Infinite Crisis #1, primera impresión, con algunos spoilers

…Aunque los avisaré cuando vaya llegando a ellos. Antes, hay que decir que hacía mucho, mucho, mucho tiempo que una aventura no conseguía crear en mí semejante espectativa. Dan DiDio, fan de la Marvel bien coordinada de los buenos tiempos, ha sabido calentar los ánimos durante los últimos seis meses, en los que el Universo DC ha sido más Universo Marvel que nunca, en cuanto se refiere a la sensación de interconectividad, de entorno compartido, de que todo tiene repercusión en todo.

Tanto es así que… Bueno, durante todo este tiempo nos han venido diciendo que no era necesario haber leído las miniseries previas, la última saga de la JLA, Sacriface, el JSA Clasificado… Pues siento decir que eso no es cierto. Vaya si hacía falta leérselos. Y todos. Johns, DiDio y el resto de los chicos detrás de este fenomenal tinglado han jugado a la acción empezada, y por mucho que en la portada ponga un gran número 1, cuando empiezas a leer el tebeo enseguida tienen la sensación de que la fiesta está a medias, de que, efectivamente, éste es el séptimo mes de la saga, no el primero. No en vano todas las miniseries habían acabado en Continuará o en un final falso de lo más abierto, y aquí es donde todo eso continúa. Tan es así que, a la vista de lo que luego ocurre en las últimas páginas, podría decirse que Infinite Crisis empieza en el número doce de Crisis en Tierras Infinitas, con la que al final va a tener mucho más que ver de lo que nos venían contando hasta ahora. ¿Se va a enterar de lo que pasa el lector si no ha leído todo ese material previo? Pues sí, se enterará, pero creo que perderá gran parte de la tensión y de la fuerza dramática de lo que sucede y por qué sucede.
En cuanto a lo que plantea el tebeo, ahora vienen los spoilers, reconozco que me ha recordado, y mucho, a Kingdom Come, en el sentido de “los héroes que están ahora en la Tierra ya no pueden protegerla más, es el momento de que nosotros volvamos, después de tanto tiempo”. Quizás ahora se entiendan mejor las palabras de, fíjate quién, Mark Waid, cuando decía que el Universo DC será más luminoso a partir de ahora, porque enlaza con los propósitos que de hecho tenía Kingdon Come y que se veían reflejados en el regreso de Superman después de tanto tiempo retirado. Aquí también regresa un Superman, el primero de todos, después de un retiro de veinte años. ¿A dónde llevará todo eso? Pues habrá que verlo en los próximos meses. Como decía, este primer número no me da la sensación de comienzo de nada, pero sí de punto culminante. Estamos en el punto culminante de la historia que nos empezaron a contar en Countdown y luego en las miniseries. Y todavía nos queda otro medio año por delante para saber a dónde nos lleva esto.
En cuanto al trabajo de Jiménez, hay que decir que es un más que digno sucesor de George Pérez, cuando no mimetizador. Hasta ahora le habíamos visto hacer historias grandes, con mayúsculas, pero ésta quizás sea la más grande de todas, dada la intervención de multitud de héroes que tiene lugar en sus páginas. quizás sea un poco más oscuro y sucio que Pérez, pero a falta de éste, no se me ocurre otra elección mejor.
Johns por su parte también imita a Wolfman, tanto a la hora de contar una historia con multitud de escenarios, muertes dramáticas y un protagonismo coral (aunque Batman, Superman y Wonder Woman lleven la voz cantante), pero cumple, sin que pueda calificarse su trabajo como algo más que correcto. No lo digo porque no lo sea (probablemente esta sea su mejor historia… cuando acabe). Lo digo porque es muy poco lo leído para juzgar apropiadamente, y lo que sí da la sensación, al encontrarnos con una historia que viene de otras anteriores, y escritas por otros autores, es que su labor es más de equipo con los editores y el resto de guionistas, que la que llevara a cabo Wolfman en Crisis, que se me antojaba más personal por mucho que se tuviera también que coordinar con éste y con el otro.
Esperan meses interesantes en DC, el mismo día que Marvel arranca con El Otro y medio acaba House of M. Sí, los crossovers han vuelto para quedarse, y mientras estén a la altura de la que han montado Johns, DiDio, Winick, Rucka y compañía… En fin, que por mí encantado.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *