El Alma del Cazador (Soul of the Hunter)

alma.jpg

Finaliza el segundo coleccionable de Spiderman, y lo hace con esta aventura, epílogo de la magistral “La última cacería de Kraven”, que se pudo leer justo en los primeros números de dicho coleccionable.
Esta aventura tuvo bastantes críticas en su momento, porque quizás rompía parte del “encanto” de la historia anterior. Si es cierto, y eso lo tengo que admitir hasta yo, que mientras que aquella era una obra maestra y la mejor aventura de Spiderman que he leído nunca, esta simplemente tendría un nivel muy bueno, pero aún así creo que no es rechazable, y de hecho me ha gustado tanto (como historia suelta, como secuela y como colofón del coleccionable) que por eso le estoy dedicando el presente artículo.
Y es que esta aventura creo yo que es más bien un viaje de Spiderman y de Peter Parker contra la locura de lo que le hizo pasar Kraven. Y es que reconozcamos una cosa, la historia era genial, pero después de la tortura que significó lo que le hizo Kraven a Peter, quizás era un poco raro (bueno, quizás muy raro) que no se volviera a hacer mención del tema. Y no me refiero a menciones al hecho de estar enterrado, que creo que las hay en historias posteriores. Me refiero a que, aunque sea un superhéroe, Spiderman es ante todo un ser humano, y una experiencia así traumatizaría a cualquiera (como creo que denota al principio de esta historia, cuando Peter muestra sus muchos reparos a acercarse a una funeraria).
Por eso, y por los remordimientos que siempre han caracterizado al personaje cuando ha sucedido una muerte cerca de él, y no ha podido evitarlo (sea de amigo o enemigo, y también para muestra, cuando él mismo lo reconoce también en esta historia, nombrando al Capitán Stacy, Tío Ben, Ned Leeds y Gwen) la excusa de que el alma de Kraven se había quedado en el limbo por haberse suicidado creo que es perfecta, ya que en el fondo lo que esta historia pretende es la expiación de Peter Parker por todo lo que pasó en aquella historia y por todo lo que le hizo pasar Sergei Kravinoff.
Peter Parker acaba libre de todos los fantasmas que acosaban su mente por aquella tortura. Como he dicho al principio, me parece un final lógico para aquella obra maestra, que si bien no llega al nivel del original, no por eso es desechable ni despreciable. Tampoco creo que fuera una jugada de Marvel para “limpiar” el hecho de que “La última cacería de Kraven” quizás defendiese el suicidio como final lógico. Después de todo, si fuera así, no hubieran tardado cuatro años de una historia a otra (“La última cacería de Kraven” salió entre finales de 1987 y principios de 1988, mientras que “El alma del cazador” es de 1992). Yo creo simplemente que el prestigio de la anterior hizo que al volver a reunirse sus autores, tuvieran que inventarse un argumento, y por eso escogieron este. Y a mí personalmente ya me vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *