MARVEL 2 EN UNO 2: DONDE TODO EMPEZÓ

Ben y Alicia recordando los buenos tiempos, incluida la época de John Byrne, en que La Cosa se quedó una temporada en el planeta de las Guerras Secretas mientras Johnny y la artista ciega intimaban hasta el punto de que llegarían a casarse… para luego descubrirse que ella era en realidad una Skrull; la vieja bañera de los primeros tiempos funcionando a pleno rendimiento, como si no hubieran pasado unas cuantas décadas desde entonces; La Cosa saltando contra El Hombre Topo y contra el Doctor Muerte… ¡Sólo faltaba una visita a la Isla Monstruo para que todos nos sintiéramos como si acabáramos de ponernos esas viejas zapatillas que eran tan cómodas! Y aquí la tenemos.

 

Fue, como nos ha recordado Chip Zdarsky en las páginas del tebeo, el escenario de la primera aventura de Los Cuatro Fantásticos. Pero no sólo nos quedamos con la información recabada en aquel tebeo de apertura, donde Stan Lee y Jack Kirby parecían remedar el argumento de El mundo perdido de Arthur Conan Doyle. La Isla Monstruo ha seguido siendo un enclave recurrente dentro de la historia del Universo Marvel, de manera que la hemos visitado en unas cuantas ocasiones más, como si de secuelas de una gran superproducción se tratase. Es el lugar donde todo empezó, así que resulta obligado regresar a él de vez en cuando.

 

PRIMERA VISITA

El debut de la Isla Monstruo

 

ACTUALIZANDO FECHAS 1998. Ese es ahora el año en que Reed Richards, Ben Grimm y Victor Von Muerte coincidieron en la Universidad. Por lo tanto, lo más probable es que Los Cuatro Fantásticos no hayan existido durante el siglo XX. ¿Verdad que resulta escalofriante y, quizás… discutible? Si echamos un vistazo a lo que ha hecho la editorial en el pasado con referencias históricas tan concretas, nos encontraremos con dos filosofías claramente diferenciadas. En los inicios, Stan no sabía que estaba construyendo un cosmos compartido persistente, destinado a durar de manera indefinida, pero también a acotar el crecimiento de sus personajes durante un espacio de tiempo limitado. Cuando los cómics empezaron a distanciarse de su punto de arranque, pero los protagonistas continuaron aparentando más o menos la misma edad, fue necesario eliminar las alusiones temporales. Dejó de decirse, por ejemplo, que Ben y Reed habían luchado en la Segunda Guerra Mundial, y así es como mantuvieron su vigencia y juventud. Eludir la referencia histórica fue la solución fácil que permitió al Universo Marvel evitar las contradicciones. Todo había ocurrido, sí, pero simplemente había cosas de las que no se hablaba… Pero entonces se hizo cada vez más habitual recontar hechos ocurridos en el pasado, o introducir remiendos dentro de la continuidad. Al principio, teníamos a nostálgicos como Kurt Busiek, que en Las historias jamás contadas de Spiderman evitó por todos los medios contextualizar las aventuras en los años ochenta o noventa, sin llegar por ello a soltar fechas de los sesenta. Pero no todos los autores eran como él, y fue así como llegó la segunda forma de hacer las cosas: algunos guionistas echaron cuentas, estimaron que el inicio del Universo Marvel, con la llegada de La Primera Familia, debió de ser hace unos quince años, y es así como nos empezamos a encontrar móviles, conexiones a Internet y cosas por el estilo en historias ambientadas en los inicios de Spiderman y Los Vengadores. La buena costumbre, de simplemente mantenerse fiel a los cómics originales y evitar ese tipo de cosas, se ha ido perdido, y así es como nos encontramos con este 1998. Qué duda cabe que también estará destinado a pasar al olvido, tan pronto como el paso del tiempo obligue de igual manera a enterrarlo.

 

AQUELLOS BICHOS

Goom, en Tales of Suspense #17 USA

 

Spot On publicado originalmente en Marvel 2 En Uno nº 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *