El auténtico rostro de Peter Parker

Peter, queremos hacer un viaje contigo, un viaje desde la adolescencia hasta la madurez. Y,  para ello,  vamos a fijarnos en la evolución de tu rostro a través del tiempo. Porque hubo un tiempo lejano en que eras como nosotros, quinceañero primero, veinteañero después y,  finalmente, llegaste incluso a intuir la madurez…



Ditko te creó como el empollón por antonomasia con la cara alargada, el pelo muy corto y unas enormes gafas que ocupaban casi toda la cara. Esas gafas te permitían ver el mundo, pero fueron acaso tu primer antifaz. Detrás de esas gafas querías ocultar tus miedos y complejos, pero la verdad es que te sirvieron de bien poco. Los adolescentes huelen el miedo y enseguida notaron que eras débil y sensible  y te hicieron sufrir por ello.
ditko gafas2.JPG
 
Con el accidente empezó a cambiar todo, pero no fue un cambio repentino. Poco a poco fuiste cogiendo confianza y el Peter tímido fue dejando sitio a un Peter más irónico que soportaba  las bromas de sus compañeros con paciencia y con la fuerza interior de saberse poderoso. Ese misterio, esa fuerza interior los detectaron enseguida LIz Allen y Betty Brant y, para sorpresa de Flash Thompson, las primeras chicas empezaron a revolotear a tu alrededor.

Pero las gafas permanecían. Hasta que se produjo la simbólica ruptura en el Amazing Spider-Man #8 USA. El interés del episodio parecía ser el grotesco robot  El Cerebro Viviente, pero la ruptura de esas gafas iba a tener mucha más trascendencia. Fue Flash el culpable, pero eso no importaba.  Ya no necesitabas las gafas, eras fuerte y,  poco a poco, tu lado superheroico iba permeando sobre tu identidad civil.  Con ese aspecto, sin gafas y a menudo despeinado,  te plasmaría Ditko desde ese momento hasta su despedida de la serie.

La llegada de John Romita en el Amazing Spider-Man #39 USA supone un nuevo rostro para ti.  Es curioso contemplar los números iniciales de Romita donde te plasma con el pelo muy corto, regordete y un poco mofletudo.  Quizás fuese el entintado de Mickey Demeo o a lo mejor Romita aún no le tenía cogido el tranquillo al personaje. Sea como fuere, este aspecto inicial duraría muy poco.
 
En efecto, cuando te enfrentas al Lagarto ( Amazing Spider-Man #44 USA y Amazing Spider-Man #45 USA ) y al Schocker ( Amazing Spider-Man #46 USA )  Romita se entinta a sí mismo y allí descubrimos el que será tu rostro definitivo, menos mofletudo y con el pelo un poco más largo. En estos números parecías haber crecido algún año pues con el Romita inicial aún vestías con chaqueta, camisa y corbata, pero enseguida te empezaste a soltar el pelo. Quizás para estar a la altura de una Mary Jane desencadenada.
 
Alrededor del mítico número 50 de Amazing descubrimos el truco de Romita. El inmenso dibujante no podía dibujar personas feas, pero contigo llevó su esteticismo al máximo. Quería plasmar en ti al joven que triunfaba entre las féminas de los 60 y era fácil encontrar el modelo. Con todos ustedes ¡Peter en Las Vegas! … perdón… Elvis Presley en  ¡Viva las Vegas!  Basta comprobar unas fotos del cantante y ver el aspecto que tenías en la época para darse cuenta del parecido.
Es cierto que justo después llegarían las tintas de Jim Mooney y los lápices de John Buscema, pero ambos conservaron la esencia de Romita y,  para Romita , tú tenías muchos de los rasgos del Rey del Rock and Roll.

Hay que reconocer que estas influencias estéticas a nosostros nos imprtaban bien poco. Lo que nos interesaba era tu vida, Peter, una vida que, paulatinamente, se deslizaba hacia el desastre. Tu rostro parecía plasmar esa caída en lo oscuro. Las redondeces de la juventud iban cediendo el paso a los ángulos de la madurez.  Ya con el entintado de Mooney tu cara fue adelgazándose. Pero el gran cambio fue la llegada del maestro de los ángulos y de las perspectivas forzadas: el gran Gil Kane ( Amazing Spider-Man #89 ). Con Kane todo se vuelve anguloso y crispante: las poses, los rostros… Y los acontecimientos, igualmente, cobran un dramatismo insual.

El segundo número dibujado por Kane marca con una primera lápida su paso por la colección. Hablamos, por supuesto,  de George Stacy , el amigo, el padre que nunca tuviste. Su muerte imprime los primeros surcos en tu rostro y, aunque aún no lo sabías, no iba a ser el último zarpazo del destino.

Con Kane las angulaciones extrañas y los rostros geométricos se apoderan de las páginas. Es como si la colección se hubiera vuelto un tebeo expresionista donde el cuerpo humano aparecía para ser retorcido en inverosímiles posturas. Tu propia realidad, Peter , se estaba convirtiendo en un cuadro expresionista: viajabas a territorios hostiles con bestias prehistóricas, te crecían brazos en los costados, luchabas contra vampiros… ¿Todo era terrible, verdad? Pero no era tan terrible como lo que te esperaba a la vuelta de la esquina.

La muerte de la dulce Gwen fue el hachazo que cortó tu vida en dos. Tras la inmensa pérdida, tu rostro volvió a cambiar. Los mofletes hacia tiempo que habían desaparecido, la sonrisa despreocupada tenía ahora un rictus de amargura y una sombra habitaba tu entrecejo. Para plasmar ese volcán lleno de furia y desesperación se unieron dos de los lápices más talentosos de la colección: John Romita y Gil Kane. La suma de los dos talentos en tu rostro fue la suma perfecta y el resultado es que nunca estuviste más cerca de la madurez como en esos números. Muchos creemos que la colección tendría que haber terminado con el número 122, con la famosa plancha en la que Mary Jane te ofrece consuelo, a pesar de t
u crispación y amargura. Ese habría sido el momento de dejar las redes.
Los números que siguen y que te enfrentan a Power-Man y al Hombre-Lobo no hacen sino confirmar esa madurez que has adquirido a golpes de tragedia. Son números amargos que saben a epílogo y en ellos comprendemos que tu lucha verdadera no es contra pintorescos villanos sino que se trata de otra lucha, de una batalla interior. La maldición de ser Spider-Man se cobra en esos números su más alto precio y no puedes ni siquiera concentrarte en escribir. Cuando rompes con furia un lapicero aparecen unos surcos en tu cara que nunca habías tenido y , cuando los ataques de Jameson desatan tu furia,  tu rostro expresa como nunca que ya no eres joven y que has caído de golpe en el abismo de la madurez. Como tu rostro, tu carácter se endurece y sólo puedes estallar:

"Hay momentos en que la tensión es demasiado grande. Momentos en los que cedemos un poco".
 

Pero a partir de estos números dejaste de crecer. ¿Qué habría sido de ti si te hubieran dejado evolucionar? ¿si hubieras crecido hasta los cuarenta y más allá…? Eso no lo sabremos nunca. Con la llegada de Ross Andru se produce un estado de congelación y ya no envejecerás más.

Andru era hábil y mezcló en tu rostro el clasicismo de Romita y los ángulos de Gil Kane. Pero no nos bastaba. Nosotros seguíamos creciendo y tú, Peter , te habías quedado suspendido en el tiempo.  Hasta el número 120, incluso hasta el 125,  fuiste evolucioando y creciendo de acuerdo con tus vivencias. Además, como un milagro, los diferentes estilos artísticos habían ido en paralelo con tu evolución interna. El estilo de Ditko, feísta y angustioso, resultó ideal para plasmar tu ingenuidad inicial y las inseguridades de la adolescencia. El estilo de Romita, en cambio, plasmó de maravilla tu creciente fortaleza física. A Gil Kane le tocó, finalmente, plasmar tu caída en lo negro y su estilo retorcido y crispado fue ideal para ello. Fueron los tres actos perfectos para la tragedia que era tu vida.

Pero justo después de esta etapa nos escamoteaban tu maduración como persona. ¿Cómo habrías sido con más arrugas, con la expresión más cansada, con una mirada más adusta pero, a la vez, más sabia? Eso no lo sabremos nunca.

Años después, cuando el hijo de John Romita tomó los lápices de la colección, te volvió a colocar tu máscara de hielo, tu rostro intemporal. Ya no eras un ser humano, ni tan siquiera un personaje, sino una marca, un logo, el emblema de una empresa y como tal había que preservarlo.

 
Un poco después llegó un dibujante que renovó tu aspecto por completo pero convirtiéndote en una caricatura y tampoco fue la solución que estábamos esperando. Nos referimos a Todd Mcfarlane que, sin saberlo, se convertía en precursor de una manía que tienen los dibujantes en la actualidad, la de transformarte en una caricatura irreal y distante.
 
El propio Romita Jr., cuando volvió en una segunda etapa de la colección, se dedicó a afilar tus rasgos convirtiéndote más que nunca en un monigote dibujado.

Para muchos de nosotros la identificación ya no era posible. Los monigotes son monigotes y el exitoso Ultimate de Bagley o los imposibles rostros de Humberto Ramos son, quizás, para otra generación de lectores.

Nosotros nos quedaremos siempre contigo, Peter, y no con esta caricatura que nos venden ahora. En aquellos números en que estabas a punto de perder a Gwen, no sabías el destino que te esperaba. Tú creías que Osborn era tu más inminente amenaza, pero la amenaza  solapada, las más firme amenaza, era la madurez. Y esa prueba no te dejaron superarla.

No era Osborn el que te amenzaba con los ojos enloquecidos y la frente sudorosa, era el Tiempo. Ya eras un icono y como tal no podías envejecer. Ya no eras como nosotros y, mientras tú permanecías congelado, nosotros dejábamos atrás los veinte, los treinta años… Peter ¿llegaste a la treintena? Si te hubieran dejado crecer habríamos compartido la madurez y, al contemplarte de esta manera, habríamos visto, sin lugar a dudas, el auténtico rostro de Peter Parker.

33 comentarios

  • Se nota que este post es crítico, sabes valorar el dibujo de toda la generación de profesionales que contribuyeron a dar una nueva perspectiva a Parker, pero para mí por lo menos, la cagaste utilizando segundas personas. Este repaso a la evolución podría ser menos irritante si omitieras frases como “Lo que nos interesaba era tu vida, Peter, una vida que, paulatinamente, se deslizaba hacia el desastre” o “Tu propia realidad, Peter , se estaba convirtiendo en un cuadro expresionista”.

  • Lo primero, gracias por tu comentario. Respecto al uso de la segunda persona lo he utilizado para darle un tono más personal e íntimo al artículo, pero reflexionaré sobre el tema. Gracias, de nuevo.

  • El artículo es personal, y como tal, refleja la opinión del autor, por lo que no le sobra nada.

  • Interesante punto de vista,no puedo decir que lo comparta del todo,pero sí en su mayor parte. Leyendo por primera vez el Spider-Man de Lee y Romita gracias a los Omnigolds de Panini,es apabllante la sensación de “paso del tiempo”que destilan esos tebeos. Es decir,que se suponga que hace tanto tiempo que Peter se convirtió en Spider-Man que llegué a olvidar las razones por lo que lo hizo, o que haga tanto tiempo que peleó contra Electro que cuando vuelve a luchar contra él ha olvidado su rostro.Esa sensación de maduración,que no resultaba en absoluto forzada hasta el matrimonio, fue una parte muy importante de la colección que hoy en día se ha perdido.

  • Me parece MUY INJUSTO que para referirte al Peter de Humberto Ramos lo hagas con un rostro desfigurado, cuando en realidad el Peter de Ramos es muy bueno incluso, Ramos sera el encargado de dibujar a Peter en el regreso de AMAZING SPIDERMAN, por algo sera.

  • Cuánto echaba de menos este tipo de artículos. El rostro de Peter Parker que más me ha impresionado por siempre jamás es el de las viñetas del Amazing 122 tras dejar el cuerpo de Gwen en los muelles. Se cambia de ropa, acude a la mansión de los Osborn, encuentra a un Harry muy enfermo y, en lugar de ayudar a su mejor amigo, elige la venganza. Es una sucesión de rostros apoteósica, un Peter Parker desencajado que sólo pudo ser dibujado por un Gil Kane en estado de gracia.
    Qué comic más magistral que es la Muerte de Gwen. Hace poco volví a leerlo y, a pesar de todas las lecturas y años transcurridos, todavía tengo la esperanza de que esta vez Peter llegará a tiempo cuando inicia su carrera desesperada desde el apartamento de su novia al puente de Brooklyn. Es increíble cómo te mete en la lectura y consigue hacer sentir la angustia del personaje como si fuese la del propio lector.
    Respecto a Ramos, creo que el autor lo explica perfectamente. No se trata de si es bueno o malo, se trata de un Peter Parker que es para otra generación de lectores. Tan sencillo como eso.
    Felicidades a Alejandro por el artículo.

  • Otro rostro de Peter Parker a destacar es el actual, el Peter Parker de Superior. Hay escenas en las que los dibujantes, especialmente Camuncoli, andan bastante afinados, puesto que retratan expresiones en el rostro del protagonista que no habíamos visto antes, y que efectivamente vienen a confirmar que éste es otro Peter Parker, muy alejado del que tantos y tan distintos dibujantes han plasmado a lo largo de las décadas.
    No son muchos momentos, pero verdaderamente están bien logrados.

  • “Me parece MUY INJUSTO que para referirte al Peter de Humberto Ramos lo hagas con un rostro desfigurado, cuando en realidad el Peter de Ramos es muy bueno incluso, Ramos sera el encargado de dibujar a Peter en el regreso de AMAZING SPIDERMAN, por algo sera.”
    http://assets.nydailynews.com/polopoly_fs/1.1575792.1389534941!/img/httpImage/image.jpg_gen/derivatives/landscape_635/spiderman12n-1-web.jpg
    Hombre, ciñéndonos al tema de los rostros de este post, tiene cara de tomar drogas duras

  • De todas formas, Ramos a cambiado bastante con los años, ¿no? El rostro de Parker en la etapa de Jenkins al actual tiene poco o nada que ver
    ¿Cuando pegó ese cambio?

  • Nunca la viñeta de “Spider-Man Unmasked!” cobró un mayor significado que en la historieta “The Kid Who Collects Spider-Man” de Roger Stern y Ron Frenz. Este episodio autoconclusivo (que por cierto, es tan relevante que tiene hasta su propia entrada independiente en wikipedia) explica en pocas páginas quién es Spider-Man y por qué, y lo hace de forma tan redonda y contundente que convierte su lectura en un recuerdo imborrable.
    Por cierto, ahora que anuncian All-New Marvel Now! Spider-Man #1 de Dan Slott y Humberto Ramos, con esa portada del lanzarredes balanceándose sobre Manhattan y sonriendo sin la máscara… me gustaría romper una lanza por Humberto Ramos. Muchos opinan que el mexicano rompe la anatomía, tiene un mal storytelling y abusa de los recursos cartoon y amerimanga. Tal vez, pero yo diría que hay dos “escuelas” de dibujantes arácnidos. La canónica debería seguir la estela de los dos Romitas con un Peter icónico y maduro. Pero se ha consolidado una segunda escuela, digamos, más lúdica y “for all ages” que arranca con McFarlane y sigue con Erik Larsen y Mark Bagley. Un Spidey juvenil, teenager y cartoonizado. Y Humberto Ramos es un digno heredero de ésa tradición. Para mi gusto, es el partenaire indiscutible de Dan Slott. Esa portada lo confirma: en una cover, el lector ya sabe quién es Peter Parker y cuál es el espíritu de la serie, sin necesidad de leer una sinopsis.
    Obviamente, soy más de Ross Andru, Gil Kane o John Romita Sr. y hasta Alex Saviuk, pero me temo que Spidey ha conseguido la fórmula Peter Pan de la eterna juventud, y bueno, es lo que hay.
    Por cierto, me gustaría comentar algo que intuyo al seguir el plot de Superior Spider-Man y leer los comentarios de Slott respecto al próximo nuevo título. Mi teoría es que Peter recobrará el control en ASM Vol.2 pero con secuelas. Creo que conservará su personalidad pero con daños cerebrales, es decir, sin recuerdos recientes. Otro “turning-point” que dará pie a un lógico reinicio dentro de la continuidad. Y además, opino que Dan Slott lo hará bien, mucho mejor que bien.

  • Por matizar lo que comenta Héctor, muy acertado, el Spiderman que se inicia con McFarlane viene a ser un regreso al Spiderman de Ditko, pero esta vez, efectivamente, caricaturizado, tendencia que yo diría esboza incluso antes Ron Frenz que el canadiense. Así que creo que a esas dos escuelas que comentas se superponen otras dos principales: la de Ditko y la de Romita Sr. Podríamos decir que todos los dibujantes posteriores siguen una de las dos estelas. El estilo lúdico y “for all ages” creo que bebe básicamente de Ditko, excepto Bagley, de quien siempre se ha dicho que combina esa nueva tendencia ditkiana iniciada por McFarlane con el clasicismo de Romita.

  • El parecido de Peter con Elvis ya lo noté alguna vez (el pelo, la cara redondeada).
    Yo creo que una de las cosas que hizo grande a Romita es darle un aspecto claramente diferenciado. Peter era un personaje con rostro y no el típico superhéroe genérico.
    Por cierto, se suele decir que fue Romita el que lo hizo “guapo”, pero creo que esa tendencia la inició Ditko. Sólo hay que comparar al Peter gafotas y narizón de los primeros números con el más apuesto de sus últimos.
    Por cierto Salvador, creo que muchos dibujantes no se decantan por una de las “escuelas” (Ditko o Romita) si no que incluso pueden seguir ¡las dos a la vez!

  • Hola, me gusto mucho tu articulo y la forma en que lo fuiste llevando, felicidades saludos desde México.

  • Ok, puede ser Deke, ¿podrías decirme alguno que ahora no caigo? No va con ironía.

  • Bueno, aunque ya dije que Bagley podía ser uno de esos. Si su estilo mezcla el clasicismo de Romita con la modernidad iniciada por McFarlane, también está inspirándose en Ditko, puesto que McF se retrotrae a éste, como otras veces ha señalado Julián.

  • Salvador, Ron Frenz, por ejemplo, tiene influencias de ambos artistas.
    Siempre se ha dicho que era un Ditko moderno, pero también tiene bastante de Romita padre.

  • No sabía yo eso. Básicamente siempre me ha parecido más de Ditko. Recuerdo una viñeta con Spidey hablando por teléfono sobre una cabina al que si le amplías los ojos, podría perfectamente pasar como un Spidey dibujado por McF.

  • Quizás no tanto a la hora de dibujar al propio Spiderman, pero si , por ejemplo, cuando dibuja a Peter Parker.
    No pocas veces le sale un rostro “romitiano” .
    Para mi Ron Frenz (en Spiderman) es una mezcla de Ditko, Romita padre y John Buscema.

  • Alberto Sebastian Vila

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Alejandro, gran articulo, yo pienso exactamente igual que tu respecto a los dibujantes actuales, ese estilo caricaturesco o incluso de estilo “manga” en muchas ocasiones, no lo soporto. A mi me gusta el estilo “realista”…tal vez tienes razón, y es una cuestión generacional…pero yo me quedo de largo con el Spidey clásico, el de Dikto, Romita sr., Kane, Buscema, Andru, etc.

  • La cuestión es que los dibujantes aportan la estética adecuada al tipo de relato que los guionistas, o más bien sus editores, proponen. No es que Humberto Ramos tenga un estilo cartoon, es que la línea editorial apuesta por un Spidey juvenil para diferenciarlo de otros héroes. En realidad, no es que haya dos “escuelas de dibujantes arácnidos” sino dos “concepciones de Spider-Man”. Una es el héroe que madura con el lector y que adquiere un bagaje vivencial. La otra es un héroe accesible al público de todas las edades, sin background, o por lo menos, sin acusar el paso del tiempo como un eterno adolescente.
    Yo también hecho de menos un Peter Parker adulto, coherente y en progresión, casado con Mary Jane, etcétera. Y dibujado por un artista de corte clásico. Pero adoro demasiado al personaje como para dejarlo de lado, a pesar del contínuo “lifting editorial”. Spidey, por ejemplo, no debería ser el sidekick de los Vengadores. Siendo consecuentes, tiene más experiencia que la mayoría de miembros, luego debería ser considerado “lider de campo” (como en la saga “Ends Of The Earth” de Slott).
    Humberto Ramos no desentona para nada. Es perfecto para la etapa Big Time, y Superior. Si acaso, puede desentonar el rumbo de la serie. Pero ya sabemos que si Peter siguiera madurando al ritmo de Lee & Romita, antes o después tendría que “jubilarse” –de ahí que haya que reinventarse.
    Los fans clásicos del trepamuros debemos considerar el fin de la época clásica a finales de los 80. El Spider-Man de hoy es una especie de “volumen dos”.
    Y Sal Buscema dibujaba a Peter estupendamente :))

  • Bueno, igual me estoy saliendo del tema… a mí también me ENCANTA la última página de Amazing #122. ¡¡¡John Romita Sr, Peter y MJ en su quintaesencia!!!

  • Coincido en todo.

  • Alejandro Riera

    Muchas gracias por los comentarios, es tan divertido escribir el artículo como leer vuestros comentarios. Como habéis tocado tantos temas interesantes me gustaría comentar alguna cosa.
    En primer lugar, leer el Amazing Spider-Man #122 marca a cualquiera. Es algo así como ver Blade Runner por primera vez en el cine a los 12 años. Al salir del cine ya no eres la misma persona.
    Me ha parecido muy oportuna la mención a la historia “El niño que coleccionaba Spider-Man”. Es un relato que gira en torno a la identidad. Peter se desenmascara sin pensar en las consecuencias por su carácter generoso y compasivo; aunque ponga en peligro su secreto no puede dejar sufrir a un niño, eso hace de él un héroe y no su máscara de redes.
    Respecto a las dos escuelas de dibujantes (Los raros ditkianos y los normalitos romitianos) es posible que existan . Creo que también hay que valorar la influencia de los editores que deciden la línea a seguir. En principio, los directores de las colecciones buscan lo que se considera más comercial y escogen a los dibujantes que creen que pueden conectar mejor con el público del momento. Es cierto que también han existido algunos kamikazes que han hecho lo que han querido con colecciones moribundas, basta con ver las genialidades de Neal Adams en los X-Men o de Frank Miller en Daredevil. Pero estos experimentos no siempre alcanzan el éxito comercial.
    Respecto a Ron Frenz a mí siempre me ha fascinado. Es como ver a Ditko modernizado. Creo que una de las grandes preguntas que nos hacemos es ¿qué hubiera pasado si Ditko hubiera seguido en Amazing? Pues con Frenz tenemos una posible respuesta.
    Ya para terminar quería añadir que a mí tampoco me gusta lo caricaturesco para spidey, pero no voy a insistir mucho en ello. Hay un Spidey para cada generación como hay un James Bond para cada década. Cuando un personaje se convierte en un fenómeno de masas son los editores/ productores los que se ocupan de que siga siéndolo. A veces les sale bien y otras no tan bien, pero la realidad es que tanto el agente secreto como nuestro trepamuros siguen al pie del cañón.
    Bueno, con esto termino. Gracias, de nuevo, por los comentarios.

  • Excelente artículo con el que coincido absolutamente en todo. Y a mí si me ha gustado la utilización de la segunda persona. Le da un toque muy intimista. La verdad, hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto leyendo un artículo sobre comics, quizás porque me he sentido plenamente idenficiado con sus planteamintos y con la sensación de nostalgía, de “lo que pudo haber sido” que desprende.

  • ¡Dios mio! ¡Si qué hace tiempo que no cojo un comic de Spider-man de Ditko! ¡No me había dado cuenta hasta ahora de la pedazo frente que el tío le ponía a Peter!
    Volviendo al tema, parece ser que soy de los pocos al que le gusta el Spidey caricaturesco, pero en realidad a mi este gusto probablemente me venga de que me simplemente me gustan las caricaturas, y no de que me parezca el mejor Peter Parker, a fin de cuentas, Romita, Kane y compañía lograron un excelente trabajo con Peter.
    Extrañamente la muerte de Gwen no me resulto tan impactante como otros, probablemente por el hecho de que antes de llegar a leerlo mis hermanos ya me contaron, sin razón alguna, lo que le iba a pasar, también es posible que sea porque mi primera experiencia en cómic con Spider-man fuese con aquellos cómics de superheroes que el mundo daba con sus periódicos hace años ya, en los que empezaban en una etapa en la que Gwen ya era directamente novia de Peter, perdiendome toda la química anterior (De hecho… en realidad empezaban en unos números de Marvel Team Up posteriores a la muerte de Gwen, despues simplemente empezaron a darnos comics del Amazing de verdad antes de su muerte)
    También recuerdo que cada vez que me dan ganas de releer la susodicha muerte se me quitan al recordar el crimen que hice de niño con aquellos números… como venían en blanco y negro, no se me ocurrió mejor idea que colorearlos, estropeándolos completamente… En ocasiones odio a mi yo de 12 años.
    En fin, volviendo al tema.
    En realidad todo este tema de si Peter crece o no me recuerda a una de las razones principales porque generalmente (con mucho enfasis en ese generalmente) prefiero la versión ultimate del personaje a la de toda la vida, la cual es el hecho de que esta tiene principio y fin, una cosa que tras mi experiencia con distintos tipos de historias recomiendo que siempre ocurra, y podría dar cientos de ejemplos fuera de Spider-man sobre esto: Jurassic Park, Star Wars, Piratas del Caribe, Dragon Ball, Los Simpson (Se que este último caso suena extraño, ya que no tenía ninguna trama fija), las películas de Batman de los 80/90, etc..
    Irónicamente todos los casos que he expuesto se continuaron con fines puramente comerciales.
    Aunque varios me podéis debatir que la etapa actual del trepamuros esta siendo brutalmente buena mientras que otros me digáis como el Spidey de ultimate aún no ha terminado (aunque yo me refería mas bien a la historia de Peter Parker como Spider-man, no a cualquier Spider-man en general) pero aún así no me podéis negar que alargar amazing hasta el infinito también nos ha traído mas de varias porquerías (La saga noventera del clon, Sins past, BND, etc)
    A día de hoy creo que lo mejor es considerar los cómics de amazing como etapas distintas, las cuales no tienen nada que ver la una con la otra y podría proporcionar a la serie varios fines distintos con los que disfrutarla, aunque en el fondo no se, ahora mismo estoy en un debate interno en el que no estoy seguro de si Amazing debería terminarse o no, ya que la oportunidad de un final perfecto la perdió hace mucho, en fin, supongo que iré con hipocresía y seguiré comprando mes a mes los números de nuestro trepamuros favoritos, que por lo menos como ya he dicho, la etapa actual esta siendo brutalmente buena.

  • Oscar Morquecho

    No sé qué pasa, pero cuando cuando intentan hacer un post que no hablaba sobre la película o sobre alguna actualización referente al comic -¿hace cuanto fue que se hablo de la actualidad del comic?-, se habla de cosas que pueden resultar bastante llamativas. Lastima por este aire sentimentaloide que gustan de imprimirle a los post… me desespera.

  • A muchos de nosotros la actualidad del cómic nos la suda y nos gustan mucho más los artículos de este estilo.

  • Estoy contigo Eduardo. Nunca entiendo muy bien esas quejas hacia artículos que tocan temas que en otros lado no lo hacen. Hablar sobre la actualidad de Spider-Man, en cine o cómic está bien, lo reconozco, pero es como si estuvieses viendo lo mismo que en 40 páginas similares. ¿Lo que ha hecho Eduardo donde se puede encontrar fácilmente? Ah! En ningún sitio así a bote pronto ;).

  • Oscar morquecho

    No digo que esté mal el artículo o que sea de poca importancia -aunque igual me equivoqué y se puede entender así-. Mi queja tiende hacia el tono sentimentaloide que le dan a la redacción… y ya me dirán que es cuestión de gustos. En fin.

  • Más allá de gustos sobre cómo se redacte o no el artículo, es más que interesante la reflexión y los posteriores comentarios. Por cosas como ésta es interesante seguir viniendo a este lugar por encima de otros sitios donde sólo se habla de actualidad 🙂
    y aprovecho para agradecer -en general- a todos los que de una forma u otra estáis revitalizando la página tras un tiempo que parecía estar languideciendo (no es una crítica, sólo una observación ;). No sé cómo estará la peli, pero tengo ganas de que llegue no sólo per se sino para conocer y compartir por aquí las opiniones sobre ella. Y bueno, seguir aprendiendo cosas sobre Spidey con articulos como éste, claro 🙂

  • los tiempos cambian los dibujantes tambien y yo me quedo con varios ditko,romita sr,McFarlane,larsen,etc y es que un gran superheroe a tenido a grandes dibujantes.

  • muy bien el rostro de peter parker pero se parece mas el de la actual pelicula de Spiderman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *