Lo que hacía Kevin Smith en lugar de escribir Spider-Man

Se llama Jersey Girl, y esta noche he ido a verla. He de reconocer que uno de los principales motivos que me han llevado al cine es el puro morbo, el deseo irrefrenable de saber en qué diablos andaba metido este hombre que le impidiera escribir los dos miserables números que le faltan por entregar de la miniserie de Spider-Man y la Gata Negra desde hace… uhm, ¿dos años? sí, más o menos.
Jersey Girl es, para mi sorpresa, una película acerca de asumir responsabilidad, de lo que significa realmente hacerse adulto. Es también una película sobre la paternidad, y Smith viene a contarnos cuánto le ha cambiado haber tenido una hija. Su alter ego en pantalla, como ya ocurría en Chasing Amy, es Ben Affleck (Ollie en la película. Como Flecha Verde, vaya) que se ve divivido entre su hija y la vida que le gustaría vivir, todo ello regado con pequeñas dosis de humor, bastante más comedidas que en anteriores filmes de Smith.
En ese “ya soy mayor”, el director de Clerks ha querido que le tomemos en serio, y por eso, aunque siga habiendo algún que otro chistecito guarro, aunque deje escapar alguna que otra refencia friki (atentos a la del Hombre Topo, porque no hay muchas más). La mayor prueba de ese intento por emanciparse de su anterior producción es que ha jubilado definitivamente a Jay y Bob el silencioso, quienes aparecen únicamente en el logo de la compañía, al principio y al final, pero nunca en medio del filme. También se pasean por aquí sus clásicos, desde Jason Lee a Matt Damon (memorable su aparición, por cierto) e incluso Jason Biggs, en un papelito de cierta importancia.
Jersey Girl, cúmulo de tópicos bien llevados que medio nos tragamos a poco que la niña nos ponga tres caritas monas y Liv Tayler deje asomar su belleza, es además un gran homenaje a la gente de Nueva Jersey, a los trabajadores que no salían en las anteriores cintas de Smith (más centradas en los adolescentes) y que aquí tienen una cierta importancia. Ahí tenemos además a Bruce Springsteen, el hijo más célebre de la zona, prestando un par de canciones a la cinta, la segunda de las cuales no puede ser otra que su escalofriante versión del Jersey Girl de Tom Waits, con la que cerraba su imprescindible Live 1975-85 y que aquí también pone la guinda final.
Es bonita, ya digo, esta reflexión que hace Kevin Smith sobre el poder (de ser padre) y la responsabilidad (de ser un buen padre). Y el resultado es una película entretenida y agradable de ver, con un punto quizás demasiado conservador para mi gusto, pero tampoco es para poner el grito en el cielo.
Lo que sí es para poner el grito en el cielo es que este señor se ponga a hablar de responsabilidad y olvide la responsabilidad hacia sus lectores. Porque la peli la podremos aceptar o no, pero el comportamiento del sujeto contradice de arriba abajo lo expuesto en el filme. Y ahora, que venga a contarnos a los demás cómo vivir nuestra vida, pero que, entre premiere y premiere, coja la poca dignidad que le quede y entregue de una vez los guiones que nos debe (y digo “nos” porque por algo hemos pagado los tres primeros números de la miniserie, qué carajo). Digo yo que es lo mínimo.

4 comentarios

  • Vale, sale el número 4, pero… hemos de comprarlo? Vale, sí

  • Estoy de acuerdo con Francesc,pero al final pecaremos de fans de spidey y lo cogeremos

  • Jay y Bob vuelven en la segunda parte de Clerks…

    (More info imdb.com)

  • que tan dificil seria para smith poner los 2 ultimos numeros que le faltan de spiderman y the black cat:the evil that men do…incluo marvel apoyo esto con un trailer de esto y resulta que smith decepciona porque va a sacar una pelicula
    .en una encuesta que yo hice un dia de quien era el villano principal de marvel los votantes contestaron por kevin smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *