El amor es lo que tiene

Con toda certeza tendréis en vuestra comicteca algún tebeo que habréis comprado en mercadillos de segunda mano o convenciones, comics que por diversos motivos no tuvisteis en su día y luego os ha costado mayor o menor esfuerzo conseguirlo. ¿Nunca os habéis preguntado cuál habrá sido la trayectoria que habrá seguido el pobre? ¿Qué dedos lo han acariciado antes que los vuestros? Si algunos solemos tratar a este conjunto de hojas de papel como si fueran hijos, es lógica la preocupación por su pasado…
Este comic que veis en la imagen es, ni más ni menos, el tercer número de la colección de Spiderman de Forum, publicado en 1983, hace ya 22 años. Su estado de conservación se puede calificar como bueno y si no fuera porque los números USA que contiene, Amazing #155 y #203, han sido recuperados no hace mucho(Romita #62 y BM #26; Romita #77 y BM #33), su valor económico se equipararía a su valor sentimental.
El tebeo fue adquirido en un lugar tan singular como el mercadillo dominical de los aledaños de la plaza de toros de Zaragoza hará unos diez años por un importe aproximado de 700 pesetas, siendo el precio de portada de 95. La persona que lo compró, Akamaru, es un amigo de los de toda la vida e incluyó este ejemplar en un gran lote de comics de Spiderman que me vendió a precio de coste siete años atrás.
Pero esta no es toda la historia de este espécimen. Si os fijáis bien en la portada, que podéis ampliar pinchando en ella, descubriréis algo inaudito:
¡Está dedicado! Seguramente, la persona que lo firmó ignoraba que lo que estaba haciendo no era un acto de amor, si no un ultraje, convirtiendo en realidad la peor pesadilla del aficionado medio al mancillar una verdadera joya.
Pero ahí no acaba la cosa. Abramos el comic por la primera página:


¡Aaaagh! Continúan las muestras de afecto. Menos mal que la normalidad se recupera en el resto del comic y las dedicatorias no vuelven hasta la contraportada, lugar donde Merche se queda a gusto:

Llegados a este punto, no queda más remedio que establecer hipótesis sobre la vida anterior del tebeo. Opto por pensar que Merche en el año 91 conocía la importancia de lo que estaba regalando, el número #3 de una colección empezada ocho años atrás. La muchacha, conocedora de la ilusión que el presente iba a desencadenar, quiso entrar a formar parte de él, y qué mejor manera que la de incluir su nombre y una cita -breve, pero contundente- que lo acompañara siempre. El receptor, ya lo imagino, tragó sus propias bilis al contemplar semejante dislate y no tardó mucho hasta que se deshizo de él.
Desconozco quién será él, quién será Merche, y que habrá sido de la relación que mantuvieron. Tal vez sigan juntos y ella no sepa que su amado vendió el regalo que a ella, con seguridad, tanto le costó conseguir.
Ojalá estas líneas sirvan para conocer algo más de la historia de este tebeo. ¿Alguien puede arrojar más luz sobre el asunto? ¿Os imagináis que nos esté leyendo Merche? Mercedes: ¡manifiéstate!
Queremos saber…

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *