Crítica de cine: ELEKTRA

elektra.jpg“Elektra” es el primer spin-off surgido a raíz del éxito de una película sobre los comics de la editorial Marvel, en este caso de “Daredevil”. Pese a las críticas que recibió en su momento la adaptación del famoso superhéroe ciego de la Cocina del Infierno, en lo que muchos estaban de acuerdo era que la actriz Jennifer Garner le daba cuerpo (¡y que cuerpo!) a Elektra, el primer amor de Matt Murdock, de una manera estupenda. Por eso, tras el éxito de “Daredevil” en todo el mundo (obtuvo una recaudación mundial de unos 180 millones de dólares) los productores optaron por realizar una película centrada en el personaje de la ninja griega, por encima de una secuela del título original, que de momento sigue en el limbo.
Y he aquí que el spin-off se revela como superior al original. Fuera de excesos visuales innecesarios (que quizás estaban metidos con calzador, no olvidemos que el éxito del primer “Spiderman” promovió que se aumentará el presupuesto inicial de “Daredevil”, dinero invertido sólo en piruetas visuales) aquí el eficaz, aunque poco ambicioso, Rob Bowman, director de algunos de los mejores capítulos de la serie de televisión “Expediente X”, realiza una película concisa y concreta (apenas 97 minutos) donde lo primordial, la protagonista, tiene ocasión de lucirse (aunque hay que matizar que Jennifer Garner, muy dotada para la acción, viste sólo el traje rojo de Elektra al principio y al final de la película). El personaje está muy bien presentado, y aunque la historia está creada directamente para la pantalla grande, lo cual es una lástima teniendo en cuenta las excelentes historias que protagonizó Elektra de la mano de su creador en Marvel, Frank Miller, como mínimo los artífices de la película guardan cierto respeto hacia el material original, cosa que no se puede decir de los que hicieron la última adaptación de un comic con protagonista femenina, la terrible “Catwoman”.
El argumento es simple. Elektra es la mejor asesina, tiene un agente que le va dando sus “trabajos” a cambio de un porcentaje (un acierto de la película, porque en los comics no recuerdo que nunca tuviera un agente). Tras un último trabajo (que es el que se presenta en los cinco minutos iniciales del film), Elektra decide tomar un descanso, pero su agente le propone un último trabajo. ¿Qué ocurre? Durante su descanso Elektra ha hecho amistad con un viudo y su hija, lo cual le hace rememorar su pasado y sus traumas de infancia. Cuando le pasan ese último “trabajo” las víctimas son ese padre y su hija. ¿Qué hará Elektra?
Uno de los detalles frente al comic original es la transformación que sufre la protagonista a lo largo de la película, de asesina despiadada a mujer vulnerable con pasado traumático que intenta redimirse de sus pecados. Eso en el comic sucedía en la etapa de Frank Miller con Daredevil de protagonista. Aquí esa parte es “solucionada” con la relación que se establece entre Elektra y el padre y la niña protagonistas. No hay que criticar ese trozo porque está bastante bien resuelto desde mi punto de vista, pero desde luego las historias originales de Frank Miller siguen siendo obras maestras que desde luego no quedan mejoradas (aunque insisto, el argumento guarda su lógica respecto a lo que ha de ser la esencia del personaje).
Asimismo se incluyen algunos villanos de la serie de “Daredevil” como Kirigi, también de la etapa de Frank Miller, y quizás el más diferente respecto a su versión original, aunque más o menos compartiendo sus mismas ansias de poder, y Maria Tifoidea, en una versión más parecida a la Poison Ivy de los comics de Batman (aunque sólo sea por el efecto que causan sus besos y sus caricias) que a la original, que de lo poco que he leido de ella no recuerdo de que tuviera un toque “mortal”. También entre los villanos destaca el actor que hace de Piedra, que desde luego con el físico que tiene creo que sería ajustadísimo para una posible adaptación cinematográfica del personaje (también de Marvel ) Luke Cage. Y el más llamativo de todos, y el que más se ve en los trailers que circularon de la película previos a su estreno, es Tatoo, cuya habilidad es que cobren vida los animales de los tatuajes que tiene por todo el cuerpo. La lástima de todos estos villanos es que si bien cumplen muy bien su función, que su personalidad no hubiera quedado un poco más explicada en el caso de que la película hubiese durado más (aunque bueno, hay que reconocerle que su mayor ventaja es que debido a su breve duración va al grano sin perder el tiempo en explicaciones innecesarias).Entre los secundarios que provienen del comic sólo me queda citar a Stick, el maestro ciego tanto de Matt Murdock (Daredevil) como de Elektra, aunque aquí sólo cuenta como maestro de ella, e interpretado de una manera muy correcta (y con un físico realmente muy parecido al personaje original) por Terence Stamp.
En cuanto al film, hay que reconocerle concreción (tal y como he dicho antes va al grano), la justa espectacularidad (el presupuesto de la película, 50 millones de dólares, la acerca más a “Punisher” que a los dos Spiderman y X-Men), una protagonista cuya belleza alegrará la vista a los chicos, y cuya destreza y que sea mujer le gustará a las chicas. Asimismo los que conocen al personaje de los comics verán una adaptación muy correcta, y los que no sepan nada del personaje tendrán una película muy entretenida y con la que pasas un gran rato. Las únicas “deudas” que guarda respecto al film original (donde, no lo olvidemos, Elektra moría a manos de Bullseye), son explicadas en flashbacks, donde vemos como Stick fue quien la revivió con un ceremonial místico (igual que pasó en los comics (aunque allí fue revivida por otro personaje), nueva muestra de respeto frente al material original). Y los detalles que introduce la película (como lo de que tenga un agente que le gestiona los trabajos (dato que CREO que no estaba en los comics), o su necesidad de tomar pastillas para dormir por sus problemas de sueño) sólo son matizaciones que mejoran la idea general del personaje (y aunque es una película con poco sentido del humor, y más tirando hacía el drama materno-filial entre Elektra y la niña protagonista; hay que reconocerle su gracia cuando en un momento dado le preguntan a Elektra que a qué se dedica y contesta que “a los despidos y reducciones de plantilla”).
Sin duda alguna, y desde mi más humilde opinión, tras los dos Spiderman y las dos películas de los X-Men, esta es la mejor adaptación de un comic de Marvel que he visto en los últimos años.
CALIFICACIóN: **** (buena)
LO MEJOR: Su corta duración, su protagonista y el respeto hacia el material original… aunque adaptado de una buena pero no excelente manera. Asimismo su estilo visual ajustado, sin gran cantidad de excesos visuales que era de lo que pecaba “Daredevil”
LO PEOR: Su intrascendencia y su espíritu de “adaptación menor”.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *