Entrevistamos a Santiago García, traductor de Spider-Man

mascaracontramascara.jpg


Santiago García
(Madrid, 1968) es el traductor habitual del tomo arácnido español. Tal vez, para algunos, su trabajo pase desapercibido, pero por aquí( y aquí, y aquí) ya hemos hablado de su buena labor en estos tiempos en los que tanto se comentan los errores.
Y es que no es ningún recién llegado al mundillo, ni está de paso en él: es uno de los grandes clásicos.
Durante un tiempo empleó el seudónimo de Trajano Bermúdez, escribiendo gran cantidad de artículos, muchos de ellos en tebeos arácnidos, y fue director del mítico U el hijo de Urich y Volumen. Licenciado en periodismo y en Historia del Arte, ha ejercido de guionista en Malas Tierras o Nosotros Somos Los Muertos, pero su obra más conocida en este ámbito es, sin duda, los dos deliciosos álbumes de El Vecino en Astiberri, con dibujo de Pepo Pérez, personaje del que también se pueden disfrutar historias cortas en El Manglar.
Además, es autor del gran libro Batman: La noche del murciélago (Camaleón ediciones, 1998) así como del primero sobre manga que se publicó en España, Mangavisión, bajo el sello de Glénat. Amablemente, y con una paciencia infinita, ha accedido a contestarnos una cuantas preguntas para que podamos acercarnos a lo que supone el trabajo de un traductor de comics y a su persona en concreto.

SantiagoGarcia.jpg

Bajo la Máscara: ¿Cuándo y cómo empezaste a escribir artículos sobre comics?

Santiago García: Creo que empecé hacia el año 89. Tendría 20 ó 21 años, empecé a mandar artículos a Forum y a ellos les dio por publicarlos.

BJLM: Realizaste un gran número de ellos bajo el seudónimo de Trajano Bermúdez. ¿De dónde viene? ¿Por qué utilizar uno y luego abandonarlo?

SG: Empecé a firmar los artículos como Trajano Bermúdez como una broma privada, nada más. Nunca abandoné el seudónimo, simplemente dejé de escribir artículos. Durante años, todo lo que escribía lo firmaba como Trajano Bermúdez y todo lo que traducía, como Santiago García. Recientemente, he vuelto a escribir sobre cómic en la prensa generalista, pero he preferido que Trajano se quedara en el baúl de los recuerdos. Su carrera ya acabó, me temo.

BJLM: ¿Y dónde publicas entonces en la actualidad?

SG: Estoy colaborando habitualmente en la nueva sección de Cómic del ABCD, el suplemento cultural del ABC que sale los sábados.

BJLM: ¿Cómo surgió lo de ejercer de traductor? ¿Tenías experiencia previa antes de ponerte con los tebeos?

SG: Cuando ya llevaba algún tiempo colaborando con Forum como articulista, me animé a ofrecerme también como traductor. Les vino bien y así empecé. Era mi primera experiencia traduciendo.

BJLM: ¿Crees que se puede escribir artículos o traducir comics sin ser aficionado?

SG: A la hora de escribir sobre el medio, creo que si quieres dedicarle el esfuerzo y la pasión necesaria para hacerlo bien y con honradez, te tiene que gustar mucho aquello sobre lo que escribes. Sean cómics, cine o petanca. Para traducir, creo que si eres un buen profesional y además eres lector apasionado de tebeos, probablemente eso te facilite el trabajo y lo hagas mejor.

BJLM: ¿Realizas otros trabajos aparte, es decir, se puede vivir solamente de traducir comics?

SG: Hago otros trabajos, sí, como escribir en prensa o los guiones de cómics, y también traducciones fuera del mundo del cómic, pero la traducción de cómics es mi fuente de ingresos principal. Spiderman es lo que me da de comer desde hace muchos años.

Vecino1.jpgBJLM:  ¿Cómo es más o menos el proceso? ¿Tienes algún horario determinado de trabajo?

SG: Desde hace años, los colaboradores externos trabajamos directamente con los packagers. El packager es el encargado de coordinar todo el trabajo técnico de edición del cómic español “vendría a ser como el editor de las colecciones americanas-, y él es quien me encarga las traducciones. Como trabajamos con colecciones con una periodicidad regular, tenemos ya una rutina de trabajo más o menos fija, lo cual agiliza bastante el proceso. El packager me da un calendario de fechas de entrega, me facilita el material, y mi responsabilidad es cumplir con las fechas de entrega previstas. Como cualquier profesional que trabaja por libre en su casa, no tengo más horarios que los que yo quiera ponerme. En realidad, cuando se acumula el trabajo, el único horario que te puedes aplicar es pasarte todo el día trabajando hasta que terminas los encargos.

BJLM: ¿El traductor está dentro del equipo packager o viene dado por la editorial? Es decir, ¿se puede cambiar de packager y seguir con el mismo traductor o viceversa?

SG: El traductor es independiente del packager. De hecho, yo llevo años traduciendo Spiderman y en ese tiempo no sólo ha cambiado varias veces de packager, sino incluso de editorial.

BJLM: ¿Qué material de consulta utilizas habitualmente?

SG: Con internet ha cambiado mucho. Antes tenías que estar siempre rodeado de diccionarios y enciclopedias, y salir a la búsqueda de referencias específicas para temas concretos. Ahora tienes google, la wikipedia, diccionarios y otras mil herramientas de internet en la punta de los dedos sin levantarte de la silla, lo cual facilita muchísimo el trabajo.

BJLM: Imagino que te envían el tebeo a casa, ¿no? ¿Con cuanta diferencia de su salida en USA lo recibes?

SG: De nuevo, internet ha cambiado bastante la situación. Antes siempre teníamos que estar pendientes de la recepción de materiales por parte del packager, y de que éste me los enviara por correo (yo vivo en Madrid y todos los packagers son de Barcelona). Ahora se ha generalizado el uso de los archivos digitales. Yo utilizo el torrente para conseguir las colecciones que traduzco habitualmente, y cuando toca algo imprevisto o que no tengo, la mayoría de las veces ya también me lo pasan en cbr o jpg o pdf. Cada vez trabajo menos con soporte papel.

BJLM: ¿Cuánto tarda en publicarse una vez que tú lo has traducido?

SG: Eso puede variar mucho según el trabajo en concreto, ya que hay algunos en los que por las circunstancias se apuran los plazos, mientras que en otros se adelanta bastante, o también puede ocurrir que un tebeo que ya está traducido quede a la espera durante meses porque no han llegado los materiales o por cualquier otra decisión de última hora. Pero el plazo habitual desde que traduzco un tebeo hasta que llega a los lectores suele ser de unos dos o tres meses.

BJLM: ¿Cuál es la media de tiempo que te lleva traducir, por ejemplo, el tomo mensual español con tres números USA de Spider-Man?

SG: Nuevamente, es algo que varía bastante según el material. No todos los tebeos se traducen igual, hay muchos factores que influyen en la complejidad de una traducción. Pero yo diría que se puede traducir un tebeo USA de 22 páginas en uno o dos días con cierta comodidad.

BJLM: ¿Tenéis algunas pautas o directrices preestablecidas por parte de la editorial, como algún listado de la traducción habitual de algunos nombres o conceptos? ¿Eres partidario de traducir los nombres de los personajes o dejarlos tal cual?
Vecino2.jpg
SG: Sí, existe un vademecum y existen directrices por parte de la editorial. Se intenta que todos los traductores “que trabajamos cada uno por nuestra cuenta sin ningún contacto- hagamos un trabajo lo más homogéneo posible, al menos en cuanto a nombres de personajes, lugares y conceptos, como tú indicas. No siempre es fácil, pero esa es la voluntad. En cuanto a traducir los nombres, soy partidario siempre que des con un nombre interesante en español. Las traducciones literales con frecuencia son horrorosas, porque a veces en inglés importa más el efecto que causa el nombre “vamos, lo que mola– que lo que literalmente dice. Y si traducimos los términos por el contenido exacto nos podemos encontrar con nombres muy cutres en español. Además, a estas alturas de la película, como ya sabes y como con frecuencia repiten como broma muchos personajes, “todos los nombres buenos están cogidos“, así que a veces, y dado que vivimos en una sociedad cada vez más anglófila, dejarlos en inglés es la solución buena. De todos modos, es algo a resolver caso a caso, no existe ninguna regla universal. Nunca ha existido, ni siquiera en los tiempos de Vértice. También tienes que tener en cuenta que la decisión sobre los nombres o los títulos en ocasiones no es del traductor, sino de la editorial. Nosotros proponemos, pero la editorial dispone.

BJLM: ¿Qué guionista es el que más trabajo te plantea por su forma de escribir, expresiones o referencias?

SG: El trabajo te lo da una traducción por uno de dos motivos: cantidad o calidad (a veces se juntan las dos cosas, y entonces ya te mueres). Por ejemplo, Chris Claremont en Biblioteca Marvel X-Men, sobre todo a partir de la segunda etapa de Dave Cockrum, es probablemente el guionista que más cantidad de texto escribe de los que he traducido en toda mi vida. Un tebeo suyo equivale a tres de los actuales según el estándar de guión de hoy en día. ¡Y la Biblioteca Marvel X-Men lleva seis tebeos por número! Resulta bastante agotador. Luego, hay guionistas actuales, como por ejemplo Peter David en Friendly Neighborhood Spider-Man o aún más en X-Factor, o Brian Azzarello en 100 Balas, que escriben mucha menos cantidad, pero utilizan muchos juegos de palabras, o referencias localistas, o jergas, que te complican la existencia. Son los dos tipos de trabajo a los que te enfrentas: resistencia y ajuste fino.

BJLM: ¿Cuánto hace que estás con Spider-Man? ¿Con qué otros personajes has trabajado y estás trabajando?

SG: Spiderman fue el primer personaje que traduje. Empecé con el “Spiderman” sin adjetivos de McFarlane, que publicó Forum en una colección con tapas de cartón. Debió de ser en 1990 ó 1991. Después de eso… sinceramente, he traducido de todo, no hay prácticamente personaje que no haya tocado, desde Conan a los de Disney, pasando por todo el Universo Marvel, la Liga de la Justicia o Usagi Yojimbo. En los últimos años estoy bastante dedicado a Spiderman y a la Patrulla-X, de lo cual no tengo queja porque eran mis colecciones favoritas desde niño.

BJLM: En internet se comentan con cierta asiduidad algunos errores de traducción en tebeos, ¿se habla de ello entre los traductores? ¿Qué es lo que se dice?

SG: En general, podemos decir que no hay una “comunidad de traductores“, ya que estamos repartidos por toda España, y la mayoría ni siquiera nos conocemos. Cuando alguna vez tratas con alguno, obviamente sí pueden comentarse cuestiones profesionales, como en todos los trabajos.

 BJLM: ¿Se conoce alguna consecuencia por estos errores?

SG: Para mí la principal consecuencia es el cabreo que me pillo cuando me doy cuenta de que he metido la pata. Supongo que es un poco como cuando un jugador pierde un partido, que estás deseando volver a jugar otro para ganarlo, y otro, y otro, hasta quitarte el mal sabor de boca. Además, por supuesto, intentas no volver a cometer nunca más ese mismo error. Pero lamentablemente no importa, porque hay una cantidad infinita de errores nuevos que todavía puedes cometer.

v2.jpgBJLM:  ¿Supervisa alguien el trabajo de un traductor de comics?

SG: Claro, yo soy sólo el primer eslabón de la cadena. Cuando mi traducción llega al packager, él se la pasa a sus propios correctores y adaptadores.

BJLM: ¿Por dónde van tus preferencias como lector? ¿Qué tebeos compras(o lees)?

SG: Mis preferencias van por cualquier lado, y siempre procuro encontrar cosas que me sorprendan. Vengo de los superhéroes, que es lo que he mamado desde pequeño, y los sigo disfrutando. La verdad es que considero un privilegio poder vivir de traducir Spiderman o Batman. Pero vamos, leo también mucho cómic europeo, manga, alternativo, clásicos…

BJLM: ¿Cómo surgió la idea de “El Vecino”? ¿Teníais claro desde el principio que iba a ir en formato álbum?

SG: Supongo que después de toda una vida leyendo y luego traduciendo Spiderman, por algún lado tenía que reventar… El Vecino viene en gran medida de esa obsesión, y Pepo Pérez, el dibujante, es otro gran seguidor de las vivencias y hazañas de Peter Parker… Ahora que lo pienso, es curioso que en estos momentos una de las colecciones mensuales de Spiderman lleve precisamente “vecino” en el título. En cuanto al formato, sí, desde el principio lo vimos como álbum “a la francesa“, aunque el contenido fuera en gran medida “americano” porque, como te decía antes, tanto Pepo como yo venimos de los superhéroes, pero hemos ido pasando por otros sitios, y por eso nos ha salido un superhéroe heterodoxo en un formato que no es el habitual de los superhéroes.

BJLM: ¿Hay algo de Santiago García, o de alguien de su entorno, en algún personaje? (de El Vecino, en el sentido de si has volcado algún dato autobiográfico o personal sobre él)

SG: Siempre hay, claro. Desde detalles literales que son tonterías pero contribuyen a dar un aire de realidad a las historias hasta cuestiones más de fondo que se filtran sin saber cómo en un personaje o una situación. A veces sólo te das cuenta cuando lo relees, ni siquiera lo pensabas cuando lo escribías, que por otra parte es lo mejor.

BJLM: ¿Está previsto un tercer número?

SG: En eso estamos trabajando. Y luego habrá un cuarto y un quinto, porque desde el principio lo pensamos como una historia en cinco capítulos. Sólo te puedo decir lo mismo que te diría Stan Lee: “¡Cada número es mejor que el anterior! Nuff said!

BJLM: ¡Muchas gracias!

SG: A ti.

En fin, que los aficionados al trepamuros tenemos una gran suerte de contar con una persona como Santiago en la traducción. Como suele decirse, fue cocinero antes que fraile, y eso se nota.

26 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *