Los imprescindibles I (1962-1965)

No, este post no tiene nada que ver con la colección publicada por Panini (que, por otra parte, ha realizado una selección bastante acertada). En esta serie de posts (espero que sea una serie y que mi tiempo me permita realizarla) intentaré hacer una pequeña selección de aquellos cómics que son imprescindibles para una lectura comprensible y apurada de la historia de Spider-Man.

Y es que el trepamuros es uno de los personajes que más apariciones ha tenido en la historia del cómic (por detrás, claro está, de Batman o Superman, que tiene 20 años más de historia que él). Con más de 2.000 apariciones no está de más, pensando en el lector novel, realizar una selección con la que pueda orientarse o saber que cómics debe adquirir o leer para conocer mejor al personaje.
 
La selección se realizará tanto por la importancia de las historias como por la calidad de estas. Claro está, siendo una selección personal habrá personas que consideraran que faltan o sobran cómics, así que os invito a comentar vuestras impresiones o decir vuestras selecciones en los comentarios.
 
Vamos a ello…
 

AmazFan15_small1.JPG

Amazing Fantasty 15 (agosto de 1962)
Como no, la primera aparición histórica de Spider-Man. ¿Quién no conoce la historia? Peter es un chico huérfano y apocado que vive con sus tíos al cual le pica una araña radioactiva dotándole de asombrosos poderes. Poco después, el chico deja escapara a un ladrón que, en un curioso giro del destino, acaba asesinando a tu tío. Con ello, Spider-Man aprende que “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y su vida no vuelve a ser la misma. En este cómic hacen sus primeras apariciones Liz Allan, Flash Thompson, Tío Ben, Tía May y, claro está, Peter Parker/Spider-Man. Cómic histórico que todo fan de Spider-Man debería leer.
 
 
 
 
 
 

AmazingSpider-ManAnnual01_small.jpg

Amazing Spider-Man 1-15 y Annual 1 (marzo de 1963 a agosto de 1964)
Impresionante etapa que duró algo más de un año donde se sentaron muchas de las bases que marcaron al personaje y donde resaltó la creatividad de los autores. Destacan la gran cantidad de personajes que aparecieron en aquella época: J. Jonah Jameson, John Jameson, el Camaleón, el Buitre, el Chapucero, el Dr. Octopus, el Hombre de Arena, el Lagarto, Cerebro Viviente, Electro, el Gran Hombre, los Forzadores, Mysterio, el Duende Verde, Kraven el Cazador, los Seis Siniestros, Betty Brant o Ned Leeds, entre otros (¡casi nada!).
 
 
 
 
 
 
 

AmazingSpider-Man018_small.jpg

Amazing Spider-Man 17-19 (octubre a diciembre de 1964)
Con el argumento más largo hasta entonces, tres números, en los que todo el mundo creía que Spider-Man era un cobarde porque huyó en una batalla contra el Duende Verde (en realidad fue a ver a Tía May, que había sufrido un infarto). Posiblemente, junto a la Saga del Planeador Maestro, una de las historias más interesantes de la etapa Lee-Ditko.

 

AmazingSpider-Man020_small.jpg

Amazing Spider-Man 20 (enero de 1965)
Primera aparición histórica del Escorpión (y uno de los rivales que más problemas, físicamente hablando, que más problemas le dio al arácnido por aquel entonces). Que destacar tiene que esta fue la primera vez (de muchas) en la que JJJ intentó acabar con el trepamuros contratando un esbirro.
 
Amazing Spider-Man 24 (mayo de 1965)
Posiblemente una de las mejores historias con Mysterio como villano.
 

AmazingSpider-Man025_small.jpg

Amazing Spider-Man 25 (junio de 1965)
Una de las historias más divertidas que se han escrito para el trepamuros. Primera aparición de Spencer Smythe y de sus Mata-Arañas (y de la relación Smythe-JJJ, que se repetiría en más ocasiones que las que se debería haber dado).
 
Amazing Spider-Man 28 (septiembre de 1965)
Otro villano a la saca: el Hombre ígneo. Muchos años después se descubriría que Raxton era el hermanastro de Liz Allan… y es que parece que en Spider-Man todo está relacionado.
 

AmazingSpider-Man031_small.jpg

Amazing Spider-Man 31 (diciembre de 1965)
¿Qué pasa cuando haces una transfusión de sangra a tu tía? Posiblemente que esta gana en salud… ¡Ah! ¿Tienes sangra radioactiva? Pues entonces tu tía se pondrá malísima y necesitará un isótopo radioactivo para curarse…y empezará una de las mejores sagas de la década de los sesenta ¡La Saga del Planeador Maestro! (que también se conoció como La Saga de un hombre furioso).
 
Pero eso ya lo veremos en la segunda parte de este post (donde comentaremos los cómics de 1966 a 1970). ¡Hasta pronto!

10 comentarios

  • Muy buen artí

  • No Kike, es algo que me inventé hoy.
    Jose Perez, es que esas historias son bastante buenas.
    Tengo que confesar que, para mi, la mejor etapa de Spider-Man son los 150 primeros números de Amazing…

  • Totalmente de acuerdo con tú opinión Francesc, y buen trabajo con esta selección para lectores noveles.Aunque también para los que pintamos canas, como es mi caso, sirve para revisitar, no sin nostalgia, las lecturas de nuestra jUventud.

  • Vamos, que la etapa de Ditko, prácticamente toda, es imprescindible.
    Pues vas a tener razón…

  • “IF THIS BE MY DESTINY”
    (Los pelos como escarpias..)
    ¿Qué pasa si haces la historia definitiva de Spiderman cuando el personaje prácticamente está empezando? ¿Qué haces despues?

  • Ciertamente la Saga del Planeador Maestro es una de las mejores historias que se han escrito para Spider-Man. La escena en que el trepamuros levanta la gran maquinaria quedará para los anales del cómic de superhéroes…

  • En mi humilde opinión, la etapa de Dikto es la esencia de Spiderman y la saga del planeador maestro es LA HISTORIA de Spiderman. Resume a la perfección lo que es el personaje. Si tuviera que recomendarle a alguien una manera de conocer lo esencial del personaje harí

  • Lo único malo que yo le veo a la Saga del Planeador Maestro es una descoordinación entre Lee y Ditko en el número 32. Cuando Peter va al Bugle y se enfada con Ned Leeds las imágenes nos dicen que Peter está nervioso, irascible, muy preocupado por la enfermedad de su tí

  • A mi tb me parece q los 150 primeros números de Amazing son de lo mejor. De hecho, cuando se ha ido reeditando la colección mi ilusión era que como mí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *