Crítica de cine: HELLBOY

hellboy_ver5.jpg

Antes que nada quiero expresar desde aquí mi queja porque una película tan buena como “Hellboy” haya estado esperando medio año desde que se ha estrenado en Estados Unidos hasta que se ha estrenado en España, máxime cuando ahora hay tantos estrenos simultáneos (“Van Helsing”, “Troya”, “El día de mañana”) cuando no con una diferencia de una o dos semanas como mucho (“Spiderman 2”, “Catwoman”, “Yo Robot”).
Aunque esta costumbre de según que títulos guardarlos medio año hasta estrenarlos es usual (esto pasa cada año, películas estrenadas en USA en abril pueden no estrenarse en España hasta septiembre u octubre, caso de “Hellboy” o “El álamo”, y películas estrenadas en USA en septiembre u octubre pueden no estrenarse en España hasta febrero o marzo del año siguiente, caso de “From Hell” en 2002 o del remake de “La matanza de Texas” hace poco o de “Shall We Dance?” con Richard Gere y Jennifer López que se estrena en octubre en USA y en febrero en España) no me explico porque (o con que criterio) se seleccionan esos títulos en particular, ya que muchas veces son películas de gran interés, y tal como hoy en día se hace “top manta” incluso del cine, son películas que quienes tenga los medios no se va a esperar medio año a verlas en el cine.
Pero después de este prólogo donde he expuesto mi opinión sobre el tema, pasemos a analizar la película. Nos encontramos ante una adaptación de un comic de Mike Mignola bastante reciente (el personaje fue creado hace apenas diez años) lo que quizás puede haber influenciado en que su éxito haya sido (a nivel de taquilla) inferior al de “Spiderman” o cualquiera de los superhéroes Marvel, que con cuatro décadas de historia han llegado a más público. Pero pese a eso nos encontramos con el que (pienso yo) debe de ser el film más personal de Guillermo del Toro, donde toda la estética de sus anteriores films se desborda libremente en una película que le da pie para convertirla en una oda de amor de su pasión por los comics.
De hecho yo he leido varias obras del personaje, y si bien ninguna puede calificarse de obra maestra, si se puede decir que algunas de ellas son realmente muy buenas, donde lo más importante (más incluso que la historia) es un dibujo seco, minimalista, oscuro, tenebroso y sin concesiones. Todo eso ha sido estupendamente recreado en la pantalla, si bien para alguien que no conozca nada del personaje, la historia le puede sonar a una mezcla de los “Hombres de negro” (por las criaturas contra las que combaten), “Expediente X” (por el tono de la agencia para la que trabaja Hellboy) o “Jungla de Cristal” (por el carácter chulesco y divertido de Hellboy, que recuerda muchas veces al estereotipo creado por los personajes de acción de Bruce Willis).
De todas maneras, gracias otra vez al director, consigue darle a la película una personalidad propia, en la que buena parte del mérito recae en unos actores excelentemente escogidos para sus personajes, especialmente Ron Perlman, que sin ninguna duda ES Hellboy hasta una Selma Blair, que con su mirada triste interpreta a la perfección a la flamígera Liz Sherman, pasando por todo el resto del reparto. Incluso destacaría que el carácter de Hellboy es como es debido a su reclusión por ser lo que es, cosa perfectamente reflejada por Perlman incluso bajo tanto maquillaje, dándole a Hellboy en algunas ocasiones el carácter taciturno y melancólico que el personaje siente en algunos momentos (algunos de los mejores, por cierto, los que “comparte” con su padre adoptivo, el Profesor Bruttenholm, interpretado por un excelente John Hurt).
En cuanto al argumento, la mayoría se basa en el comic “Semilla de destrucción”, el primero del personaje, que fue co-escrito entre Mike Mignola y John Byrne (cosa que nunca más se repetiría, encargándose Mignola del resto de historias de Hellboy aparecidas hasta la fecha). Eso quizás repercute en que, al ser uno de los más flojos (a mi entender) de la serie, el resultado final de la película no llegó a “calarme” tanto como otras películas de adaptaciones de comic (caso de la reciente “Spiderman 2”). Aún así la película tiene la acción y el entretenimiento suficientes para enganchar a cualquier persona, si bien (justo es reconocerlo) irán más predispuestos los lectores de comics (y si son del personaje, pues más que más).
LO MEJOR: Toda la estética del personaje ha sido perfectamente traspasada al cine por Guillermo del Toro, cosa que se puede considerar un mérito a su favor cuando recientes éxitos de adaptaciones al comic como Spiderman han tenido que sufrir cambios respecto al original (por ejemplo que en la película el trepamuros tenga las telarañas orgánicas, a diferencia de los comics). Hellboy, por el contrario, no sólo no ha sufrido ningún cambio sino que (teniendo en cuenta el tipo de dibujo del original) ha sido perfectamente traspasado a la pantalla grande, e incluso enriquecido de ciertos matices ausentes en las historias originales. Mérito también a la excelente labor de Ron Perlman. Guillermo del Toro se empeñó en que él fuera el protagonista, cosa que se agradece, y más cuando en un principio los estudios cinematográficos pensaban en Vin Disel (HORROR) o Dwayne “The Rock” Johnson (MáS HORROR).
LO PEOR: Es una producción de 60 millones de dólares, que si bien lucen en pantalla como si fueran 100, no deja de ser un handicap que le impide ser la obra maestra que (por poco) no hubiera sido. Eso y quizás ser la adaptación de (no precisamente) el mejor comic del personaje.
CALIFICACIóN: **** (muy buena)

Gwen Stacy revisitada

Leído, en un ratín libre que tuve ayer, el cuarto capítulo de Sins Past, el Amazing 512. En los foros americanos siguen escandalizados, y no entiendo el motivo del escándalo. Para muchos, lo imposible es que Gwen Stacy no fuera tan santa y pura como siempre nos la presentaron. Como bien me recordaba Francesc hace unos días, Gwen empezó como pendón desorejado con Ditko, y sólo cambiaría y se suavizaría tras la llegada de Romita, quien la establecería como la rubia divinizada de nuestros sueños.
Luego resulta que las rubias de nuestros sueños no son tan santas como parecía (vivido en carne propia, puedo firmarlo) y nos sorprenden con sorpresas como ésta. Insisto en que la saga me está entreteniendo y quiero saber qué pasa a continuación, y que también espero que por fin cambie el status quo entre Peter y Norman, porque si en los sesenta cansaba la situación, en estos últimos años, del 75 de Peter Parker: Spider-Man a esta parte, simplemente extenúa. Hasta el gorro estoy de este Norman manipulador y maquiavélico que nunca manipula gran cosa. Reconozcámoslo: todas las apariciones que ha hecho el Duende en los últimos tiempos han sido un quiero y no puedo, un no saber qué hacer con él. Cuando la respuesta está ahí desde hace tiempo. Lo que hay que hacer con Norman Osborn es quitárselo de encima. Espero que ahora, por fin, Straczynski sea quien se lo lleve por delante. Lo que también tengo claro es que puede que no sea en esta saga. En teoría, Marvel Knights trascurre cronológicamente después. Es decir, que al final Norman seguirá vivito y coleando. Y ésa si es la gran ofensa que tenemos sobre la mesa acerca de los Amazing 121 y 122, no el hecho de que Gwen hubiera echado un polvo a deshora.
No obstante, creo que que a la mayoría se le está escapando la verdadera envergadura de lo que propone JMS. Lo importante no es Gwen, por supuesto que no. Lo importante es cambiar de arriba abajo la motivación de su muerte. Porque hasta ahora el motivo era… ¡que no había motivo! Parece que eso debía de molestar sobremanera a Straczynski, acostumbrado a ofrecernos grandes revelaciones a tramas planificadas durante años (recordemos que este señor es el guionista y creador de Babylon 5), y que, como Byrne, ha jugado a ofrecernos una explicación racional a esas cosas que pasan en la vida. En el caso de Byrne, recuerdo, fue una torpe e innecesaria explicación a los motivos por los que el ladrón mató a tío Ben. En el caso de JMS, nos intenta justificar la muerte de Gwen, con mucha más inteligencia, por suerte.
Ambos, en todo caso, creo que olvidan lo fundamental. Que la grandiosidad de ambas muertes, la del tío Ben y la de Gwen, radican en su sinsentido. El tío Ben muere a manos del ladrón que dejó escapar Peter, en una broma macabra del destino, en una inmensa casualidad fatalista que aumenta si cabe la tragedia. Añadir explicaciones racionalistas se antoja desmitificador, pero también innecesario. Las cosas pasan porque pasan. La muerte es absurda en sí misma, ¿para qué buscarle sentido? La muerte del tío Ben es tan importante por lo que tiene de arbitraria. Punto.
Otro tanto ocurre con la muerte de Gwen. Creo que Norman nunca la eligió por ningún motivo en particular. La eligió porque haría daño a Peter. La eligió porque podía matarla y lo haría. La eligió porque sí. Porque bastaba con coger a la novia del héroe y lanzarla desde un puente para cambiar la historia del cómic. La eligió porque Norman está loco y es un psicópata, y los locos y los psicópatas no necesitan motivos. Sólo necesitan hacer daño, convertirse en la mano izquierda de dios y en sus renglones torcidos. No hay nada más. El Duende Verde golpea como lo hace el terrorismo: indiscriminadamente y sin pararse a buscar razonamientos. Es ese por qué sin respuesta de los supervivientes, de las víctimas absolutas que tienen que vivir con el recuerdo lo que les perseguirá toda la vida.
Y fijaros que, a dos capítulos para que termine la saga, no descarto un giro maestro, una última revelación que le dé la vuelta a las sabidas hasta ahora. Eso es lo que hace grandes estos tebeos, la manera en la que nos tienen enganchados a algunos.

Amazing Spiderman 500 (otra opinión)

El número 30 del volumen 6 Forum de la colección mensual de Spiderman contiene un número muy redondo y largamente esperado por los fans, el “Amazing Spiderman” 500. La pregunta es, ¿merece la pena? En el siguiente artículo quiero comentar lo más brevemente posible las sensaciones contradictorias que me ha ofrecido este número.
Primero comentar que en este número acaba la saga de tres partes donde Spiderman, el Doctor Extraño y el resto de héroes neoyorquinos tienen que luchar contra Dormammu y sus acólitos de la dimensión Faltine. En los números anteriores habíamos visto como un error de cálculo provocaba un cúmulo de circunstancias que enviaban a Spiderman a un nexo temporal desde el cual podía ver tanto su principio como su final. Y ahí es donde comienza el “Amazing Spiderman” 500.
En este número Spiderman tiene que viajar por su propia línea temporal para volver a la realidad de la que proviene y así poder evitar el desastre que ha visto que ocurrirá. Al hacer esto (y como homenaje al número 500) se hace un repaso de varios villanos. Hay que reconocer que todos los momentos que salen (enfrentamiento con el Hombre de Arena, con Electro, la muerte del hermano de Betty Brant, enfrentamiento con el Lagarto, con Misterio) son momentos vistos en la etapa Ditko, de momentos posteriores sólo se recupera la muerte de Gwen a manos del Duende Verde. Lo mejor de dicho apartado sería la doble página donde se relata el resto del recorrido (toda una obra maestra de John Romita Jr.) donde vemos a Morbius, el Hombre ígneo, Kraven, Veneno, el Buitre, Punisher, Juggernautt, el Escorpión, el Merodeador, el Jefe de Pista, Kingpin, el Duende Verde, el Doctor Muerte, Morlun, el Enterrador, el Camaleón, Electro, el Mataarañas, el Conmocionador, el Doctor Octopus, Sathra, Matanza, el Buey de los Forzadores, el Rino, el Escarabajo (o Match-1) y el Duende.
Posteriormente Spiderman vuelve a su línea y salva el problema planteado al principio de la saga (aunque el Doctor Extraño, el otro implicado, se ve metido en uno que se solucionará en una serie aún inédita). Tras eso, las últimas cuatro páginas, a cargo de John Romita Sr., ofrecen la conversación de Peter con Tío Ben (el cómo o el porqué no lo diré) donde en el fondo Peter reconoce que le gusta su vida y que da gracias por ella, con sus aciertos y sus fallos, todos los días.
Primero diré que lo que más me ha gustado es la doble página que comentaba antes a cargo de John Romita Jr., así como las cuatro últimas páginas a cargo de su padre John Romita Sr. El repaso a los enemigos más destacados de Spiderman también está bien (aunque ya digo que en los que se paran más son todos momentos de la etapa Ditko). Y luego ese Spiderman otoñal del futuro, y el porqué acaba así, plantea dudas y conjeturas la mar de interesantes de lo que puede suceder para llegar hasta ahí.
Pero en su contra hay que decir que lo que sucede en este número podía muy bien suceder en cualquier otro, que cómo número especial tenía que haber tenido una historia única y no un arco argumental que acaba en este n

Todos alborotados (Más sobre Sins Past)

JMS es listo, muy listo. Con el anuncio de portada de Sins Past en una de las convenciones veraniegas, puso todas las alarmas en marcha, con el sector carca tocando a rebato una vez conseguida la excusa que estaban buscando desde hace tres años (lo de que JMS escriba las mejores historias de Spider-Man de las últimas dos décadas es lo de menos: lo importante para ellos es que se confunda colocando a Gwen en el instituto, y otras tonterías por el estilo que hasta el mismísimo Gerry Conway cometía… pero claro, gran parte del sector carca que se las da de tan leído y enciclopedista -pero que no había tocado un tebeo anterior a Forum en su vida- ha descubierto esos tebeos con el Spider-Man de Romita, y ahí no se fijan en los errores de continuidad). Volviendo sobre el tema del post, que me desvío más que Peter David, pero sin su gracia, fue poner JMS a Gwen en una portada y los carcas ya sacaron la manifestación a la calle, es decir, a la calle mediática, a Internet, sin la oportunidad de leer la historia.
Ahora llevamos tres episodios, la mitad, de historia, y muchos interrogantes con pocas certezas, y sigo leyendo las mismas estupideces en según qué foros (en el Spider-Man Message Board andan rasgándose todas las vestiduras hasta quedarse en carne viva), pero lo que realmente ha calentado los ánimos hasta el punto de convertir el tema en monotema ha sido el previo con las cinco primeras páginas del Amazing 512. Tenéis el enlace en el anterior post, por si queréis echar un vistazo.
Yo sigo sin saber por dónde van los tiros, más después de que el mismo JMS desbaratara en estas cuatro páginas mis teorías más conspirativas, pero hay algo que es cierto, como me comentaba hace días Juanan Cruz: nos tiene a toda la afición arácnida comiéndonos las uñas como no hacíamos desde la primera parte de la saga del clon (la buena, la que llega hasta el 400 de Amazing), y eso siempre es bueno. ¿La cagará? ¿No la cagará? Pues ya veremos, pero que de momento ha conseguido que no se hable de la gran tragedia que supone el habernos quedaronos cojos de John Romita Jr. y tengamos al Deodato éste tan fotográfico como voluntarioso, pero que no le llega ni a la sombra a mi querido Junior. Tampoco espero que pase lo del clon: que todo empezó muy bien y luego la cagaron hasta el infinito y más allá, porque aquí la injerencia editorial no existe, o al menos nos han prometido que no existe, y no me veo a Axel Alonso metiéndole mano a los guiones de JMS. Es más listo que eso.
Y mientras tanto, Millar con su impecable, divertido y explosivo repaso a los mitos arácnidos, y los Dodson con su dibujo delicioso, y Paul Jenkins acordándose del Gusano de la Mente, y Bendis colocando en un mismo grupo de Vengadores a Jessica Drew, nuestro Spidey y Luke Cage, que despues de la primera sorpresa, no puede por menos que dejarme con muchas ganas de ver cómo interaccíona semejante elenco, y The Pulse haciéndome no echar de menos Alias, y Ultimate Spider-Man batiendo récords de estabilidad… ¿He dicho ya que es uno de los mejores momentos para leer Spider-Man y alrededores?
Con un ojo en Astonishing X-Men, por supuesto.

Vacaciones demasiado pequeñas

Después de unos intensísimos meses de trabajo (desde julio lo mío es de sol a sol, oye) por fin me he podido escapar unos días al pueblo, donde además no puedo actualizar Bajo la máscara, la página web, pero sí la weblog, por lo que aquí os puedo contar que en Comics Continuum:
http://www.comicscontinuum.com/stories/0409/23/marvelfirsts.htm
ya han soltado las cinco primeras páginas de Pecados del pasado, esa saga con la que el bueno de Straczynski nos tiene agarrados a la butaca como no hacía desde el enfrentamiento entre Spidey y Morlum.
Por otra parte, aprovecho para leer / releer tebeos que tengo en la casa del pueblo, que son muchos más de los que tengo en la mía propia (siempre hago el chiste cuando alguien llega y pregunta cuántos tebeos tengo. Creen que los de Madrid son los únicos. Ilusos).
Es por ejemplo momento para:
1/ Repasar Hellboy: Semilla de destrucción, tan bonito de mirar, tan flojo en lo que cuenta, a propósito de la reciente visión de la película de Guillermo del Toro. Comentaba el otro día con un muy fan de Hellboy que la peli es preciosa, tiene un principio alucinante, es increíblemente poética… pero te deja con la sensación de que no te han contado gran cosa. “Como los tebeos”, apostillaba él”. Sigo pensando que el mejor filme de Del Toro es El espinazo del diablo, y él viene a estar de acuerdo conmigo en la excelente entrevista que le hace Borja Crespo en el último Trama.
2/ Releer el primer Blacksad y su cómo se hizo. Disfrutándolo más, mucho más, que la primera vez. Guarnido es grande, probablemente el dibujante más grande de la generación actual, con perdón de Ferry, Pacheco y Salva. También me gustaría ver qué hacen estos tres si tuvieran el tiempo que tiene Juanjo para sacar un álbum, pero eso no niega la absoluta maestría mostrada por éste en la colección más bella publicada en España en los últimos diez años.
3 / Esto ya entre en capítulo de buenos propósitos. Quiero terminar de leer Next Men. La tengo a medio acabar desde hace años, y reconozco que los 18 números regulares de la serie de Norma me parecen de lo mejor de Byrne. Teniendo en cuenta lo que hizo después, creo que este es un buen momento como cualquier otro para hincar el diente al canto del cisne de un genio.
3 / Más buenos propósitos. Mañana, sin falta, he de releer la primera venida de Galactus, por aquello de recopilar información para la cosa que tengo entre manos ahora. T la verdad, me apetece muchísimo. Estos días también me he hecho con la serie animada de Estela Plateada y estoy yo muy Kirby.
4 / Me he traído los últimos TPBs de Capitán América y Capitán Marvel. El primero es toda una incógnita, con un aspecto excelente gracias a Bachalo, pero el segundo es una apuesta segura. El anterior tomo me dejó en el sitio. Desde el final de Supergirl, Peter David vuelve a tener toda la fuerza de su mejor Hulk. Lo que está haciendo en Capitán Marvel es increíble, muy arriesgado y muy político, con un calado mayor que los New X-Men de Morrison, aunque quizás no haya despertado tanta atención. Desde luego, la merece.
5 / La última vez que estuve, dejé mi relectura de Nuevos Titanes tras el final de El contrato de Judas. Quizás encuentre un momento para continuar al menos hasta la voda de Donna Troy…
Y bueno, también quiero sacar algo de tiempo para Calvin & Hobbes, La juventud de tío Gilito, tal vez algo de Astro City, tal vez The Question, tal vez el Daredevil d Nocenti y Romita, tal vez los Spectacular de DeMatteis y Buscema, tal vez los Amazing de Michelinie y Larsen, tal vez el Annual 10 de Vengadores (Miguel Bravo siempre me recuerda que es su historia favorita…) ¿Vacaciones? ¿Dije vacaciones? ¿Y vosotros qué releéis en vacaciones?

La Ultima Cacería de Kraven y Spiderman Loco, dos grandes sagas de Spiderman

caceria.jpgEl segundo coleccionable de Spiderman ha empezado de manera inmejorable, ya que si en el tomo 3 se podía disfrutar de la boda de Peter Parker y Mary Jane, después de tantos años en un continuo “tira-y-afloja”, en los tomos 4 y 5 he podido disfrutar de la (para mí aún inédita) “La última cacería de Kraven”, según muchos la mejor historia de Spiderman de todos los tiempos.
Es curioso, según pone un artículo incluido en el coleccionable, que tanto esta historia como la posterior saga de “Spiderman loco” fueran incluidas a modo de relleno antes de que se hicieran cargo de las series arácnidas los nuevos equipos creativos, cambio con el que querían resaltar el también cambio civil de Peter Parker, de soltero a casado.
Y es curioso porque ambas sagas son de una madurez increíble, oscuras y tenebrosas, y con carga social y crítica. La más sorprendente puede ser “La última cacería de Kraven”. Es facil compararla con el “Born Again” de Daredevil, otro hito del comic y también la mejor historia del vigilante de la Cocina del Infierno. Pero si bien en aquella el nivel excelente bajaba un poco al final con la aparición de Nuke (lo cual rompía en parte el relato psicológico emprendido hasta entonces por una pelea super-heroica en toda regla) aquí el aspecto visual de historia tenebrosa, oscura y de carácter rompedor se mantiene en todo momento. Hasta la inclusión de Alimaña, que en un principio me hacía pensar que quizás bajase el nivel de relato como pasó con el Nuke de “Born Again”, está perfectamente justificada.
Pero principalmente lo mejor de “La última cacería de Kraven” es como un personaje al que nunca se le había dado mucha importancia está tan perfectamente construido, con una personalidad tan clara, con unas motivaciones retorcidas tan bien expresadas. Su historia, los motivos que su locura le dicta para actuar, incluso su final. Posiblemente tras la muerte (que luego no fue tal) del Duende Verde en “Amazing Spiderman” 122, la muerte de Kraven es la mejor muerte que se ha visto nunca de un villano en un comic del trepamuros.
Y luego estan las dudas de Spiderman, su miedo, sus sensaciones. Desde siempre lo que motivo al héroe fue su sentido de la responsabilidad, pero en las historias clásicas jamás se le pasaba por la mente que pudiera morir un día (era un alegre aventurero haciendo bromas en todo momento). Desde esta aventura creo que el personaje maduró y se dio cuenta de que cualquier día podía morir, que era superpoderoso, pero eso no significaba que fuera invulnerable (eso se nota en la seriedad que tiene Peter Parker en todo momento, tanto antes como después de sufrir la experiencia a la que le somete Kraven). El momento en el que “vuelve” y se reencuentra con Mary Jane lo encontré precioso, sobretodo después de lo que sufre la pobre sin saber que pasa.
Cómo complemento a “La última cacería de Kraven” recomiendo el “What If” titulado “¿Y si Kraven el cazador hubiese matado a Spiderman?” donde la tragedia es aún mayor, al menos para la pobre Mary Jane Watson, que recién casada se encuentra viuda. La escena donde le comunican la noticia os aseguro que me dio incluso congoja.
Y la cosa queda redondeada con la siguiente saga, quizás no tan impactante para el héroe como la anterior, pero con una carga social increíble, ya que bajo la historia del manicomio de Pleasent Valley creo que se encuentra una feroz crítica al servicio psiquiátrico estadounidense de aquella época, donde estoy seguro (y no te extrañe que en la actualidad aún se haga) tratan a esos enfermos como basura, sabedores de que como en el fondo no se pueden defender, nunca se rebelaran contra sus guardianes. Y no sólo a nivel de manicomios, porque no son tan antiguos los casos de geriátricos donde a la gente mayor se les hacía lo mismo. En las noticias se ha visto.
En fin, dos sagas importantes, increíbles y tremendamente adultas, que en su momento se metieron sólo como relleno antes del cambio de equipos creativos, pero que el tiempo ha puesto en su lugar (especialmente “La última cacería de Kraven”, la cual creo que es el clásico que todo el mundo dice, así como la mejor historia de Spiderman que he leído yo en toda mi vida)

Tres motivos para ser moderadamente feliz

Hoy ha sido un laaargo día de trabajo, pero con momentos espectacularmente arácnidos, de esos de soltar lagrimita. Son esos pequeños motivos que te hacen sentir feliz. Y tres en un día… ¡pues no está nada mal, qué diablos!
El primero: ¡6000 visitas en veinte días! No sé si es mucho o es poco, pero muchas gracias a todos por leernos.
Segundo motivo: por fin ha caído en mis manos el coleccionable de figuritas, y he de confesaros que estoy FLIPANDO. Me encanta, me encanta, me encanta. Estoy por comprarme dos colecciones. Creo que estas figuritas van a ser atesoradas por los aficionados a Marvel con increíble cariño, y que dentro de unos años serán una pieza de coleccionista de precio incalculable.
Además, he de reconocer que me siento muy cercano a este coleccionable, ya que me he encargado de preparar las LECTURAS ESENCIALES que aparecen en las fichas. Ya sabéis, si algo no os gusta de esas LECTURAS, la culpa es toooooda mía. Fue una aventura curiosa, que inicié por encargo del colega Cels Piñol hace ya más de un año, y que dejé terminado hace también bastantes meses, con lo que las ansias de tener las figuritas en mis manos han ido creciendo proporcionalmente al tiempo que han tardado en lanzarse. Por fin están aquí, y el resultado es precioso. Sólo el Spider-Man es un objeto fetichista de un preciosismo hipnotizante.
Tercer motivo: hace unos días me hice, por fin también, que no había tenido tiempo, con el videojuego de Spider-Man 2, y he de decir que me tiene maravillado. Los anteriores juegos no le llegan a la suela de los zapatos. Sólo el hecho de colgar las telarañas de edificios, balancearse, recorrer un enorme Nueva York… Este juego duplica como ningún otro las habilidades de Spider-Man. Vale la pena aunque sólo sea para echarse una vuelta por NY. Imprescindible. No os lo perdáis bajo ningún concepto.

En las redes de Bendis y Millar

Hoy han caído los últimos números publicados del Spider-Man de Marvel Knights y de The Pulse. ¿Conclusiones? ¡Que no sé cual me gusta más! Es sorprendente recordar cómo estábamos hace unos años, cuando costaba un terrible esfuerzo encontrar un buen cómic de Spider-Man, y cómo estamos ahora, donde hay para dar y tomar: Amazing y Spectacular conservan un excelente nivel, aunque a estas alturas ya sabemos que Straczynski y Jenkins lo harán bien (Jenkins además ha mejorado muchísimo desde que se relanzó el título), pero la excelencia alcanzada por Millar y los Dodson en el tercer título arácnido, y el alucinante trabajo de Bendis en la que, por encima de cualquier nombre, no deja de ser la serie del Daily Bugle, me tiene absolutamente encantado.
Empiezo por Marvel Knights. Vuelven los Dodson después del episodio de Frank Cho. Afortunadamente, los dibujos son tan similares que se mantiene la estética de la serie, que es al final lo que la permite llegar a ser un buen tebeo. Lo mejor de este cómic, además del dibujo, es que, a ver si me entendéis bien, no parece de Millar. Uno esperaría de Millar diálogos muy originales, pero poco distinguibles entre ellos, y efectivamente, tenemos grandes diálogos, pero Millar capta perfectamente algo tan difícil como es la manera de hablar de Peter Parker, dándole un tono decididamente ochentero. Se nota además que la serie sigue esa honda, con la Gata Negra por allí, y recuperando personajes de la época. En el estilo impuesto por el Batman: Silencio, Millar sigue adelante con su macroaventura, en la que revisamos los villanos del lanzarredes y las relaciones de éste con otros miembros del Universo Marvel, en este caso, con la Patrulla-X. Ahora parece que sí se coordinan bien en Marvel, y aparecen los hombres-X que tienen que aparecer, sobre todo Rachel Summers, a la que Millar parece tener bastante cariño, o esa es la impresión que se puede sacar. La asamblea de villanos con la que se cierra el tebeo, así como lo que Millar plantea sobre Veneno también han sido realizadas encajándolo todo cuidadosamente, no como lo haría un Busiek, pero sí con cierto sentido y coherencia. Se nota que a Millar le están ayudando los chicos de Spider-Man.org como vigilantes de la continuidad. Me pregunto por qué Marvel no llamó antes a estos chicos. Leyendo la aventura, en fin, tienes la sensación que en el futuro nos acordaremos mucho, y muy bien, de ella.
Algo parecido me pasa con el quinto y último número de la saga de apertura de The Pulse. Desde que hace años leí aquella magnífica miniserie sobre el Daily Bugle he querido que le den una colección al periódico, y ahora por fin lo han hecho. Bendis se maneja con grandes repartos, argumentos detectivescos y buscando el lado humano a sus personajes, y aquí lo hace como en los mejores números de Alias o Daredevil. Bendis ha hecho lo que nadie en Marvel en muchos años, crear un personaje totalmente nuevo por el que todos nos interesemos y que sintamos como propios. Se trata de Jessica Jones, y aunque su protagonismo en la serie es lateral, cada vez que aparece consigue la atención del lector. La recuperación de Luke Cage dentro de este título, después del fiasco de miniserie de Corben, es más que loable. Aquí también se han puesto a atar cabos sueltos. ¿Cuántas veces habré comentado con Rubén Guzmán que se habían olvidado por completo de que Norman compró el Bugle? Pues aquí se acuerdan, vaya si se acuerdan. Pero se acuerdan sobre todo de que Ben Urich escribió Legado de maldad, y hay Bendis merece más aplausos: conviene mantener viva la llama de uno de los mejores tebeos de Spidey de los últimos años, el Legado de Maldad de Busiek.
y ahora, sigo con la actualización de papel de Bajo la máscara, que por fin le estoy dedicando el tiempo que requiere. Me comenta además Francesc Martínez que ya hemos llegado en Bajo la máscara a las 5.000 visitas. ¡¡Habrá que celebrarlo!! ¿Tanto como que Spider-Man por fin haya dejado atrás la cosa ésa que dirigió Mel Gibson? Eso mejor lo contamos en las noticias….

La boda de Spiderman

boda.jpg

Cuando hace un par de años estrenaron la primera película de Spiderman, tengo que reconocer que enseguida me quedé prendado de un personaje con el que fácilmente te podías sentir identificado. Pero mi interés se acrecentó cuando poco a poco, comic a comic, fui conociendo a Peter Parker, la personalidad bajo la máscara.
Tengo que reconocer que debido a la gran cantidad de historias protagonizadas por Spiderman, nunca me he planteado ser un coleccionista completista del personaje, como si lo son muchas personas a las que leo en los foros de internet como los de Dreamers. Pero tras conocer, por medio de diferentes páginas webs que recorren la historia del personaje desde su nacimiento hasta ahora, toda la vida y los personajes que habían rodeado y rodean a Peter Parker, hubo una historia que si tenía muchas ganas de tener, y esa era la de la boda entre él y Mary Jane.
De hecho, mi afición al personaje también se debe al interés que me causó el primer coleccionable que sacó Planeta de Agostini con motivo del estreno de la primera película. En la primera entrega, en un pequeño fascículo número 0, salía una imagen de dicha boda, y yo (sin saber que el personaje tenía un pasado y un futuro) pensaba que me estaba haciendo la única colección de Spiderman, y que dicha colección finalizaría con la boda. Por eso sentí una pequeña decepción cuando supe que la boda no se incluiría en el primer coleccionable, pero me alegré cuando supe que si saldría en el segundo.
Y por fin la conseguí, y por fin me la leí. Y efectivamente he quedado muy satisfecho, y disiento de la política de Planeta de Agostini, que creo que tendría que haber incluido esta historia en el primer coleccionable, como colofón del mismo, junto con las historias del Duende que quedaron colgadas, y que son con las que se ha abierto el segundo coleccionable.
Pero la historia en si de la boda me ha gustado mucho. El soltero Peter Parker por fin se casaba, con una chica a la que conocía desde hacía años (Mary Jane Watson) pero antes de eso pasaba por muchas dudas, e incluso llegaba a pensar en cancelar la boda. Recordaba su pasado, especialmente junto a su primera chica, Gwen Stacy, e incluso (en uno de los momentos que más me han gustado) le decía a la foto de Gwen que le ayudase a elegir, ya que a él le hubiera gustado que ella fuera su chica, pero ahora iba a casarse con otra. Y por otro lado las dudas de la propia MJ. Quiere a Peter, pero está acostumbrada a un ritmo a un ritmo de vida que quizás no pueda llevar (cosa que le preocupa sobretodo a Peter, preocupado por no poder darle lo que se merece). Afortunadamente vencen sus miedos y dudas y se casan, en una ceremonia muy bonita y en una historia que (en resumen) me gustó mucho, como ya habrás podido notar. Incluso lo suficiente para escribir este artículo.

Vengadores desbandados

Después de un larguísimo día de trabajo, no podía irme a la cama sin leer, al menos, un tebeo. El elegido ha sido el Avengers 501 o, lo que es lo mismo, la segunda parte de Avengers Dissasemble, la saga con la que, como diría la publicidad, Brian Michael Bendis pretende remover los cimientos de los Héroes Más Poderosos de la Tierra, y tralarí, tralará.
Podría poner un gran ATENCIóN SPOILERS a continuación, y ahí queda puesto, pero a estas alturas queda poco por destripar que no haya destripado ya la misma Marvel, ¿verdad? Desintegrar a los Vengadores es un gran golpe de efecto que, no por utilizado en anteriores ocasiones (aquel sosísimo Avengers 300, por ejemplo) deja de tener su morbo pero, ¿es necesario anunciarlo a bombo y platillo? Creo que hubiera leído esta aventura con mayor interés de no ser porque… ¡Desde el principio sé cómo va a acabar! Y no lo entiendo, la verdad, porque hasta ahora el truco de reservarse las sorpresas le había servido de maravillas a Joe Quesada para recuperar el interés por lo que ocurrirá a continuación. Aquí ya está claro que van a morir muchos, que el grupo se desbandará y que luego renacerá de sus cenizas. El morbo consiste en saber cómo.
bueno, pues la primera parte del cómo, el #500, no me emocionó demasiado. Bendis jugaba a Millar, con unas escenas muy espectaculares, a lo El día del mañana, es decir, a lo blockbuster veraniego, pero digamos que la magia se rompía, al menos se rompía para mí, cuando los Vengadores se cagaban los pantalones cuando les colocaban delante cinco ultrones… total, antes sólo se habían enfrentado a unos cuantos cientos a la vez. Esa ignorancia absoluta por parte de Bendis no de lo que ocurrió en algún oscuro episodio de la etapa de Larry Hama, sino de lo que sucedió apenas cinco años atrás en unos tebeos excelentes y que además supusieron la penúltima aparición de Ultrón supone un desprecio peligroso. El tomar por irrelevante la etapa de Busiek hace que yo me tome ésta que ahora se abre como tal. Qué le vamos a hacer.
El #501 me ha gustado más. Reina la bronca en el grupo y eso es siempre divertido y recuerda a los tiempos en los que me enganché, los de Shooter, Byrne y Pérez (los primeros de Forum, vaya. ¡¿De verdad que han pasado veinte años?!!!), y se acrecienta el interés por cómo ocurriran las cosas y quién va a morir… bueno, quién más. ¿Se atreverán con la Avispa? Mi buen amigo Miguel Bravo, que ama a los Vengadores como si fuera miembro honorífico, dice que no se atreverán. Yo creo que son capaces. Al fin y al cabo, siempre pueden resucitarla.
Aquí está el problema. ¿Por qué, estando correctamente escritos estos tebeos, aunque mediocremente dibujados, falta la emoción en su lectura? Pues porque ya hemos leído esto antes. Ya nos han dibujado situaciones terribles nunca antes vistas rodeadas de sucesos cataclísmicos. ¿Para qué? Para volver al tradicional status quo al poco tiempo. Ya pueden destruir la mansión, que la reconstruirán. Ya puede separarse el grupo, que se reagrupará. Ya puede morir la Avispa o su señora madre, que resucitará. Ya pueden venir Spider-Man y Lobezno, que se irán. Hemos visto tantas veces a los de Marvel (y a los de DC, ya puestos) romper los juguetes para a continuación reconstruirlos que ya no nos creemos nada. Somos como los lugareños, que escuchamos al pastorcillo mentiroso clamar que viene el lobo, que viene el lobo. Pero ya no nos engañan más.
A no ser que.. ¿Y si esta vez viniera de verdad el lobo?
¡Nah! Pero la saga empieza a coger forma y a divertir. Parece que por lo menos lo pasaremos bien, y no dejo de pensar que unos Vengadores con Spidey y Lobezno pueden tener su coña, aunque sea por ver a Bendis mezclando personajes tan diferentes. Va a molar cuando el Capi les ordene tal cosa y Lobezno le diga que no, y Spidey se cachondee. Luego las aguas volverán a su cauce. Y en ocho años, volverán a renumerar con la vieja contabilidad para celebrar el #600. Y creo que allí seguiremos estando para que nos cuenten otra vez la misma historia. Si lo hacen con gracia ya tendremos un motivo para echarle un vistazo, y dudo que pidamos mucho más.

1 373 374 375 376