libro (un pie de foto y una omisión en la Guía de Lectura), tengo que confesar que me daba cosa decírselo. ¿Cómo demonios le iba a decir yo, un Don Nadie, a alguien que ha escrito dos libros, que se había equivocado? Se lo dije y las aceptó caballerosamente, aunque creó que le supo mal que hubiera errores en el libro (completamente normal).
Hacia finales de año le daba vueltas a algo, si había esos dos fallos ¿habría más? Durante unas semanas, en los ratos libres, me dediqué a buscar algunas erratas más y actualicé (en parte) la Guía de Lectura. Julián lo vio y me dijo si quería participar en una actualización del libro, una separata con lo acontecido desde que salió Bajo la Máscara hasta ese día más la fe de erratas. Tragué saliva ¿Cómo decir que no? Hacía unos meses había cerrado una Web sobre Spider-Man (visto en perspectiva, vaya #@&$\ de Web que tenía) y la había cerrado por falta de tiempo. Esa proposición me encantaba, tenía la posibilidad de trabajar en un proyecto que también estaba Julián M! Clemente, al cual admiraba y admiro, sobre un libro de mi cómic favorito.
Cuando dije “Sí, Julián, yo hago la fe de erratas y la Guía de Lectura”, no sabía lo que me decía. La Guía de Lectura fue fácil, laborioso pero fácil, pero la fe de erratas… Seis meses (¡seis!) comprobando datos y más datos. La técnica era sencilla, comprobar dato a dato todos los del libro, vale, había muchos que me sabía de memoria o podía comprobar cómic en mano pero algunos… (estoy pensando en la fecha de nacimiento de DeMatteis o la fecha de salida de My name is Savage de Gil Kane, que estuve un montón de rato para encontrarlos). El libro quedo para el arrastre de tanto subrayarlo. El caso es que, pese al esfuerzo, me lo pasé genial haciéndolo y, encima, aprendí muchísimo de Spider-Man (aún así, solo se el 1% comprado con Julián). Después, Julián me dio la oportunidad de escribir la parte de Ultimate (lo cual me hizo mucha ilusión). En verano de 2004, volví a ver a Julián, en Madrid, donde discutimos con Rubén Guzmán cosas del libro (por cierto, Rubén también sabe MUCHO de Spider-Man, que conste) y me dio unos buenos consejos sobre como escribir artículos. Recuerdo que, una noche, recibí un mail de Julián que me decía “la actualización será un libro”. Ostras, un libro, no me lo podía creer. Una separata, o un especial tal y como se planteó, era una cosa, pero un libro… Buf, eso era genial. Al cabo de poco apareció el libro y quedó muy bien, es una de las cosas que más orgulloso estoy de mi vida, este libro.
Desde aquí quiero dar gracias a Julián por confiar en mi todo este tiempo, por dejarme hacer mi parte de Historia de una araña (y por encajar con tanta deportividad la fe de erratas, cosa que le honra) y por dejarme colaborar en esta Web (este verano pienso meterle caña a los contenidos, prometido). Quiero que conste que esto nada de esto es peloteo, es la verdad, lo que pienso realmente. Perdón por el tocho-blog. ¡Que leáis muchos cómics! “A ello

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *