¡EL LIBRO ERA MEJOR!

Piensa en Spider-Man. ¿Qué imagen es la primera que te ha venido a la cabeza? ¿El Spider-Man de Romita? ¿El de Ditko? ¿El de McFarlane? ¿El de Bagley? ¿Mary Jane? ¿Nicholas Hammond? ¿Tobey Maguire? Seguro que treinta lectores distintos tendrían treinta versiones diferentes. Eso es lo que hace único a este medio: la gran variedad de autores que son capaces de tocar a un mismo personaje da riqueza a un género que tiene que estar en calle cada mes, forma ésta de ver cómo se adapta a cada época, qué historias se resaltan más y qué tipo de dibujo impera.
Permíteme que pasemos a mi terreno. Piensa en Batman. ¿Cuál te ha venido a la cabeza? Si con Spider-Man el radio de difusión era bastante amplio, con Batman ya se sale del mapa. Un personaje con casi setenta años de Historia a sus espaldas da para mucho. Sabemos que Peter Parker tiene un rostro identificable y, quien más, quien menos, siempre le ha dibujado con unos rasgos característicos, sobre todo después de John Romita Sr. ¿Pero y Bruce Wayne? ¿Qué rostro tiene Bruce Wayne? No hace mucho le pregunté esto mismo a un amigo y me dijo que lo primero que le había venido a la cabeza era el Batman de la serie de animación de Bruce Timm. Algo más que interesante. No le vino ningún cómic (y eso que es un lector de cómics de los de toda la vida, con mucha más experiencia que muchos de nosotros) ni ninguna etapa en concreto. Lo primero que le vino a la mente fue una adaptación.
Y es que las adaptaciones son algo muy importante de cara a mantener vivos a estos personajes en el imaginario colectivo de la población. Sí, todos esos millones de personas que no leen cómics y que, si les mencionas algo a veces preguntan sorprendidos: “¿Todavía se publica Batman? ¿Pero eso no acabó ya?”, no tienen en mente el Batman de Neal Adams, sino a Michael Keaton. Es una lástima que no se consiga que todos esos millones de personas que fueron a ver Spider-Man 1 y 2 no compren los cómics porque está claro que son compradores en potencia. Han visto las películas y las han disfrutado. Porque, ¿qué son Spider-Man 1 y 2 sino una traslación de historias clásicas del personaje a la gran pantalla? En Spider-Man 1 vimos la adaptación de la muerte de Gwen Stacy y del origen del personaje, mientras que en Spider-Man 2 le tocó el turno a multitud de referencias, desde la moto de Romita hasta el “Capítulo Final” de Lee/Ditko, pasando por el nacimiento del segundo Duende Verde y muchas cosas más. Lo que más se comenta de cara a Spider-Man 3 es qué opción elegirá Sam Raimi: ¿habrá boda o separación? Ambas cosas han tenido lugar en los cómics y es cuestión de ver cuál adaptará.
Y aquí es donde entro en el quid de la cuestión. Recordad las adaptaciones de Batman o las de Superman. Eran historias nuevas. Parten de la base del cómic pero se inventaban enfrentamientos contra Catwoman y el Ping

7 comentarios

  • Aupa, David!
    Interesante reflexión. ¿Hasta qué punto influye lo que se adapta, ya sea un libro o un comic, en la adaptación final? Porque hay pelí

  • Julián M. Clemente

    Es cierto que cada lector puede tener una imagen diferente de un personaje. El caso de DC creo que era diferente al de Marvel, donde habí

  • A mi personalmente me decepcionó la pelí

  • Tú lo has dicho,David:la fidelidad de la adaptación es un tema peliagudo que no tiene una única solución.Habrá quien crea que lo mejor es adaptar una obra con la mayor fidelidad posible,tratando de respetar así

  • ” pagué por ver una pelí

  • Realmente este es un gran mensaje, si señor. Profundiza muy bien en la manera que tenemos ahora de ver a los superheroes de toda la vida, y de sus adaptaciones.

    A propósito, yo he pensado en el Spiderman de Romita, en el Batman de Frank Miller y en el Daredevil de Gene Colan 😉

  • – Spider-Man de Bagley (debo ser el único que piensa en Spidey y visualiza uno de Bags).
    – Batman de Miller
    – Daredevil de JRJR
    – Superman de Byrne

    P.D. Coincidiendo con que este fin de semana vi “Elekta” y el weblog de David, expongo mi opinión más extensamente en un nuevo weblog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *