Las mejores historias de Spider-Man jamás publicadas: Si éste es mi destino…

Por Julián M. Clemente
Hay aventuras que suponen un salto de gigante y un punto de inflexión para los personajes que las viven. Son historias que sirven de modelo para autores posteriores y que están llamadas a ser objeto de homenaje, reinterpretación o incluso plagio. Así ocurre con, por ejemplo, La llegada de Galactus, en el caso de Los Cuatro Fantásticos, La saga de Fénix Oscura en el de La Patrulla-X… o ésta que nos ocupa, en el de Spider-Man.
Destino02.jpg


Si éste es mi destino, uno de los títulos por el que se conoce a la historia englobada en The Amazing Spider-Man 31 a 33 (también la conocemos como La saga del Planeador Maestro, Capítulo final o Un hombre furioso), viene a cumplir ese propósito por múltiples razones. La primera de ellas es argumental. Estamos ante el momento en el que Peter Parker demuestra estar en continuo crecimiento. Mientras otros héroes, arropados por un éxito similar al que ya gozaba el trepamuros a mediados de los sesenta, se habían mantenido en un inmovilismo absoluto, Spider-Man se atrevía a algo tan valiente como evolucionar. Demostraba, en definitiva, que estaba vivo, y lo hacía con un detalle tan nimio, y al mismo tiempo tan trascendente, como su paso del instituto a la universidad. Stan Lee y Steve Ditko volvían a romper el molde. Ya lo habían hecho con la concepción del personaje, y ahora repetían la apuesta, poniendo encima de la mesa el elemento fundamental que ha de diferenciar al lanzarredes del resto de sus colegas, al tiempo de servir como modelo para futuros personajes. Uno llega a pensar que, por ejemplo, si Spider-Man no hubiera dado este salto, Buffy cazavampiros seguiría en el Instituto Sunnydale.
Destino05.jpg
Pasar a la Universidad no sólo significaba cambiar el escenario en el que estudiaba Peter Parker; también conllevaba deshacerse del antiguo plantel de secundarios, arraigado durante casi tres años, para sustituirlo por un grupo de completos desconocidos. Ahora nos parece algo normal, pero no me cuesta imaginar la cara de asombro que debieron de poner los aficionados mientras contemplaban como Betty Brant, Liz Allan y Flash Thompson pasaban a la historia (por más que acabaran siendo recuperados, en algún momento u otro, de la cronología arácnida) para dar paso a unos desconocidos Harry Osborn y Gwen Stacy. Una vez más, Stan y Steve demostraban valentía: dejaban de lado una apuesta segura y optaban por la novedad.
Destino06.jpg
Pero sin duda lo más destacable, por su épica y emoción, es la aventura en sí. Steve Ditko hacía meses que había tomado las riendas del título, dejando en las manos de Stan poco más que los diálogos. La compleja telaraña de relaciones y tramas cruzadas tejida en meses anteriores eclosionaba en todo su esplendor, con esa tía May a punto de morir ¡a causa de la sangre de su propio sobrino!, y ese villano misterioso que al final no lo fue tanto. Resulta curioso contemplar a Octopus ocultando su verdadera identidad, una manera de actuar habitual en otros criminales, pero inesperada por parte de Otto Octavius, que además estrenaba esbirros. Aquí cabe mencionar una pequeña anécdota. Los delincuentes disfrazados a las órdenes del Planeador Maestro habían aparecido por primera vez en la serie meses antes, concretamente en The Amazing Spider-Man 29, aunque a las órdenes del Gato Ladrón. En realidad, esta primera aparición era un error, tal y como justificaba Stan desde las páginas del correo de lectores.
Destino01.jpg
El Ditko de estos episodios nada tiene que ver con el de los primeros. Estamos ante un artista en su mayor momento de gloria, como le ocurría a Kirby en La llegada de Galactus, y uno, contemplando una vez más la mítica escena en la que Spidey logra zafarse de la maquinaria, tiembla sólo de pensar qué hubiera pasado si Ditko hubiera permanecido al frente de la serie, en lugar de abandonarla pocos meses después. De hecho, parece evidente que las diferencias entre guionista y dibujante debían haberse vuelto irreconciliables a estas alturas de la colección. Los episodios que median entre esta saga y la salida de Ditko no alcanzan ni de lejos su calidad, como si el artista tuviera muy claro que sus días junto al trepamuros estaban contados. También por eso es tan importante Si éste es mi destino, porque ofrece un breve apunte de lo que pudo haber sido, pero nunca fue.
Destino04.jpg
Artículo aparecido originalmente en Biblioteca Marvel: Spiderman 4.

13 comentarios

  • Ese si que serí

  • “antiguo plantel de secundarios, arraigado durante casi tres décadas”
    ¿¿¿???
    ..Pero si Ditko se hubiese quedado no habrí

  • ya pero aun asi hubiera preferido k ditko se hubiera kedado tanto como jack kirby en los 4f. joo ojala se hubiera kedao:(

  • En lo de las 3 decadas para mi que se refiere a 3 años xDD

  • aunque la historia en que se desvela quien es el duende verde es magnifica, la idea de desvelar su identidad es bastante tontorrona. Opino que ditko tenia razon.
    Cuando lei la biblioteca marvel me lleve una desilusion cuando se fue ditko y llego romita. Curiosamente esperaba a que otro dibujante mas oscuro le sustituyese pronto. Cuando le sustituyo ross andru le eche de menos por primera vez.

  • Julián M. Clemente

  • Seguramente, pero ¿de qué sirve pensar en lo que hubiera podido ser?
    No cambiarí

  • Por cierto ,me encantan estos artí

  • En los años 60 el mundo habí

  • Es cierto que si el duende verde hubiese sido un desconocido habrí

  • Julián M. Clemente

    Es cierto que Ditko no conectaba con la calle, pero por eso su Peter Parker es brillante: un verdadero marginado y un perdedor. Con Romita, con toda la angustia a lo Stan Lee que llevaba encima la serie, Peter empieza a ser guapo, y querido por las chicas y la angustia se convierte en una estupenda comedia romántica. A mí

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo Julián.Siempre me acordaré de mis primeros comics de spidey,los publicados por Vértice, cuando era un chaval ,(con eso me delato de que soy un “veterano” ,je,je)y me traen unos inolvidables recuerdos. Esos dibujos del maestro Ditko y esas historias de “The Man” Stan Lee marcaron una época, y creo que son la base del personaje.Después con Romita Sr., se produjo un cambio en la estética, y en el contenido,no se si comedia romántica,pero que para mí

  • no creo que debamos realizar distingos entre una etapa y otra para desmerecer a Ditko o a Romita, según el gusto. Me parecen épocas geniales del personaje que los autores más recientes no han podido o sabido siquiera igualar. No obstante, sí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *