Marvel Super Heroes: Secret Wars- 25

Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Secret Wars 1.jpg

En Abril de 1985 salió a la venta en Estados Unidos el último número de Secret Wars, la primera maxiserie de la historia de Marvel (y la segunda serie limitada), con guión de Jim Shooter y dibujos de Mike Zeck (apoyado en algunos números por Bob Layton ).

Doce comics en los que disfrutamos de una de las historias más épicas de la Casa de las Ideas, enfrentando a los héroes más famosos (Los Vengadores, Los 4 Fantásticos, la Patrula-X, Hulk y Spider-Man), con sus más peligrosos enemigos (El Destructor y su grupo, Ultrón, Kang, Dr. Muerte, La Encantadora, el Hombre Molécula, Dr. Octopus, el Lagarto y Galactus),que acabó convirtiéndose en un clásico instantáneo, alabado y criticado a la vez por el público, pero con cifras cercanas al millón de ejemplares vendidos por número. 

Este año, por tanto, se cumplirán 25 años de su publicación, y en Bajo La máscara hemos querido adelantarnos y unirnos a la celebración a través de este artículo, dividido en varias secciones, en el que repasaremos los aspectos más importantes de esta obra, con la única pretensión de que cuando acabéis de leerlo, corráis a disfrutar de nuevo del cómic. 


Prólogo: El Todopoderoso.
Que mejor manera para empezar a hablar de las Secret Wars que hacerlo conociendo un poco más a la entidad que originó todo el argumento: ¿Qué o quién era el Todopoderoso? Esa es la pregunta que todos los aficionados se hicieron durante los meses que duró la maxiserie. Todos esperaban que el final , Jim Shooter diese una respuesta a esta cuestión. Sin embargo, no fue así. En Marvel se habían encontrado con un gran misterio cósmico, y no se podía dejar pasar la oportunidad de explorarlo al máximo. 
 

Imagen Thumbnail para FF 20.jpg

La respuesta, en realidad, había que buscarla en el pasado. En el Fantastic Four 20 (1963, Marvel Masterworks: Los 4 Fantásticos 2), para ser más exactos. Casualmente, el acontecimiento que dio lugar al nacimiento de uno de los principales protagonistas de Secret Wars, el Hombre Molécula, fue el que originaría, posteriormente, a las propias Secret Wars: Owen Reece abrió un agujero dimensional entre la que más tarde se convertiría en la realidad del Todopoderoso y la nuestra, un agujero  por el que se coló la energía que no fue almacenada en el cuerpo del Hombre Molécula (y que le permitía tener poderes casi ilimitados), tomando conciencia propia. Eso era el Todopoderoso, que sentía fascinación por el universo de los héroes Marvel, puesto que mientras él en su universo lo era todo, en aquella tierra, cada uno era un individuo diferente, con deseos y pensamientos propios. Para experimentar esas sensaciones, llevó a cabo un experimento: reuniría a los llamados “superhéroes”, los seres más poderosos de aquel mundo, y los enfrentaría a los “villanos”, en un juego en el que los vencedores obtendrían todo lo que deseaban Así nacieron las Secret Wars. 
 
El Todopoderoso, por tanto, era en realidad un cubo cósmico incompleto, tal y como descubriría (y descubriríamos), en las secuelas de Secret Wars (Secret Wars II y Secret Wars III, en las páginas de los 4 Fantásticos, que espero poder tratar otro día..), y la historia habría quedado así, como un círculo cerrado, y más o menos explicado, de no ser por la intervención de un hombre. Un guionista, que actualmente es el encargado de “mover los hilos” de las series más importantes de la Casa de las Ideas: Brian Michael Bendis. Veréis, personalmente, el trabajo de Bendis me gusta. Es cierto que constantemente recibe críticas muy desfavorables por parte, sobre todo, del sector más clásico de los aficionados (de Los Vengadores, en especial), pero en general, creo que su trabajo, tanto en el Universo Marvel tradicional como en la línea Ultimate (con el imprescindible Ultimate Spider-Man a la cabeza), ha sido bastante bueno. Sin embargo, cuando leí lo que escribió en el número 3 de  New Avengers: Illuminati (2007, 100% Marvel: Los Nuevos Vengadores: Illuminati- Invasión Secreta), no tuve más remedio que unirme a las críticas…
 
Los Illuminati, para quien no lo sepa, es el grupo formado por Reed Richards, Iron Man, el Doctor Extraño, Namor, Rayo Negro  y Charles Xavier, que a golpe de retrocontinuidad, se habían reunido para tratar de solucionar las más importantes amenazas y problemas. En los dos primeros números de la citada miniserie, Bendis nos mostraba las reacciones del grupo a la Guerra Kree-Skrull y a la aparición de las Gemas del Infinito y su Guantelete, y ahora le llegaba el turno a las Secret Wars.

Imagen Thumbnail para Todopoderoso en Illuminati.jpg El comienzo del comic no dejaba lugar a dudas: Bendis quería dar un golpe de tuerca al argumento original, y a la figura del Todopoderoso en particular: en palabras de Charles Xavier, el Todopoderoso era un Inhumano. Pero no un inhumano cualquiera, no: un Inhumano mutante. Al descubrir esto, y aprovechando que Rayo Negro estaba en el grupo, decidieron ir a visitar al Todopoderoso (más o menos, a la altura del Secret Wars II 2), para ver cómo reaccionaría el Todopoderoso ante la presencia de su monarca. Los Illuminati le exigieron que abandonase el universo, ya que con su presencia alteraba el orden natural, y el Todopoderoso se resistió, explicando a los héroes que podía hacer realidad sus más profundos deseos. Pero la moral de los héroes se impuso, y el Todopoderoso decidió dejarnos… ¿o no? La imagen final del comic no dejaba lugar a dudas: el Todopoderoso continuaba en nuestro Universo, con la misma curiosidad por los seres humanos y su planeta.

 
Ahora bien… ¿Qué necesidad había de contar esta historia? ¿Realmente era necesario que, para narrar la participación de los Illuminati en la historia del Todopoderoso, se echasen por tierra los argumentos y explicaciones anteriores? Yo creo que no. Este es sin duda, uno de los mayores errores no sólo de Bendis, también de Marvel, de los últimos años.

La Guerra en imágenes.
 
Una vez aclarado el origen de este caprichoso ser, vamos a lo importante, que era la historia en sí. Una imagen vale más que mil palabras, y por eso he decidido seleccionar algunos de los momentos más significativos de cada uno de los 12 números de la maxiserie, en vez de contaros línea a línea, capítulo a capítulo, toda la historia. Por supuesto, faltan muchos, y me gustaría que, si os apetece, me contaseis en los comentarios cuáles son vuestros favoritos.

 Capi y villanos.jpg
 
Del primer número nos quedamos con dos viñetas: en primer lugar, la presentación de los protagonistas, tanto los héroes como los villanos, pero en especial la de estos últimos, que es la que tenemos aquí arriba. No tiene demasiado que comentar, más allá de reflejar que mientras en el bando de los superhéroes era cada grupo o individuo el que se presentaba, en el de los villanos era únicamente Muerte el que llevaba la voz cantante, dando muestras ya
desde el principio el protagonismo que tomaría este personaje a lo largo de la serie. Además, mientras que del grupo de los héroes ya teníamos, gracias a sus series regulares, pistas sobre quién iba a participar, los enemigos a los que harían frente se mantuvieron en la incógnita. Hasta esa escena, claro.
 

Imagen Thumbnail para Galactus suelo.jpg
Por otro lado tenemos la “caída de Galactus”. Lo he elegido porque era la primera muestra del poder real del Todopoderoso (si dejamos aparte la formación del planeta), un poder que era capaz de doblegar al  mismísimo Devorador de Mundos.

En el segundo número hay momentos bastante espectaculares, pero ninguno tiene la carga dramática de estas escenas en las que los personajes expresaban su tristeza y su desazón, al no comprender en que extraño juego cósmico se habían metido, arrancados de sus hogares y de sus familias a través del engaño. La de Ben Grimm tiene especial trascendencia, si tenemos en cuenta el futuro que le espera a este personaje (algo de lo que hablaremos en uno de los apartados de este artículo).

A continuación tenemos la creación, el nacimiento, de dos supervillanas. Fijaros si el Dr. Muerte era capaz de hacer cualquier cosa para llevar a cabo sus planes, que fue el primero en comprender la extraña tecnología que el Todopoderoso había puesto a su disposición, y con ello aumentar el número de enemigos de los héroes. Titania y Volcana, Mary McPerran y Marsha Rosenber recibieron superpoderes, en un planeta en el que encontraron, cada una a su manera, el amor, en compañía del Hombre Absorbente y el Hombre Molécula, respectivamente.
 
La imagen del número 4 está bastante clara. Es una de las más icónicas de la maxiserie, y sobran las palabras al referirnos a ella. Es sencillamente impresionante como Bob Layton, que sustituía temporalmente a Mike Zeck en los lápices, captura en esta viñeta el esfuerzo sobrehumano que realiza el Coloso Esmeralda. Sin duda, una de las mayores demostraciones de fuerza de su historia.
 
La llegada de la nave de Galactus marca la quinta entrega de Secret Wars. Las dudas invadían tanto a los protagonistas como a sus némesis… ¿sería capaz Galactus de absorber las energías del planeta? ¿Qué ocurriría entonces con el juego? Mientras, un hombre veía este movimiento como una oportunidad perfecta para culminar su objetivo. Se trataba del Doctor Muerte, que logra internarse con éxito en tan poderoso bajel intergaláctico.

En la mitad del trayecto destaca la aparición de Klaw. A ver, de verdad… ¿quién se esperaba que este personaje apareciese justo en este momento? Que levanten la mano los que tampoco se esperaban lo importante que llegaría a ser al final…

Si hay una escena dramática y brutal en las Secret Wars, esa es la paliza que recibe Hulka en el séptimo número. Nunca antes "los malos" habían sido tan crueles.

Dejando a un lado el “momento Spider-Man” (la obtención del famoso traje negro), el número 8 se caracteriza por traernos otra imagen trágica donde las haya: la muerte de Zsaji, la curandera aliada de los héroes, cuyo fallecimiento dejó un gran vacío en el corazón de Coloso.

Galactus comenzó a absorber el planeta al final del número 9. Sin embargo, no logró su objetivo: las energías fueron desviadas… ¡¡ por el Dr. Muerte !!

El mismo Doctor Muerte que, luego de absorber también los poderes del Todopoderoso, anunció en la imagen final del número 10 el final de la Guerra.

Sin embargo, los héroes no estaban para nada conformes con este final, y desconfiaban del poder de Muerte, algo que el monarca de Latveria no podía permitir. Pero por una vez, no hubo diálogos, ni batallas. Sólo una imagen. La destrucción total. (Secret Wars 11).

Pero la llama del heroísmo es muy fuerte, y los héroes regresaron. Sin duda, una de las imágenes del número final de Secret Wars fue la cara de Muerte al ver el martillo del Dios del Trueno, al que acaba de matar, atravesando su fortaleza

Al final, las Secret Wars terminaron, pero Ben Grimm decidió quedarse en el planeta. ¿Qué tenía reservado el futuro para el miembro más reconocible de La Primera Familia?

Spider-Man y las Secret Wars.
 
Spider-Man habría pasado sin pena ni gloria por el planeta de las Guerras Secretas si no llega a ser por dos momentos clave que protagonizó a lo largo de la maxiserie. Digo esto, porque se puede observar a la perfección como el Hombre Araña, acostumbrado a vivir sus aventuras en la acogedora Gran Manzana, está “vacio” sin ese elemento urbano, que como era de esperar, no está para nada presente en un mundo hecho a raíz de pedazos de otros planetas. Así, Jim Shooter se las tuvo que ingeniar para dar a uno de los héroes más populares de la Casa de las Ideas su momento de gloria que, como decía, le llegó por partida doble.
 
El primero lo tenemos en el tercer número de Secret Wars, cuando Parker descubre por casualidad los verdaderos planes de la Patrulla-X, que pasaban por unirse a Magneto (que había abandonado a los héroes ya en el primer número), para protegerse, puesto que consideraban que esta no era su batalla, y que el resto de héroes les habían tratado injustamente al ver a Pícara en el equipo (una antigua villana, reformada, y que había tenido un enfrentamiento con Los Vengadores luego de robarle los poderes- y algo más- a Carol Danvers). Spider-Man tampoco entendió esta curiosa manera de protegerse, y asumió los planes de la Patrulla como una traición, peleando contra  toda la Patrulla, y derrotándola, pese a estar en clara desventaja numérica. Sin embargo, Spidey no llegó a alertar al resto de los héroes de los planes de los mutantes, porque el profesor Xavier empleó sus trucos mentales para hacer que Peter olvidase el incidente (Xavier continuaba así  su “tradición” de borrar recuerdos, a pesar de que él mismo afirma que no le gusta utilizar sus poderes para manipular mentes…)

El otro momento cumbre de el cabeza de red lo encontramos en el Secret Wars 8, cuando al tratar de arreglar su maltrecho disfraz, a causa de las batallas, confundió la máquina que habían utilizado entre otros Thor, Hulk y Ojo de Halcón, con otro instrumento cuyo producto  le traería numerosos problemas en el futuro. Así,  Peter Parker regresó, junto al doctor Curt Connors, del planeta del Todopoderoso en el Amazing Spider-Man 252 (Mayo de 1984, Coleccionable Spiderman 1, 19), y lo hizo con un nuevo aspecto muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados, sorprendiendo a todos los fans, vistiendo un traje negro con unas curiosas habilidades… Pero no os preocupéis: no pretendo aburriros contando de nuevo una historia que todos los fans del lanzarredes, de una forma u otra, ya conocemos (me refiero, por supuesto, al simbionte y sus posteriores variantes). Pero en lo que si me gustaría que pusiéramos atención es en otro personaje, muy ligado (desde su origen), al “mundo arácnido”, y a las consecuencias que tuvo para él las Secret Wars. Me refiero al Doctor Octopus.  

 
En el número 11 de Secret Wars, el Hombre Molécula trató de atacar al Doctor Muerte, que acababa de conseguir arrebatarle los poderes al Todopoderoso. Muerte enseñó a Owen Reece la inmensidad de sus poderes, dándole la confianza que necesitaba para liderar al grupo de supervillanos. Volcana, que había encontrado en el Hombre Molécula una persona a quién amar, fuerte y a la vez sensible, sugirió a su novio marcharse a un lugar muy familiar para la mujer: el suburbio de Denver (habitantes humanos incluidos) en el que vivía, y que fue atraído junto a trozos de otros planetas por el Todopoderoso, para crear el planeta en el que se disputarían las Secret Wars. El Hombre Molécula, con sus poderes a pleno rendimiento, logró separar de nuevo el suburbio de la tierra, e iniciar el viaje de vuelta a nuestro mundo. 
 
Octopus, por supuesto, viajaba junto a Owen y el resto de villanos, pero a diferencia del resto, no se le ocurrió otra cosa que criticar abiertamente al Hombre Molécula, desconfiando de la posibilidad de regresar sanos y salvos del que calificaba como “viaje suicida a través del espacio”. Al igual que hiciera Muerte, el Hombre Molécula demostró a Octopus hasta donde podía llegar su poder, que fue capaza de reconstruir las estrellas que el Todopoderoso había destruido en el primer número de Secret Wars. Esto fue demasiado para el cerebro racional del buen Doctor, que atacó  sin éxito (lógicamente) al Hombre Molécula, que le entregó a las autoridades una vez regresaron a casa.
 
Efectivamente, Reece cumplió su promesa, y Octopus fue capturado, algo que no vimos en ninguna serie (ni siquiera en Amazing Spider-Man), pero que se pudo observar perfectamente en Fantastic Four, exactamente en el número 267 (1984, Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 13), apenas unas horas después de que los héroes regresasen a casa. Y es que el grupo liderado por Reed Richards (y al que recordemos que se había unido Hulka, en sustitución de La Cosa, que se quedó en el planeta del Todopoderoso
), se enfrentó a su regreso a casa a una de las mayores tragedias de sus historia: Susan Richards, la Mujer Invisible, que no había acompañado al resto de la Primera Familia a las Secret Wars, estaba embarazada, pero la radiación del ambiente en el que fue concebido ese bebé (durante el transcurso de un largo viaje a la Zona Negativa), amenazaba no sólo con acabar con la vida del niño, sino también con la su madre. 

Para tratar de evitar tan fatídico desenlace, Reed contactó con los grandes expertos de radiación del Universo Marvel: Walter Langkowski (más conocido como Sasquatch, de Alpha Flight), Bruce Banner (Hulk, y que ya daba muestras de nuevo de sus cada vez más frecuentes cambios de humor, algo que se inició en Secret Wars) , Michael Morbius (el vampiro enemigo de Spider-Man) y…. ¡¡ El Doctor Octopus ¡! Sí, porque aunque Otto Octavius ha sido durante gran parte de su vida un peligro para la sociedad, no es menos cierto que en sus inicios era un reputado científico, experto en radioactividad. Un gran giro introducido por Byrne en esta fantástica etapa, y que demostraba que Reed era capaz de cualquier cosa para ayudar a su familia, aunque eso significase aliarse con sus peores enemigos. Sin embargo, el estado en el que encontró Mr. Fantástico a Otto no podía ser peor: el Doctor, afectado por el shock que le provocó el Hombre Molécula, estaba destrozado emocional y psicológicamente, y había sido internado en un hospital psiquiátrico, en el que trataban de recuperar la parte “buena” de Octavius, despojado ya de sus letales brazos robot. Reed logró convencer a Octopus de su capacidad para hacer el bien a través de sus conocimientos (aunque tuvo que lidiar con los brazos robot del Doctor, atraídos por la sicosis del villano). Por desgracia, cuando llegaron al hospital, ya era tarde. Susan había perdido al bebé.

 
Este hecho, por increíble que parezca, provocó en la rota mente de Octopus la idea de que Richards y el resto de científicos lo habían llamado para utilizarlo de cabeza de turco, en caso de que las cosas saliesen mal, y tras un amago de enfrentamiento con Hulk, regresó al centro psiquiátrico.
 
De todas formas, el estado mental de Octavius ya venía siendo un poco inestable desde hacía un tiempo, por culpa de la derrota, casi definitiva, que le había infringido hacía un tiempo Spider-Man en Peter Parker, Spectacular Spider-Man 79 (1983, Coleccionable Spiderman 1, 11), en el combate final de la saga en la que Octupus había sufrido otro de los mayores shocks de su vida, el que le propinó Spider-Man al arrancarle los brazos en el Peter Parker, Spectacular Spider-Man 75 (1983, Coleccionable Spiderman 1, 9). En The Final Battle!, Spider-Man convenció a uno de sus más peligrosos enemigos de que nunca lograría vencerle. Todos estos hechos provocaron un daño muy profundo, más del que se podía esperar en un principio, en la mente de Octopus, algo que se pudo comprobar en la siguiente gran aparición del villano en el Web of Spider-Man 5 (1985, Coleccionable Spiderman 1, 30).

Aparentemente recuperado, Otto se fugó del psiquiátrico, y retomó su carrera criminal. A lo largo de ese número, podíamos ver como los propios secuaces del Doctor temían por su estado mental, pero aún así continuaban a su lado, construyendo incluso un Spider-Man robótico, con el que Octopus practicaba. Pero al final, el verdadero Cabeza de Red se hizo pasar por el robot, y peleó contra Octopus. A diferencia de lo que nos tiene acostumbrados, Peter se mantuvo en silencio durante todo el combate, haciendo creer a su enemigo de que peleaba contra el robot, y no fue hasta que estaba a punto de vencerlo, cuando abrió la boca… ¡¡ lo que provocó otro shock para Octopus, que quedó paralizado en el acto !!. 

Todo esto viene a demostrar que no sólo en el bando de los héroes tuvimos cambios luego de Secret Wars. Y es que en el Universo Marvel, desde su orígenes, héroes y villanos, sin importar los poderes que tengan, siguen siendo humanos, y al igual que en la realidad, las heridas emocionales, muchas veces, son peores que las físicas.

 
Pero no quiero terminar este apartado sin volver a Spider-Man, porque para celebrar, precisamente, el 25º aniversario de las Guerras Secretas, en Diciembre del año pasado salió a la venta en Estados Unidos el primer número (de cuatro) de la miniserie Spider-Man and the Secret Wars, a cargo de Paul Tobin y Patrick Scherberger, que narra lo ocurrido en las Secrets Wars desde el punto de vista de Spidey.
 
 
 ¿Y qué pasó con…?
 
Spider-Man y el Doctor Octopus no fueron los únicos que tuvieron que lidiar a su vuelta con las consecuencias de Secret Wars. En este apartado, vamos a tratar de dar respuesta a algunos de los interrogantes que quedaron en el aire al final de la maxiserie:
 
– …el Doctor Muerte?: Sin duda alguna, Muerte es el gran protagonista de Secret Wars. No sólo fue capaz de plantar cara a todos los grupos que se enfrentaban en la contienda (a todos, si, incluidos a los villanos con los que llegó), sino que además fue capaz de doblegar (momentáneamente, eso sí) al mismísimo Todopoderoso, y todo gracias a la colaboración de Klaw, el Amo del Sonido. Al final de la historia, Muerte, Klaw y el propio Todopoderoso desaparece ante la mirada del Capitán América. Pero en realidad el Doctor Muerte ya había desaparecido hacía un tiempo. 
 
Todo se remonta a apenas unos cuantos números antes de la marcha de los 4 Fantásticos a las Secret Wars, en The Thing 10  (Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 12), concretamente al Fantastic Four 258 (1983, Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 10). En ese número daba comienzo una de las sagas más interesantes de la etapa de Byrne en la serie, que sin embargo quedó un poco eclipsada por el otro gran argumento del momento, El Juicio de Reed Richards (o de Galactus). En “Interlude”, una historia protagonizada en su totalidad por Von Muerte, el villano lograba, con ayuda de uno de sus científicos, recrear la máquina con la que en el mítico Fantastic Four 57 (1966, Biblioteca Marvel: Los 4 Fantásticos 6), robara los poderes a Estela Plateada. Pero en esta ocasión Muerte conocía muy bien los efectos secundarios que podía conllevar el proceso, y decidió elegir a un sujeto no sólo capaz de contener el poder cósmico el t
iempo suficiente como para destruir a los 4 Fantásticos, sino también lo  suficientemente manipulable como para que Victor tuviera en todo momento la sartén por el mango. 
 
El elegido fue otro viejo conocido de los aficionados, el ex Heraldo de Galactus Terrax, que había ido a parar a un hospital luego de que en el Fantastic Four 242 (1982, Coleccionable Los 4 Fantásticos de Jonh Byrne 4) el Devorador de Mundos le privara de sus poderes. Terrax atacó salvajemente a la Primera Familia, en una batalla a la que se unió Estela Plateada. Sin embargo, y aunque Tyros parecía ir ganando, los planes de Muerte no estaban saliendo como quería ¿Dónde estaba Reed Richards? Lo que más ansiaba Muerte era ver como Reed sufría al ver caer al resto de su Familia… ¿Por qué no había acudido a la batalla con el resto de sus compañeros? La respuesta a estas preguntas ya ha sido contestada unas líneas más atrás, pero Muerte desconocía ese hecho, así que decidió parar la batalla… cosa que resultó lo más fatal que podía haber hecho: las energías que desataron Terrax y Estela fueron de tal magnitud, que destrozaron a Muerte, al que los 4 Fantásticos, aparentemente, no tendrían que temer nunca más… 
 
Y en esto llegaron las Secret Wars, y Muerte se convirtió en de nuevo en el más peligroso de los villanos… ¿pero cómo era posible? ¿O acaso Muerte no había muerto? ¿Lo había resucitado el Todopoderoso? Si era capaz de destruir galaxias enteras, lo más normal sería que resucitar a los muertos fuese para él un juego de niños. Estaba claro que su presencia en las Guerras Secretas era algo que intrigaba a los fans, y posiblemente fue esa una de las razones por las que esas preguntas tardaron aún un tiempo en contestarse. 
 
Fue el regreso de la mutante Jean Grey en las páginas de los Vengadores (y de los 4 Fantásticos), lo que puso sobre alerta a Mr. Fantástico, por la posibilidad de que Muerte pudiese continuar con vida. Al comienzo del Fantastic Four 287 (1986, Coleccionable los 4 Fantásticos de John Byrne 22),  Reed se hacía las mismas preguntas que los aficionado, en la misma historia en la que  un misterioso personaje llamado el Hombre Invencible atacaba la embajada de Latveria en Nueva York, y lo hacía en venganza por lo que el monarca de Latveria le había hecho a su familia. Al escuchar el trágico relato, Hulka, la Avispa y la Mujer Invisible decidieron apoyarle, y atacar juntos al villano. 
 
Paralelamente, asistíamos a la dramática historia que vivía una mujer llamada Peggy MacArthur, que había permanecido secuestrada por su propio marido en su casa. Su marido, que era ni más ni menos que el Hombre Invencible, y que se había empezado a comportar de una extraña manera el mismo día que el Doctor Muerte había perdido la vida en medio de la batalla de los Heraldos de Galactus. Peggy logró llegar a la Embajada justo al mismo tiempo en que el Hombre Invencible revelaba su verdadera identidad… Norman MacArthur… o al menos su cuerpo, porque la mente era la del Doctor Muerte. Victor había utilizado en el último momento de la batalla el poder transferencial de mente que había aprendido de los extraterrestres ovoides (en la Biblioteca Marvel: Los 4 Fantásticos 2), tomando el cuerpo de Norman, y cuya mente fue la que murió junto al cuerpo de Muerte en realidad. Pero Muerte consideraba que el cuerpo de Norman no era digno de su mente, y utilizó, ante unos atónitos 4 Fantásticos, los hechizos que le legó su madre para encontrar el cuerpo perfecto: el del Todopoderoso, que se había convertido en un verdadero Dios (de un universo diferente, eso si) luego de las denominadas Secret Wars II.

Sin embargo, de nuevo Muerte subestimó a su adversario. Gracias a Reed Richards, el Todopoderoso reconoció al instante al hombre que le había robado en su momento sus poderes, y trató de destruirlo. De nuevo Reed intervino, y fue entonces, en el Fantastic Four 288 (Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 22) cuando descubrimos la respuesta a todos los interrogantes: como en el momento en el que se celebraron las Secret Wars Muerte estaba muerto, el Todopoderoso había explorado el continuum en busca del futuro adecuado, llevando a ese Doctor Muerte al mundo de las Guerras Secretas. Al sacar a Muerte de su propio futuro, creó un bucle temporal, de manera que el pasado que los 4 Fantásticos y el Todopoderoso conocían era aún el futuro para Muerte, y si el Todopoderoso alteraba de nuevo la cadena matando a Muerte, provocaría una onda temporal que desgarraría en continuum. Así, el Todopoderoso decidió recrear el auténtico cuerpo de Muerte, devolviendo su mente, y haciendo lo mismo con el de Norman MacArthur. También envió a Muerte al planeta de las Secret Wars, pero sin los recuerdos de esta aventura, para que llegase a la maxiserie sin ningún conocimiento del Todopoderoso. El Círculo estaba completo, las preguntas contestadas, y la siguiente vez que los 4 Fantásticos se viesen las caras con su archinémesis sería en sus propios términos.

– …La Cosa?: La adorable Cosa de ojos azules, Ben Grimm, fue una de las personas a las que más le afecto su paso por las Secret Wars. En el número 2 de la miniserie, y en medio de un combate contra Magneto (es decir, en el peor de los momentos), La Cosa se transformó de nuevo en Ben Grimm. A lo largo de la miniserie, veríamos como este proceso se repetiría, hasta el punto de que al término del Secret Wars 12, Ben decidió quedarse en el planeta, para tratar de investigar cual era ese factor-X que le permitía revertir su aspecto a voluntad, dejando a Hulka como su sustituta en los 4 Fantásticos. A lo largo de 12 números de su flamante serie regular (1984-1985, The Thing 11-22), Ben vivió todo tipo de aventuras en el planeta que había creado el Todopoderoso, combatiendo a todo tipo de peligros, haciendo nuevos aliados (aliada, una mujer llamada Tarianna), y sobre todo, siendo él mismo, con la capacidad de, por primera vez en mucho tiempo, ser humano de nuevo. 
 
Pero todo lo bueno tiene que acabar, y una de las reglas no escritas de todo buen guionista es no ofrecer a los personajes aquello que más quieren. Aunque al término de la aventura de Ben en el planeta de las Secret Wars, en The Thing 22 (1985, Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 17), él creyese lo contrario. En dicha aventura, el misterioso en
emigo que había estado acosando a Ben a lo largo de su estancia en el planeta, se descubrió ante él, dejando a todo el mundo boquiabierto, puesto que se trataba de…¡¡ el propio Ben Grimm !! O al menos, de una personificación de la parte humana de la Cosa, creada por el propio planeta. Durante el combate, la compañera de Ben, Tarianna, atravesó con una espada a este doble, que murió junto a su atacante en el acto, suprimiendo una de las dos partes del hombre llamado Ben Grimm (la humana), haciendo que se perdieran para siempre (más o menos) los poderes de cambio del héroe. Sería para siempre la Cosa, y aceptando este hecho, pulsó el botón de regreso a casa, al mismo tiempo que tenía lugar la destrucción del planeta.
 
Ben llegó en un muy mal momento a casa. Cuando Alicia Masters, su eterna novia, se enteró que Ben había decidido quedarse en el planeta de las Secret Wars, para descubrir la forma de volver a ser humano, se sintió decepcionada, ya que ella sabía que, tuviera el aspecto que tuviera, siempre amaría a Ben Grimm. Alicia prontó encontró a otra persona a la que querer, una persona que también se había quedado sólo a lo largo de su vida: El mejor amigo de Ben, Johnny Storm, la Antorcha Humana. Al llegar al piso de Alicia, y encontrar allí a Johnny, la Cosa se puso furioso, y atacó a su compañero. Pero como decía, Ben regresó en muy mal momento a casa, porque mientras él tenía que resolver sus problemas personales, el mundo a su alrededor se desmoronaba, con una invasión de los Espectros Espaciales por un lado, y con el secuestro de Reed Richards, su mujer Susan y su hijo a manos de Mefisto, un una espectacular aventura en iniciada en el Fantastic Four 276 (Coleccionable Los 4 Fantásticos de John Byrne 17), por el otro.
 
Cuando todo terminó, Ben descubrió finalmente que, como apuntaba unas líneas más atrás, el destino (y los guionistas) no se había puesto de su parte esta vez: de boca de Reed Richards, descubrió que, en realidad, no era el planeta de las Secret Wars lo que le permitía revertir su estado. Era él mismo. Un bloqueo mental, sus sentimientos por Alicia Masters, le impidieron durante años cambiar y ser Ben Grimm, de manera que (y ahora que ya no podía sentir nada por Alicia, más),podía volver a ser feliz… sino llega a ser por un pequeño detalle: que La Cosa, como sabemos, había matado a su parte humana, a Ben Grimm. Dolido por la ruptura con Alicia, y por la traición de Reed (conocía toda esa información antes de que Ben decidiese quedarse en el planeta), Ben tomó la decisión de dejar a los 4 Fantásticos, una decisión que tardaría aún algún tiempo en revertirse. Como vemos, los acontecimientos y las decisiones tomadas en Secret Wars, pasaban factura tiempo después, para bien o para mal, a los personajes.

 – … la Patrulla-X? Terminamos este apartado con nuestros mutantes favoritos. La Patrulla-X, a excepción de Cíclope (que fue separado de su por entonces esposa. Madelyne Pryor ), regresaron de las Guerras Secretas en el Uncanny X-Men 181 (Biblioteca Marvel: X-Men 17). La dragón , amiga de Lockheed, la mascota alieníagena de Kitty Pride con la que se encontraron en el planeta, provocó una fluctuación de energía, que hizo que el grupo no regresase a Central Park con e resto de héroes: aterrizaron en Japón, en la isla de Honshu, y con una sorpresa inesperada: la dragón había crecido en el viaje, hasta alcanzar un tamaño monstruoso, y despechada por el rechazo de Lockheed, la Patrulla necesitó la ayuda de Fuego Solar para vencerlo.

 

Así, los mutantes regresaron a casa. Pero uno de ellos lo hizo en peor estado que el resto: Coloso, Peter Rasputin, que durante el transcurso de las Secret Wars había conocido a una joven llamada Zsaji, una curandera que sacrificó su vida para salvar a los héroes. Dolido por su muerte, y enamorado aún de la alienígena, Peter decidió tomar una decisión: cortar su relación con Kitty Pride, la joven con la que había compartido su vida durante los meses anteriores. Si hay un mutante que conoce a la perfección lo que es la pérdida de un ser querido ese es Lobezno, que, junto a Rondador Nocturno, invitaron a Coloso a “beber para olvidar”. John Romita Jr. (con guión del Patriarca Mutante en persona, Chris Claremont), dibujo uno de los números más recordados por los aficionados, en el que Coloso se enfrentaba a Juggernaut en un bar, un número en el que Coloso aprendió una importante lección….
 
Por suerte para todos, Coloso y Kitty formaban una pareja genial, y lo mismo debía de  pensar Claremont, puesto que no mucho después, en el Uncanny X-Men Annual 8 (Biblioteca Marvel: X-Men 20) y en el Uncanny X-Men 197  (Biblioteca Marvel: X-Men 21) volvieron a reconciliarse, demostrando por fin que una de las consecuencias de Secert Wars, al mnos una, no había traído demasiadas desgracias para sus protagonistas.Hhasta la actualidad, la relación entre los dos mutantes se ha mantenido (dejando a un lado la muerte de Coloso) , en la que por culpa de ciertos acontecimientos ocurridos en Astonishing X-Men de Joss Whedom y John Cassaday, la pareja se ha vuelto a separar. Esperemos que, de nuevo, no sea por demasiado tiempo.
Epílogo: Las claves de Secret Wars.
 
A lo largo de las líneas anteriores hemos analizado no sólo las Secret Wars en sí misma, como maxiserie, sino sus consecuencias para algunos de los personajes que participaron en el evento. 
 
Pero…. ¿por qué triunfó realmente esta serie? 
 
En principio, la idea de que una cabecera creada para satisfacer los deseos comerciales de una empresa juguetera no auguraría, al menos hoy en día, nada bueno. Sonaría a producto prefabricado, hecho a medida, para que la gente que comprara el producto, picase también con el comic (es algo parecido a lo que ocurre con los videojuegos realizados a p
artir de películas). 
 
En esta ocasión no fue así. Marvel se volcó con el proyecto, el propio editor jefe, Jim Shooter, fue el encargado de guionizarla, y a su lado pusieron a uno de los dibujantes más prometedores de la época, y que había dejado una buena impresión en su trabajo en las series Master of Kung Fu y Captain America, un Mike Zeck que alcanzaría posteriormente la gloria con su participación en La última Cacería de Kraven, en las páginas de Amazing Spider-Man.

Es cierto que Secret Wars no es la mejor historia que se publicó por aquel entonces. Y también es cierto que algunos crossover posteriores (y sobre todo, y que Stan Lee me perdone, la siguiente maxiserie de la historia, Crisis en Tierras infinitas), eran, en cuanto a su argumento y objetivo,  mejor  que la serie que nos ocupa…. 

Pero sin duda, el impacto que supusieron Las Guerras Secretas en el público (en el español incluido, tal y como refleja Julián Clemente perfectamente en el artículo de introducción de la recopilación en tomo de Forum de Secret Wars) fue muy fuerte , y  además, al fin y al cabo, como acabamos de ver,  la serie tenía sus momentos, y las consecuencias de la misma dieron para historias que muchos autores (sobre todo Byrne) aprovecharon muy bien en sus respectivas series. Por supuesto, hay muchos altibajos (el papel de la Patrulla-X, o del  propio Spider-Man),  fallos (calificar a Galactus como villano, aún siendo un personaje neutral en todo momento),  y desde luego el final no es tan espectacular como el principio (la serie va perdiendo un poco de fuelle hacia la mitad de la narración, aunque recupera terreno con el clímax final).

Sin embargo, Secret Wars,  con su sencillez, definió a la perfección lo que es el Universo Marvel: Héroes y villanos muy humanos, realistas; personajes cuyo mentalidad les hacía estar en el filo de la navaja entre el heroísmo y la villanía; seres cósmicos y profundos, alejados del resto de los mortales; batallas espectaculares; una historia entretenida, sin más pretensión que hacernos pasar un buen rato, alejada de complicadas tramas, crossovers con múltiples cruces o retrocontinuidad…. 

 
Secret Wars era, en definitiva, Marvel en estado puro. 
 
 

23 comentarios

  • Muy buen artí

  • Pedazo de articulo. Menudo trabajo te habra costado. Voy a tratar de hacer un comentario al nivel, cosa imposible debido al buen hacer que has hecho
    Sobre mis momentos favoritos, me quedo con la montaña que sostiene Hulk o con el Profesor Xavier convenciendo a Coloso de no arruinar su vida. La verdad es que las Secret Wars, en su simplicidad, nos deja muy buenos momentos bastante miticos, pero me quedo con esos dos
    Sobre la participacion de Octopus. Ock es mi villano favorito, pero por desgracia, a partir de las Secret Wars, perdio toda su fuerza. Y es que, convertirlo en un cobarde le peso durante varios años. Lo unico bueno de esta etapa fue el numero de los 4 Fantasticos, pero hasta aquel Amazing Spiderman 297, en el que no se libra de su aracnofobia, los aficionados a Ock lo pasamos mal. Creo que nunca ha logrado recuperar el prestigio que tenia anterior a las Secret Wars
    Sobre la participacion de otros personajes, creo que te faltaba por mencionar a Hulk, el cual, durante la saga, comenzo a perder poquito a poco el control, hasta que volvio a la Tierra, y, entre las presiones de los villanos y las manipulaciones de Pesadilla, acabo generando un Hulk brutal y salvaje que acabo exiliado a otra dimension (una de las mejores etapas de Hulk). Tambien estaba Iron Man, el cual estaba siendo sustituido por su amigo Jim Rhodes, ya que Stark estaba sugriendo su segunda crisis alcoholica (la etapa de O´Neil en Iron Man. Dios, si es que todas las series de la epoca estaban bien). O la participacion de Magneto… practicamente a todos les paso añgo
    Sobre el Todopoderoso, yo me quedo con lo visto en Secret Wars. Un alieligena de inmenso poder. Al acabar aquello, vinieron unas nefastas Secret Wars 2 (que horror. ¿Como pudieron darle ese encargo a Al Migrom?), despues se nos dijo que era un cubo cosmico imperfecto (!) y ahora que es un inhumano (la madre que te trajo, Bendis). Todas estas cosas han desvirtuado a un personaje que cambio el rumbo de los heroes
    Poco mas que decir. No es una obra maestra argumentalmente, pero es el comic que de niños nos enamoraba, el que mas ilusion nos lleno. Era algo nunca antes visto. A pesar de haber crecido y que ya no la tenga en tan alta estima, sigue siendo un momento mitico en la larga carrera de los comics Marvel
    Una vez mas, estupendo articulo

  • A mi Secret Wars II si que me gustaron. Era algo asi como un Crossover filosófico y el Todopoderoso acabó siendo un personaje carismático.

  • Muchas gracias por los comentarios.
    Spideydave, la Titania de las Secret Wars es, tal y como se dice en el artí

  • Entonces lo de Skeetar (o como sea) serí

  • A mi me gusto ese final un poco anticlimatico. Tenia un sabor original.

  • Julián M. Clemente

    Es un tebeo lleno de grandes momentos demasiado injustamente despreciado por la generación anterior a la de los que éramos chavales cuando lo leí

  • Sobre lo de Titania he buscado algo de información y si que es un lias o su segundo nombre.
    En esta biografí

  • alias. XDDD

  • Qué pasada de artí

  • Un gran trabajo y un gran articulo.
    Con lo del origen del Todopoderoso estoy contigo Ultron.

  • Julián M. Clemente

    A mí

  • Ultimate Man-Spider

    Hace un tiempo encontré en casa de mi primo unos comics antiguos con la historia de la Cosa en el planeta del Todopoderoso, me acuerdo que la serie se llamaba “Rocky Grimm”, lástima que no estuviera completa…pero lo que vi fue que Ben pasó mucho tiempo en el planeta y hasta tuvo un hijo, no?

  • No conozco la historia del Todopoderoso más allá de las Secret Wars I y II, pero se llevaba bien con Spiderman.
    La verdad, le podrí

  • ¡que recuerdos!
    En su momento me pareció increible.
    Con el tiempo ha envejecido mal, pero se deja leer y entretiene un rato.

  • No hay que olvidar que la serie animada de los 90´s tienen su propia version de las guerras secretas con todo y Beyonder

  • Asombroso Spider-Man: El Desafío- Electro

      Uno de los principales cambios que trajo consigo Un Nuevo Día fue el renovar la plantilla de personajes que habían rodeado en los últimos años al bueno de Peter Parker. Acostumbrados a ver al lanzarredes siempre acomp…

  • Asombroso Spider-Man El Desafío- Rino y el Hombre de Arena

        ¡Bienvenidos a la segunda entrega de El Desafío! El mes de septiembre, en lo que a esta colección se refiere, empieza muy fuerte, con el regreso no de uno, sino de hasta  dos de los villanos más c…

  • Soy miembro COMPLETO DE ILLUMINATI, POR LO QUE PROCEDA SI QUIERES úNETE AHORA
    Am Sr. matiare ororomata me alegra hoy porque ahora soy un hombre de éxito de los Illuminati, he enseñado a haber sido uno de los miembros Illuminati lo que voy a ser rico para la vida y mi familia estará siempre rico. Me vinculé por un hombre llamado
    mr Otobo que presentarme a este agente que tienen una influencia exitosa con esta Illuminati ocultista, por lo que tomó mi incorporación al equipo a su hombre fuerte real en EE.UU., que era el jefe de todos los miembros Illuminati para ayudar a su primo en la pertenencia a los miembros. Todo por culpa de lo que realmente hizo todo para mí, y no estoy muy contenta de convertirse en un miembro de los Illuminati, ahora soy rico y rico. Muchas gracias, señor Otobo por su apoyo. Illuminati es un pueblo grande y poderoso medio para conseguir popular en la vida. Así que si usted realmente quiere ser como yo hoy enviarlas por correo electrónico ahora en: illuminati1@outlook.com o cal 2347051400611

  • ¿Quieres ser miembro o los Illuminati y obtener todo lo que buscas en dinero la vida, la felicidad, la riqueza, la llama, el lujo, el poder que podemos dar todo lo que quiere lograr en la vida, contacte con nosotros en: illuminati1 @ perspectivas. com o llame nuestro gent el:
    +2347051400611

  • ¿Desea usted fama, riquezas, poderes, riqueza y es lo que quieres que todos tus sueños a suceder? la Gran Sociedad Illuminati le ofrece una oportunidad única en la vida de hacer sus deseos vienen a la realización. Si usted está interesado en contacto con nosotros ahora para obtener más información sobre cómo va a estar completamente iniciado a los Illuminati y obtener todo lo que busca en la vida. +2349032730545 llamar o enviar por correo electrónico illuminatiwealth@gmail.com

  • Un miembro de pleno derecho de los Illuminati, POR LO QUE PROCEDER SI QUIERES úNETE AHORA Am Sr. juan de EE.UU.
    Me alegra hoy porque ahora soy un hombre de éxito de los Illuminati, me han enseñado de sido uno de los miembros Illuminati modo que voy a ser rico para la vida y mi familia
    será siempre rico. Yo se enlaza por un hombre llamado Sr. Juan que me presentara a este agente que tienen una influencia éxito con este ocultista Illuminati, así que me tomé unirse
    al equipo a su hombre poderoso real en EE.UU., que era el jefe de todos los miembros Illuminati para ayudar a su primo en la pertenencia a la membresía. Todo por culpa de lo que realmente hizo todo para mí, y ahora estoy muy contenta de convertirse en un miembro de los Illuminati, ahora soy rico y rico. Gracias a su Sr. John por su apoyo. Illuminati es un pueblo grande y poderoso medio para conseguir popular en la vida ¿Quieres que tus padres estén orgullosos de ti, mi john12345illuminati@gmail.com correo electrónico, se le ayudará a ser rico? Número de teléfono es 234 755 135 379
    si usted desea hacer su propio ser popular en el mundo unirse a la gran Illuminati le ayudamos a que venga venga lo que quieres ser llegado en la vida.

  • Hola a todos aquí, soy agente Osai brillante. uno de los agentes enviados por el gran ocultista illuminati traer como muchos de los que están interesados ??en convertirse en un miembro de los Illuminati a la gran Illuminati oculta, ¿Quieres ser miembro de los Illuminati como una hermandad que te hará rico y famoso en el mundo y tienen poder para controlar a la gente en el lugar alto en el mundial .Are usted un hombre o mujer de negocios, artista, político, músico, estudiante, ¿quieres ser rico, famoso, poderoso en la vida, ser parte de la Casa de las riquezas Illuminati hoy y enriquecerse suma instantánea de. 2 millones de dólares en una semana, y un hogar libre. Soy un hombre de negocios que poseo empresas de construcción en todo el mundo, pero yo fui como tu que ni siquiera podía alimentar a mi familia qué tipo de vida era que para vivir, yo vivía en la pobreza hasta que vi la oportunidad de ser un miembro de la gran Casa de las riquezas illuminati y me tomó mis posibilidades y yo hemos sido miembro desde hace 28 años y la más alta se obtiene el más rico te vuelves. Illuminati hace que su negocio crezca estos y muchos otros beneficios más. Si usted es serio y está listo para convertirse en un miembro escríbanos ahora (illuminatiworldoccult@gmail.com) o llámenos al 2348077151914.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *